El Objetivo de la Disciplina Eclesiástica: El Arrepentimiento Para Restauración

Posted on

ESJ-2017 0210-001

El Objetivo de la Disciplina Eclesiástica: El Arrepentimiento Para Restauración

Por Mike Riccardi

Hoy continuamos en nuestra serie sobre cómo lidiar con el pecado en la iglesia , en la cual hemos estado mirando a la instrucción de Pablo en 2 Corintios 2: 5-11, de la que hemos mencionado que nos provee con cinco etapas de disciplina eclesiástica exitosa.

La primera de esas etapas es el pecado que hace necesaria la disciplina. Al examinar las palabras de Pablo en 2 Corintios 2: 5, nos enfocamos particularmente en la naturaleza corporativa del pecado en la iglesia: "Pero si alguno ha causado dolor, él no me ha causado dolor, sino en cierto grado, para no decir Demasiado-a todos ustedes ". A pesar de que el conflicto fue principalmente entre un hombre y el apóstol Pablo, el daño del pecado nunca se limita al ofensor y al ofendido. Debido a la interconexión esencial del cuerpo de Cristo, el pecado en una sola parte del cuerpo trae tristeza a toda la iglesia (1 Cor 12:26 ). La salud espiritual del cuerpo como un todo depende de la salud espiritual de cada miembro, y el pecado no arrepentido en el cuerpo de Cristo es un cáncer espiritual. Si no se controla, el pecado infectará a todo el cuerpo hasta que destruya toda la vida espiritual. Debido a que el pecado es tan grave, debe ser enfrentado y tratado.

La segunda etapa en este proceso es la disciplina misma, "el castigo que fue infligido por la mayoría" (2 Cor 2: 6 ). Este "castigo" ( epitimia ) es un término legal que se refiere a un acto disciplinario oficial, y debe llevarse a cabo "por la mayoría". La iglesia tuvo una reunión formal, y deliberó sobre este asunto, y emitió un veredicto. Esto no es otra cosa que el desarrollo del proceso formal, organizado y oficial de la disciplina de la iglesia. Si no ha habido arrepentimiento, se instruye a la iglesia para que quite al hombre o la mujer en cuestión de la comunión del cuerpo (Mateo 18:17; 1 Cor 5:5, 13;2 Tes 3:6; 10). Mientras algunos piensan que esto es rencoroso o severo, es lo más amoroso que la iglesia puede hacer por un hermano pecador. Necesita que se le haga sentir el error de sus caminos. Aunque puede ser doloroso, excluirlo de la vida de la iglesia puede ser la única manera de inducir ese dolor piadoso que lleva al arrepentimiento.

Cuando el Castigo es Suficiente

Y eso nos lleva a la tercera etapa de la disciplina eclesiástica, la disciplina eclesiástica fiel y exitosa no se detiene con la excomunión. A medida que continuamos leyendo en 2 Corintios 2: 5-11, descubrimos que el objetivo de toda corrección, reprensión y disciplina es que nuestro hermano pecador sea llevado al arrepentimiento, abandone su pecado y sea restaurado a la comunión. Pablo dice: “Es suficiente para tal persona este castigo que le fue impuesto por la mayoría.”

El castigo fue suficiente. La disciplina corporativa que la iglesia llevó a cabo sobre el ofensor había logrado el efecto deseado. Él dice nuevamente en el versículo 9, “Pues también con este fin os escribí,. . . . . .” Es decir, “escribí para que administraran disciplina, y ustedes lo han hecho. Y ese castigo ahora es suficiente. Ha servido el propósito para el cual fue instituido y produjo un dolor piadoso, que ha conducido al arrepentimiento verdadero.”

No retributivo, sino Restaurador

Usted ve, la disciplina de la iglesia no es una forma sádica de retribución vengativa para los hombres orgullosos con egos heridos. El objetivo de la disciplina de la iglesia no es avergonzar a la gente; no es para avergonzarlos por causa de avergonzarlos. No es subyugarlos y mostrarles quién es el jefe. La disciplina de la Iglesia no es represalia, sino remedial; no retributiva, sino restauradora. El objetivo es llevar al hermano o hermana pecador a un arrepentimiento genuino.

Vemos ese énfasis en todos los textos principales sobre la disciplina de la iglesia. Mateo 18:15 habla de ganar a tu hermano. Usted debe ir a él en privado y mostrarle su falta con la esperanza de que él le esuche, vea su pecado demostrado por la Escritura, confesarlo, y abandonarlo. Eso es arrepentimiento. Y Jesús dice que si eso sucede, tú has ganado a tu hermano. Le has ganado de vuelta. En 1 Corintios 5, en el caso del hombre de Corinto que había estado durmiendo con su madrastra, de tan grosera inmoralidad ni siquiera nombrada entre los paganos, todavía el objetivo de la disciplina de Pablo es restaurar: "He decidido entregar tal persona A Satanás "-así de grave es el castigo de la disciplina eclesiástica, que la excomunión puede ser comparada a entregar a alguien a Satanás. Pero tenga en cuenta el propósito: “entregad a ese tal a Satanás para la destrucción de su carne, a fin de que su espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.” En otras palabras: “Mi meta es que la pecaminosidad de su carne sería destruida. Necesito que sienta el peso de la gravedad de su pecado, para que abandone su pecado y finalmente sea salvo en el último día.”

Lo mismo ocurre en 2 Tesalonicenses 3:14. Pablo escribe: “Y si alguno no obedece nuestra enseñanza en esta carta, señalad al tal y no os asociéis con él, para que se avergüence.” ¿Por qué? ¿Sólo porque nos gusta avergonzar a la gente? No, pero porque el hermano pecador necesita hacérsele sentir el peso de su error. Necesita reconocer que el negarse a arrepentirse del pecado, incluso después de las reiteradas y pacientes advertencias de los hermanos y hermanas en el Señor, es absolutamente peligroso.

El Peligro de la Impenitencia

Es, en efecto, ponerse en contra de toda la comunidad del pueblo de Dios y decir: "¡Sé que soy mejor que todos ustedes!" Esa es la clase de arrogancia y obstinación que destruye el alma de un hombre. Y si eso es lo que está en el corazón de un hombre, se está revelando a sí mismo como un incrédulo, un extraño a la gracia regeneradora de Dios, aún muerto en sus ofensas y pecados.

El registro de asistencia a la iglesia no importa. Las marcas de verificación en el plan de lectura de la Biblia no tienen nada que ver con esto. Si ese espíritu incurable se deja sin control, ese hombre se reunirá con Cristo en el Día del Juicio y oirá esas palabras obsesivas: "Nunca os conocí" (Mateo 7: 21-23). Y debido a que no podemos soportar pensar en nuestro amigo -aquel que ha sido confiado a nuestro cuidado- a un destino tan miserable, deseamos su genuino arrepentimiento, aunque eso signifique que deba sentirse avergonzado de ser excluidos de la comunión del pueblo de Dios. Porque es esa vergüenza la que conduce a la tristeza de Dios, y es la tristeza de Dios la que conduce al arrepentimiento genuino.

El Dolor al Servicio del Arrepentimiento

Pablo habla de esto en 2 Corintios 7: 8-10. Pablo relata cómo fue refrescado por el informe de Tito que los corintios se habían arrepentido. Y habla allí de la tristeza que les causó por su carta: “Porque si bien os causé tristeza con mi carta, no me pesa; aun cuando me pesó, pues veo que esa carta os causó tristeza, aunque sólo por poco tiempo; pero ahora me regocijo, no de que fuisteis entristecidos, sino de que fuisteis entristecidos para arrepentimiento; porque fuisteis entristecidos conforme a la voluntad de Dios, para que no sufrierais pérdida alguna de parte nuestra. Porque la tristeza que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte.” De esta manera, aunque la severa carta de Pablo había hecho sufrir a los corintios, se regocijó. No se regocijó de su dolor en sí mismo, sino que se había entristecido para arrepentimiento.

Como pueden ver, amigos, la disciplina está diseñada para aguijonear. Está diseñada para entristecer a un pecador sin arrepentimiento. Porque no es hasta que al pecador verdaderamente se le ha hecho sentir la seriedad de su pecado que será capaz de arrepentirse genuinamente de ese pecado. Es por eso que Jesús pronuncia una bendición sobre los que lloran por su pecado en Mateo 5:4: "Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados." Porque sólo los que sienten la vergüenza de su pecado -que sienten lo que es la ofensa hacia la santidad de Dios y que sienten lo que es la contaminación a la pureza de la iglesia –es sólo aquellos que verdaderamente se lamentan por su pecado que se vuelven de el en un arrepentimiento genuino y, por tanto, experimentan el genuino consuelo del perdón.

Esto es lo que buscamos cuando tratamos el pecado en la iglesia. Es verdad: cuando sacamos fuera d ela iglesia a un hombre o mujer pecador, queremos hacerlos tristes. Pero no buscamos su tristeza en sí mismo. Deseamos que se capten la gravedad de su ofensa, que les haga llorar por el pecado que ha ofendido a Dios y ha contaminado a la iglesia, que les haga sentir el dolor que es según la voluntad de Dios, que produce un arrepentimiento genuino que conduce a la salvación (2 Cor 7:10 ).

Un comentario sobre “El Objetivo de la Disciplina Eclesiástica: El Arrepentimiento Para Restauración

    Las Personas Perdonadas, Perdonan « escribió:
    17 febrero 2017 en 1:10 pm

    […] que hace necesaria la disciplina; segundo, está la disciplina corporativa ; y tercero, hay, esperemos, un verdadero arrepentimiento. La cuarta etapa, después de haberse dado un arrepentimiento […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s