La Santidad y Nuestras Voluntades

Posted on Actualizado enn

ESJ-2017 0201-007

La Santidad y Nuestras Voluntades

“porque Dios es quien obra en vosotros tanto el querer como el hacer, para su beneplácito.” FILIPENSES 2:13

En todo lo que se ha dicho hasta ahora sobre nuestra responsabilidad por la santidad –la necesidad de convicción y compromiso, la perseverancia y la disciplina, y la santidad en cuerpo y en espíritu – la actividad de nuestras voluntades siempre está implícita. Es la voluntad que en última instancia, hace cada elección individual de si vamos a pecar u obedecer. Es la voluntad que elige ceder a la tentación o decir no. Nuestras voluntades, entonces, determinan finalmente nuestro destino moral, si seremos santos o impíos en nuestro carácter y conducta.

Siendo esto cierto, es críticamente importante que entendamos cómo funciona nuestra voluntad-lo que nos hace girar en una dirección u otra, por qué tomamos las decisiones que hacemos. Por encima de todo, debemos aprender cómo someter nuestras voluntades y obedecer a la voluntad de Dios de manera práctica, diaria, hora por hora.

Para ayudarnos a entender cómo funcionan nuestras voluntades, revisemos la definición del corazón presentada anteriormente en el capítulo 6. En esa definición, Owen dijo que el corazón, tal como se usa en la Biblia, denota generalmente todas las facultades del alma mientras trabajan juntas en el bien ó el mal – la mente, las emociones, la conciencia y la voluntad.

Todas estas facultades fueron implantadas en el alma del hombre por Dios, pero todas fueron corrompidas por la caída del hombre en el Jardín del Edén. Nuestra razón (o entendimiento) fue oscurecida (Efesios 4:18), nuestros deseos fueron torcidos (Efesios 2:3), y nuestra voluntad pervertida (Juan 5:40). Con el nuevo nacimiento nuestra razón es nuevamente iluminada, nuestros afectos y deseos redirigidos, y nuestra voluntad sometida. Pero aunque esto es verdad, no es verdad todo la vez. En la experiencia real es un proceso creciente. Se nos dice que debemos renovar nuestras mentes (Romanos 12:2), fijar nuestros afectos en las cosas de arriba (Colosenses 3:1), 1 y someter nuestras voluntades a Dios (Santiago 4:7).

Además, cuando Dios originalmente creó al hombre, la razón, las emociones y la voluntad trabajaron en perfecta armonía. La razón condujo el camino en la comprensión de la voluntad de Dios, la voluntad consintió la voluntad de Dios, y las emociones se deleitaban en hacerlo. Pero con la entrada del pecado en el alma del hombre, estas tres facultades comenzaron a trabajar en contradicción el uno con el otro y con Dios. La voluntad se vuelve obstinada y rebelde y no consiente lo que la razón sabe que es la voluntad de Dios. O, más comúnmente, las emociones dominan y alejan la razón y la voluntad de la obediencia a Dios.

El punto de todo esto es enfatizar y permitirnos entender la interrelación de la mente, las emociones y la voluntad. Mientras que la voluntad es el determinador final de todas las elecciones, es influenciada en sus elecciones por las fuerzas más fuertes que se le han dado.

Estas fuerzas convincentes vienen de una variedad de fuentes. Puede ser las sutiles sugerencias de Satanás y su sistema mundial (Efesios 2: 2) o las tentaciones malignas de nuestra propia naturaleza pecaminosa (Santiago 1:14). Puede ser la voz urgente de la conciencia, el razonamiento serio de un amigo amoroso, o el silencioso impulso del Espíritu Santo. Pero cualquiera que sea la fuente de estas fuerzas convincentes, llegan a nuestra voluntad a través de nuestra razón o nuestras emociones.

Por lo tanto debemos estar alerta de lo que entra en nuestras mentes y lo que influye en nuestras emociones. Salomón dijo: “Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida.” (Proverbios 4:23). Si guardamos diligentemente nuestras mentes y emociones, veremos al Espíritu Santo trabajando en nosotros para conformar nuestras voluntades a la suya (Filipenses 2:12-13). ¿Cómo entonces guardamos nuestras mentes y emociones?

David dijo: “¿Cómo puede el joven guardar puro su camino? Guardando tu palabra.” (Salmo 119: 9). David guardó su camino con la Palabra de Dios. La Biblia nos habla principalmente a través de nuestra razón, y es por eso que es tan vitalmente importante para nuestra mente ser constantemente sometida a su influencia. No hay absolutamente ningún acceso directo a la santidad que elude o dé poca prioridad a una ingesta consistente de la Biblia.

Salomón nos dijo que la sabiduría, la comprensión y la discreción nos protegerá del mal camino (Proverbios 2:10-12). Estas son cualidades de nuestras mentes. ¿Cómo podemos adquirir estas cualidades? “Porque el SEÑOR da sabiduría, de su boca vienen el conocimiento y la inteligencia.” (Proverbios 2:6). Pero ¿a quién le da el Señor estas cualidades? Él los da a quien recibe sus palabras, que atesora sus mandamientos interiormente, que pone su oído alerta a la sabiduría y su corazón listo para la comprensión, que ora por discernimiento y comprensión, y que busca la comprensión como si fuera un tesoro escondido (Proverbios 2:1-5).

Es obvio, incluso a partir de una lectura casual de Proverbios 2: 1-12, que la influencia protectora de la Palabra de Dios viene como resultado de la ingesta diligente, en oración y decidida de la Escritura. Para proteger nuestras mentes, debemos dar prioridad a la Biblia en nuestras vidas, no sólo por la información espiritual que da, sino también por la aplicación diaria de ella en nuestras vidas cotidianas.

No sólo debemos guardar nuestras mentes, también debemos guardar nuestras emociones. Para hacer esto, es útil primero darse cuenta de que mientras Dios a menudo llama a nuestras voluntades a través de nuestra razón, el pecado y Satanás usualmente nos atraen a través de nuestros deseos. Es cierto que Satanás atacará nuestra razón para confundir y nublar los asuntos, pero eso es sólo para permitirnos vencer a través de nuestros deseos. Ésta es la estrategia que empleó con Eva (Génesis 3: 1-6). Él atacó su razón cuestionando la integridad de Dios, pero su principal tentación era su deseo. Leemos que Eva vio que el árbol era bueno para comer, era una delicia para los ojos, y deseable para hacer un sabio (Génesis 3: 6).

Sabiendo que Satanás ataca principalmente a través de nuestros deseos, debemos vigilarlos diligentemente y llevar la Palabra de Dios sobre ellos constantemente. Esto no es ascetismo; es prudencia espiritual. Cada uno de nosotros debe buscar ser consciente de cómo el pecado nos ataca a través de nuestros deseos y tomar acciones preventivas. Esto es lo que Pablo instó a Timoteo a hacer cuando le ordenó “Huye, pues, de las pasiones juveniles.” (2 Timoteo 2:22).

Pero guardarnos de nuestros deseos es más que luchar contra una retaguardia de acción defensiva contra las tentaciones del mundo, la carne y el diablo. Debemos tomar la ofensiva. Pablo nos dirige a poner nuestros corazones en las cosas de arriba, es decir, en los valores espirituales (Colosenses 3: 1). El salmista nos anima a deleitarnos en la ley de Dios (Salmo 1: 2), y se dijo proféticamente de Jesús: “me deleito en hacer tu voluntad, Dios mío; tu ley está dentro de mi corazón.” (Salmo 40:8). Así vemos que debemos poner nuestros deseos en cosas espirituales y deleitarnos en la ley y la voluntad de Dios.

Así que hemos llegado a un círculo completo de disciplina, a un plan estructurado. Normalmente, nuestra razón, voluntades y emociones deben funcionar en ese orden, pero como invertimos tan a menudo el orden, prestando atención a nuestros deseos, debemos trabajar en dirigir esos deseos hacia la voluntad de Dios.

Cuando empecé a correr como un ejercicio, yo estaba desmotivado y por lo tanto inconsistente en hacerlo. Sabía que debía correr, que mi cuerpo necesitaba el acondicionamiento físico, y que probablemente sería más saludable como resultado. Pero estaba fuera de condición, necesitaba tiempo que no pensaba que tenía, y sobre todo era doloroso. Así que empecé, paré, empecé y me detuve, sin hacer progresos constantes. Luego leo el libro del Dr. Kenneth Cooper, Aerobics, que documenta la importancia de las actividades extenuantes, como el jogging, que ejercitan el corazón. El Dr. Cooper explicó por qué el trotar era importante, dio algunas pautas sencillas para hacerlo e impregnó sus hechos e instrucciones con muchas ilustraciones de personas cuya vida física fue cambiada dramáticamente como resultado de trotar.

Me encontré leyendo ese libro quizá media docena de veces. No necesitaba estar convencido de la importancia de trotar; Ya estaba convencido. Y no necesitaba releer las pocas reglas simples; estaban claros la primera vez a través del libro. Lo que necesitaba era motivación. Y esas historias de "éxito" -lo que yo llamo "antes y después" de historias- me motivaron a salir y trotar. Leerlos y releerlos finalmente tuvieron éxito en hacerme consistente. Influí en mi voluntad a través de mis emociones (por motivación) cuando no pude a través de mi razón (por entender la importancia de correr).

Ahora, además de darnos instrucciones y directrices para vivir, la Biblia está llena de historias de "éxito" de personas reales que confiaron en Dios y le obedecieron y cuyas vidas cambiaron dramáticamente o que influyeron significativamente en el curso de la historia. El undécimo capítulo de Hebreos nos da un índice breve y parcial de algunas de estas historias. Pero hay muchos más no mencionados (como el propio escritor de Hebreos reconoce en Hebreos 11:32). Las hazañas de hombres como Daniel, Nehemías y Elías, así como Abraham, Noé y David pueden motivarnos a ir y hacer lo mismo. Así que haríamos bien en incluir constantemente los relatos de algunos de estos hombres en nuestra lectura de la Biblia para motivarnos en áreas de santidad.

Además de las Escrituras, podemos estar atentos a los pocos libros clásicos que realmente nos motivan a una vida santa y piadosa. El número probablemente no excederá de una media docena que satisfaga exclusivamente nuestras necesidades. Estos libros deben ser releídos frecuentemente al igual que releo aeróbicos. La idea básica es tener un plan – un enfoque disciplinado – que nos permita permanecer motivados a la santidad.

En el análisis final es Dios quien trabaja en nosotros para querer y actuar de acuerdo a Su buen propósito. Pero Pablo nos dice expresamente que debemos trabajar en esto nosotros mismos (Filipenses 2:12). Nuestra responsabilidad con respecto a nuestras voluntades es proteger nuestras mentes y emociones, siendo conscientes de lo que influye en nuestras mentes y estimula nuestros deseos. Mientras hacemos nuestra parte, veremos que el Espíritu de Dios hace Su parte para hacernos más santos.

Jerry Bridges

Un comentario sobre “La Santidad y Nuestras Voluntades

    En Pos de la Santidad « escribió:
    12 marzo 2017 en 8:43 pm

    […] 13. Santidad y nuestras voluntades […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s