La Providencia de Dios

Posted on

clip_image001La Providencia de Dios

Por ALBERTO SOLANO | JULY 30, 2015

Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy” (Génesis 50:20).

La palabra “providencia” ha sido utilizada para describir la soberanía de Dios sobre todas las cosas, al moverlas de acuerdo a su voluntad. Como piezas de rompecabezas él mueve todo para formar la imagen que él quiere. Como piezas de ajedrez él arregla todo de acuerdo a sus propósitos. Como un escultor él guía personas, circunstancias y eventos para moldear todo conforme a él le plazca.

Uno de los pasajes más claros que demuestra la providencia de Dios es Génesis 50:15-26. A continuación veremos cómo este pasaje nos enseña que: La providencia de Dios es su cuidado, guía y gobierno sobre personas, circunstancias y eventos, en el pasado, presente y futuro, para su gloria y el bien de su pueblo. [1]

Dios cuida, guía y gobierna:
1. Sobre personas

Después de haber muerto Jacob, los hermanos de José vinieron delante de él y le rogaron que los perdonase y no los matase (versículos 16-18). En un impresionante trastorno de eventos, los que un día le arrojaron dentro de una fosa ahora le suplican que les perdone la vida y que los haga siervos suyos. Aquel que fue hecho esclavo y prisionero ahora está sentado frente a los que le vendieron.

EN LAS MANOS DEL SEÑOR EL CORAZÓN DEL REY ES COMO UN RÍO: SIGUE EL CURSO QUE EL SEÑOR LE HA TRAZADO

Pero José les responde: “No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios?” (Versículo 19). Después de todos estos años, José entendió una cosa: Dios obra perfectamente conforme a su voluntad, y por lo tanto él ve su vida y ve la mano de Dios a través de toda su trayectoria. José estaba convencido que sólo Dios pudo haber hecho que todo esto aconteciera (Génesis 45:5-8).

Dios tiene completo control sobre las personas. Es complicado entender y razonar la coexistencia de dos verdades: la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre. Sobre todo, cuando se trata de la soberanía de Dios sobre las acciones de los hombres. Pues en nuestra cosmovisión la independencia y libertad humana es la máxima expresión de autonomía.

Sí, los hermanos de José actuaron bajo su propia voluntad al venderlo como esclavo; sí, la esposa de Potifar actuó como a ella le pareció al tratar de seducir a José y luego mintió acerca de lo acontecido. Y sí, el faraón aparentemente de su propia voluntad decidió sacar a José de la cárcel y hacerlo grande en el reino.

Sin embargo, la Biblia es clara en afirmar que aún las personas están sujetas al control y la soberanía de Dios. Él mueve el corazón de las personas conforme a él le place. Proverbios 21:1 nos dice: “En las manos del Señor el corazón del rey es como un río: sigue el curso que el Señor le ha trazado”. Como crear una zanja de un nivel de agua más alto a uno más bajo para regar los pastizales, así es el corazón del hombre, movido por Dios conforme él quiere, y cae a donde él ordene.

Dios cuida, guía y gobierna:
2. Sobre circunstancias y eventos

Parece ser una tragedia que el pueblo de Israel terminara en Egipto después de haber sido llamado el pueblo escogido de Dios. Pero noten cómo Dios tenía un propósito en todo esto: “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo” (versículo 20).

Dios siempre tiene un plan para todo lo que hace. Note como las palabras del versículo 20 no indican que Dios tuvo que ajustar su plan y sus acciones para poder contrarrestar lo que los hermanos de José hicieron. Dios mismo tenía un plan ya establecido y todos los actores de esta historia lo siguieron al pie de la letra. Lo mismo es cierto para nosotros los creyentes hoy en día (Romanos 8:28-29).

Dios no solamente tiene un plan, sino un propósito en todo lo que hace. Por ejemplo: ¿por qué envió Dios al pueblo de Israel a Egipto? Existen por lo menos tres razones. En primer lugar, para permitir que los habitantes de Canaán cometieran pecados de tal forma que Dios enviara a Israel para traer juicio (Deuteronomio 9:5). En segundo lugar, para preservar a los Israelitas de la hambruna en Canaán (Génesis 41:57). Finalmente, para convertirlos en una nación grande y numerosa (Génesis 47:27) de modo que el número de los israelitas creciera en número durante 400 años. Estas verdades de Dios, sus planes y sus propósitos, nos dan confianza.

Dios cuida, guía y gobierna:
3. En el pasado, presente y futuro

En Génesis 50:23-25, se encuentran las últimas palabras de José a sus hermanos. Como en la intersección de una carretera, se observa en estos versículos, una conexión del pasado y el futuro. Allí se demuestra cómo Dios conecta eventos y circunstancias pasadas con repercusiones presentes y futuras.

TODO LO QUE HA SUCEDIDO, ESTÁ SUCEDIENDO Y SUCEDERÁ HA SIDO ORDENADO POR DIOS Y ÉL MUEVE CADA PERSONA Y ACCIÓN DE ACUERDO CON SUS PROPÓSITOS

La palabra “os visitará” (versículos 24 y 25) tiene el sentido de intervención divina para asistir a los hijos de Israel. José profetiza que sin lugar a duda Dios vendría a su rescate. Tal promesa se cumple en Éxodo 3:16-18 cuando Dios le dice a Moisés que ha “visitado” al pueblo de Israel, 400 años después.
Todo lo que ha sucedido, está sucediendo y sucederá ha sido ordenado por Dios. Él mueve cada persona y acción de acuerdo con sus propósitos. Lo que sucedió hace 400 años puede tener efecto hoy en día de acuerdo con los planes de Dios que transcienden más allá de una sola generación.

Dios no está viendo el mundo pasivamente, como un espectador que sólo interviene en asuntos importantes, sino que él gobierna y guía de forma constante y activa a las personas y eventos. Si él controla las circunstancias de los pajarillos del campo, ¡cuánto más las circunstancias que nos rodean a nosotros sus hijos!

La providencia no es sólo el conocimiento previo de lo que va a suceder, sino que involucra más que solo conocimiento. Implica una disposición activa y el arreglo de personas y eventos con un fin en mente.

Dios cuida, guía y gobierna:
4. Para su gloria y el bien de su pueblo[2]

Y murió José a la edad de ciento diez años; y lo embalsamaron, y fue puesto en un ataúd en Egipto” (Génesis 50:26).

¡Pero que forma de acabar el libro de Génesis! Un ataúd en Egipto. La tradición judía cuenta que cuando los Israelitas subían de Egipto, llevaban consigo dos cajas: la primera era el arca del pacto, que era puesta en el tabernáculo. Y la segunda, era el ataúd de José. La primera les recordaba acerca de las promesas por venir, y la segunda de la cuidad de Dios durante sus años en Egipto.

A pesar de las duras palabras con las que termina el libro, ellas nos recuerdan que a pesar de las circunstancias más difíciles, Dios tiene un plan que le traerá la mayor gloria a él y el mayor bien a su pueblo, nosotros sus hijos.

La providencia de Dios gira alrededor de su gloria y el bien de su pueblo. Dios jamás abandonará su gloria por buscar el bien de las personas. Y al mismo tiempo, su gloria está ligada a buscar el bien de su pueblo conforme Dios lo ha planificado.

Nosotros podemos estar seguros que Dios siempre va a actuar de acuerdo a sus atributos, para su gloria y para nuestro bien. A pesar de que a veces no entendamos por qué hace las cosas como él lo manda (Isaías 55:8), podemos confiar que en su providencia él está en control de todo lo que sucede alrededor de nosotros hoy y en el futuro.

[1] Definición en gran parte basada en las palabras de Jerry Bridges en su libro: Confiando en Dios aunque la vida duela (“La providencia de Dios es su constante cuidad y gobierno absoluto sobre toda su creación para su gloria y el bien de su pueblo”). [2] Similarmente este punto en gran parte ha sido basado en los comentarios de Jerry Bridges en su libro mencionado en la referencia anterior.

Publicado originalmente aquí

****

Alberto Solano, graduado con una Maestría en Divinidad (M.Div.) en The Master’s Seminary, actualmente estudia una Maestría en Teología (Th.M.) con énfasis en el Nuevo Testamento. Aparte de servir en el ministerio hispano de Grace Community Church, Alberto trabaja en el departamento de admisiones del Seminario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s