Las Siete Últimas Palabras de Cristo: una Promesa de Salvación

Posted on Actualizado enn

clip_image002

Las Siete Últimas Palabras de Cristo: una Promesa de Salvación

Lucas 23: 40-43

Por John MacArthur

Usted puede haber oído historias de respuestas inmediatas a la oración. Una familia en la miseria agradece al Señor por una comida inexistente, y alguien llama a la puerta con los alimentos. Un hombre con una cuenta bancaria vacía ora para pedir ayuda, y se encuentra inmediatamente un cheque inesperado en el correo.

La segunda frase de Cristo de la cruz marca el cumplimiento inicial e inmediato glorioso de, Su oración por el perdón de Sus asesinos ‘ . Muestra cuan generosamente fue otorgado ese perdón, incluso en el más improbable de los destinatarios.

De la Burla a la Penitencia

A medida que las horas de agonía pasaron en la cruz, uno de los dos ladrones que se habían burlado de Cristo antes ahora tenía un cambio de corazón. Lo que se le hizo cambiar no se menciona. Quizás el ladrón escuchó y fue tocado por la oración de Jesús por misericordia, dándose cuenta de que se aplicaba a el. Cual sea lo que haya motivado su cambio, fue un tremendo milagro.

El hombre era, sin duda, una de las personas más profundamente degeneradas en la escena. Él y su cómplice eran delincuentes profesionales, hombres cuyas vidas habían sido dedicadas a los robos y al caos. La profundidad de la maldad de su carácter se demuestra por el hecho de que utilizaron sus últimas fuerzas para unirse a la burla de Cristo. Ellos, obviamente, sabían de Su inocencia, porque el ladrón arrepentido finalmente reprendió su cohorte, diciendo: “pero éste nada malo ha hecho.” (Lucas 23:41). Sin embargo, hasta que uno de ellos se arrepintió, ambos amontonaron burla y desprecio sobre El de todos modos.

Pero llegó un momento en que las burlas de un ladrón volvió a guardar silencio, y el silencio se volvió hacia el arrepentimiento, y el corazón del ladrón fue cambiado por completo. Mientras estudiaba Jesús, sufriendo todo ese abuso con tanta paciencia, nunca injuriando o insultando a Sus verdugos, el ladrón comenzó a ver que este hombre en la cruz del centro era de hecho quien decía ser. La evidencia de su arrepentimiento se ve en su cambio inmediato de la conducta, cuando sus insultos burlones se volvieron en palabras de elogio para Cristo.

Primero reprendió a su socio en crimen: “¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación? Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos” (vv 40-41). Al decir eso, confesó su culpa, y también reconoció la justicia de la pena que le habían dado. Afirmó la inocencia de Cristo también.

Luego se volvió a Jesús y le confesó como Señor: (v. 42): "Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino".

Esa confesión de Jesús como Señor y Rey fue seguida inmediatamente por la segunda de las siete últimas palabras de Jesús: “Y Él le dijo:" En verdad os digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso "(v. 43) .

Seguridad Bendita

A ningún pecador nunca se le dio la seguridad más explícita de la salvación. Este más inusual de los santos fue recibido de inmediato y sin condiciones en el reino del Salvador. El incidente es uno de los mayores ejemplos bíblicos de la verdad de la justificación por la fe. Este hombre no había hecho nada para merecer la salvación. De hecho, él no estaba en condiciones de hacer nada meritorio. Ya sin aliento en medio de sus propias agonías de muerte, no tenía esperanza alguna de ganar el favor de Cristo. Pero al darse cuenta de que estaba en una situación absolutamente desesperada, el ladrón buscaba sólo una modesta muestra de la misericordia de Cristo: "Acuérdate de mí."

Su petición era una súplica desesperado y final por una pequeña misericordia que él sabía que no merecía. Resuena el grito lastimero del publicano, quien “de pie y a cierta distancia, no quería ni siquiera alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: “Dios, ten piedad de mí, pecador.” (Lucas 18:13). Para que alguno de los dos se le concediera la vida eterna y ser recibidos en el reino, tenía que ser sobre los méritos de otros. Y sin embargo, en ambos casos, Jesús aseguró un pleno e inmediato de perdón completo y la vida eterna. Esas son pruebas clásicas que la justificación es solo por fe.

Las palabras de Jesús al ladrón moribundo le transmitieron una promesa incondicional de perdón total, cubriendo cada mala acción que había hecho. No se esperaba que expiara sus propios pecados, hacer penitencia, o realizar cualquier ritual. Él no fue llevado al purgatorio, aunque si existiese realmente un lugar así, y si las doctrinas que acompañan invariablemente la creencia en el Purgatorio fuesen verdad, este hombre habría asegurado una larga estancia allí. Pero en cambio, su perdón fue completo, y gratuito, y de inmediato: "Hoy estarás conmigo en el paraíso."

Eso fue todo lo que Cristo le dijo. Pero era todo lo que el ladrón necesitaba escuchar. Él todavía estaba sufriendo tormento físico indescriptible, pero la miseria en su alma ahora se había ido. Por primera vez en su vida, él era libre de la carga de su pecado. El Salvador, a su lado, estaba llevado ese pecado por él. Y el ladrón ahora vestía la justicia perfecta de Cristo. Pronto estarían en el Paraíso juntos. El ladrón tenía la propia palabra de Cristo en él.

(Adaptado de The Murder of Jesus )


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150325
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

Un comentario sobre “Las Siete Últimas Palabras de Cristo: una Promesa de Salvación

    michele leon escribió:
    31 marzo 2015 en 1:48 am

    Excelente simplemente excelente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s