Liderazgo Básico

Posted on Actualizado enn

clip_image002 Liderazgo Básico

Por John MacArthur

Nuestra sociedad a menudo juzga a las personas por lo que hacen, no por su carácter. Cuando se trata de la elección de héroes y líderes, el estilo a menudo pesa más que la sustancia. Las vidas sórdidas personales y todo tipo de bufonadas suelen pasarse por alto –es el desempeño, no el principio, lo que cuenta.

Lamentablemente, esa visión pragmática incluso se ha infiltrado en la iglesia. Los pastores, por ejemplo, son demasiado a menudo evaluados por los símbolos externos de éxito –el tamaño de sus congregaciones, su éxito como recaudadores de fondos, la extensión de sus ministerios de radio y televisión, que tan bien se venden sus libros, o su influencia en la opinión pública.

Pero tales criterios externos (por el cual muchos falsos maestros y líderes de sectas podrían ser juzgados con éxito) no impresionan a Dios. A diferencia de “El hombre [que] mira la apariencia exterior…. el Señor mira el corazón” (1 Samuel 16:7).

El puritano del siglo XVII John Owen, dijo enfáticamente: “Un ministro puede llenar las bancas, su lista de comunión, las bocas del público, pero lo que ese ministro es de rodillas en secreto ante Dios Todopoderoso, es lo que es y nada más” ( citada en IDE de Thomas in A Puritan Golden Treasury [Edimburgh: Banner of Truth, 1977], 192).

El noble escocés del siglo XIX pastor Robert Murray McCheyne recordó a un compañero pastor, “No son los grandes talentos lo que Dios bendice tanto como lo es la gran semejanza a Jesús” (Andrew A. Bonar, Memoirs of McCheyne [Reprint; Chicago: Moody, 1978], 95). No es lo que un hombre hace lo que le hace un pastor noble y útil, sino lo que es.

El apóstol Pablo tenía todos las señales externas de éxito. Él fue el más grande misionero que el mundo entero ha conocido, usado por Dios para difundir inicialmente el evangelio y plantar iglesias en todo el mundo romano. Dios también le inspiró a escribir trece libros del Nuevo Testamento, nueve de ellos a las iglesias.

Las muchas congregaciones fundadas de Pablo lo tenían en alta estima como su padre espiritual y maestro (1 Cor. 4:15). Él vivió una vida que era observable por encima de todo reproche, como daba testimonio su conciencia (Hechos 23:1; 24:16, 2. Tim 1:3). Sin embargo, él sabía que la verdadera medida de un hombre de Dios no es su éxito externo o reputación, sino la evaluación de Dios de su corazón. En 1 Corintios 4:4-5, escribió:

Porque no estoy consciente de nada en contra mía; mas no por eso estoy sin culpa, pues el que me juzga es el Señor. Por tanto, no juzguéis antes de tiempo, sino esperad hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de parte de Dios..

(Adaptado de El Comentario MacArthur del Nuevo Testamento: 2 Corintios )


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B120517
COPYRIGHT © 2012 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s