TIME Elige a Su “Persona del Año”- ¿Qué Debemos Pensar?

Posted on Actualizado enn

clip_image001TIME Elige a Su “Persona del Año”- ¿Qué Debemos Pensar?

Por Albert Mohler

La revista TIME ha elegido su "Persona del Año" para el 2013 y, ninguna sorpresa, esa persona es el Papa Francisco I, el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica Romana. El papado, TIME dice, “es misterioso y mágico,” transformando a “un septuagenario en una superestrella al tiempo que revela casi nada sobre el hombre mismo.”

Y, sin embargo, en estos tiempos de polarización, el Papa también “aumenta las esperanzas de todos los rincones del mundo –la esperanza de que nunca se pueden cumplir.” ¿Por qué? Debido a que esas esperanzas están tan polarizadas como los tiempos. Los conservadores anhelan un defensor de la fe católica, mientras que los liberales esperan un transformador radical de la doctrina de la iglesia. Ningún Papa puede ofrecer ambas esperanzas.

Pero no nos engañemos, TIME no eligió al Papa Francisco porque los editores lo ven como un defensor de la fe católica. Así es como ellos vieron a los dos papas anteriores inmediatos, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Francisco fue elegido porque ya se ve como una fuerza liberadora, trabajando con entusiasmo por el cambio, así como él trabaja dentro de los límites de la tradición católica y la autoridad magisterial de la Iglesia.

El editor de TIME Nancy Gibbs, explicando la elección de la revista, dijo que Francisco, en tan sólo unos pocos meses en el cargo: “no ha cambiado las palabras, sino que ha cambiado la música.” Los reporteros de TIME Howard Chua-Eoan y Elizabeth Dias escribió de “la velocidad con la que ha capturado la imaginación de millones de personas que habían renunciado a la esperanza de la iglesia.” Los periodistas continúan sosteniendo que Francisco “puede haber encontrado una manera de salir de las guerras de la cultura del siglo 20.”

El entusiasmo por el Papa Francisco entre los progresistas y liberales en la Iglesia Católica Romana es genuino. Y TIME es preciso al señalar el entusiasmo ecuménico que había levantado a protestantes más liberales e incluso algunos secularistas declarados en su grupo de admiradores. Incluso algunos evangélicos más jóvenes han sugerido que su enfoque podría ser la manera de salir de los conflictos culturales de la época.

La designación de “Persona del Año” de TIME no es una pequeña señal del momento cultural. Francisco ha atraído realmente el ávido interés de los que esperan ver un cambio radical en la Iglesia Católica Romana –cambios tales como la ordenación de mujeres al sacerdocio, la aceptación de la homosexualidad y las relaciones homosexuales, y un cambio en la enseñanza de la Iglesia sobre el aborto y sobre la sexualidad humana en general.

Sin duda, el Papa ha enviado algunos mensajes poderosos de aliento en su camino. Volviendo al Vaticano después de una visita a Brasil, Francisco dijo a los periodistas: “Si una persona homosexual es de buena voluntad y está en la búsqueda de Dios, yo no soy nadie para juzgar.” En otra entrevista, Francis incluyó a los ateos entre los redimidos. Escribiendo a un grupo de activistas homosexuales, dijo el Papa, “Decir que las personas con otras orientaciones sexuales son pecadores es erróneo.” En su primera declaración papal importante, acusó al capitalismo por muchos de los males del mundo.

Por otra parte, ni una sola palabra de la enseñanza oficial católica ha sido modificada, por no decir invertida. Esta es la razón por la que Nancy Gibbs habló del Papa cambiando la música, pero no las palabras. Desde luego, ha mostrado al mundo un estilo diferente de ser Papa, pero él sigue siendo el pontífice de la iglesia, y, en sus palabras, “un hijo de la iglesia.” Y, como TIME reconoce, eso significa que no hay cambios en las enseñanzas fundamentales sobre las mismas cuestiones sobre las que el Papa ha enviado señales de una nueva dirección.

Sobre los temas polémicos de preocupación moral, Francisco simplemente ha observado, “no es necesario hablar de estos temas todo el tiempo.” El Papa nunca tiene que hablar de cualquier cosa que él no desea discutir. En temas como el aborto y la sexualidad, Francisco es ciertamente menos propenso a hablar cuando se compara con Juan Pablo II, Benedicto XVI, o incluso Pablo VI. Pero, cuando habla de las enseñanzas de su iglesia, el defiende las mismas enseñanzas.

Incluso cuando él pronuncia esas palabras que tanto han llamado la atención del mundo, habla con una cadencia calculada que oculta tanto como revela. Cuando habla de la “persona homosexual que es de buena voluntad y está en la búsqueda de Dios,” él estaba hablando el lenguaje de una iglesia que cree que los actos homosexuales son siempre pecaminosos y que el matrimonio entre personas del mismo sexo es imposible, pero que define ser “de buena voluntad y en busca de Dios” en términos de celibato para los que tienen una orientación homosexual. No es así como se ha descrito su declaración, ya que fue noticia en todo el mundo.

El Vaticano es, entre otras cosas, una de las operaciones de relaciones públicas más profesionales y sofisticadas del mundo. El Vaticano no sólo ha permitido, pero incluso se fomenta el tipo de atención de los medios que llamó la atención de TIME. Y, sin embargo, TIME hasta el momento está en lo correcto en destacar un cambio en el tono, no en la teología.

¿Funcionará esta estrategia?. Es difícil imaginar que así será. Escribiendo desde Gran Bretaña para The New York Times, Kenan Malik expresó lo que el periódico describió como el “dilema” moderno católico. Él escribió:

Francis puede estar transformando la percepción de la Iglesia y de su misión, pero no sus doctrinas fundamentales. Ha hecho un llamamiento a una iglesia más acogedora a la gente gay y las mujeres, pero no va a cuestionar la idea de que los actos homosexuales son pecaminosos, se niega a aceptar la posibilidad del matrimonio entre personas del mismo sexo e insiste en que la ordenación de mujeres como sacerdotes, no está “abierta a la discusión.”

El día anterior, otra columna en The New York Times había aparecido, esta vez por el columnista Frank Bruni, un hombre abiertamente gay. Bruni describió la "luna de miel" que Francisco se encuentra actualmente disfrutando de las élites culturales, pero él protestó por la adulación. “El Papa Francisco ha sido de hecho una revelación,” escribió Bruni, “su tono suave y su humildad sostenida más en contacto con el corazón del catolicismo que de las amargas lamentaciones de la que otros líderes católicos estaban. Pero es importante tener en cuenta que él no se ha comprometido a revisar la doctrina, ni es probable que tales revisiones sucedan en el corto plazo.”

TIME describió Francisco elevando su iglesia “por encima del trabajo de policía doctrinal tan importante para sus recientes predecesores.” Bruni señaló a dos maestros de escuelas católicas en los Estados Unidos que fueron despedidos recientemente porque estaban en relaciones del mismo sexo y afirmó: “Bueno , no recibieron el memo en los suburbios de Filadelfia.” Además, “El memo también no llegó a Little Rock, Arkansas.”

Sorprendentemente suficiente, The Advocate, una importante revista gay, también eligió a Francisco como su “Persona del Año.” Los editores de la revista recordaron la respuesta de Francisco “No soy nadie para juzgar” y afirmó: “La brevedad de esa declaración y la atención desmesurada que nos dieron de inmediato son pruebas del vaivén del Papa. Su pregunta simple planteada con raíces cristianas, cuando son pronunciadas en este contexto por este hombre, ‘¿Quién soy yo para juzgar?’ se vuelve una señal a los católicos y al mundo que el nuevo Papa no es como el viejo papa.” Pero, ¿es eso cierto incluso. . . . . en sustancia?. El tiempo lo dirá.

Para un cristiano evangélico, todo esto es un tanto desconcertante. Es interesante observar el dilema particular en el que los católicos conservadores se encuentran ahora. El Papa les da indigestión, enviando señales contradictorias sobre las mismas cuestiones en las que han invertido una gran cantidad de sus vidas y por las que han arriesgado sus propias reputaciones personales. Se han comprometido a las doctrinas de su iglesia. Ellos los han defendido en público y los han defendido en privado. Ahora se encuentran en una posición en la que su propia autoridad moral está siendo socavada por el Papa Francisco, quien ha indicado que “no es necesario hablar de estos temas todo el tiempo.”

Los líderes de las iglesias estadounidenses y los intelectuales católicos no hablan de “esos temas” porque eligen hablar de ellos, sino porque son los temas de conversación cultural más ferviente e intensa. El silencio sería cobardía. Pero el dilema se reduce a esto: las personas que tienen más probabilidades de ser ofendidas por el mensaje del Papa en este caso son las personas que, como católicos romanos conservadores son los más comprometidos con la autoridad de su iglesia y de sus estructuras. Ahí radica su dilema. Los católicos liberales siempre están recogiendo y eligiendo lo que las autoridades van a aceptar y qué mensajes doctrinales van a respaldar. Los católicos conservadores se han comprometido a la totalidad de la enseñanza de su Iglesia y al Magisterio de la Iglesia, que encuentran su cúspide en el Papa. Y, por lo tanto, se encuentran en una posición muy difícil.

Viendo esto desde una dirección diferente, los evangélicos a menudo obtienen una especie de “envidia magisterial” cuando nos fijamos en los católicos romanos. Después de todo, no hay un mecanismo oficial para el establecimiento de la doctrina de la Iglesia Católica. Los católicos tienen un magisterio oficial que se encarga de establecer la enseñanza oficial de la Iglesia, para defender la ortodoxia católica, y para hablar con autoridad sobre lo que la Iglesia Católica Romana enseña y cree. Los evangélicos carecen de cualquier tipo de magisterio. Desde luego, carecen de un pontífice —no tenemos papa. No hay evangélico que hable con autoridad magisterial o monárquica. No hay nadie que pueda estipular individual o jerárquicamente exactamente lo que los evangélicos han de creer y luego definir los límites de la doctrina evangélica y enseñanza.

Pero cada vez que los evangélicos reciben una envidia magisterial, tienen que mirar muy de cerca el dilema en el que los católicos conservadores se encuentran en este mismo momento.

Los evangélicos creen que el papado es en sí mismo una oficio que no es bíblico. Por ejemplo, citando a Mateo 23:8-10, La Segunda Confesión Helvética declara que Cristo ha “estrictamente prohibido a sus apóstoles y sus sucesores tener alguna primacía y dominio en la Iglesia.”

Pero, aunque en la práctica, resulta que lo único peor de no tener un papa es. . . . . tener uno.

Podríamos a veces pensar que sería operacionalmente preferible tener una sola voz y una autoridad singular para hablar por la iglesia. Esto puede parecer óptimo, si dicha autoridad singular siempre tiene la razón, es siempre benevolente, y siempre es verdadera. Pero no hay tal autoridad humana, y el anhelo de esa autoridad no es fiel al Nuevo Testamento ni al modelo de la doctrina apostólica y estructura apostólica que en realidad encontramos en la iglesia primitiva.

En la iglesia primitiva, Pablo una vez se enfrentó a Pedro, no le obedecía o le reconocía como un monarca. En la iglesia, sólo Cristo es el rey. En la iglesia primitiva, hay cuestiones que se decidieron entre los apóstoles. No había ningún papa, no había papado, no había magisterio. Había una autoridad espiritual, pero esa autoridad era el Espíritu Santo que habla en la Sagrada Escritura. Ese patrón se mantiene fiel hasta que Jesús venga.

Los evangélicos comprometidos con la santidad de la vida y la integridad del matrimonio encontraron mucho que apreciar en las afirmaciones incondicionales de los dos últimos Papas sobre estas cuestiones. Del mismo modo, hemos encontrado una gran base para un acuerdo con gran parte de la teología del cuerpo y la defensa de Benedicto XVI de la objetividad de la verdad de Juan Pablo II. También podemos apreciar muchos de los gestos humildes y los actos pastorales de Francisco I. Pero en tales situaciones tenemos que recordarnos a nosotros mismos que estamos de acuerdo con esos papas en estos temas porque son correctos, no porque sean Papas.

La revista TIME ha encontrado su “Persona del Año,” pero la luna de miel del Papa Francisco pronto podría llegar a su fin. Mientras tanto, esta noticia debe llevar los cristianos evangélicos a entender nuestros propios retos y responsabilidades en la época actual. Nuestro deber es asegurarnos de que en realidad seamos fieles a nuestra propia tarea y llamado –y, usando el lenguaje de TIME, que estamos poniendo las palabras correctas a la música correcta.

******

Siempre me alegro de tener noticias de los lectores. Puede escribirme a mail@albertmohler.com. Siga las actualizaciones regulares en Twitter en http://www.twitter.com /albertmohler.

Howard Chua-Eoan and Elizabeth Dias, “ The People’s Pope ,” TIME, December 23, 2013. http://poy.time.com/2013/12/11/person-of-the-year-pope-francis-the-peoples-pope/?iid=poy-main-lead

Frank Bruni, “ The Catholics Still in Exile ,” The New York Times , Sunday, December 15, 2013.

Kenan Malik, “ The British Catholics’ Quandary ,” The New York Times , Monday, 16 de Diciembreember de 2013.

2 comentarios sobre “TIME Elige a Su “Persona del Año”- ¿Qué Debemos Pensar?

    lumbrera escribió:
    18 diciembre 2013 en 10:32 am

    Reblogueó esto en Lumbreray comentado:
    Albert Mohler: TIME Elige a Su “Persona del Año”- ¿Qué Debemos Pensar?

    Leo escribió:
    19 diciembre 2013 en 3:17 pm

    Dios les bendiga. Depués de leer el artículo de Albert Mohler , sentí un desgradable sabor a liviandad, por no decir de ecumenismo, en sus palabras. Creo que no hace una rotunda y clara separación entre las verdades bíblicas de los cristianos y la falsedad (muy bien maquillada de cuasi-verdad) de la doctrina católica y por ende de los católicos. Porque una religión, como la católica, use de ciertas verdades, no significa que “estemos de acuerdo con sus líderes”. Pienso que debió ser más contundente y bíblico en su texto y no perder el tiempo hablando tanto de los primores que el mundo perdido dice y siente de una personalidad, que esta mandando más de 800 millones de personas al infierno como lo es el papa,quien por eso si deberia ser llamado el personaje diabólico del año. Prefiero quedarme a reflexionar con la última parte del título del artículo: “Qué debemos pensar…pero de lo escrito aquí por Albert Mohler?”. Soli Deo Gloria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s