Adoración

Cómo Orar en la Guerra Espiritual

Posted on

ESJ-2019 0819-001

Cómo Orar en la Guerra Espiritual

Por: Iain M. Duguid

La Armadura No Es Suficiente

Según Pablo en Efesios 6, toda la vida es una guerra espiritual. En ese conflicto, él les recuerda a los Efesios que -aunque es importante- la armadura cristiana no es suficiente. Tú y yo también necesitamos estar en contacto constante con Dios, y el medio por el cual permanecemos en contacto es por medio de la oración (Efesios 6:18-20). Pablo no da una fórmula fija para la oración, sino que nos dice algunas cosas que deben caracterizar todas nuestras oraciones: debemos orar “con toda oración y súplica, orad en todo tiempo en el Espíritu” y debemos hacerlo “con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Ef. 6:18). Leer el resto de esta entrada »

¿Cómo Entonces Adoraremos?

Posted on

ESJ-2019 0705-002

¿Cómo Entonces Adoraremos?

por

John MacArthur

El comediante Flip Wilson solía tener un personaje en su repertorio llamado el Reverendo Leroy, que pastoreaba La Iglesia de ¿Qué esta pasando Hoy. En la década de 1970 el Reverendo Leroy y su iglesia estaban en una escandalosa parodia. Pero, la verdad, la comunidad evangélica en estos días se conglomeraban con el Reverendo Leroys y las iglesias que bien podría ser llamada la Iglesia del ¿Qué está Pasando Hoy?.

Prácticamente no hay límite en cuanto a que tan lejos algunas iglesias van a ser “relevantes” y “contemporáneas” en sus servicios de adoración. Y nada, al parecer, es demasiado profano o indignante para ser fusionado con “adoración”. Leer el resto de esta entrada »

Autoridad Bíblica en la Práctica de la Adoración

Posted on

ESJ-2019 0704-001

Autoridad Bíblica en la Práctica de la Adoración

Por Scott Aniol

Un principio importante articulado en varios lugares del Nuevo Testamento es el énfasis en la importancia de la autoridad bíblica para las prácticas de adoración. Por lo general, este tipo de discusiones se producían en el contexto de la confrontación con el legalismo de la religión judía. Durante su ministerio, Jesús ya había condenado la adición de prácticas religiosas no prescritas en las Escrituras; los mismos problemas continuaron con los “judaizantes”, conversos cristianos que enseñaron que era necesario adoptar prácticas religiosas judías de la Ley de Moisés. La iglesia encontró esto por primera vez cuando algunos cristianos judíos conversos viajaron a Antioquía e insistieron a los cristianos de allí: “Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos.” (Hechos 15:1). Esto resultó en la formación de un concilio de liderazgo de la iglesia en Jerusalén, incluyendo a Santiago, Pedro y Pablo, para debatir el asunto. El concilio concluyó que requerir tales prácticas religiosas no prescritas para la iglesia era “un yugo sobre el cuello de los discípulos” (v. 10). Leer el resto de esta entrada »

Cantando y Haciendo Melodía

Posted on

ESJ-2019 0613-002

Cantando y Haciendo Melodía

Por Scott Aniol

Tanto en Efesios 5:19 como en Colosenses 3:16, Pablo ordena a los creyentes que canten salmos, himnos y cánticos espirituales, “cantando y alabando al Señor con el corazón” (Efesios 5:19) y “enseñándoos y exhortándoos unos a otros con toda sabiduría” (Colosenses 3:16). Leer el resto de esta entrada »

Jesús Cumple La Adoración Del Antiguo Testamento

Posted on

ESJ-2019 0516-002

Jesús Cumple La Adoración Del Antiguo Testamento

Por Scott Aniol

En la economía del Antiguo Testamento, Dios estableció medios particulares a través de los cuales su pueblo podía acercarse a él en la adoración, aunque como los sacrificios no eran completamente puros y los adoradores seguían siendo pecadores, nadie podía entrar en la presencia de Dios para una comunión libre y abierta con él. Jesús permitió tal comunión al cumplir él mismo la función de cada elemento esencial de la adoración del AT. Leer el resto de esta entrada »

8 Marcas de La Adoración Auténtica

Posted on

ESJ-2019 0515-002

8 Marcas de La Adoración Auténtica

Por Daniel Block

¿Cómo formularemos una definición bíblica de la adoración para nuestro tiempo?

Ya se ha propuesto una desconcertante variedad de definiciones en la creciente literatura sobre el tema. Ni el Primero [el Antiguo] ni el Nuevo Testamento trataron de capturar el concepto con una sola palabra. Podemos caracterizar las partes constituyentes de la adoración como misterio, celebración, vida, diálogo, ofrenda o cumplimiento escatológico, pero definir la adoración bíblica es limitarla.

En el mejor de los casos, podemos intentar describir el fenómeno. Leer el resto de esta entrada »

Ordenando en Salvación y Santificación

Posted on

ESJ-2019 0312-002

Ordenando en Salvación y Santificación

Por Scott Aniol

La obra característica del Espíritu Santo no es sólo un ordenamiento del plan histórico-redentor de Dios, sino también un ordenamiento moral. Esta obra comienza con sus actos de convencer a los pecadores (Juan 16:8) y regenerar los corazones (Tito 3:5), traer vida y orden a las vidas una vez muertas y desordenadas. Este reordenamiento continúa con su frecuentemente mencionada obra de santificación (Romanos 15:16, 1 Corintios 6:11, 2 Tesalonicenses 2:13, 1 Pedro 1:2). Él “circuncida los corazones” de los creyentes (Rom 2:29) y fortalece su interior (Ef 3,16), derramando amor en sus corazones (Rom 5:5) y llevándolos a cumplir “la justa exigencia de la ley” (Rom 8,4). De particular importancia para esta discusión es un enfoque cuidadoso en lo que Pablo llama “el fruto del Espíritu” en Gálatas 5:22-23, los resultados de tal orden en la vida del cristiano: “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza”. Ninguna de estas evidencias de la obra del Espíritu Santo en la vida de un creyente se parece a lo que un adorador contemporáneo describiría como “experiencia extraordinaria”. Más bien, estos son el resultado de la obra progresiva del Espíritu para santificar a un creyente a través de las disciplinas de su Palabra. Ferguson resume, a través de toda la Escritura, “el ministerio del Espíritu tenía en mente la conformación de todas las cosas a la voluntad de Dios y, en última instancia, a su propio carácter y gloria”. Leer el resto de esta entrada »