Sufriendo Correctamente: Llorando con Los que Lloran

Posted on

ESJ-015 2016 060501

Sufriendo Correctamente: Llorando con Los que Lloran

Por Mike Riccardi

Muchas veces, cuando sufrimos, el primer libro de la Biblia y el personaje de la Biblia que aparece en nuestra mente es Job. Y eso tiene sentido. Es por eso que el libro de Job está en la Biblia, para enseñarnos cómo confiar realmente en la soberanía de Dios y responder al sufrimiento con rectitud.

Pero el sufrimiento que Jeremías, el profeta llorón, soportó en el momento de la cautividad de Babilonia era tan grave. Los sufrimientos de Job eran realmente horribles, sin embargo, hay algo que decir sobre el hecho de que sus sufrimientos eran bastante personales. Los sufrimientos de Jeremías, por el contrario, eran en nombre de toda una nación con malicia y brutalmente arrancados de su tierra. Además de eso, Jeremías mismo no había seguido en la infidelidad de sus compatriotas que trajeron este juicio sobre ellos. Al mismo tiempo, él actuó con rectitud y proclamó la palabra de Jehová como la única voz de fidelidad. Ciertamente, su sufrimiento vale la pena considerar, y la forma en que responde es digno de imitar.

Repartidos entre unos pocos artículos de blog, quiero echar un vistazo a cómo Jeremías respondió al sufrimiento de Judá, en el momento del exilio de Babilonia, con la esperanza de que podamos tomar algunos principios o lecciones sobre cómo podemos responder en justicia al sufrimiento.

Algunos de ustedes podrían estar pensando, "Pero las cosas están en realidad va bastante bien en este momento. Es decir, la vida de nadie es perfecta y libre de estrés, pero no estoy realmente atravesando algún sufrimiento grave.” Estos mensajes son especialmente para usted. De hecho, es mejor estar equipado con una teología sólida y firme de sufrimiento, mientras que aún no esté en medio de ella, de modo que cuando pasemos por diversas pruebas seamos capaces de luchar contra las actitudes, pensamientos y acciones que no son bíblicas a las que somos tentados a tener en esos momentos difíciles. La mejor defensa contra responder al sufrimiento de manera no justa es prepararse para sufrir mucho antes de que llegue ese sufrimiento.

El Llora Con los Que Lloran

Así que, ¿cuáles son algunas formas de pensar, creer y actuar que indicarían que estamos sufriendo bien? La primera lección que me gustaría tener en cuenta es que Jeremías se identifica con, y sufre junto a su pueblo.

Lo que es inmediatamente identificable en la apertura de las Lamentaciones de Jeremías es que él mismo se lamenta y llora por la destrucción de su pueblo. Él comparte el dolor de Israel, identificándose con ella. Incluso personifica Israel y habla de ella como si fueran intercambiables. Tome en cuenta, en 1: 2 dice, “Amargamente llora en la noche, y las lágrimas corren por sus mejillas…” Pero luego se cambia a la primera persona: "Por estas cosas lloro yo; mi ojo, mi ojo derrama agua, porque lejos de mí está el consolador,” y así sucesivamente (Lam 1:16 , 18 , 20-21 ). Más tarde se identifica con Israel al referirse a ellos y a si mismo colectivamente en primera persona plural (Lam 3:40-47 ). También habla como a sí mismo y habla de sus propias lágrimas y problemas (Lam 2:11 ; 3: 48-50 ), su propia aflicción y quebrantamiento (Lam 3: 1-4 ), y su propia vergüenza y desesperación (Lam 3:14-18 ). A pesar de que ha pasado cuarenta años diciéndoles que esta destrucción vendría si no se arrepentían, él no celebró su destrucción en una venganza rencorosa, como para decir: “¡Se los dije!” Más bien, su miseria le mueve a la compasión y a la oración.

De manera similar, esta compasión divina y amor-por-el pueblo de Dios-porque-es suyo debe causar en nosotros el mismo sentimiento. Debemos identificarnos con los sufrimientos de nuestros hermanos y hermanas, sufrir con ellos, llorar con ellos (Romanos 12:15), y consolar el uno al otro de esa verdadera compasión.

Si Un Miembro Sufre

Este principio se aplica en el ministerio del Nuevo Pacto de la Iglesia. 1 Corintios 12 dice que la Iglesia colectivamente es el cuerpo de Cristo, y que los que componen el cuerpo son sus miembros individuales. Y así, Pablo razona, si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él; si un miembro es honrado, todos los miembros con él se gozan (1 Co. 12:27 , 26 ). Porque pertenecemos al Señor, ninguno de nosotros vive o muere a nosotros mismos (Romanos 14: 7), porque estamos unidos a Él como Su cuerpo (Romanos 6: 3-7). Y si estamos unidos a Él, estamos unidos unos a otros (1 Cor 12:12-14).

Jesús lloró

Cuando Lázaro había muerto, y Jesús finalmente había llegado a Betania, María estaba tan afligida que ella ni siquiera salió de la casa cuando Jesús se acercaba (Juan 11:20). Cuando se levantó al encuentro de Jesús, los que la rodean pensaron que simplemente iba a llorar más en la tumba de Lázaro (Juan 11:31). Luego, en su dolor, ella cae a los pies de Jesús y casi lo culpa por la muerte de su hermano. Casi se puede ver su mirada de incredulidad, colmando de lágrimas a Jesús mientras ella habla en sollozos, “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto” (Juan 11:32). Ella tenía el corazón roto.

Entonces, el texto dice: “Y cuando Jesús la vio llorando, y a los judíos que vinieron con ella llorando también, se conmovió profundamente en el espíritu, y se entristeció” (Juan 11:33), y luego en el verso 35: “Jesús lloró” aunque los Judíos interpretaron su llanto como su amor por Lázaro –que por supuesto tenía algo que ver con eso –note que el texto dice que era el llanto de María el dolor que conmovió a Jesús en espíritu. Jesús se entristece no sólo por compasión a Lázaro (quien, por cierto, sabía que lo levantaría de los muertos en cuestión de minutos), sino porque Él se identifica con el sufrimiento de María, que estaba tratando con el dolor de perder a su hermano.

De la misma manera, pues, amigos, si el amor de Cristo está en nosotros, la compasión de Cristo debe estar en nosotros. Esta compasión se encontraba en Jeremías por Jerusalén en la época del exilio. Y el hombre que lloró con ellos durante 40 años, advirtiéndoles del juicio venidero que ahora había tenido lugar, el único hombre que no merecía el castigo traído sobre Israel y no se paró en arrogancia distante alguna con los brazos cruzados y una sonrisa en su rostro, diciendo: “apuesto a que desearían haberme escuchado!” Nada podría estar más lejos de la verdad. En cambio, se identifica con su pueblo y sufrió junto con ellos.

Y así debemos hacerlo nosotros.

Mis ojos se consumen por las lágrimas, hierven mis entrañas; mi hiel se derrama por tierra, a causa de la destrucción de la hija de mi pueblo, mientras niños y lactantes desfallecen en las plazas de la ciudad. – Lamentaciones 2:11 –

Un comentario sobre “Sufriendo Correctamente: Llorando con Los que Lloran

    […] de que los cristianos aprendan a sufrir bien – cómo sufrir con rectitud. He mencionado en el post de la semana pasada de lo necesario que es star preparados con una teología del sufrimiento, aun cuando no estemos en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s