Amonestación: Un Lenguaje de Amor Impopular

Posted on

clip_image001Amonestación: Un Lenguaje de Amor Impopular

Por Tim Challies

La Amonestación, o cualquier otra clase de amor difícil, es una responsabilidad cristiana y una evidencia a menudo descuidada de la obra del Espíritu en nosotros. Tal vez por miedo a aparentar ser crítico, “más santo que tú,” o insensible, o tal vez por miedo de quemar un puente o simplemente el miedo del hombre, podemos despreciar el advertirnos unos a los otros.

Amonestación es Amar

Pero la Biblia nos enseña que la amonestación o advertencia entre sí del pecado (o el peligro del pecado) que vemos en la vida de los demás puede ser una señal de amor profundo. En el Salmo 81 vemos a un Dios amoroso amonestando a Su pueblo amado:

Oye, pueblo mío, y te amonestaré. ¡Oh Israel, si tú me oyeras! … Yo, el SEÑOR, soy tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto; abre bien tu boca y la llenaré. (Salmo 81:8, 10)

A menudo vemos esta clase de amor de amonestación en el ministerio de Pablo también. En su camino de regreso a Jerusalén, en un emotivo encuentro final con los ancianos de Efeso, Pablo les recuerda que “desde hace tres años no he cesado de noche o de día de amonestar con lágrimas a cada uno” (Hechos 20:31). Y a la iglesia en Corinto, después de varios capítulos de corregirlos para su división, Pablo aclara: “No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos amados” (1 Corintios 4:14). Su amor por estas personas era tan grande que no descuidaba advertirles de la presencia del pecado y la consecuencia del pecado.

La Amonestación es Mandamiento

Amonestación no sólo se modela a nosotros en las Escrituras, sino que también se ordenó claramente:

Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones.. (Colosenses 3:16)

Y os exhortamos, hermanos, a que amonestéis a los indisciplinados, animéis a los desalentados, sostengáis a los débiles y seáis pacientes con todos. (1 Tesalonicenses 5:14)

Pablo manda la amonestación en estos capítulos porque sabe que, como el autor de Hebreos dice, somos propensos a ser “endurecidos por el engaño del pecado” y por lo tanto debemos “exhortar a los otros cada día” (Hebreos 3:13), si queremos que perseverar en la vida cristiana. Lo que puede parecer una tarea difícil negativa es en realidad un amor positivo.

A pesar de que la advertencia puede ser una manera impopular de amarse unos a otros (porque, realmente, ¿quién quiere ser polémico o negativo?), La Escritura nos dice que es necesario para nuestra salud espiritual y progreso y, por lo tanto, nos ofrece ejemplos útiles de la misma en acción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s