Día: 28 julio 2014

¿Estamos Demasiado Preocupados por los Demonios?

Posted on Actualizado enn

clip_image002¿Estamos Demasiado Preocupados por los Demonios?

Por RC Sproul

En los últimos años, ha habido un renovado interés en la obra de Satanás. Hollywood nos ha dado una serie de películas para ir abriendo el apetito para lo satánico. Dentro de los círculos cristianos, ha surgido la preocupación por los ministerios de liberación. Algunos de estos ministerios de liberación han desarrollado una visión extraña y radicalmente anti-bíblico de la posesión demoníaca y liberación.

Por ejemplo, se nos dice que los demonios particulares causan pecados particulares. Hay, dicen, un demonio de alcohol, un demonio de depresión, un demonio de tabaco, y así sucesivamente. Otros dicen que podemos reconocer la salida de un demonio de un alma humana por una señal manifiesta de que está relacionado con el punto de esclavitud particular. He escuchado las conversaciones grabadas de ministros de liberación muy conocidos (cuyos nombres no voy a mencionar, para proteger a los culpables) en los que se enseñan las señales de salida del demonio. Un suspiro, por ejemplo, indica la partida del demonio del tabaco. Dado que el demonio del tabaco entra con la inhalación del humo, sale con una exhalación audible. Del mismo modo, los vómitos pueden ser la señal de la salida del demonio del alcohol. Hay demonios para cada pecado concebible. No sólo tienen ser exorcizados cada uno de estos demonios, sino que hay procedimientos necesarios para evitar que regresen a diario.

Leer el resto de esta entrada »

El Propósito y Deleite de Dios en Tu Santificación

Posted on Actualizado enn

clip_image002El Propósito y Deleite de Dios en Tu Santificación

Filipenses 2:12-13

Por John MacArthur

En Filipenses 2:12-13, el apóstol Pablo pone de relieve la naturaleza paradójica de la santificación –que se encuentra en la encrucijada entre la responsabilidad del hombre y el poder de Dios.

12 Así que, amados míos, tal como siempre habéis obedecido, no sólo en mi presencia, sino ahora mucho más en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor; 13 porque Dios es quien obra en vosotros tanto el querer como el hacer, para su beneplácito.

El punto de Pablo es que el verdadero crecimiento espiritual no es unilateral. Ningún esfuerzo hecho por el hombre puede producir justicia, ni el Señor santificar a Su pueblo por ósmosis. Sólo cuando los dos trabajan en concierto la santificación es posible.

Leer el resto de esta entrada »