El Peligro de la Lectio Divina

Posted on

clip_image001

El Peligro de la Lectio Divina

Por Tim Challies

En los últimos años una antigua forma de lectura de la Biblia e interpretación ha resurgido y hecho un gran impacto. Se le conoce como Lectio Divina. Aprecio la crítica David Helms de este método en su pequeño libro Predicación Expositiva . Donde otros, creo, llegan a nuevas formas de criticarlo, Helm se dirige directamente a la Biblia. En esencia, dice que la Lectio Divina a menudo nos lleva lejos del significado correcto y la aplicación correcta de un texto en lugar de hacia ello. Permitame explicar.

En uno de los primeros capítulos, escribe acerca de las formas en que los predicadores pueden contextualizar injustamente un texto bíblico. Los predicadores “son cada vez más atraídos a su lectura subjetiva del texto inspirado. Cada vez más, los maestros de la Biblia se les está diciendo que todo lo que mueve su espíritu con lecturas privadas de la Biblia debe ser lo que el Espíritu de Dios quiere que lo prediquen en público.”.

Él continúa diciendo,

Un ejemplo de este tipo de estrategia de lectura tiene una larga historia. Se conoce por el nombre de la Lectio Divina. Esta práctica tradicional benedictina de interpretación de las Escrituras estaba destinada a promover la comunión con Dios y, en menor medida, la familiaridad con la Biblia. Favorece una opinión de los textos bíblicos como “la Palabra Viva,” más que como palabras escritas para ser estudiadas. Las formas tradicionales de esta práctica incluyen cuatro pasos para la lectura de la Biblia privada: lectura, meditación, oración y contemplación. Se empieza por aquietar su corazón con una simple lectura del texto. Entonces usted medita, tal vez en una sola palabra de la frase del texto, y al hacerlo, evita intencionadamente lo que podría considerarse un enfoque "analítico". En esencia, el objetivo aquí es esperar a la iluminación del Espíritu a fin de que usted llegue al significado. Espera que Jesús venga a llamar. Una vez que se da la palabra, usted continua orando. Después de todo, la oración es un diálogo con Dios. Dios habla a través de su Palabra y la persona habla a través de la oración. Con el tiempo, esta oración se convierte en oración contemplativa, y nos da la capacidad de comprender las verdades teológicas más profundas.

Como dice Helm, esto suena maravillosamente piadoso. Incluso parece venir con apoyo bíblico sólido en un texto como 1 Corintios 2:10 que dice, “Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios.” "Afirma su objeción en términos generales primero, Helm dice: “la Lectio Divina aboga por un método que es espiritual en vez de una forma sistemática estudiosa. Sustituye la intuición por la investigación. Prefiere el humor y la emoción a la investigación metódica y razonada. Equipara su espíritu al Espíritu Santo.”

Por supuesto, muchos se opondrán a esa sentencia final, pero desde la perspectiva de Helm, las conclusiones basadas en la contemplación interna no pueden ser confiables en la misma forma que las conclusiones basadas en una lectura cercana y estudiosa del texto.

Este método ha ganado popularidad en los últimos años, por primera vez en devociones privadas y el aumento en la preparación de sermones. “E incluso en donde no se practica por su nombre, es muy similar a la forma en que un montón de predicadores jóvenes se les enseña a preparar. Se les dice a lean la Biblia con devoción, en silencio, esperando al Espíritu Santo que hable. Para que usted pueda estar seguro de que lo que Dios pone en nuestros corazones de un texto en la tranquilidad del momento, el va a utilizar también las vidas de otros. Así que ¡Predícalo! Debe ser inspirador.’”

¿Cuál es la raíz del problema aquí? Es que el método conduce a conclusiones subjetivas, en lugar de objetivas.

Cuando dejamos el trabajo duro de comprender las palabras que el Espíritu nos ha dado y trabajar exclusivamente en la “mente del Espíritu,” llegamos a ser la autoridad final sobre el significado. Comenzamos a establecer “verdades” y “consejos” que son bíblicamente insostenibles o infundadas. Podemos hacerlo por buenas razones, tal como un sentido propio de salud moral de nuestro pueblo o de un genuino deseo de renovar el mundo en que vivimos, pero, sin embargo, comenzamos a operar fuera de la doctrina ortodoxa. Confundimos “así dice el Señor” por “así he dicho yo.” Pedimos a nuestras congregaciones que confíen en nosotros en vez de confiar en la Palabra.

Permítanme repetir esa línea final: “Pedimos a nuestras congregaciones que confíen en nosotros en lugar de confiar en la Palabra.” Esa puede ser la consecuencia a largo plazo de este tipo de predicación. Por supuesto que se ha iniciado con el pastor dejándose confiar en sí mismo en lugar de la Palabra.

Así es como a veces ocurre:

Una gran cantidad de predicadores-especialmente de los jóvenes predicadores- van al texto por primera vez para su propia edificación o crecimiento espiritual. Esta no es una práctica intrínsecamente mala, y la prédica devocional no es intrínsecamente mala. Todos debemos estar espiritualmente convencidos por y conformados a la imagen de Cristo en el texto. El problema es que somos fácilmente tentados a saltar de la forma en que el Espíritu impresiona el texto sobre nosotros a como el Espíritu debe estar obrando en nuestro pueblo.

En otras palabras, si seguimos la Lectio Divina de la devoción personal a un sermón preparado, no predicamos el texto, sino predicamos nuestra interpretación y apreciación del texto. Predicamos el texto, como nos impactó, no el texto tal como está.

El Espíritu Santo es, sin duda, digno de confianza y puede, milagrosamente, implantar su intención en nosotros intuitivamente. Pero, ¿esta posibilidad nos absuelve de hacer el trabajo duro de la exégesis? ¿Por qué se habría molestado en inspirar la Escritura primeramente? ¿No es posible que el Espíritu obre a través de la investigación y la meditación? Mediante la aplicación de un enfoque subjetivo a la interpretación como predicación “inspirada,” ¿no estaremos en riesgo de pasar por alto lo que Dios quiere en su palabra a favor de predicar la nuestra? ¿No estamos conformándonos con el espíritu de los tiempos (de la que somos parte necesariamente) en lugar de a la profundidad de su Palabra?

Este es, pues, el peligro de la Lectio Divina, que nos enseña a acercarnos al texto subjetivamente y no objetivamente, y que de esta manera conduce a la inestabilidad, y conclusiones insostenibles. Aunque parece elevar la piedad, sólo puede capacitarnos para predicar de mal manera.

(Nota:… Helm anticipa una crítica .Es importante tener en cuenta que el rechazo de la Lectio Divina en el estudio personal o la preparación del sermón no es lo mismo que rechazar el papel del Espíritu Santo en la predicación, y especialmente la predicación expositiva. Lejos de ello "La palabra del evangelio debe estar unida con la obra del Espíritu a fin de que la convicción de pecado, la regeneración, el arrepentimiento y la fe y la perseverancia de toda la vida venga.” La predicación expositiva es aun totalmente dependiente en el Espíritu Santo, aunque de una manera muy diferente.)

2 comentarios sobre “El Peligro de la Lectio Divina

    daniel7idiart escribió:
    22 mayo 2014 en 7:20 pm
    daniel7idiart escribió:
    22 mayo 2014 en 7:20 pm

    estupendo artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s