Tratando con el Pecado en la Iglesia

Posted on

ESJ-2017 0120-001

Tratando con el Pecado en la Iglesia

Por Mike Riccardi

Hace un par de años, nuestra iglesia tuvo el privilegio de recibir a una serie de agentes de la ley de nuestra comunidad para los servicios de la mañana. Más de 100 policías que patrullan la ciudad de Los Angeles respondieron a la invitación de John MacArthur a unirse a nosotros para un domingo por la mañana que, en parte, honró su compromiso de proteger nuestra sociedad y les dio la oportunidad de escuchar lo que la Palabra de Dios tiene decir sobre ellos : las autoridades civiles. El Pastor John predicó sobre las diversas instituciones que Dios ha levantado con el fin de restringir el mal y mantener el orden en una sociedad: la conciencia, la familia, el gobierno y la iglesia. Cada una de estas instituciones ordenadas por Dios, explicó, sirve para restringir el mal y mantener el orden en una sociedad.

Como era de esperar, el pastor John se centró en la institución del gobierno esa mañana. Pero hay razón para centrarse en la cuarta de esas instituciones también. Así como existe una gran necesidad de ley y orden para mantener la paz en una sociedad civil, también es necesaria la ley y el orden en la iglesia. Una sociedad civil que no tiene leyes, o que no tiene un sistema de orden para hacer cumplir esas leyes –ningún sistema para castigar y rehabilitar a los delincuentes- está condenada al caos. Tan severa es la naturaleza de la depravación humana que una sociedad de seres humanos depravados sin restricción por la ley y el orden es simplemente impensable.

Y lo mismo sucede con la iglesia. Ahora bien, es verdad que nuestra depravación ha sido vencido por la obra de Cristo en la cruz. Es verdad que nosotros, los que somos creyentes en Cristo, tenemos el Espíritu Santo de Dios que mora dentro de nosotros, dirigiendo nuestros deseos y haciendo que luchemos contra la carne y guiándonos a caminar en justicia. Pero esas realidades no son verdaderas para todos los que entran por las puertas de la iglesia el domingo. Incluso dentro de la iglesia visible, hay quienes creen que son salvos, pero que aún no se han apartado de sus pecados y han puesto su confianza en Cristo solo por su justicia. Y para aquellos que han nacido de nuevo -aunque hemos sido liberados de la pena y el poder del pecado por medio del Evangelio- todavía no hemos sido liberados de la presencia del pecado en nuestra carne. Gálatas 5:17 nos recuerda: “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis.” Pablo dice en otra parte: “Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros.” (Romanos 7:21-23).

Y así, aunque nosotros, que pertenecemos a Cristo, hemos sido declarados justos a los ojos de Dios sobre la base de la justicia de Cristo, sin embargo luchamos contra la presencia del pecado restante en nuestra carne. Es una realidad infeliz, pero demasiado familiar: los cristianos pecan. Y eso significa que la iglesia necesita saber cómo lidiar con el pecado en su medio. Es necesario que haya ley y orden en la iglesia, un proceso para identificar, disciplinar y rehabilitar a los pecadores.

Ley y Orden en la Iglesia

Y el Señor Jesucristo ha provisto esa ley y el orden para Su iglesia. El gobierno de la ley en la iglesia es la Palabra de Dios. El estándar para conducirse a sí mismo como un ciudadano del reino de Dios está establecido en las Escrituras del Nuevo Testamento. Esta Biblia es, en cierto modo, nuestro regla de ley. Pero Cristo no sólo proporcionó "ley" para Su iglesia; Él también proveyó "orden". Él instituyó un sistema para ser seguido cuando la ley es quebrantada, con el fin de restringir el pecado en la iglesia. Y tenemos ese sistema de orden establecido para nosotros en Mateo 18:15-18. Si hay pecado en la iglesia, primero debe haber una reprensión privada: “Y si tu hermano peca , ve y repréndelo a solas.” Si no se arrepiente, pero persiste en su pecado, habrá reprensión plural: “Tomen uno o dos más con ustedes, para que por la boca de dos o tres testigos cada hecho pueda ser confirmado.” Si todavía no se arrepiente, habrá reprensión pública : su pecado es dado a conocer a la iglesia , y la iglesia debe buscarle. Y si se niega a escuchar incluso a la iglesia, entonces él debe ser puesto fuera de la iglesia y considerado como incrédulo, porque al negarse a dejar ir su pecado está actuando como un incrédulo, e incluso puede estar mostrándose a sí mismo ser verdaderamente un incrédulo, a pesar de su profesión de fe.

Este es el sistema de orden que el Señor Jesús mismo instituyó para tratar el pecado en la iglesia. A menudo la llamamos "disciplina eclesiástica". Y mientras haya personas pecadoras en la iglesia, es decir, siempre , en este lado del cielo, la iglesia necesita estar equipada para lidiar con el pecado en la iglesia, según las instrucciones que el Señor Jesús nos dejó.

La Controversia en Corinto

Y la situación que estaba sucediendo entre el apóstol Pablo, los falsos apóstoles y los corintios es un excelente ejemplo de cómo debe llevarse a cabo la disciplina eclesiástica. Como puede notar, los falsos maestros que afirman ser apóstoles se infiltraron en la iglesia en Corinto y comenzaron a hacer todo lo posible para desacreditar a Pablo a los ojos de los creyentes allí. La polémica llevó a Pablo a visitar a los corintios antes de lo previsto, ya que esperaba que su presencia personal ayudaría a sofocar la rebelión que había surgido. Pero esto resultó ser una visita dolorosa. Mientras estaba allí, uno de los hombres que perteneció a la iglesia de Corinto, pero que fue extraviado por los falsos apóstoles, desafió abiertamente a Pablo y lo insultó públicamente ante la iglesia. Este es el "ofensor" del que habla en 2 Corintios 7:12. Pero peor que ese insulto abierto, el resto de la iglesia de Corinto no tomó medidas disciplinarias contra este hombre. En lugar de venir a defender a Pablo y defender el Evangelio que Pablo predicó, los corintios fueron tomados por esta falsa enseñanza, y permitieron que el pecado de este hombre quedara sin control.

Pablo entonces volvió a Éfeso y escribió la carta severa (2 Cor 2: 4 ), reprendiéndolos por no tratar correctamente el pecado en la iglesia. Y aprendemos en el capítulo 7 que Dios había trabajado a través de esa carta, de modo que la mayoría de los corintios se arrepintieron de su actitud hacia Pablo. Pablo dice que Tito “haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto y vuestro celo por mí; de manera que me regocijé aún más.” (2 Cor. 7:7). Fueron tristes según la voluntad de Dios, y esa tristeza piadosa trajo consigo el arrepentimiento, y su amor y afecto hacia Pablo se manifestó una vez más (2 Cor 7, 9-12). Incluso tuvieron un cambio de corazón que disciplinaron al ofensor. Ellos llevaron a cabo el proceso que el Señor Jesús expuso en Mateo 18 y sacaron a este hombre de la iglesia.

¡Y Dios en Su gracia trabajó a través de este proceso de disciplina! Al igual que la mayoría de la iglesia, el ofensor se arrepintió. Él poseía su desafío como pecado, lo repudió y deseó ser restaurado a la comunión de la iglesia. Este hombre estaba tan cautivado por su pecado que rechazó la reprensión de una sola persona, de un grupo de personas, y luego de toda la iglesia. Y sin embargo ahora Dios ha trabajado tanto en su corazón para humillarlo que él había dejado su pecado y estaba listo para reunirse con la iglesia.¡La gracia de Dios debe ser celebrada!

Pero había un problema. Aunque este hombre había producido los frutos del arrepentimiento, había algunos en la iglesia que estaban renuentes a darle la bienvenida. Los corintios se dieron cuenta de lo terrible que era ser tomar parte contra el Apóstol de Cristo. Se dieron cuenta del daño que este hombre había causado a la iglesia, y sabían del dolor que había causado a Pablo. Y sin embargo, aquí está un hombre que ha llegado a la misma realización y se arrepintió como ellos, y no están dispuestos a perdonarle y, a recibirlo de nuevo en comunión.

Tratando con el Pecado en la Iglesia

Así que en 2 Corintios 2, versículos 5 al 11, Pablo instruye a la iglesia sobre cómo restaurar a este hombre que ha sido disciplinado fuera de la iglesia, pero que ahora está arrepentido:

5 Pero si alguno ha causado tristeza, no me la ha causado a mí, sino hasta cierto punto (para no exagerar) a todos vosotros. 6 Es suficiente para tal persona este castigo que le fue impuesto por la mayoría; 7 así que, por el contrario, vosotros más bien deberíais perdonarlo y consolarlo, no sea que en alguna manera éste sea abrumado por tanta tristeza. 8 Por lo cual os ruego que reafirméis vuestro amor hacia él. 9 Pues también con este fin os escribí, para poneros a prueba y ver si sois obedientes en todo. 10 Pero a quien perdonéis algo, yo también lo perdono; porque en verdad, lo que yo he perdonado, si algo he perdonado, lo hice por vosotros en presencia de Cristo, 11 para que Satanás no tome ventaja sobre nosotros, pues no ignoramos sus ardides.

Si nosotros, como iglesia, vamos a ocuparnos adecuadamente del pecado en nuestro medio -si hay que evitar el caos y hay orden y ley dentro de la iglesia- debemos seguir los principios que la Escritura establece para nosotros mientras buscamos fielmente practicar la disciplina de la iglesia. Y al contrario de lo que podríamos asumir, el proceso de disciplina de la iglesia no termina en la excomunión. El objetivo de toda corrección, toda reprensión, toda disciplina, es que nuestro hermano pecador pueda ser llevado al arrepentimiento, abandonaría su pecado y sería restaurado a la comunión. Y en asuntos como éstos -que son tan sensibles, tan delicados ya menudo tan dolorosos- necesitamos una medida extra de sabiduría divina para llevar a cabo nuestras responsabilidades fielmente, para la gloria de Dios. Y en este texto, el apóstol Pablo nos da un ejemplo de cómo hacer precisamente eso, describiendo cinco etapas de disciplina eclesiástica fiel y exitosa: el pecado perjudicial, la disciplina corporativa, el arrepentimiento genuino, el perdón reconfortante y la reafirmación amorosa.

Tomaremos las próximas semanas para examinar cada una de esas etapas. Y mientras lo hacemos, creo que estarás impactado con la grandeza de corazón del Apóstol Pablo como alguien que está ansioso por perdonar un daño sufrido por el beneficio espiritual del pueblo de Dios. La iglesia se ocupa del pecado no sólo por reprobación y corrección y confrontación, sino también por perdón. Manténganse al tanto.

6 comentarios sobre “Tratando con el Pecado en la Iglesia

    […] semana pasada comenzamos una serie sobre cómo lidiar con el pecado en la iglesia . Y mientras haya personas pecadoras en la iglesia -que es decir, siempre , en este lado del […]

    El Difícil Deber de la Disciplina « escribió:
    3 febrero 2017 en 10:12 pm

    […] las últimas dos semanas, hemos estado examinando lo que dice el Nuevo Testamento sobre cómo lidiar con el pecado en la iglesia. Para aprender cómo la iglesia debe lidiar con el pecado en medio de ella, nos hemos dirigido […]

    […] continuamos en nuestra serie sobre cómo lidiar con el pecado en la iglesia , en la cual hemos estado mirando a la instrucción de Pablo en 2 Corintios 2: 5-11, de la que […]

    Las Personas Perdonadas, Perdonan « escribió:
    17 febrero 2017 en 1:10 pm

    […] volvemos a nuestra serie sobre cómo lidiar con el pecado en la iglesia extraído de las instrucciones de Pablo a los Corintios en 2 Corintios 2: 5-11. Si no ha leído los […]

    La Restauración de un Miembro Disciplinado « escribió:
    17 marzo 2017 en 11:45 pm

    […] locas por aquí durante el tiempo de la Conferencia de Pastores!), Volvemos a nuestro estudio de tratar en la iglesia desde 2 Corintios 2: 5-11. Una vez más, les animo a leer los otros posts de la serie si no lo han […]

    Firmes Contra las Maquinaciones de Satanás « escribió:
    3 abril 2017 en 7:57 am

    […] varias semanas, hemos estado examinando cómo la iglesia debe tratar fielmente el pecado en su medio . Y hemos mirado a las instrucciones de Pablo en 2 Corintios 2: 5-11 para ver que hay cinco etapas […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s