Pasos Para la Oración Exitosa, 4ª. Parte

Posted on Actualizado enn

clip_image001 Pasos Para la Oración Exitosa, 4ª. Parte

Por John MacArthur

4ª. Parte: Busque la Prioridad de Dios

¿Cuál es la motivación más común para ir al Señor en la oración? ¿Es confesar el pecado? ¿O se trata de hacer una petición en nombre de un ser querido?¿Queremos llevar a nuestros más recientes peticiones a Él, o recordarle algo que creemos que Él puede por alto? Demasiado de nuestro tiempo en la oración se gasta en lo centrado en nosotros, no en Aquel a quien estamos orando.

¿Cuándo fue la última vez que oro simplemente para dar gloria a Dios, o para expresar su agradecimiento por Su amor, Su misericordia, Su gracia, o Su carácter? Si la oración es un acto de adoración, nuestra vida de oración no se puede girar en torno a nosotros –nuestros horarios, nuestros juicios, nuestras necesidades, deseos y preocupaciones.

Este enfoque centrado en sí mismo está en marcado contraste con el modelo que Cristo dio a sus discípulos. La Oración del Señor es una meditación sobre la adoración que Dios es soberano y el cuidado que otorga a Su pueblo. Es un patrón para la oración exitosa –que hace hincapié en la gloria y la supremacía de Dios.

“Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.” (Lucas 11:2-4).

La frase de apertura de la oración es un señal de exclamación sencilla de adoración: “Padre, santificado sea tu nombre” (Lucas 11:2). Esa se expresa como una petición, pero no es una petición personal, sino que es una expresión de alabanza, y responde a la prioridad de Dios: “Yo soy el Señor, este es mi nombre, yo no daré mi gloria a otro” (Isaías 42:8).

Jesús estableció la verdad de que la oración es adoración al comenzar Su modelo de oración de esa manera. Adorar a Dios es a “cantar la gloria de Su nombre” (Salmo 66:2). “Dad a Jehová la gloria debida a Su nombre" (1 Crónicas 16:29; Salmos 29:2; 96:8). “No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, Sino a tu nombre da gloria” (Salmo 115:1). Tales expresiones capturan el verdadero espíritu de un corazón de adoración.

Por otra parte, que la primera frase califica toda otra petición en la oración. Se descarta pedir las cosas “con malas intenciones, de modo que usted puede gastar en vuestros deleites” (Santiago 4:3). Se elimina toda petición que no está de acuerdo con la voluntad perfecta de Dios.

En palabras de Arthur Pink:

Con cuan claridad, entonces, es el deber fundamental de la oración aquí expuesta: el yo y todas sus necesidades deben permanecer en un lugar secundario y el Señor libremente otorga la preeminencia en nuestros pensamientos, deseos y súplicas. Esta petición debe tener la precedencia, para la gloria del gran nombre de Dios es el fin último de todas las cosas: todas las otras peticiones no sólo deben estar subordinadas a éste, sino estar en armonía con y en cumplimiento de la misma. No podemos orar correctamente a menos que el honor de Dios sea dominante en nuestros corazones. Si apreciamos el deseo de la honra del nombre de Dios no hay que pedir nada que sería en contra de la santidad divina a otorgar. [1]

¿Qué significa esa expresión: “Santificado sea tu nombre”? En términos bíblicos, el “nombre” de Dios incluye todo lo que Dios es —Su carácter, Sus atributos, Su reputación, Su honor, Su propia persona. El nombre de Dios significa todo lo que es verdad acerca de Dios.

Todavía usamos la expresión “mi nombre” en ese sentido a veces. Si decimos que alguien ha arruinado su buen nombre, eso significa que se ha deshonrado y arruinado su reputación. Ha disminuido la percepción de los demás de quién es él. Y si te doy el poder de abogado, he autorizado a actuar en mi nombre. Usted por lo tanto de ha convertido en mi representante legal, y cualquier convenio legal que haga me es obligatorio para mí como si yo les firmara por mí mismo.

Eso es precisamente lo que Jesús quiso decir cuando Él nos enseñó a orar en su nombre: “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.” (Juan 14:13-14). Estaba delegando Su autoridad para que se utilice en la oración, y que nos autoriza a actuar como si fuéramos sus emisarios cuando dejamos que nuestras peticiones se den a conocer a Dios.

Sin embargo, enseñándonos a empezar por pedir que el nombre de Dios sea santificado, Cristo creó una protección integrada contra el uso indebido de Su nombre para nuestros propios propósitos de auto-engrandecimiento.. Si realmente queremos que el nombre de Dios sea santificado, nunca mancharemos el nombre de Su hijo o abusaremos de la representación que nos ha dado mediante el uso de Su nombre para solicitar lo que El mismo nunca aprobaría. Hacer eso sería tomar Su nombre en vano, y eso constituye una violación del tercer mandamiento. Por otra parte, inmediatamente después de que Jesús delegó la autoridad de Su nombre por el de sus discípulos, dijo: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (v. 15). A continuación, reiteró el principio con todos los requisitos necesarios sólo un capítulo más tarde, en Juan 15:7: Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.” (énfasis añadido).

Debe quedar claro, entonces, que la expresión “Tu nombre” significa mucho más que un nombre propio. El nombre de Dios representa todo lo que es, todo lo que aprueba, y todo por lo que El es conocido. Así que cuando oramos: “Padre, santificado sea tu nombre”, estamos expresando un deseo del carácter de Dios, Su gloria, Su reputación en el mundo, y Su propio ser siendo apartado y sublime.

La palabra sagrada (en griego hagiazo) significa “consagrado”, “santificado”, o “apartado como santo.” Esto incluye la idea de ser separado de todo lo que es profano. Dicho de forma más sencilla posible, esta frase es una oración para que Dios mismo sea bendecido y glorificado. Jesús mismo oró por eso mismo en Juan 12:28: “Padre, glorifica tu nombre.” Se trata de una petición que Dios se deleita en contestar.

Al comenzar Su modelo de oración de esa manera, Jesús nos estaba recordando el objetivo final que siempre ofrecemos de cada oración. El objetivo adecuado es para que Dios sea glorificado, honrado, conocido, y exaltado en todas las formas imaginables.

Esto, por cierto, es un recordatorio para no llamar a Dios “Padre” de una manera barata sentimental o familiar excesivamente. Él es nuestro Padre amoroso, pero no debemos olvidar que Su nombre es santo. La paternidad de Dios no disminuye en absoluto Su gloria, y si nos encontramos pensando de esa manera, aquí esta el correctivo: “Padre, santificado sea tu nombre.”

El espíritu de este motivo es contrario a la idea central del llamado evangelio de la prosperidad. Una vez oí a un telepredicador enseñando de la doctrina de la “confesión positiva”, y le dijo a su audiencia que si fijaban la frase “no se haga mi voluntad sino la Tuya” en cualquiera de sus oraciones, no estaban orando en fe. Eso es una mentira de la boca del infierno. Jesús mismo oró: “no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42). Mediante la enseñanza de que comencemos todas nuestras oraciones, con la preocupación de que el nombre de Dios sea santificado, nos estaba enseñando a orar a por que la voluntad de Dios sea sobre de la nuestra.

El tipo de dios que está a la entera disposición de todos y quien deben plegarse a los deseos de otra persona no es el Dios de la Biblia. Los que describen la oración de tal manera no santifican el nombre de Dios, sino que está arrastrando Su nombre por el fango. Su falsa enseñanza es una negación de la naturaleza misma de Dios. No es sólo una mala teología, es una burda irreverencia. Es una blasfemia. Ellos están tomando el nombre de Dios en vano, y eso es evidentemente la antítesis del espíritu de esta declaración.

El catecismo de Lutero (artículo 39) pregunta y contesta esta pregunta: “¿Cómo es el nombre de Dios santificado entre nosotros?. Responde, tan claramente como se puede decir: Cuando tanto nuestra doctrina y vida son piadosas y cristianas. Pues ya que en esta oración que llamamos a Dios, nuestro Padre, es nuestro deber siempre deportar y degradarnos a nosotros mismos como buenos hijos, que Él no puede recibir vergüenza, sino honor y alabanza de nosotros.”

Así que cuando oramos: “Padre, santificado sea tu nombre,” estamos pidiendo a Dios que se glorifique a Sí mismo –que Su poder, su gracia, y todas Sus perfecciones se manifiesten. Una manera en que lo hace es al responder a nuestras oraciones, asumiendo que nuestras oraciones son expresiones de sumisión a Su voluntad en lugar de las peticiones más que frívolas que surgen de nuestros propios deseos egoístas.

No fuimos creados para disfrutar de la prosperidad en un mundo caído. Fuimos creados para glorificar a Dios y gozar de Él para siempre. Debemos estar más preocupados por la gloria de Dios que lo que estamos a favor de nuestra propia prosperidad, nuestra comodidad, nuestra propia agenda, o cualquier otro deseo centrado en uno mismo. Es por eso que Jesús nos enseñó a pensar en la oración como un acto de adoración y no sólo como una manera de pedir a Dios cosas que deseamos.


[1] Arthur Pink, The Sermon on the Mount (Lafayette, IN: Sovereign Grace Publishers, 2011 reprint), 162.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B120508
COPYRIGHT © 2012 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s