Esperanza Para una Cultura Condenada

Posted on

ESJ-097

Esperanza Para una Cultura Condenada

Mateo 5:13-16

Por Jeremiah Johnson

Este mundo está corriendo al infierno. Apresurándose a velocidad completa y con la aprobación cordial de sus iguales so salvos, los pecadores impenitentes buscan toda tentación, se entregan a cada lujuria, y alegremente invitan a su propia destrucción (Romanos 1:28-32).

El libro de Jueces describe sucintamente tal ateísmo agresivo y auto-indulgencia sin sentido con la frase repetida "cada uno hacía lo que bien le parecía" (Jueces 21:25, cf. 17: 6): una descripción cada vez más precisa de la cultura contemporánea.

Como vimos la última vez, la solución a pecaminosa la autodestrucción de la sociedad no es un cambio político. Ninguna cantidad de influencia política puede forzar a alguien al reino de Dios, y no hay manera de legislar un verdadero arrepentimiento y fe. Eso debería ser obvio para los creyentes. Al final, la causa raíz de los problemas de este mundo no es político, por lo que no tiene sentido esperar que sea la solución, tampoco. El corazón de la cuestión es el pecado, y el modelo de Dios para tratar con el pecado no tiene nada que ver con partidos o movimientos políticos.

La única esperanza para esta cultura condenada es la obra transformadora del Espíritu Santo desatada en las vidas de los pecadores a través de la proclamación del evangelio.

Ahí es donde usted y yo entramos. No somos más que observadores mientras el mundo sucumbe a los estragos de la corrupción –estamos llamados a administrar el antídoto. Hemos sido apartados para dar testimonio de la verdad de la Palabra de Dios – vivir ese testimonio como sal y luz en este mundo oscuro y sin sabor (Mateo 5:13-16).

Como John MacArthur explica en su comentario sobre el evangelio de Mateo, la función divinamente ordenada del creyente en el mundo es una cuestión de influencia.

Somos la sal de Dios para retardar la corrupción y Su luz para revelar la verdad. Una función es negativa, la otra es positiva. Una es silenciosa, la otra es verbal. Por la influencia indirecta de la forma en que nos retardamos la corrupción y por la influencia directa de lo que decimos manifestamos luz.

Tanto la sal y la luz son a diferencia de lo que se quiere influir. Dios nos ha transformado para ser parte del mundo corrupto y corruptor para ser sal que puede ayudar a preservarlo. Él nos ha transformado de nuestra propia oscuridad para ser Sus agentes dando luz a los demás. Por definición, una influencia debe ser diferente de lo que influye, y los cristianos, por tanto, deben ser diferentes del mundo al que están llamados a influir. No podemos influir en el mundo para Dios cuando nosotros mismos somos mundanos. No podemos dar luz al mundo, si volvemos a lugares y caminos de la oscuridad a nosotros mismos [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 1-7 (Chicago: Moody Press, 1985) 240-241.

¿Cómo sería eso en la práctica? En primer lugar, significa que tenemos que ver cómo vivimos. Hablaremos más sobre esto la próxima vez, pero los creyentes necesitan trabajar duro para proteger su testimonio ante el mundo observante. Tenemos que evitar las conductas y actividades que empañan nuestro testimonio y ponen en duda la verdad de la Palabra de Dios. Tenemos que recordar que nuestras vidas no nos pertenecen, que pertenecemos a Cristo como herramientas para el trabajo de Su reino.

Nuestra responsabilidad es, entonces, mantenernos en forma y útil a través de la auto-disciplina y la separación del mundo. Si vamos a tener alguna influencia en contra de la corrupción abrumadora a nuestro alrededor, tenemos que asegurarnos de que el mundo ve una gran diferencia en la forma en que hablamos y actuamos –la forma en que vivimos.

El llamado a ser sal y luz también significa que tenemos que ser rápidos y capaces proclamadores del evangelio. El mundo es un lugar intimidante, y muchos creyentes pueden encontrar un sinfín de excusas para evitar audazmente contarles a otros acerca de su salvación en Cristo. Pero tal timidez es impropia de nuestra fe y el Señor que nos salvó. No podemos ceder ante el temor del hombre, el deseo de aceptación y el amor de nuestras vidas cómodas. Tenemos que estar dispuestos a sacrificar todas esas cosas – cualquier cosa, de hecho – con el fin de alcanzar y rescatar a los pecadores que se dirigen al infierno.

Tal vez la mejor cura para el miedo escénico espiritual se encuentra en las palabras condenatorias de Pablo: "Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree" (Romanos 1:16). Con la eternidad en equilibrio, ¿cómo podemos darnos el lujo de estar en silencio?

Parte de la vida en contraste con el mundo siempre se estar dispuestos a dar cuenta de esa diferencia (1 Pedro 3:15), explicando cómo el Señor nos ha transformado a través del poder de Su Palabra y la obra santificadora del Espíritu. Esa misma transformación espiritual es la única esperanza que hay en este mundo y su pueblo, y tenemos el privilegio y el deber de contarles al respecto.

Eso no quiere decir que no nos encontraremos con oposición. Jesús advirtió a Sus discípulos de la hostilidad del mundo (Juan 15:18-19), y vemos esa misma hostilidad hacia el pueblo de Dios y Su Palabra hoy. Pero aun cuando el mundo funciona como nuestro enemigo, trabajando para silenciar nuestro mensaje y sofocar nuestra influencia, tenemos que recordar que en realidad son nuestro campo misionero. En su sermón “Esperanza para una Nación Condenada” John MacArthur afirma ese mismo punto:

Su enemigo es su campo misionero. El mundo de los enemigos es el campo de la misión de Dios. Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito. No odies al enemigo; amar al enemigo como Dios ama al enemigo y envió a su Hijo para su salvación. . . . . . . Entonces, ¿cuál es nuestro trabajo? Vaya al campo misionero, amelos como Dios los ama, y ​​predíqueles el evangelio de la gloria de Jesucristo, y deje que el avance reino un alma a la vez.

La próxima vez vamos a considerar cómo la iglesia está cumpliendo ese papel, y cómo se está abriéndose paso.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160111
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros

Un comentario sobre “Esperanza Para una Cultura Condenada

    […] sin control. Ya hemos discutido la depravación en detalle, y si la iglesia no puede o no quiere dar un ejemplo moral y espiritual, efectivamente no tiene nada que ofrecer al […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s