El Escándalo de los Semi-Congregados

Posted on

clip_image001

El Escándalo de los Semi-Congregados

Por Kevin DeYoung

Este es uno de esos posts que he querido escribir por un tiempo, pero yo no estaba seguro de cómo decir lo que creo que necesita ser dicho. El peligro del legalismo y la culpa falsa es muy real. Pero también lo es el peligro de la desobediencia y el autoengaño.

Yo quiero hablar de miembros de la iglesia que asisten a su iglesia con gran irregularidad. No se trata de gente sin iglesia, o que abandonan la iglesia, o al margen de la iglesia. Son semi-congregados. Se presentan algunas de las veces, pero no todas las semanas. Ellos están una vez / otra vez fuera, está aquí el domingo y se van por dos. Ese es el escándalo de la semi-congregados. De hecho, Thom Rainer argumenta que la principal razón de la disminución de la asistencia a la iglesia es que los miembros de la iglesia no van a la iglesia con la frecuencia que lo hacían antes.

Hemos tenido cristianos de Navidad y Pascua, probablemente el tiempo que hemos tenido Navidad y Pascua. Algunas personas siempre serán intermitentes con su asistencia a la iglesia. Yo no estoy hablando de los cristianos nominales que vagan en la iglesia una o dos veces al año. Estoy hablando de personas que pasaron por la molestia de unirse a una iglesia, al igual que su iglesia, no tenían queja en particular con la iglesia, y aún así sólo aparecieron por sus puertas una vez o dos veces al mes. Si existen iglesias con membresía mucho más grande que su promedio de asistencia dominical, o tienen ya sea co-pastores negligentes en sus funciones, miembros no fieles en estos, o ambos.

Sé que somos la iglesia y no vamos a la iglesia (bla, bla, bla), pero ser quisquillosos con nuestro lenguaje no cambia la exhortación de Hebreos 10:25. No debemos dejar de congregarnos, como algunos tienen por costumbre. Reunirse cada día del Señor con nuestra familia de la iglesia es uno de los pilares del cristianismo maduro.

Así que hágase a sí mismo algunas preguntas.

1.¿Ha establecido su asistencia a la iglesia como un hábito inviolable en su familia? ¿Usted sabe cuándo se levanta por la mañana y piensa que "tal vez voy a ir correr hoy” o “tal vez voy a hacer pan tostado francés esta mañana”? Así no es como debería ser la asistencia a la iglesia. No debe ser una proposición de “si el estado de ánimo se siente bien.” Siempre estaré agradecido de que mis padres trataron de asistir a la iglesia (mañana y tarde) como un patrón inamovible. No fue objeto de debate. No se basó en circunstancias atenuantes. Nunca fue un tal vez. Fuimos a la iglesia. Eso es lo que hicimos. Eso hizo que la decisión de todos los domingos fuese simple, porque no había decisión real. Salvo en caso de enfermedad grave, nosotros estaríamos allí. Darle a su familia el mismo tipo de hábito es un regalo que no apreciarán ahora, pero por lo general le darán las gracias más tarde.

2. ¿Planea con anticipación el sábado para que pueda hacer de la iglesia una prioridad el domingo? Todos somos personas muy ocupadas, así que puede ser difícil llegar a la iglesia, sobre todo con una casa llena de niños. Nunca vamos a sacar el máximo provecho de nuestros domingos a menos que nos preparemos para ellos el sábado. Eso probablemente significa terminar la tarea, llegar a la cama a tiempo, y renunciar a un poco de fútbol. Si la iglesia es una idea de último momento, no se piensa en ello hasta después de que sea demasiado tarde.

3. ¿Ordena usted sus planes de viaje a fin de minimizar ausentarse de su iglesia el domingo? Yo no quiero ser legalista con esta pregunta. He viajado el domingo antes (aunque trato de evitarlo). Me tomo vacaciones y licencia de estudios y echo de menos 8 o 9 los domingos a la URC por año. Entiendo que vivimos en una cultura móvil. Entiendo que la gente quiere visitar a sus hijos y nietos en el fin de semana (y vaya estoy agradecido cuando los nuestros vienen y visitan). Atrás han quedado los días en que la gente estaría en la ciudad 50 a 52 semanas al año. El viaje es demasiado fácil. Nuestras familias están muy dispersas. Pero escucha, esto no significa que no podamos hacer un verdadero esfuerzo para estar cerca de los domingos. Es posible que desee tomar el viernes libre para ir a visitar a los niños para que pueda estar de vuelta en la noche del sábado. Es posible que desee pensar dos veces antes de invertir en una segunda casa que alejarte de su iglesia una docena de fines de semana cada año. Es posible que desee volver a evaluar su hipótesis de que el viernes por la tarde hasta el domingo por la noche son suyos para hacer lo que quiera donde quiera. Es casi imposible crecer en el amor a su iglesia y ministrar efectivamente en su iglesia si usted regularmente no está allí.

4. ¿Está usted dispuesto a hacer sacrificios para reunirse con el pueblo de Dios para el culto cada domingo? “Pero tú no esperas que yo cancele mis planes para el sábado por la noche, ¿verdad? Yo no puedo reorganizar mi horario de trabajo.. Este trabajo me obliga a trabajar todos los domingos –tengo que conseguir un nuevo trabajo si quiero ser regular en la iglesia. Los domingos son mi día a rebobinar. No voy a terminar todo el trabajo en el jardín si voy a la iglesia todas las semanas. Mis hijos no serán capaces de jugar al fútbol si no vamos a los juegos de los domingos. Si mi tarea se va a hacer el domingo, no voy a ser capaz de descansar la noche del viernes y todo el sábado. Ciertamente Dios no quiere que yo sacrifique mucho para que yo pueda presentarme en la iglesia!” No es exactamente el camino de la cruz, ¿verdad?

5. ¿Ha pensado en que usted no puede ser cristiano? Quién sabe cuántas personas salva Dios “como por fuego” (1 Cor. 3:15). ¿Ir a la iglesia todas las semanas te hace un cristiano? Por supuesto que no. ¿Perderte de la iglesia 35 domingos al año, te hace un no cristiano? Nos pone dudar. Al pueblo de Dios le encanta estar con el pueblo de Dios. Les encanta cantar alabanzas. A ellos les encanta darse un festín en la Mesa. A ellos les encanta alimentarse de las Escrituras. La asistencia infrecuente a la iglesia –no implica ir a ningún lado en absoluto –es una señal de inmadurez en el mejor de los casos y en el peor, de incredulidad. Porque cuando Dios llama a la gente de las tinieblas los llama a la iglesia. Si el servicio de adoración del domingo es la comunidad de los redimidos, ¿Qué hace sugerir a Dios su patrón semanal acerca de donde realmente pertenece?

4 comentarios sobre “El Escándalo de los Semi-Congregados

    Denis Cobar escribió:
    13 diciembre 2013 en 8:12 pm

    Solo el hecho de que estos hermanos y hermanas empiecen a congregarse con regularidad traería un cambio significativo en beneficio de ellos mismos y del cuerpo local en que se reúnen. Mejoraría ostensiblemente el testimonio de la Iglesia y su capacidad de cumplir la gran comisión. Se fortalecería el liderazgo y servicio. Habría mayor alcance.El traspaso generacional sería una realidad pues darían ejemplo a sus hijos y nietos y, tendrían el ánimo para exhortar a una vida cristiana comprometida. En fin que serían muchos los beneficios de la obediencia a la Palabra.Que el Señor nos ayude a los pastores en esta labor.Denis Cobar.

    lumbrera escribió:
    19 diciembre 2013 en 2:49 pm

    Reblogueó esto en Lumbreray comentado:
    El Escándalo de los Semi-Congregados

    Gaston Umana Redond escribió:
    19 diciembre 2013 en 7:43 pm

    Resultado de gente que cree que son Cristianos y no lo son. Tal vez enganados por la famosa oracion de fe o lo mas seguro confiados en la falsa docrina de Salvo siempre salvo.

    Giovanni Bustamante escribió:
    8 enero 2014 en 4:42 pm

    Excelente articulo por lo cuestionador que es.
    Saludos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s