Marcas de un Verdadero Apóstol: Fundamento de la Iglesia

Posted on

clip_image002

Marcas de un Verdadero Apóstol: Fundamento de la Iglesia

Por John MacArthur

La Nueva Reforma Apostólica –dirigida por Peter Wagner y otros modernos apóstoles – sostiene que estamos viviendo en la segunda época apostólica de la iglesia, en la que ejercen la misma autoridad sobre la iglesia como los apóstoles del Nuevo Testamento. Pero, como hemos visto en las últimas semanas, estos apóstoles modernos no son ni la sombra de sus antepasados ​​bíblicos. En cualquier examen de las marcas bíblicas de un verdadero apóstol, estos apóstoles modernos se quedan rutinariamente cortos.

El hecho es que los apóstoles del Nuevo Testamento sirvieron al Cuerpo de Cristo de una manera específica, única que es irrepetible. No eran sólo pastores dotados, evangelistas y misioneros –eran el fundamento de la iglesia.

Al escribir su epístola a los Efesios, Pablo explicó que sus lectores eran parte de la familia de Dios “edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular” (Efesios 2:19-20). Ese pasaje iguala a los apóstoles con el fundamento de la iglesia. No significa nada si no limita de manera decisiva el apostolado, a las primeras etapas de la historia de la iglesia. Después de todo, un fundamento no es algo que pueda ser reconstruido durante todas las fases de la construcción. El fundamento es único, y siempre se pone en primer lugar, con el resto de la estructura descansando firmemente sobre ella.

Cuando uno considera los escritos de los Padres de la Iglesia –los líderes cristianos que vivieron poco después de los apóstoles –se hace evidente rápidamente que consideraban la era fundacional de la iglesia como del pasado. Ignacio (c. 35-115 dC) en su Epístola a los Magnesios, hablaba en pasado de la obra de establecimiento del fundamento por parte de Pedro y Pablo. Al referirse al libro de los Hechos, Ignacio escribió: “Esto se cumplió por primera vez en Siria, porque” a los discípulos se les llamó cristianos en Antioquía, “cuando Pablo y Pedro estaban colocando los cimientos de la Iglesia” (énfasis añadido).

En Contra las Herejías, Ireneo (c. 130-202) se refirió a los doce apóstoles como “el fundamento de doce pilares de la iglesia.” Tertuliano (c. 155-230) explicó asimismo que “después de la época de los apóstoles,” la única la doctrina que los verdaderos cristianos aceptaron era la que se había “proclamado en las iglesias de fundación apostólica” (de Contra Marción, énfasis añadido). Lactancio (c. 240-320), en sus Instituciones Divinas asimismo se refiere al tiempo pasado en el que se sentaron las bases apostólicas de la Iglesia. Al comentar sobre el papel de los doce, explicó que “los discípulos se dispersaron por las provincias, en todas partes sentando las bases de la Iglesia, ellos mismos también en el nombre de su divino Maestro haciendo muchos y casi increíbles milagros, porque en su partida los había dotado de poder y fuerza, de manera que el sistema de su nuevo anuncio podría ser fundado y confirmado.”

Los ejemplos podrían multiplicarse, pero el punto es claro. Los carismáticos modernos pueden afirmar que un fundamento apostólico todavía se está sentando en la actualidad. Pero esa idea es contraria tanto al sentido llano de las Escrituras y la comprensión de esos líderes cristianos que siguieron inmediatamente a los apóstoles en la historia: los líderes entendieron claramente que el fundamento apostólico de la iglesia se había completado totalmente en el primer siglo. Cualquier noción de apóstoles modernos simplemente destruyen el significado de la metáfora de Pablo en Efesios 2:20. Si los apóstoles constituyen el fundamento de la iglesia, es una locura tratar de reubicarlos en las vigas.

La Importancia de la Cesación Apostólica

Los líderes carismáticos modernos como Peter Wagner puede argumentar a favor de la continuación del don y del oficio del apostolado; Católicos Romanos podrían insistir de manera similar en una sucesión apostólica que se aplica al papa. Sin embargo, ambas afirmaciones son seriamente equivocadas. Cualquier evaluación honesta de la evidencia del Nuevo Testamento revela que los apóstoles eran un grupo único de hombres, elegidos y comisionados personalmente por el Señor Jesús mismo para sentar las bases doctrinales de la Iglesia, con Cristo como la piedra angular. Nadie que viva hoy puede posiblemente satisfacer los criterios bíblicos necesarios para el apostolado. E incluso en el siglo I, cuando todos están de acuerdo en que los dones milagrosos eran plenamente operativos, sólo un grupo muy selecto de líderes espirituales fueron considerados como apóstoles.

En siglos posteriores, ningún padre de la Iglesia afirma que es un apóstol, sino que los líderes cristianos del siglo II vio el período apostólico como único e irrepetible. Ese fue el consenso de los fieles –hasta el siglo XXI, cuando, de repente, se nos dice que una vez más debemos aceptar el resurgimiento de los apóstoles en la iglesia. Desde una perspectiva puramente bíblica (y desde cualquier perspectiva histórica clara también), tales afirmaciones modernas están tan confundidos como lo presumen.

La realidad es que el don y el oficio del apostolado cesaron después del primer siglo. Cuando el apóstol Juan fue al cielo, el apostolado llegó a su fin. Por supuesto, la influencia apostólica ha seguido a través de las Escrituras inspiradas, que los apóstoles escribieron. Pero no hay que pensar en el fundamento apostólico como siendo perpetuamente estableciéndose en toda la historia de la iglesia. Fue concluido en el curso de sus vidas, nunca necesitó ser establecido de nuevo.

Veamos de nuevo lo que significa la cesación del apostolado, para la doctrina continuacionista carismática. Es evidente que no todo lo que sucedió en la iglesia del Nuevo Testamento sigue ocurriendo hoy en día. Eso es una confesión incómoda y vergonzosa que pueda hacer cualquier carismático, porque el propio oficio apostólico es un don. Efesios 4:11 dice claramente que sí. Si ese oficio ha cesado, no podemos insistir, como los carismáticos hacen, que todos los dones espirituales descritos en Hechos y 1 Corintios han continuado. En palabras de Thomas Edgar: “El hecho de que el don de apóstol cesó con la era apostólica es un golpe devastador para el supuesto básico que subyace a toda la perspectiva carismática, es decir, la suposición de que todos los dones deben estar operativos durante toda la era de la iglesia. Sabemos que por lo menos un don cesó, por lo tanto, su suposición fundamental es incorrecta,” "[2] Thomas Edgar, Satisfecho por la Promesa del Espíritu, (Kregel Resources, Grand Rapids, MI, 1996) p. 232..

Algunos carismáticos, reconociendo que el apostolado no continuó más allá del primer siglo, tratan de argumentar que era sólo un oficio y no un don. Por lo tanto, sostienen que si bien el oficio apostólico cesó, los dones milagrosos han continuado aún. Este intento inteligente por eludir las consecuencias inevitables para la posición carismática finalmente cae de plano, ya que los apóstoles se enumeran en la delineación de Pablo de los dones espirituales en 1 Corintios 12:28-29, justo al lado de los profetas, hacedores de milagros y los que hablan en lenguas. En el contexto, es evidente que es uno de los dones que Pablo tiene en mente, que fluyen de la discusión que se inicia en los versículos 4-5 y concluyendo en el versículo 31 (donde Pablo utiliza el término carisma para hacer referencia a los elementos que acababa de listar en los versículos 28-30). Además, el punto de Pablo en Efesios 4:11 es que los apóstoles son dados por Cristo a Su Iglesia. Si bien es cierto que el apostolado era también un oficio, eso no impide que sea un don. La profecía, por ejemplo, abarcaba tanto un oficio como un don, como lo es el don de enseñanza.

Al final, a pesar de las protestas de algunos continuacionistas, no se puede escapar el hecho de que uno de los rasgos más significativos que se describen en 1 Corintios 12 (a saber, el apostolado) ya no está activo en la iglesia de hoy. Ha cesado. Reconocer ese punto es reconocer la premisa fundamental en que se basa el cesacionismo. Si el apostolado cesó, entonces no todo lo que caracterizó a la iglesia del Nuevo Testamento sigue caracterizando a la iglesia de hoy. Por otra parte, esto abre la puerta a la posibilidad real de que algunos de los otros dones mencionados en 1 Corintios 12-14 también han cesado.

(Adaptado de Fuego Extraño .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B131218
COPYRIGHT © 2013 Gracia a Vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s