Día: 5 junio 2015

El Deber Solemne del Predicador

Posted on

clip_image002El Deber Solemne del Predicador

Por John Macarthur

En los últimos días, al ver las palabras de Pablo a Timoteo en 2 Timoteo, hemos considerado dos motivaciones convincentes para predicar la Palabra. Hoy, vamos a considerar dos más:

Motivación 3: Predica la Palabra
Debido a la dinámica de las Escrituras (2 Timoteo 3: 15-17)

El expositor fiel está motivado, en tercer lugar, por la naturaleza de la Biblia misma. Él entiende que la Escritura no es un libro ordinario; es la revelación inspirada de Dios mismo. Si el pastor desea honrar al Señor en su ministerio, o ver la obra del Espíritu Santo sin obstáculos en la vida de su pueblo, no tiene otra alternativa que predicar la Palabra fielmente.

Timoteo había experimentado el poder de la Palabra de Dios desde una edad temprana. Pablo le recordó esa realidad con estas palabras: "Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación por la fe que es en Cristo Jesús" (3:15). Estaba claro a Timoteo donde estaba el poder y la autoridad en el ministerio.

Leer el resto de esta entrada »

¿Qué hace que una religión sea demoníaca?

Posted on

image¿Qué hace que una religión sea demoníaca?

Josías Grauman  

 

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia” (1 Timoteo 4:1-2).

Cuando lee esos versículos, ¿qué se imagina que Pablo esté describiendo? ¿Qué imágenes le vienen a la mente cuando piensa en estos hipócritas mentirosos que se levantarán en los “postreros tiempos”? ¿En qué actividades estarán involucrados estos espíritus engañadores y demonios? En otras palabras, cuando escucha acerca de actividad demoníaca, ¿qué es lo peor que se imagina?

Leer el resto de esta entrada »

La Tragedia de la Apostasía

Posted on

clip_image002La Tragedia de la Apostasía

Por Eric Davis

Cualquiera que haya estado en el ministerio de la iglesia local por por cierto tiempo estará bien informado sobre la decepción. Cosas como la crítica, el chisme, y el fruto menos-que-ideal son normales. Y, en cierto sentido, uno se acostumbra a eso.

Pero hay una cosa que parece no ser más fácil: cuando un individuo que ha profesado a Cristo, es inmerso en la iglesia local, y ha servido en los ministerios, se aparta de la fe. También conocido como "apostasía". John Owen define la apostasía como “una rebelión y desobediencia continua persistente a Dios y su palabra," o "renuncia total, definitiva y pública de todos los principios y doctrinas importantes del cristianismo.”

Leer el resto de esta entrada »