Cómo Florecer en un Mundo Caído

Posted on

ESJ-2017 0116-003

Cómo Florecer en un Mundo Caído

Por James M. Hamilton Jr.

El Trabajo Después de la Caída: Caído, Inútil, Floreciente

Dios hizo al hombre y, a la mujer a su imagen para que fuesen fructíferos y se multiplicaran, llenaran la tierra, la sometieran y ejercitaran dominio sobre los animales. Además, Dios puso a Adán en el jardín para trabajar y guardarlo, y puso a la mujer en el jardín para ayudar al hombre. Cuando el hombre y la mujer pecaron contra Dios, fueron expulsados ​​de su presencia, expulsados ​​del Edén. Dios puso enemistad entre la simiente de la Serpiente y la simiente de la mujer, lo que significa que las personas que actúan como la Serpiente y se rebelan contra Dios estarán en enemistad con aquellos que se someten a Dios y le obedecen.

Dios hizo las tareas de la mujer de tener hijos y ayudar al hombre más difícil, e hizo la tarea del hombre más difícil maldiciendo la tierra, haciendo doloroso y sudoroso el trabajo, y expulsando al hombre y la mujer del jardín.

Cómo Florecer en un Mundo Caído

Los descendientes de Adán han sido sumergidos en el pecado y exiliados del Edén, pero Dios dio buenas instrucciones a su pueblo. En la enseñanza de Eclesiastés y Proverbios, se enseña al pueblo de Dios muchas cosas acerca de cómo vivir y trabajar en el mundo caído. La enseñanza sobre cómo trabajar se complementa con el ejemplo positivo de los hombres que han trabajado bien que hemos examinado en nuestra breve consideración de José, Daniel y Nehemías.

Si resumiéramos las instrucciones y los ejemplos, podríamos decir algo como esto: conocer a Dios en todos sus caminos (Prov. 3: 5). Disfrute de su trabajo y sus frutos como regalo de Dios para usted (ver las siete declaraciones a este efecto en Eclesiastés). Espere en las promesas y bendiga al mundo (Génesis 12:1-3). Vive y obra el camino que hicieron José, Daniel y Nehemías: buscar santificar el nombre de Dios y ver su reino venir y hacerse su voluntad -en dependencia de él para el pan de cada día, el perdón del pecado y la liberación del mal- porque suyo es el reino, el poder y la gloria para siempre.

El Trabajo bajo el Antiguo Pacto

No hemos mirado todo lo que el Antiguo Testamento tiene que decir sobre el tema del trabajo post-caída y pre-Cristo, pero de lo que hemos encontrado podemos resumir con precisión la perspectiva de los autores bíblicos sobre el trabajo en la era del pacto antiguo. En términos de la narrativa más amplia, hemos visto que la responsabilidad del hombre de trabajar y de visualizar el carácter de Dios en el trabajo no fue abrogada por su pecado y expulsión del jardín. Las instrucciones de Dios y su presencia con su pueblo proveen la graciosa ayuda necesaria para las tareas del hombre, y aquellos que abrazan la sabiduría bíblica entenderán y ayudarán a otros a hacer lo mismo (Daniel 11:33; 12:10).

Las instrucciones de la Biblia para el trabajo capacitan a los que creen a experimentar la presencia y bendición de Dios aunque están exiliados del Edén. El juicio de Dios sobre el pecado en Génesis 3:14-19 toca cada área de la vida, y en la vida de José, Daniel y Nehemías vemos cómo la enemistad entre la simiente de la Serpiente y la simiente de la mujer se extiende incluso al trabajo que los justos buscan hacer. Los hermanos de José terminaron su carrera como pastor. Los enemigos de Daniel intentaron frustrarlo y evitar que trabajara e incluso viviera. Y los enemigos de Nehemías trataron de distraerlo, intimidarlo, emboscarlo y sabotearlo mientras trabajaba. Trabajando con integridad en obediencia a los mandamientos de Dios, confiando en el Señor y clamando a él en oración, y creyendo las promesas de Dios, estos hombres fijaron sus corazones en la ciudad que tiene fundamentos (Heb 11:10, 16 ) y buscaron el bienestar de la ciudad en la cual Dios los había colocado (Jeremías 29: 7).

Su trabajo apuntaba más allá de sí mismo cuando trataban de ejemplificar el carácter de Dios en lo que hacían. Imaginando la semejanza de Dios, ellos tipificaban a quien iba a venir, aquel que construiría el templo de Dios y gobernaría el reino de Dios. Estos tipos anticipadores de Cristo -José, Daniel y Nehemías- eran imitadores de Dios en su obra, y son ejemplos para nosotros, por cuya instrucción sus historias fueron escritas (Romanos 15: 4).

Este post fue adaptado de Work and Our Labor in the Lord por James M. Hamilton Jr.


James M. Hamilton Jr. (PhD, The Southern Baptist Theological Seminary) es profesor de teología bíblica en el Seminario Teológico Bautista del Sur y predicador en la Iglesia Bautista Kenwood.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s