La Escatología Reformada de William Hendriksen

Posted on

clip_image002La Escatología Reformada de William Hendriksen

Por Barry Horner

William Hendriksen es un erudito evangélico reconocido de convicciones reformadas que evidentemente tiene raíces y simpatías holandeses, así como una experiencia pastoral con la Iglesia Cristiana Reformada. Sus comentarios sobre una serie de libros del Nuevo Testamento de la Biblia han ganado una amplia aceptación entre los cristianos calvinistas contemporáneos, sobre todo porque él tiene considerables habilidades exegéticas, siendo él un graduado de doctorado del Seminario Teológico de Princeton. Varios representantes de la escatología reformada, especialmente Anthony Hoekema, también Cornelio P. Venema, 1 dieron considerable dependencia de conclusiones exegéticas de Hendriksen. Consideraremos dos de sus escritos.

A. La Concepción Premilenialista acerca de Israel y de la Iglesia (1934).

Este fue una tesis de Maestría de Teología presentada en Calvin Seminary en 1934. Mientras que el título llevaría a uno a esperar que el premilenialismo clásico se distinga exactamente del subconjunto más reciente del dispensacionalismo, esto no resultó ser el caso. Más bien existe una considerable confusión en este punto, especialmente con respecto a las fuentes citadas que son más a menudo dispensacional. 2 La fuerte influencia holandesa escatológica que sostiene Hendriksen, incluyendo la misma aura teológica que el Calvin Seminary representa, lo lleva a hacer referencia a los puntos de vista premilenialistas de Harry Bultema en particular, que entraba en conflicto con la escatología general amilenial de la Iglesia Cristiana Reformada (FI 173). Dos puntos de crítica del premilenialismo por Hendriksen que se relacionan con nuestra especial preocupación son los siguientes.

  1. Es incorrecto que el premilenialismo mantenga que esa futura restauración de Israel será incondicional. Por lo tanto:

Se nos asegura continuamente que la futura restauración de Israel será incondicional. No está condicionada a la fe. Ahora bien, esta posición que concuerda con el favor muy especial de Dios a aquellos que continúan en obediencia voluntaria e incredulidad arrogante le resta valor al carácter de Dios tal como se revela en las Escrituras. Las Escrituras en todas partes revelan un Dios cuya santidad es para los transgresores y un principio de, y un objeto de temor. . . . . . . Es imposible armonizar la perspectiva Premilenialista en lo que respecta al favor muy especial de Dios que se muestra a los que niegan aceptar el Evangelio con esta enseñanza bíblica en cuanto al carácter de Dios y su ira ardiente contra toda desobediencia voluntaria e incredulidad. Considero que esto ser una objeción muy fundamental contra el sistema Premilenialista. 3

Para un calvinista de la estatura Reformada de Hendriksen hacer tal afirmación, aunque hace más de setenta años, y más recientemente mantenerlo, 4 es nada menos que asombroso. Supongamos que así decimos que la realización futura de la iglesia sería incondicional, entonces, ¿cómo respondería Hendriksen? Sin duda sus convicciones reformadas responderían con una afirmación rotunda. Por supuesto la fe aquí no se habría negado como superflua; sin embargo, la fe sería reconocida como el don soberano de Dios por el cual se garantizaría el futuro cumplimiento de la iglesia y sus constituyentes elegidos. Por otra parte, nunca hubo un pecador salvo no lo realizara, antes de su conversión, aunque rebelde ante “el carácter de Dios y su ira ardiente”! De ahí la declaración aquí de que Dios bendeciría a Israel, y a la vez continuando en desobediencia y arrogancia, sea una tergiversación. Sencillamente ignora la verdad de Dios prometiendo limpiar y renovar el corazón de la nación de Israel con la consecuencia de que la obediencia y la humildad resultarán. Así Ezequiel 36: 22-32; 37: 1-14 describe precisamente este procedimiento de regeneración y salvación divina, de la misma forma en que el Nuevo Testamento describe la regeneración y la salvación de un pecador desobediente y arrogante. Y como buena doctrina Calvinista, describe dicha conversión como incondicional incorporando la fe, según la elección de gracia, así será el caso de la elección incondicional y la conversión de la nación de Israel que igualmente incorporará la fe. Sin embargo, sin ningún tipo de exégesis de estos pasajes clásicos de Ezequiel, Hendriksen, sin embargo, responde que:

tenía importancia para las personas que vivían en el momento cuando estas profecías fueron pronunciadas. En su sentido literal estaban destinadas para ellos y para sus hijos, nietos, y así sucesivamente, no para las personas que viven hoy en día, si bien es cierto que sus lecciones morales y espirituales subyacentes siguen siendo válidas para todas las generaciones. 5

Esto es evitar sorprendentemente el significado literal del texto que CH Spurgeon directamente rechaza cuando predicaba sobre este texto.

Si las palabras significan algo, en primer lugar,. . . . . habrá una restauración política de los Judíos a su propia tierra y en su propia nacionalidad; y luego, en segundo lugar, está en el texto, y en el contexto, una declaración más llana, de que no será una restauración espiritual, una conversión de hecho, de las tribus de Israel alabando un solo Dios, sirviendo a un rey, el Hijo de David, el Mesías descendiente. Ellos van a tener una prosperidad nacional que los hará famosos.

Si hay un significado en palabras este debe ser el significado de este capítulo. Nunca deseo aprender el arte de destruir el significado de Dios de sus propias palabras. Si hay algo claro y sencillo, el sentido literal y el significado de este pasaje –un sentido de no de espíritu o espiritualizado – debe ser evidente que tanto los dos y las diez tribus de Israel han de ser restauradas a su propia tierra, y que un rey ha de gobernar sobre ellos. 6

Que tal conclusión es difícil llegar a partir del texto se evidencia aún más por el hecho de que los eruditos reformados, Robertson 7 y Venema, 8 obviamente luchan con el mismo problema aquí como lo hace Hendriksen. Obviamente al rechazar una interpretación literal, uno sospecha que, debido a las presuposiciones históricas, más agustinianas, en lugar de conclusiones exegéticas objetivas, ellos prefieren simplemente extraer motivos de regeneración y resurrección de Ezequiel y declarar su cumplimiento en el orden del Nuevo Pacto.

  1. Esta posición premilenialistica, "está en conflicto con las declaraciones muy claras de la Escritura con referencia a la unidad de los pueblos de ambas dispensaciones de Dios." 9

Es necesario entender la teología del pacto de Hendriksen en este momento en el que un, Pacto de Gracia global y derivado incorpora todas las relaciones redentoras de Dios con el hombre desde la Caída hasta el regreso de Jesucristo. Este es un elemento vital en el distintivo de la teología reformada holandesa que él defiende. De ahí la “iglesia / congregación en el desierto” (Hechos 7:38), encuentra su continuación en la iglesia del Nuevo Testamento. Sin embargo, todavía podemos preguntar si es la voluntad de Dios que Él incorpore la diversidad dentro de la unidad de Su único pueblo. Hendriksen, en referencia a Efesios 2:11-22, entonces comenta: “La fe en Cristo une a los creyentes del NT a los que se le hizo la promesa de pacto, durante la Dispensación del AT. Juntos constituyen un SOLO PUEBLO.” 10 En su forma actual, podemos estar de acuerdo con esta declaración, salvo creemos que esta “unidad” incluye diversidad, incluso acerca de la cual los profetas escribieron en lo que se refiere al reino mesiánico consumado (Ez. 36:22 -23; 37: 24-28; 39: 7; Miqueas 4: 1-5; Hag. 2: 6-9; Zac. 8:18-23; 14: 16-19; Mal 3:12). Hendriksen, en el rechazo de tal diversidad, por necesidad debe, por tanto, negar la continuidad de la identidad distintiva judía. A esto respondemos con comentarios, tomados de Future Israel, que respecto al pueblo de Dios, como lo describe Pablo en Efesios 2.

El punto principal punto que muchos amilenialistas intentan derivar de este pasaje es que el "nuevo hombre" y el "Con Dios…. en un cuerpo” (Ef. 2:15-16), evidencia una unidad homogénea que no permite la diversidad, es decir, el reconocimiento divino de los cristianos judíos y gentiles. Esto es lo que creemos que es un error fundamental ya que el “un solo Espíritu” y “un Señor” y “un solo Dios y Padre” (Ef. 4: 4-6) constituye una diversidad personal en la unidad esencial de la Divinidad. En Efesios. 2:13‐16, y en I Cor. 12:12‐30 donde hay un solo cuerpo de Cristo que se compone de miembros distintivamente superdotados, la unidad global comprende una diversidad complementaria, como en la unión matrimonial. Así, el “nuevo hombre” y el “con Dios.. en un cuerpo,” de hecho, el “todo el edificio,. . . . . [es] un templo santo en el Señor” (Efesios 2:21.), representan una unidad que incorpora la individualidad judío y gentil ordenado por Dios (Gal. 3: 28-29; 6: 15-16). 11

B. Israel y la Biblia (1968).

Esta publicación es una representación clásica de la teología del reemplazo, sin duda más amistosa en el tono que la de Boettner, que mantiene todavía claramente una privación permanente de Dios de la nación de Israel y el judaísmo corporativo. Esta es la idea central de la sustancia de esta publicación y, al mismo tiempo, en conclusión, se recomienda que el cristiano debe ser, sin embargo, “entendido, “agradecido,” “comprensivo y cooperativo,” y sobre todo “deseoso de ganar almas judías para Cristo.” 12 Por supuesto este objetivo loable aún significa la pérdida de la condición judía ordenada por Dios, y, especialmente, la nacionalidad y el territorio. Por lo tanto considerar la sustancia de este escrito que sin descanso, en estilo clásico amilenial, considera las promesas, tan claramente ofrecidas a Israel en el Antiguo Testamento, como si hubieran sido expropiadas por la iglesia cristiana, el nuevo Israel de Dios. En un capítulo importante, “¿Ha terminado Dios con los Judíos?,” existe la siguiente declaración introductoria.

Se ha establecido que las predicciones de la restauración [en el Antiguo Testamento] no tienen ninguna referencia a lo que está sucediendo hoy en día en una escala nacional o que van a tener lugar en el futuro. Explicado en sus propios contextos literarios e históricos estas profecías no se refieren a algún de retorno nacional en el siglo XX (o posterior) en incredulidad, seguida de la conversión nacional, y así sucesivamente. ¿Significa esto que Dios ha terminado con los Judíos? Aquellos que, en contra de toda enseñanza del Nuevo Testamento (Mateo 8:11, 12; Romanos 10:12, 13; I Cor 7:19; Gálatas 3:. 9, 29; Ef 2:14, 18; Col . 3:11; I Tes 2: 14-16; I Pedro 2: 9; Apocalipsis 2:9), sostienen que los Judíos son todavía personas especialmente favorecidas de Dios, y que el programa de su gloria futura ya está empezando a desarrollarse, a veces hablan como si con respecto a este tema sólo hay dos alternativas: (a) su punto de vista, y (b) la opinión de que "Dios ha terminado con los Judíos", como si todos los Judíos están condenados para siempre. ¿Pero no es posible rechazar ambos extremos, y aceptar una tercera posición? En lugar de aceptar una futura conversión nacional de los Judíos, ¿no es posible creer en la conversión remanente? Y, en lugar de limitar esta conversión a la final de la dispensación, ¿no es mejor conectarlo con cada período de la historia hasta el regreso del Novio, cuando al fin la puerta se cerrará en contra de aquellos que no están listos para entrar ( Mateo 25:10)? 13

Ahora la supuesta presentación de una posición mediadora aquí puede tener un anillo atractivo al respecto, mientras que de hecho es realmente ofuscación literaria. Lo que se hace muy claro en la discusión y la exégesis que sigue de este autor es que el estado de este remanente en términos judíos del pacto es, de hecho, un cero a la izquierda. En otras palabras, como señala Hendriksen, aquellos que comprenden el remanente de cristianos judíos, de hecho, no tienen participación en el judaísmo distintivo de Abraham ante los ojos de Dios. Su designación como “judíos” cristianos es en realidad un manto de mero formulismo y ambigüedad. Considere la confesión de Hendriksen de que las “bendiciones prometidas anteriormente para el pueblo judío se conceden ahora a “el Israel de Dios,” es decir, a la iglesia de Judíos y gentiles. . . . . . . Los privilegios que una vez pertenecieron al antiguo pueblo del pacto se han transferido a esta nueva nación.” 14 Sí, pero ¿son alguno de estos privilegios distintivamente judíos? A la luz de esta “nueva nación,” ¿hay algún sentido en el que el cristiano judío podía legítimamente distinguirse del gentil cristiano, que es a los ojos de Dios? Lo más probable es que Hendriksen respondería en sentido negativo, en cuyo caso su relación al remanente como “judío” estaría de hecho empleando una expresión sin sentido. Aquí llegamos al punto de diferencia que Edwards, Bonar, Ryle, y Spurgeon, etc., hacen como se explica en Future Israel. Es que, dentro de la composición de un único pueblo redimido de Dios, es completamente bíblico sostener una distinción racial y territorial de la misma manera que un marido y una esposa creyente, son uno en Cristo Jesús, sin embargo, mantener una distinción de género (Gal. 3:28).

Además nos gustaría añadir que simplemente la esperanza de un remanente de acumulación, al igual que ocurre con Hoekema, se pierde totalmente la visión culminante de Romanos 11. El remanente de Romanos 11: 5. Es la garantía de que Dios no ha terminado con Israel, confirmando el v.1. Sin embargo, Él no está finalmente satisfecho con un remanente, sino más bien “su cumplimiento [de Israel],” su consumada aceptación como “vida de entre los muertos,” cuando “todo Israel será salvo” (Rom. 11:12, 15 , 26).

“¿Cuál debe ser nuestra actitud hacia el Judío?” Una vez más, felicitamos Hendriksen por el espíritu de su capítulo final, Su anhelo evangelizador se expresa bien:

O que todos los dones y talentos con los que estas personas han sido tan ricamente dotados podrían aplicarse también, sí, en primer lugar y sobre todo, al servicio de lo que es en realidad el verdadero Mesías, el Rey de reyes y Señor de señores! O que el velo que les impide ver en el Antiguo Testamento la gloria de Cristo fuese quitado (II Cor. 3: 15-16) .15

Luego hace una súplica aún más, con la que estamos totalmente de acuerdo. “Más que cualquier otra cosa, hay que contarle a esta gente la verdad.” 16 Sí, nosotros como premilenialistas creemos que esta verdad debe incluir la grave advertencia de Jesucristo: “Si no creéis que yo soy Él [el Hijo de Dios, Mesías] , moriréis en vuestros pecados” (Juan 8:24). Pero, por otro lado, ¿explicaría Hendriksen realmente a un Judío oyente la verdad escatológica como él cree en relación con la privación de Dios de derechos del pacto individualmente, nacionalmente y territorialmente? Además, ¿explicaría Hendriksen cuántas iglesias y congregaciones cristianas, que propugnan su escatología reformada, no sólo han dado lugar a las misiones judías distintivas, sino también han sido responsables de la plantación de iglesias cristianas y ministerios en Israel?

****

1 Cornelius P. Venema, The Promise of the Future , 538 pp. 1.

2 William Hendriksen, The Premillennialist Conception concerning Israel and the Church . En p. 34 se observa por Hendriksen que, en relación con “un camino de salvación para Israel; otro para la Iglesia,” es cierto, que “muchos Pres [Premillenialistas] no estarían de acuerdo con esta declaración.” Sin embargo, la presentación general no hace el más mínimo intento de distinguir entre el premilenialismo histórico y el dipensacional. Sin embargo ambas escuelas premilenialistas de escatología hacen una distinción general, si no idéntica, entre Israel y la Iglesia, que es bastante inaceptable para Hendriksen y la escatología reformada que representa.

3 William Henriksen, The Premillennialistic Conception Concerning Israel And The Church, pp. 49‐50.

4 William Hendriksen, Israel and the Bible, pp. 24‐25. En cuanto a Jeremías 18: 5-10 declara que “en efecto, hay un sentido en el que podemos llamar la impartición divina de bendición una cuestión condicional. . . . . . . Aquí en Jeremías 18-5-10, el Señor mismo declara que cada vez que se predice bien o para mal, el bien o el mal, para una nación, la condición se aplica siempre.” Hay un reconocimiento mínimo “que es sólo por la gracia de Dios y el poder que los hombres son capaces de cumplir la condición. Pero la condición sin embargo está allí. Sin embargo. el calvinista Hendriksen no menciona el hecho de que el trasfondo aquí es Dios, que declara: “¿Puedo no, oh casa de Israel, frente a vosotros como este alfarero hace?” Este autor, al insistir en la condicionalidad con respecto a una lista de promesas del Antiguo Testamento, págs. 16-31, ¿será igualmente insistente a la condicionalidad en relación con los términos de la Nuevo Pacto?

5 Ibid., pp. 22‐23.

6 CH Spurgeon, The CH Spurgeon Collection, Metropolitan Tabernacle Pulpit, I, no.. 28, 1855 (Albany, Oregon: Ages Software, 1998), 382.

7 O. Palmer Robertson, The Israel of God, pp. 21‐25.

8 Cornelius P. Venema, The Promise of the Future, pp. 19‐20, 369.

9 Hendriksen, Premillennialistic Conception Concerning Israel And The Church, p. 56.

10 Ibid., p. 10 71.

11 Barry E. Horner, Future Israel, p. 11 275.

12 Hendriksen, Israel and the Bible, pp. 58‐63.

13 Ibid., p. 13 32.

14 Ibid., p. 14 55.

15 Ibid., p. 15 59.

16 Ibid., p. 16 63.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s