Avanzando Hacia a la Santidad

Posted on Actualizado enn

clip_image001Avanzando Hacia a la Santidad

Por Mike Riccardi

“Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también ansiosamente esperamos a un Salvador, el Señor Jesucristo, el cual transformará el cuerpo de nuestro estado de humillación en conformidad al cuerpo de su gloria, por el ejercicio del poder que tiene aun para sujetar todas las cosas a sí mismo.”
– Filipenses 3:20-21 –

Pablo ha estado exhortando a los Filipenses a seguir su ejemplo (Fil. 3:17) para avanzar la carrera de buscar la santificación (Flp 3:12-14). En estos versículos, él da dos razones, o motivaciones, que el creyente en Jesús debe estar avanzando con todas nuestras fuerzas en la lucha por la santidad.

Nuestra Posición Actual

La palabra “nuestra” en esa frase inicial se lanza hasta la misma parte frontal de la frase en el original con el fin de mostrar un contraste rotundo. La sensualidad, la desvergüenza y la mundanidad caracterizan a los enemigos de la cruz (Flp 3:18-19). Pero en cuanto a nosotros, dice Pablo, nuestra ciudadanía está en los cielos. Y debido a nuestra posición actual como ciudadanos, inscritos en el registro del Reino Celestial, nuestras vidas deben ser regidas y guiadas por las leyes de ese reino bendecido.

Y los Filipenses habrían entendido esta alegoría de la “ciudadanía” de inmediato. Según Hechos 16:12, Filipos era una colonia romana. Y las fuentes históricas nos dicen que Filipos disfrutó de un estatus de élite en el imperio romano llamado ius Italicum-es decir, que se regía como si fuera en suelo italiano. Los Filipenses disfrutaron de los plenos derechos y privilegios de la ciudadanía romana, como si hubieran nacido allí mismo. Y ellos estaban orgullosos de esa condición. Hablaban el lenguaje de los romanos, ellos copiaron la arquitectura romana, e incluso adoptaron la forma en que los romanos vestían. Todo lo relacionado con su forma de vida estaba regida por un reino del que eran ciudadanos, pero donde en realidad no vivían.

Y así Pablo se prende a esa realidad y dice: “Hermanos, ustedes gloriarse en vuestra ciudadanía romana. Pero hay que reconocer que son ciudadanos de un reino infinitamente más grande: ¡el propio Reino de los Cielos! Usted tiene su derecho de nacimiento allí, porque ustedes allí “nacieron de nuevo” (Juan 3:3). Y aunque usted permanece en esta tierra, sin embargo, usted está inscrito en el registro celestial como ciudadanos de ese reino. Sus nombres están en el libro de la vida, Filipenses capítulo 4 versículo 3. Y usted está, en la actualidad, sentado en los lugares celestiales con Cristo (Ef 2:6)! Su herencia incorruptible, inmaculada, está reservada en el cielo (1 Pedro 1:4). Su gran y última recompensa está en el cielo (Mateo 5:12). Su tesoro está almacenado en el cielo (Mateo 6:20).

Y puede haber personas que han abandonado la búsqueda de la santidad (Flp 3:18-19), pero pertenecen a la esfera en la que el pecado rige, por lo que su conducta está determinada por el pecado. Pero nuestra ciudadanía está en los cielos –el reino donde Cristo Jesús gobierna como Señor. Y por lo que su conducta debe ser determinada por su señorío.

Y el punto es: si actualmente pertenecemos a un reino que se distingue en todos los sentidos por la santidad, debemos vivir vidas santas como ciudadanos de ese reino en esta colonia celestial aquí en la tierra que llamamos la Iglesia.

Nuestra Esperanza Futura

Pero no sólo es que Pablo nos empuja a buscar la santidad a causa de nuestra posición actual. También estamos motivados A seguir a Cristo a causa de nuestra esperanza futura. Pablo continúa diciendo, “…de donde también ansiosamente esperamos a un Salvador, el Señor Jesucristo.” Y cuando se manifieste Cristo, ¿qué es lo que Pablo hace hincapié en que Él va a hacer? Él “el cual transformará el cuerpo de nuestro estado de humillación en conformidad al cuerpo de su gloria.”

Y si usted está en Cristo, amigos, ustedes saben lo que es gemir (2 Corintios 5:1-2, 4; Rom 8:23), agobiados por la debilidad de nuestra carne como resultado del pecado. Nuestros cuerpos no son intrínsecamente pecaminosos, ya que no son más que una prisión de la que deseamos escapar. Adán y Eva fueron creados a la perfección la imagen de Dios y que eran el alma y el cuerpo. Sin embargo, puesto que Adán cayó nuestros cuerpos han cosechado la corrupción de esas semillas de la desobediencia y rebelión. Es a causa del pecado que nuestros cuerpos decaen y están sujetos a la enfermedad y la dolencia, y finalmente sucumben a la muerte.

clip_image002Y, por supuesto, gemimos, no sólo en virtud de la debilidad física de nuestro cuerpo, sino gemimos en un cuerpo que todavía está plagado del pecado mismo. Y así aguardamos la venida de nuestro Salvador, porque Él transformará nuestro cuerpo de manera que se conforme incluso al cuerpo de Su gloria. Él literalmente desaparecerá el pecado de nuestros cuerpos! La respuesta al clamor de Pablo en Romanos 7:24 – “¿Quién me librará de este cuerpo de muerte”-se responde en este texto. Esperamos con impaciencia al Salvador, al Señor Jesucristo.

Así como la resurrección de Cristo es la garantía de nuestra resurrección, también Su cuerpo resucitado y glorificado es la garantía de que nuestros cuerpos sean resucitados y glorificados. Al haber soportado la debilidad y las dolencias de la imagen del hombre terrenal, algún día llevaremos el poder y la gloria de la imagen del hombre celestial, el último Adán (1 Corintios 15:42-49). La propia naturaleza de la obra final de salvación de nuestro Salvador en Su venida será para transformar nuestros cuerpos pecaminosos en cuerpos glorificados libre de pecado! Esta es la obra que El vendrá a cumplir! Para finalmente limpiarnos de todo pecado!

Y si esperamos con impaciencia esto, Pablo argumenta, ¿cómo podríamos hacer cualquier cosa menos que combatir el pecado con todas nuestras fuerzas aquí y ahora? Si ese es el gran destino de mi cuerpo, cuando experimento tal salvación consumada en Cristo, ¿cómo puedo actualmente rendir mi cuerpo y sus miembros como instrumentos de injusticia?

Que nuestra posición actual como ciudadanos del cielo, y nuestra esperanza futura de cuerpos resucitados glorificados, nos haga que sigamos adelante hacia la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Pero, según su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia. Exhortación final Por tanto, amados, puesto que aguardáis estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por El en paz, sin mancha e irreprensibles, – 2 Pedro 3:13-14 –

Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que habremos de ser. Pero sabemos que cuando El se manifieste, seremos semejantes a El porque le veremos como El es. Y todo el que tiene esta esperanza puesta en El, se purifica, así como El es puro. — 1 Juan 3:2-3 —

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s