¿Es Su Evangelio lo Suficientemente Grande?

Posted on Actualizado enn

clip_image001¿Es Su Evangelio lo Suficientemente Grande?

Por Tim Challies

No hay demasiadas historias de la vida de Jesús que se abrieron paso en los cuatro relatos bíblicos de la vida. Cada uno de los autores escribe para un propósito diferente o para un público diferente y esto los lleva a diferentes énfasis. Sin embargo, una de las historias que cada uno de ellos dice es la negación de Pedro de Jesús. El momento más oscuro de Pedro, su mayor vergüenza, fue incluida por los cuatro evangelistas. No es interesante que en un relato de la vida de Jesús, los cuatro de ellos se desvíen por un rato en la vida de Pedro.

Esto plantea dos preguntas en mi mente: ¿Cómo conocieron los escritores de los evangelios los detalles de esta historia y por qué se hacen mención de ella? Esta historia podría fácilmente ser materia de los tabloides, con la intención de avergonzar a Pedro, a hacer dudar a la gente de su fe, para hacer dudar de que él podría ser un digno líder de la iglesia primitiva. ¿Por qué todos los autores corren el riesgo de avergonzar aún más a este hombre?

Todos los discípulos estaban presentes cuando Jesús predijo que Pedro le negaría, por lo que hubo muchos testigos de esa parte de la historia, pero hacía tiempo que había emprendido la huida, cuando Pedro en verdad juró e invocó juicio en sí mismo si él fuera uno de esos hombres que conocieron a Jesús. Su momento más oscuro sucedió en la oscuridad de la noche y él era el único testigo de todo el relato. ¿Cómo, entonces, los escritores de los evangelios conocieron lo que Pedro había hecho? Parece claro que Pedro tiene que habérselos dicho. Aun cuando esta historia le tuvo que hecho sonrojar de vergüenza, lo dijo humildemente para que señalara a la gracia del Señor. Incluso hoy en día, dos mil años después, rara vez pensamos de Pedro sin pensar en él como el hombre que pecó y fue restaurado.

¿Por qué entonces los cuatro escritores de los evangelios incluyen esta historia en sus relatos de la crucifixión? Por lo menos en parte debido a que la caída y la restauración de Pedro era una historia crucial del poder del evangelio, que incluso un hombre que traicionó a Jesús, un hombre que se alejó de Jesús en el momento más doloroso, puede ser restaurado. El Evangelio podría salvar hasta un hombre como Pedro.

Esto me hace preguntar: ¿Es mi evangelio lo suficientemente grande como para dar cuenta de un hombre que negó tres veces al Señor que conocía? ¿Es lo suficientemente grande como para dar razón de un hombre que pasó todos esos años con Jesús, sólo para abandonarlo al final? ¿Es lo suficientemente grande como para permitir que un hombre como éste fuese un líder en la iglesia? ¿Es su evangelio lo suficientemente grande para todo esto?

¿Qué pasa si David viviera en nuestros días y fuese un líder en este pequeño segmento del mundo cristiano cuando cometió adulterio y asesinato? ¿Su Evangelio es lo suficientemente grande como para decir que incluso un hombre como él podría ser perdonado y restaurado? No estoy hablando de cosas antes de que una persona llegue a conocer al Señor, sino de las cosas se hagan por aquellos que profesan la fe, por los que se les han recibido luz, que ven a Dios por lo que es.

Pensé en Pedro y otros personajes de la Biblia después de que escribí un artículo titulado El Legado de Charles Colson. En ese artículo, que he hecho público sólo después de mucha meditación y oración y debate, he querido recordarle a la gente que Colson no solo comenzó un ministerio de prisión que ha dado mucho fruto, y él no se limitó a ayudar a las personas a recuperar o descubrir una cosmovisión cristiana, sino que también socavo potencialmente el evangelio a través de esfuerzos tales como Evangélicos y Católicos Unidos y la Declaración de Manhattan. Su ministerio no sólo se extiende en una dirección única y positiva. Por todo el bien que él logró, también hubo pecado.

No es de extrañar, que este artículo generó una gran cantidad de comentarios, muchos que fueron positivos y muchos que fueron negativos. Las críticas se dividen en dos campos principales: Algunos dijeron que el momento de mi artículo era incorrecto, que me acerque demasiado después de la muerte del hombre. Se trata de los otros de los que quiero hablar hoy. Estas personas estaban molestas o incluso indignadas que plantearía críticas al hombre que se celebró ser un líder cristiano.

Una persona escribió para decir que lo que había escrito era un “pedazo de desprestigio” llena de acusaciones infundadas y no cristianas. Otros dijeron que era simplemente injusto discutir a Colson de esta manera, recordarlo no sólo por sus virtudes sino también por sus debilidades. Había una gran variedad de medios de comunicación social y respuestas del blog y uno, más que cualquier otro, me sobresalió. Ben Wright, quien bloguea en paleoevangelical hizo una mejora muy útil a mi artículo. Después de vincularlo, dijo lo siguiente:

Podemos y debemos honrar a los siervos de Dios y felicitar a las evidencias de la gracia en sus vidas. Por otro lado, no debemos pasar por alto los efectos perjudiciales de sus legados, especialmente cuando sus decisiones socavan la claridad del Evangelio. No estoy seguro de que sea útil ya sea estar en silencio por el fallecimiento de una persona con un legado mixto (¿y no los tenemos todos?) o redactar los elogios mortuorios de todo lo que es lamentable. Más bien, me pregunto si estas ocasiones podrían presentar una oportunidad para enseñar a las nuevas generaciones.

Luego pasó a citar a mis palabras: “Nuestra visión del mundo debe ser lo suficientemente grande [como para hacer frente a tales cosas como las contribuciones pecaminosas –palabras de Challies– de Colson a Evangélicos y Católicos Unidos y la Declaración de Manhattan].” Ben ofreció una mejora crucial de una sola palabra:

Estoy de acuerdo con Challies, pero que en realidad deseo conducir su punto de vista un poco más, porque no es sólo nuestra visión del mundo la que tiene que ser lo suficientemente grande como para hacer frente a estas cosas. Tenemos que reconocer que nuestro evangelio es lo suficientemente grande como para dar cuenta de nuestras fallas pecaminosas. Y tenemos que reconocer que nuestro evangelio es demasiado precioso para ignorar las fallas pecaminosas que lo distorsionan.

Esa palabra realmente hace toda la diferencia. Elegí visión del mundo debido al énfasis de visión del mundo de Colson, pero evangelio hubiera sido mucho más fuerte. He aquí por qué: Si de verdad tenemos el Evangelio, si es que realmente creemos en el evangelio de la muerte y resurrección de Cristo, de la justificación solo por gracia mediante la fe, entonces somos capaces de dar cuenta de un hombre que era cristiano y que todavía peco. Somos capaces de dar cuenta de un hombre que pecó de manera significativa. No sólo eso, pero no necesitamos pretender que nunca pecó, o rehuyó elevar la debilidad, sí, incluso el pecado –en su ministerio.

Si Colson fue un creyente –y contrariamente a lo que algunos parecen creer, nunca he dicho que creo lo contrario– entonces él está con el Señor y es su gozo tenernos relatando una historia hagiográfica de su vida, como si el hombre dejase de pecar al momento de su conversión, sino en un relato verídico y exacto que muestra la gracia del evangelio, no como una infusión de un tiempo determinado para traerlo de la oscuridad a la luz, sino la gracia dada a lo largo de su vida, y la gracia lo suficientemente grande para perdonarlo por los esfuerzos y énfasis pecaminosos. Como Wright dijo: “Nuestro evangelio es demasiado precioso para pasar por alto las fallas pecaminosas que lo distorsionan.”

A los que me acusaron de manchar Charles Colson, simplemente le pregunto, ¿Por qué es el evangelio lo suficientemente grande para salvar a un hombre, pero no para dar razón de un pecado significativo después del momento de la salvación? ¿Por qué debemos abstenernos de hablar del pecado público de un hombre cuando es parte de su legado, parte de lo que trató de llevar a cabo utilizando la plataforma que se le había dado? Colson hizo muchos esfuerzos para restar importancia a las diferencias entre el evangelio de la gracia por la fe y el falso evangelio de la Iglesia Católica Romana, un evangelio de la gracia y la fe más obras. Esto es lo que el hizo, fue lo que pudo haber sido uno de sus legados perdurables que no animaría a los líderes protestantes a que se mantuviesen firmes y nos recordó todo lo que podían perder.

Estoy convencido de que lo que escribí no es una mancha a menos que los cuatro escritores de los evangelios estuviesen manchando a Pedro. Lo que hizo Colson fue en realidad pecaminoso. No vamos a pretender otra cosa, y no olvidemos que nuestro evangelio es lo suficientemente grande como para dar razón incluso de esto. El evangelio no es sólo la puerta de la vida cristiana, sino el poder sostenedor y perdurable para la vida cristiana. Dependemos del Evangelio hasta el final, confiando en que es lo suficientemente grande como para tener en cuenta incluso los pecados que cometemos después de recibir la gracia salvadora del Señor. No tenemos que fingir que los cristianos no pecan y que algunos incluso pecan en formas grandes y públicas. Recordar y contar incluso aquellos pecados trae gloria al Señor, más gloria que si los cubrimos en vergüenza y pretendemos que nunca sucedieron.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s