La Obediencia y la Responsabilidad

Posted on

clip_image002La Obediencia y la Responsabilidad

Por John MacArthur

La santificación es un trabajo. Un trabajo duro. Pero ¿un trabajo de quién?

Para la respuesta bíblica a esta pregunta, hemos estado examinando la enseñanza de Pablo en Filipenses 2:12-13, en la que pone de relieve el carácter cooperativo de la santificación.

12 Así que, amados míos, tal como siempre habéis obedecido, no sólo en mi presencia, sino ahora mucho más en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor; 13 porque Dios es quien obra en vosotros tanto el querer como el hacer, para su beneplácito.

Es evidente que el creyente tiene la responsabilidad de su crecimiento espiritual. Pero ese trabajo es imposible sin el poder de Dios. El punto de Pablo es que es un trabajo cooperativo, y pone de relieve varias verdades vitales que sostienen a los creyentes, ya que “ocupan en [vuestra] salvación.”

La última vez vimos las dos primeras de esas verdades sustentadoras que los creyentes en crecimiento deben entender. Hoy vamos a considerar dos más.

La Comprensión de la Obediencia

El tercer elemento fundamental del trabajo de los creyentes en su santificación consiste en comprender la necesidad de la obediencia al Señor. Pablo anima a los filipenses a continuar en fiel sumisión a la voluntad de Dios. “Obedecido” se traduce un verbo compuesto formado por la preposición y hupo y el verbo akouo, de la cual obtenemos la palabra acústica. El verbo compuesto tiene el significado básico de la colocación de uno mismo bajo lo que se ha escuchado, y por lo tanto de someterse y obedecer. Un creyente, obviamente, debe escuchar la Palabra de Dios, si es que quiere ser obediente a ella, así que esto es indirectamente un llamamiento a los creyentes a continuar estudiando y obedeciendo las Escrituras (cf. Mateo 28:19-20).

El mandato de Dios a Pedro, Santiago y Juan en el monte de la transfiguración es Su mandamiento de todos: “Este es mi Hijo amado en quien me he complacido; a El oíd” (Mateo 17:5). Predicar el evangelio es más que simplemente compartir la propia fe y ofrecer una invitación; es llamar a los pecadores a obedecer a Dios, “promover la obediencia a la fe. . . . . por amor de su nombre” (Romanos 1:5). Ser salvo es “obedecer el evangelio de nuestro Señor Jesucristo” (2 Tesalonicenses 1:8), un punto enfatizado por la exhortación de Cristo en Juan 3:36: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (énfasis añadido).

Los creyentes deben " tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios” (Efesios 5:15). Pablo escribió a Tito:

Palabra fiel es ésta, y en cuanto a estas cosas quiero que hables con firmeza, para que los que han creído en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles para los hombres. (Tito 3:8)

El escritor de Hebreos encarga a los hermanos en la fe: “Por tanto, esforcémonos por entrar en ese reposo, no sea que alguno caiga siguiendo el mismo ejemplo de desobediencia.” (Hebreos 4:11). La Gran Comisión de Jesús incluye el mandamiento de enseñar a los convertidos de “todas las naciones. . . . . a guardar todo lo que os he mandado” (Mateo 28:19-20). La obediencia es esencial para la santificación. El verdadero crecimiento espiritual no puede tener lugar sin él.

Comprender la Responsabilidad

Además de comprender la necesidad de la obediencia, los creyentes también deben entender ante Quien son responsables.

Debido a que los creyentes son pecaminosos, ellos tienden a ser justificados por sí mismos, culpando a las circunstancias u otras personas por sus problemas y fracasos. Pablo alaba a los filipenses por su fiel patrón de obediencia a Cristo, mientras estaban en su presencia. Pero él sigue diciendo que estaban también obligados a obedecer durante su ausencia.

Los creyentes de Filipos disfrutaron el gran privilegio de conocer a Pablo íntimamente. Fue quizás el más grande maestro de la Palabra de Dios que el mundo ha visto – excepto, por supuesto, por el Señor mismo – pero Pablo era también su amigo . Es seguro asumir que muchos de los filipenses desarrollaron una fuerte dependencia de él.

Pero en el momento de escribir esto, Pablo estaba a cientos de kilómetros de distancia, encarcelado en Roma. El único medio de contacto eran cartas (incluyendo la epístola que nos ocupa), e informes ocasionales de amigos en común. Pero tan decepcionante y difícil como la situación era, Pablo les recuerda que su responsabilidad espiritual no era hacia él sino para el Señor. Pablo esperaba que obedecieran a pesar de su ausencia.

El apóstol repite una advertencia que hizo antes.

Solamente comportaos de una manera digna del evangelio de Cristo, de modo que ya sea que vaya a veros, o que permanezca ausente, pueda oír que vosotros estáis firmes en un mismo espíritu, luchando unánimes por la fe del evangelio; (Filipenses 1:27)

Su punto es que nunca hay un momento en que un verdadero creyente no se hace responsable de obedecer al Señor. Los creyentes nunca deben depender principalmente de su pastor, maestro, compañerismo cristiano, o cualquier otra persona por su fortaleza espiritual y crecimiento.

Esa dependencia de Dios es la esencia de la naturaleza cooperativa de la santificación. No podemos fabricar un verdadero crecimiento espiritual por nuestra cuenta. Sólo a través de su poder podemos romper los viejos hábitos pecaminosos y crecer en la semejanza de Su Hijo. Y estas cinco verdades fundamentales de la exhortación de Pablo a los Filipenses nos ayudan a mantener en ese trabajo de auto-disciplina. La próxima vez, miraremos la última verdad alentadora..

(Adaptado de The MacArthur New Testament Commentary: Philippians .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B140714
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros

Un comentario sobre “La Obediencia y la Responsabilidad

    Luis Ramirez Morales escribió:
    15 julio 2014 en 6:45 pm

    Excelente exposicion de la palabra pero aun mas excemente el llamado a que busquemos la santidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s