Predestinación: ¿Cómo revela la Gloria de Dios?

Posted on

clip_image001Predestinación: ¿Cómo revela la Gloria de Dios?

Por Daniel Hyde

Los cristianos deben hablar acerca de la predestinación, y la Biblia nos proporciona ciertas reglas básicas para hacerlo. Además, también hemos considerado cómo la predestinación se refiere a por qué algunos creen en Jesucristo y en otros no .

Pero ¿cuántas veces ha escuchado a hermanos piadosos y bien intencionados que la predestinación es como una ducha de agua fría en el entusiasmo cristiano? ¿Cuántos de ustedes han oído que es como una esponja seca que absorbe todo el celo espiritual? Es demasiado intelectual, demasiado falto de vida, muy filosófico, y demasiado estéril de una "doctrina", dicen.

La predestinación es una verdad que se nos da en la Biblia, por lo tanto, hemos de adorar a Dios por ello, ser consolados por ella, e inspirados por ella para orar y desear la salvación de los perdidos. Pero ¿Qué hace a la elección tan gloriosa? Consideremos cinco características de las palabras de Pablo en Efesios 1 que revelan la gloria del Dios trino en la predestinación.

1. Es Inmutable

¿qué hace a la doctrina de la elección tan gloriosa? Es inmutable. En ninguna parte en Efesios 1 o cualquier otro pasaje bíblico obtenemos jamás la idea de que lo que Dios ha determinado se puede cambiar por nosotros. La elección es "el propósito inmutable de Dios" (Cánones de Dort 1.7). Los planes eternos de Dios siempre son descritos como ciertos, fijos e inmutables: “la inmutabilidad de su [Dios] propósito” (Hebreos 6:17-18).

Pero, ¿quién iba a decir alguna vez que Dios cambia lo que planeó? En el siglo XVII, los seguidores de James Arminius enseñaron que había varios tipos de elecciones. Escuche cómo los teólogos en el Sínodo de Dort (1618-1619) describieron y rechazaron esto:

Que enseñan: que la elección de Dios pata la vida eterna es múltiple y varia: una, general e indeterminada; otra, particular y determinada; y que esta última es, o bien, imperfecta, revocable, no decisiva y condicional; o bien, perfecta, irrevocable, decisiva y absoluta. Asimismo: que hay una elección pata fe y otra para salvación, de manera que la elección para fe justificante pueda darse sin la elección para salvación (Cánones de Dort 1. Rechazo de errores 2)

Tenemos que ser conscientes de que es fácil para nosotros juzgar a Dios sobre la base de nuestra experiencia personal. Papá haría promesas y papá rompería promesas. Dios es un Padre, y por eso, también, cambia. Podemos ver a la gente en la iglesia y luego no, y pensar que de alguna manera eran genuinamente salvos pero luego perdieron su salvación.

La Elección es gloriosa porque es inmutable.

2. Es eterna

¿Qué hace a la doctrina de la elección tan gloriosa? Es eterna. Predestinación ocurrió "antes de la fundación del mundo" (Efesios 1:4). Estamos acostumbrados a entrar en el centro electoral o hacer pasar un voto por correo. Estamos acostumbrados a tener voz y voto en las cosas. Sin embargo, la Escritura nos revela que antes de que cualquier cosa existiese, sólo estaba Dios. Y antes de que Él realmente hiciera algo, Él tenía un plan. Puesto que Él es eterno, así son sus planes. Su plan eterno para nosotros fue un plan lleno de gracia, salvándonos de acuerdo con “su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad” (2 Tim. 1:9).

Esto no sólo es glorioso, sino debe ser inspirador.¿Se ha dado cuenta de que el Dios eterno y glorioso tenía un plan para usted en particular, desde la eternidad y por toda la eternidad?

3. Es gracia

¿Qué hace a la doctrina de la elección tan gloriosa? Es gracia. Pablo dice que en el corazón de nuestra alabanza a Dios Padre, es Su amor por nosotros. Su amor es un amor eterno "según nos escogió en él antes de la fundación del mundo" (Efesios 1:4). Su amor por nosotros es la causa de habernos predestinado (Ef. 1:5). Su eterno amor por nosotros fue que conozcamos Su amor en el tiempo, así como Su amor que predestina era “para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo” (Ef. 1:5). Y Su amor por nosotros estaba enraizada en Su amor antes por Su Hijo, “el Amado” (Efesios 1:6). Por ello, los Cánones de Dort dicen que Dios nos eligió “por pura gracia, de acuerdo con el soberano y puro afecto de su voluntad” (Cánones de Dort 1.7).

Esta gracia eterna fue iniciado, ejecutada, y propuesta en Dios mismo, y no en nosotros. “Él nos ha elegido” (Ef. 1:4), nos “predestinó” (Ef. 1:5) y esto fue “según el beneplácito de su voluntad” (Efesios 1:5). Esa palabra “propósito” (eudokian) también puede ser traducida como “beneplácito” (LBLA) o “puro afecto” (RV). La causa de la elección es el amor de Dios. No es arbitrario o caprichoso, sino que está arraigado en un profundo amor por nosotros. Como Moisés reveló a los israelitas en Deuteronomio 7, no fue porque eran más en número o mayor que cualquier otra persona que Él los escogió, sino fue sólo porque el Señor los amó.

Entonces, ¿por qué Dios escogió a una persona y no otra? Más personal, ¿por qué Dios lo eligió a usted y no a otro? Él no lo hizo porque no había condiciones previas en usted, como “no en virtud de prever la fe y la obediencia a la fe, la santidad o alguna otra buena cualidad o aptitud” (Cánones de Dort 1.9). Como dice Efesios 1:4, Dios “nos escogió en Él [Cristo] antes de la fundación del mundo.” Y entonces leemos por qué: “Para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.” En otras palabras, no se debió a que éramos santos y sin mancha. Una vez más, leemos que “en amor [el Padre] nos predestinó para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia” (Efesios 1:5-6). Su predestinación nos hizo hijos; no estábamos predestinados porque Él nos vio llegar a ser hijos.

¿Alguna vez has escuchado a un predicador utilizar la ilustración de un desfile, en el que Dios, por así decirlo, se encontraba en la cabina de transmisión viendo todo el desfile. Desde ese punto de vista podía ver toda la humanidad pasar delante de Él, creer o no, y entonces reacciona a esto con Su elección. Efesios 1 dice lo contrario, que era conforme a las riquezas de la gracia de Dios antes de los siglos que Él os eligió, no a causa de tu fe en el tiempo. Así que la gracia de la obra electiva de Dios es especialmente glorioso cuando nos damos cuenta de que Él “nos” eligió como pecadores. Y porque Él nos eligió de entre todos, cantamos con todos nuestros pulmones y desde el fondo de nuestros corazones, “O a la gracia de un gran deudor, Diariamente estoy obligado a ser!”

4. Es definitiva

¿Qué hace a la doctrina de la elección tan gloriosa? Es definitiva. La doxología de Efesios 1 es que "nosotros" Bendecimos a Dios porque Él nos ha bendecido a “nosotros” (Efesios 1:4). Esto no es una masa indefinida, sino personas reales como tú y como yo. Algunos creen que la predestinación es de una clase indefinida de personas “los que creerían y que perseverarían en la fe y en la obediencia de la fe” (Cánones de Dort 1.Rejection de Errores 1). Pero tenga en cuenta también que el carácter definitivo de la predestinación es personal. ¿Por qué es esto tan importante discutir esto? Si la predestinación fuese indefinida e impersonal podríamos llegar a estar en duda en cuanto a nuestra participación en la misma. Por el contrario, ya que es sin duda de personas particulares, Juan Calvino dijo que la intención de Pablo en Efesios 1 era “despertar a [nuestros] corazones a la gratitud, de encendernos, para llenarnos, incluso hasta rebosar con este pensamiento.”

5. Está centrada en Cristo

Por último, ¿Qué hace a la doctrina de la elección tan gloriosa? Es centrada en Cristo. Esta es una de las áreas en las que los creyentes como reformados necesitamos crecer en agradecimiento. Porque a menudo se puede hablar de manera abstracta de la "predestinación", olvidando que esta doctrina está centrada en Cristo. En Efesios 1, antes de que él incluso dijese una palabra acerca de la predestinación, en los capítulos 1 a 3 antes de que él incluso dijese una palabra acerca de nuestra doctrina, en los capítulos 4-6 antes de que él incluso dijera una palabra acerca de cómo debemos vivir, Pablo arraiga todo en Jesucristo. ¿Cómo es eso? Bendecimos a “el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,” que nos ha “bendecido en Cristo con toda bendición espiritual” (v. 3). Y continúa: Dios “nos escogió en él,” es decir, Jesucristo (v. 4) y “nosotros en el Amado” (v. 6).

Los Cánones de Dort resumen lo anterior cuando dice:

Y, a fin de que fueran hechos salvos por Cristo, Dios decidió también dárselos a él, llamarlos y atraerlos poderosamente a Su comunión por medio de Su Palabra y Espíritu Santo, o lo que es lo mismo, dotarles de la verdadera fe en Cristo, justificarlos, santificarlos y, finalmente, guardándolos poderosamente en la comunión de Su Hijo (Cánones de Dort 1.7).

En términos prácticos, esto significa que Jesucristo es como el espejo de nuestra elección. Si el conocimiento del puro afecto y el poderoso amor de Dios antes de la fundación del mundo, todavía te deja en duda, entonces el único remedio es mirar a Cristo, como en un espejo. Míralo y serás reflejado a ti mismo, ser renovados a Su imagen y elegido para ser así.

¡Qué gloriosa doctrina, porque revela la gloria de nuestro Dios maravilloso. Mientras lo hace, nos lleva a responder en alabanza y en santidad. Cuando meditamos en Su gloria estallamos en alabanza: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo” (Ef. 1:3) y “para alabanza de la gloria de su gracia” (Efesios 1:6) Cuando meditamos en Su gloria respondemos buscando ser santos. Fuera de la masa de pecadores que merecen el castigo que somos llamados a luz “para que fuésemos santos y sin mancha delante de él” (Efesios 1:4). ¡Qué Dios, y que vida a la cual Él nos ha llamado!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s