Las Personas Perdonadas, Perdonan

Posted on

ESJ-2017 0217-001

Las Personas Perdonadas, Perdonan

Por Mike Riccardi

Bueno, volvemos a nuestra serie sobre cómo lidiar con el pecado en la iglesia extraído de las instrucciones de Pablo a los Corintios en 2 Corintios 2: 5-11. Si no ha leído los otros artículos de esta serie, le recomendaría que lo haga. Hemos estado avanzando en las etapas de la disciplina fiel y exitosa, y hemos visto tres de ellas hasta ahora. Primero, está el pecado dañino que hace necesaria la disciplina; segundo, está la disciplina corporativa ; y tercero, hay, esperemos, un verdadero arrepentimiento. La cuarta etapa, después de haberse dado un arrepentimiento genuino, está el perdón reconfortante. Pablo dice: “Es suficiente para tal persona este castigo que le fue impuesto por la mayoría; así que, por el contrario, vosotros más bien deberíais perdonarlo y consolarlo, no sea que en alguna manera éste sea abrumado por tanta tristeza.”

Aquí tomamos un principio que necesita arraigarse en el suelo del corazón de todo cristiano: donde hay arrepentimiento, hay perdón. Cuando un pecador se arrepiente, la iglesia perdona. Y aunque los acontecimientos originales de este texto nos llevan a aplicar este principio en primer lugar a los casos de disciplina corporativa de la iglesia, todos necesitamos oír este punto a la luz de nuestro propio deber de perdonar a los que pecan contra nosotros personalmente. Cuando el pecador se arrepiente , los cristianos perdonan.

¿Requiere Penitencia?

Pero los corintios no estaban respetando este principio. Recuerden, ellos se habían dado cuenta de lo serio que era para ellos tomar partido con el ofensor contra el Apóstol Pablo. A través de la severa carta de Pablo (2 Cor 2: 4 ), ellos habían experimentado esa tristeza piadosa que lleva al arrepentimiento. 2 Corintios 7:11 habla del fruto del dolor de Dios de los Corintios y del arrepentimiento genuino que se relaciona con el ofensor: “Porque mirad, ¡qué solicitud ha producido en vosotros esto, esta tristeza piadosa, qué vindicación de vosotros mismos, qué indignación, qué temor, qué gran afecto, qué celo, qué castigo del mal! En todo habéis demostrado ser inocentes en el asunto.” Aunque habían vacilado en disciplinar al hombre que había desafiado la autoridad de Pablo, ahora estaban indignados con él. Pablo habla de su celo, y de su vindicación de la maldad en este asunto de disciplinar a esta persona.

Y por la gracia de Dios, la disciplina corporativa había tenido su efecto deseado; trajo a este hermano pecador al arrepentimiento. Pero los corintios no estaban satisfechos. Se negaron a perdonarle y, a darle la bienvenida a la iglesia. Y el hecho de que Pablo dice que el castigo era suficiente (2 Corintios 2: 6), y “más bien deberíais perdonarlo y consolarlo " (2 Cor. 2:7 ) implica que estaban buscando imponer un castigo aún más severo. Pensaron que él necesitaba sufrir aún más antes de ser restaurado a la iglesia. Necesitaba ser obligado a revolcarse en el dolor de su pecado. En un sentido real, los corintios exigían que este hombre hiciera penitencia. Su arrepentimiento no era suficiente; estaban requiriendo que ahora "expiara" más por sus pecados sufriendo más vergüenza, dolor y tristeza. Una vez que se había sentido mal lo suficiente acerca de su pecado, entonces se le daría la bienvenida de nuevo.

Ha Terminado

Pero tal penitencia de expiación propia no es más aceptable para la verdadera iglesia que para Dios mismo. Piense por un momento en los momentos en que te encuentras cara a cara ante Dios, confesándole un pecado familiar y pidiendo perdón otra vez. Tiene todo el derecho de indignarse con usted. Él tiene todo el derecho de regañarle severamente por pecar contra Él otra vez -especialmente después de que Él le ha perdonado innumerables veces por ese mismo pecado. Pero cuando vienes a tu Padre en arrepentimiento, buscando perdón por tus pecados y restaurando la comunión con Él, Él no requiere que realices una lista de tareas antes de recibirte. Él no dice: "No, necesitas sentarte en la casa del perro un poco y sentirte peor por lo que has hecho".

¿Y por qué no? Porque el sacrificio de Cristo es suficiente expiación por todos tus pecados. Cuando el Hijo de Dios recibió en Sí mismo el pleno ejercicio de la ira de Su Padre contra los pecados de Su pueblo, Él no dejó de pagar por uno solo de sus pecados. No se esquivó del menor golpe de la vara de Su Padre. Bebió la última gota de esa miserable copa, y gritó: "¡Consumado es!" No hay nada más que puedas hacer para pagar tus pecados. Y suponiendo que pueda pagar por ellos, ya sea recitando el Ave María, o revolviéndote en tu dolor tratando de sentirte lo suficientemente mal para que Dios te acepte de nuevo, no es más que blasfemia. Podrías llenar los océanos de dolor, y nunca habría suficiente dolor para expiar ni siquiera un solo pecado.

Y si ese es el caso con el perdón de Dios de ti, querido cristiano, ¿cómo podría ser diferente con tu perdón de tus hermanos y hermanas? ¿O cómo podría una iglesia exigir de sus miembros más de lo que Dios mismo demanda de ellos? Cuando un pecador se arrepiente, la disciplina de la iglesia ha alcanzado el propósito para el cual fue instituida. Retener el perdón por parte de la iglesia en ese punto es abandonar las bendiciones reparadoras y restauradoras de la disciplina, y pasar a un dominio cruel, como dijo Calvino. hilip Edgcumbe Hughes escribe:

“La disciplina tan inflexible que no deja lugar para el arrepentimiento y la reconciliación ha dejado de ser verdaderamente cristiana; porque no es menos un escándalo cortar al pecador penitente de toda esperanza de volver a entrar al consuelo y seguridad de la comunión de la comunidad redimida que permitir que la maldad flagrante continúe impune en el Cuerpo de Cristo” (67).

Tragado en la Desesperación

El fruto de esa clase de señorío dominante es la desesperación absoluta. Pablo dice que deben: “perdonarlo y consolarlo, no sea que en alguna manera éste sea abrumado por tanta tristeza.” “Abrumado” es el término griego para "tragado", "ahogado" o "devorado". Pablo está preocupado de que este hombre arrepentido sea perdonado y consolado, para que no sea tragado y ahogado por el dolor excesivo. Ahora, puede sonar un poco melodramático, pero piense por un momento en el poder absoluto de la desesperación de ser para siempre perdonado. Si usted ha pecado gravemente, y por su obstinado rechazo de la corrección de sus hermanos y hermanas, le han sacado de la comunión de la iglesia, pero ahora por la gracia de Dios se ha apropiado de su locura como pecado y has buscado abandonar su error y ser restaurado al pueblo de Dios, y usted va a ellos expresando arrepentimiento, pero ellos le dicen que usted no es perdonado y no es todavía bienvenido – ¿cuán indefenso y solo se sentiría?

Usted se sentiría como si no hay absolutamente nada que se podría hacer para ayudar a su condición. Una cosa es sentirse como un extraño y extranjero entre el mundo; ellos son de su padre y usted es de los suyos. Pero hacerle sentir que es un extraño y ajeno, incluso entre el pueblo de Dios es un pensamiento insoportable. Sería hacerle de usted un huérfano espiritual. ¿Cuánto tiempo pasaría antes de que su carne le convenciera de que no tiene sentido el arrepentimiento? ¿No tiene sentido buscar la santidad? Si el arrepentimiento del pecado lo hace aislado y apartado del pueblo de Dios, será sólo cuestión de tiempo antes de caer precipitadamente en el pecado sin ninguna esperanza de ser restaurado a la comunión. Amigos, el poder de luchar contra el pecado proviene de la libertad del perdón de Cristo. Retener el perdón por parte de la iglesia a los pecadores arrepentidos es encarcelar a aquellos a quienes Cristo había hecho libres, paralizarlos y cargarles con desesperación.

Esa clase de dolor devora a una persona; los traga. Así como la disciplina apropiadamente administrada trae tristeza piadosa , la disciplina tan mal administrada trae la tristeza mundana . “La tristeza que es conforme a la voluntad de Dios,” dice Pablo, “produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte.” (2 Cor 7:10). Dios no quiere decir que los creyentes sean consumidos por el dolor de su pecado; Él quiere que ellos experimenten el dolor piadoso que lleva a un arrepentimiento sin pesar. El dolor excesivo puede ser tan insoportable que incluso conduce a la muerte (por ejemplo, Mateo 27: 3-5).

Y así Pablo dice debe “perdonarlo y consolarlo.” Así como la corrección y la disciplina deben seguir al pecado, el perdón debe seguir el arrepentimiento. Así como es groseramente infiel que una iglesia no pueda lidiar con el pecado entre ella al no administrar la disciplina, es igualmente groseramente infiel que una iglesia no perdone a un pecador que se arrepiente. Charles Hodge lo capturó muy bien cuando escribió: “La severidad indebida debe ser evitada tanto como una indulgencia escesiva".

Las Personas Perdonadas, Perdonan

La severidad indebida es tan infiel como la indulgencia indigna porque es tan escandalosamente fuera de sintonía con el Evangelio. Siempre me ha impactado la profunda sabiduría del Espíritu Santo para colocar la parábola del esclavo inmisericorde inmediatamente después de la enseñanza de Cristo sobre la disciplina de la iglesia.

En Mateo 18, inmediatamente después de que Cristo termina de hablar acerca de atar y desatar, Peter habla. Y él pregunta, no, “¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí que yo haya de perdonarlo? ¿Hasta siete veces? 22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.” Siempre que haya arrepentimiento, tantas veces hay que perdonar ".

Y luego cuenta la historia de un hombre que le debía a su amo una deuda incalculable; diez mil talentos equivale a 150.000 años de salario. No podía pagar la deuda, por lo que él y su familia debían ser vendidos como esclavos. El hombre se arrojó al suelo y rogó a su amo que le diera tiempo para pagar. Y el maestro tenía tanta compasión por él que no sólo le dio tiempo para pagar, sino que perdonó toda la deuda! Pero entonces el esclavo se encontró con uno de sus compañeros esclavos, que le debía cien denarios equivalentes a unos 100 días de salario … ¡y agarró a su amigo por la garganta y exigió que le pagaran! Y así como había hecho con su amo, su amigo cayó al suelo y le rogó que le diera tiempo para pagar. Y este hombre, que acababa de ser perdonado, arrojó a su compañero esclavo en la cárcel hasta que le pagara una deuda que era de 0,000183% de la deuda que le perdonaron!

¿Qué dirías de un hombre así? ¡Absurdo! ¡Malvado!¡Ninguna apreciación de lo que significaba ser perdonado! Bien, los otros esclavos fueron y le dijeron al amo lo que este hombre había hecho. Y llamó a su siervo y le dijo: “Entonces, llamándolo su señor, le dijo: "Siervo malvado, te perdoné toda aquella deuda porque me suplicaste. "¿No deberías tú también haberte compadecido de tu consiervo, así como yo me compadecí de ti?” (Mateo 18:32-33). Y entonces Jesús comenta: “Y enfurecido su señor, lo entregó a los verdugos hasta que pagara todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros, si no perdonáis de corazón cada uno a su hermano.” (Mateo 18: 34-35).

Amigos, nosotros que hemos sido declarados justos en Cristo hemos sido perdonados por una incalculable deuda. No 150.000 años, sino por la eternidad. Y no en la prisión de un deudor, sino en el propio infierno. Ese es el pago justo que nuestros pecados merecen.¡Y por la gracia y la misericordia del Señor Jesucristo, no pagamos nada! ¡Hemos sido perdonados! Y, sin embargo, ¿qué sucede? Somos tan orgullosos, que cuando nuestro hermano o hermana peca contra nosotros, somos intransigentes: “¡No está bien! ¡Ella pecó contra mí! ¡Y pido justicia!”

Y la gente trata de razonar contigo. “Pero ella ha venido y ha confesado. Ha admitido su pecado y ha pedido tu perdón.

“¡No me importa! ¡No va a librar tan fácil!”

Ahora, usted no siempre da oportunidad a esa clase de severidad, pero cada vez que usted se niega a perdonar a alguien que ha venido a usted en arrepentimiento y ha pedido su perdón, eso es lo que está pasando en su corazón.

¿Entiende el Evangelio? ¿Comprende la magnitud inefable de su pecado contra un Dios santo? ¿Entiendes que el sacrificio perfecto de Cristo ha pagado tu deuda, para que seas perdonado? Entonces, ¿cómo pueden ustedes, que han pecado contra Dios y han sido librados de las torturas del infierno, rehusarse a perdonar un crimen tan insignificante cometido contra ustedes, e insistir en vuestra carne?

Simplemente no puede suceder. Para aquellos que verdaderamente han experimentado el perdón que el Evangelio trae, es una delicia extender el perdón a los demás. Aquellos que han sido perdonados por Dios están ansiosos de perdonar a los que pecan contra ellos, porque les da la oportunidad de ser un imitador de su Padre. Por eso Jesús dice: "Si perdonáis a los demás, Dios os perdonará, pero si no perdonáis a los demás Dios no os perdonará" (Mateo 6: 14-15). No está diciendo que la salvación está condicionada al perdón. Él está diciendo que si usted puede profesar ser perdonado de una deuda tan incalculable como la eternidad en el infierno, y luego rechazar el perdón a aquellos que vienen a usted en arrepentimiento, entonces usted da evidencia de que su corazón es ajeno a la gracia de Dios en Cristo, y que ni siquiera es un creyente.

Efesios 4:32: “Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.”

Colosenses 3: 12-13: “Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia; soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”

¿Ve usted la forma en que las Escrituras razonan? La gente perdonada perdona.

Conclusión

Y así Pablo dice: "El castigo ya pasado es suficiente. Se ha arrepentido. Perdonen a este hombre, y consuélelo, de lo contrario podría ser tragado por la tristeza y la desesperación. "

“Pero Pablo, ¿no te acuerdas cómo se levantó y te desafió delante de toda la iglesia-"

“No te preocupes por mí. Le he perdonado … si hubiera algo que perdonar "(2Cor 2,10).

“-¿Algo para perdonar? ¿Cómo puedes decir eso?”

“Queridos amigos, debido a que estoy siempre tan consciente del pecado del que Cristo me ha perdonado. Y a la luz de la cruz, el pecado contra mí parece una cosa tan minúscula e infinitesimal que no estoy seguro de que incluso se registre como un crimen.” Así es como perdonan las personas perdonadas.

¿Habla usted así? Y más que hablar así: ¿actúa así? E incluso más que actuar así: ¿su corazón pulsa con ese tipo de espíritu perdonador? ¿Es el reflejo de su corazón perdonar a un hermano o hermana pecador? Esa es la clase de perdón al que nosotros, como personas perdonadas, somos llamados. Que podamos fijar nuestros ojos tan firmemente en nuestro propio perdón que nos complazca extender algo de ese perdón a otros.

2 comentarios sobre “Las Personas Perdonadas, Perdonan

    La Restauración de un Miembro Disciplinado « escribió:
    17 marzo 2017 en 11:46 pm

    […] corporativa ; Tercero, hay un arrepentimiento genuino de la parte pecadora; y cuarto, hay perdón reconfortante concedido al hermano o hermana […]

    Firmes Contra las Maquinaciones de Satanás « escribió:
    3 abril 2017 en 7:58 am

    […] hasta que haya un arrepentimiento genuino . donde ha habido genuino arrepentimiento, debe haber un perdón reconfortante y una reafirmación amorosa […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s