El Temor y la Mujer Bíblica

Posted on

clip_image001El Temor y la Mujer Bíblica

por Abigail Larsen

Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al Señor, ésa será alabada.” (Proverbios 31:30).

Si usted es una mujer y tiene pulsaciones, las probabilidades son usted luche con el miedo del hombre. Dondequiera que miremos, hay gente a la que queremos complacer (generalmente mujeres), y nos preocupamos demasiado sobre lo que piensan de nuestras decisiones, comportamiento, filosofías, estilo de vida, la familia y las prioridades.

Sin embargo, la Biblia es muy clara en este tema: lo que importa es si agradamos a Dios en todos estos aspectos de nuestra vida, no si otras personas lo aprueban o no. Es agotador y francamente imposible mantener felices a todos con quien nos encontremos. Así que en realidad es una gran bendición que somos responsables ante Dios, y no al hombre, de nuestras decisiones. Dios es el único que debemos temer, porque su "opinión" es la única que importa.

Como mujeres, a menudo damos mucho crédito en cómo nuestras personalidades son percibidas por otros así como en nuestra apariencia física externa. En otras palabras, estamos obsesionados con el encanto y la belleza de la que se habla en Proverbios 31:30, porque queremos que otros piensen bien de nosotros. Pero estas "cualidades" son vanas y no tienen ningún significado eterno. Estas pueden importar a la gente, pero no importan para Dios.

1 Samuel 16:7, “Pero el Señor dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura, porque lo he desechado; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Señor mira el corazón.. "

Lo importante no es nuestra capacidad de deslumbrar a otros con nuestra personalidad o belleza; lo importante es que nuestras acciones y actitudes broten de un corazón hermoso que teme al Señor y desea agradar a Dios por encima de todas los demás.

Observe que la Biblia nunca dice que la hermosa y encantadora ganarán la sabiduría y alabanza. La sabiduría comienza con el "temor del Señor" (Proverbios 9:10), y la alabanza viene a "una mujer que teme al Señor" (Proverbios 31:30).

Si queremos ser la mujer de Proverbios 31, llena de sabiduría y gracia, debemos desechar la tendencia pecaminosa de temer a la gente y en lugar de centrarse en servir y glorificar a Dios.

La conclusión, cuando todo se ha oído, es ésta: teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto concierne a toda persona.” (Eclesiastés 12:13).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s