Medidas Drásticas: Protegiendo al Cuerpo del Cáncer Espiritual

Posted on

ESJ-2017 0122-002

Medidas Drásticas: Protegiendo al Cuerpo del Cáncer Espiritual

Por Mike Riccardi

La semana pasada comenzamos una serie sobre cómo lidiar con el pecado en la iglesia . Y mientras haya personas pecadoras en la iglesia -que es decir, siempre , en este lado del cielo-, la iglesia necesita estar equipada para tratar con el pecado según las instrucciones que el Señor Jesús nos dejó. Y nos volvemos a las instrucciones de Pablo en 2 Corintios 2: 5-11 para observar cinco etapas de fiel y exitosa disciplina eclesiástica y restauración.

Esta semana llegamos a esa primera etapa, y ese es el pecado dañino que hace necesaria la disciplina. Este pasaje nos enseña que todo pecado es dañino para el cuerpo de Cristo. Pablo dice en el versículo 5: “Pero si alguno me ha causado tristeza, no me la ha causado a mí solo, sino en cierto modo (por no exagerar) a todos vosotros.”

Gracia y Caridad

Observe, en primer lugar, la gran sensibilidad pastoral que Pablo exhibe aquí. Habla tan vagamente sobre el ofensor y su pecado que casi le puede ser difícil entender lo que está hablando. Él tiene cuidado de evitar mencionar el nombre del hombre; sólo dice: "Si alguno me ha causado tristeza. . . . . .” Esa es la forma más genérica para alguien. Todo el mundo en la iglesia sabía quién era este hombre, y por eso dudo que alguien hubiera pensado que Pablo fuera grosero para identificarlo por su nombre, especialmente porque está haciendo una apelación por el para perdonarlo y darle la bienvenida de nuevo. Pero no lo hace.

Y ni siquiera usa el término "pecado", aunque estaría perfectamente justificado al hacerlo. No habla de la naturaleza del delito; él no entra en detalles sanguinolientos. Él simplemente dice que "causó tristeza". Él dice: " Si alguno me ha causado tristeza.” ¡Todo el mundo sabe muy bien que el hombre causó dolor! Pero Pablo bondadosamente minimiza la gravedad de la cuestión. Incluso dice: “. . . . . no me la ha causado a mí solo, sino en cierto modo (por no exagerar) a todos vosotros.” Ahora bien, este hombre causó la tristeza de Pablo! Él fue la ocasión para que los hijos espirituales de Pablo se rebelaran contra su padre espiritual (1 Co 4:15 ). Pablo salió de aquella dolorosa visita a Corinto, cambió sus planes de viaje e inmediatamente regresó a Éfeso, y escribió una carta "de mucha aflicción y angustia de corazón" y "con muchas lágrimas" (2 Cor 2,4). Y sin embargo, Pablo se niega a tomar esa ofensa personalmente.

Este es un ejemplo de Cristo de gracia y caridad en la vida de Pablo. Y es correcto que nos preguntemos cómo nos medimos ante este ejemplo. En un sentido real, Pablo tenía muchas dificultades con este hombre. Había desafiado a Pablo en su rostro, se había burlado su autoridad, había alejado a sus seres queridos de él. Y ahora, todos se han vuelto contra este hombre y se han puesto del lado de Pablo; su destino está enteramente en las manos de Pablo. ¡Aquí está la oportunidad del apóstol de hacer realmente a este individuo pagar! Podría haber dicho: “¡Voy a enseñar a ese necio a no meterse conmigo cruzarme! ¡Déjelo retorcerse en su dolor y tristeza! ¡Dios sabe que he tenido mi parte de dolor por esta situación!” ¿Suena como algo que usted diría? O al menos, algo que usted piensa?

Nada podía estar más lejos de la mente de Pablo. No había autocompasión; no había ego herido; no hubo autopreservación ni represalias políticas; no había ningún resentimiento amargo o búsqueda de venganza. Él hace todo lo posible para minimizar su propio daño, e insta a la iglesia a tratar con el ofensor objetivamente. Y que Dios conceda que Su pueblo sea poseído por tal espíritu de humildad que estamos ansiosos de perdonar a los que se han rebelado contra nosotros. Que seamos personas semejantes a Cristo, llenas del Espíritu, que amemos de corazón, que no seamos provocados, que no tomemos en cuenta el mal sufrido y que llevemos, creamos, esperamos y soportemos todas las cosas (1 Cor. 13:5, 7).

El Pecado Daña al Cuerpo Entero

Pero además de ese maravilloso ejemplo de gracia y caridad, noten que la primera etapa de la disciplina es el pecado dañino. Pablo puede minimizar su daño a cualquier grado que pueda, pero no quitar la importancia del pecado. Dice que ese pecado estaba dirigido principalmente a los corintios como un todo. Él dice en el versículo 5: " Pero si alguno me ha causado tristeza, no me la ha causado a mí solo,” no es personal, “sino en cierto modo (por no exagerar) a todos vosotros.” Y aquí vemos más pruebas de la interconexión esencial del cuerpo de Cristo. El daño del pecado no se limita al ofensor y al ofendido. Trae tristeza a toda la iglesia.

Todos somos miembros del cuerpo de Cristo. Pablo dice en 1 Corintios 12:26: “De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.” Así como la salud de un miembro de mi cuerpo físico afecta la salud de los otros miembros, así también en el cuerpo de Cristo. La salud espiritual del cuerpo como un todo depende de la salud espiritual de cada miembro. La presencia del pecado afecta a todo el cuerpo incluso si es sólo en un miembro.

Cáncer Espiritual

Algunas personas se burlan de la práctica de la disciplina de la iglesia. Ellos dicen: "Si haces eso, vas a vaciar la iglesia!" "¡Vas a ser demandado!" "¡Eso no es amor! ¡Eso es crítico! Quiero decir, ¿leer el pecado de alguien públicamente, ante toda la iglesia?” La mente natural simplemente no puede entender por qué deben tomarse tales medidas drásticas. Vi una historia sobre una adolescente que fue admitida en el hospital con una enfermedad desconocida. Ella era muy activa físicamente, e incluso se estaba preparando para ganarse la vida al participar en deportes náuticos. Durante su estancia en el hospital, los médicos habían descubierto que tenía cáncer en el brazo. Y estaba tan avanzado en este punto que la única manera de asegurarse de que no se extendiera al resto de su cuerpo era amputarle el brazo. Como se puede imaginar, eso fue absolutamente devastador para ella, y, como se esperaba, ella se resistió. Esperaba recibir quimioterapia, cirugía o radiación, algo menos drástico que la amputación. Pero la enfermedad era demasiado avanzada y las medidas drásticas eran inevitables. Permitir que el cáncer se prolongara aún más habría llevado a su propagación a través de su cuerpo, y eventualmente la mataría.

El pecado no arrepentido en el cuerpo de Cristo es de igual manera. Es un cáncer espiritual que, si no se controla, infectará a todo el cuerpo hasta que destruya toda la vida espiritual. Y así, si hay un miembro del cuerpo de Cristo que está infectado con el cáncer del pecado no arrepentido y se niegan a hacer algo al respecto -prefieren otro tratamiento menos drástico- la iglesia necesita tomar la acción drástica pero necesaria, y amputar. Pablo lo dijo en 1 Corintios 5:6: “¿No sabéis que un poco de levadura fermenta toda la masa ? Limpiad la levadura vieja para que seáis masa nueva”

No hay Crímenes Sin Víctimas

Querido cristiano, ninguno de nosotros vive o muere para sí mismo. Somos parte del mismo cuerpo; si un miembro está enfermo, el cuerpo está enfermo. Eso significa que no hay tal cosa como el pecado meramente personal. Algunos de ustedes tienen sus pecados privados que han amamantado y han logrado guardar en la oscuridad, ocultos de sus hermanos y hermanas en Cristo y la luz de la Palabra de Dios-pecados que creen que no dañan a nadie más que a ustedes mismos. “Crímenes sin víctimas,” el mundo los llama. Los crímenes sin víctimas no existen en la iglesia. El pecado incluso contra tu propio cuerpo-pecado que dirías que no involucra a nadie más- involucra a todos los demás, porque si eres un miembro del cuerpo de Cristo, estás vitalmente conectado con todos tus hermanos y hermanas, especialmente en tu propia comunidad de Iglesia local. Como el pastor MacArthur a menudo ha dicho: “Una iglesia es tan fuerte como su miembro más débil.”

Y así, cuando uno de vuestros hermanos o hermanas es fiel en venir a vosotros y llevar vuestro pecado a vuestra atención, y para amorosamente haceros conscientes de las consecuencias, y para llamaros por gracia al arrepentimiento, no le dirás que se ocupen de sus propios asuntos. En el sentido más verdadero, se están ocupando de su propio asunto. La salud espiritual del cuerpo de Cristo es nuestro asunto. El pecado es tan serio. Y por esto debe ser confrontado y tratado. Veremos más en cómo se verá ese proceso la próxima semana.

5 comentarios sobre “Medidas Drásticas: Protegiendo al Cuerpo del Cáncer Espiritual

    El Difícil Deber de la Disciplina « escribió:
    3 febrero 2017 en 10:12 pm

    […] restauración de la iglesia). Hace dos semanas, echamos un vistazo a la primera etapa, que fue el pernicioso pecado que hace necesaria la disciplina. Esta semana, observamos la segunda etapa, que es la disciplina […]

    […] primera de esas etapas es el pecado que hace necesaria la disciplina. Al examinar las palabras de Pablo en 2 Corintios 2: 5, nos enfocamos particularmente en la […]

    Las Personas Perdonadas, Perdonan « escribió:
    17 febrero 2017 en 1:10 pm

    […] etapas de la disciplina fiel y exitosa, y hemos visto tres de ellas hasta ahora. Primero, está el pecado dañino que hace necesaria la disciplina; segundo, está la disciplina corporativa ; y tercero, hay, […]

    La Restauración de un Miembro Disciplinado « escribió:
    17 marzo 2017 en 11:45 pm

    […] examinado las primeras cuatro etapas de disciplina eclesiástica fiel y exitosa. Primero, hay el pecado dañino que hace necesaria la disciplina; Segundo, está la disciplina corporativa ; Tercero, hay un […]

    Firmes Contra las Maquinaciones de Satanás « escribió:
    3 abril 2017 en 7:58 am

    […] etapas de la disciplina de la iglesia exitosa y la restauración. Hemos aprendido que donde hay pecado dañino debe haber disciplina corporativa , la cual debe ser llevada a cabo hasta que haya un […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s