Las Cinco Pruebas de la Falsa Doctrina

Posted on

ESJ-2017 0206-001

Las Cinco Pruebas de la Falsa Doctrina

Por Tim Challies

T .D. Jakes dice que Dios existe eternamente en tres manifestaciones, no tres personas. Greg Boyd dice que Dios conoce algunos aspectos del futuro, pero que otros eventos futuros están fuera de su conocimiento. Creflo Dólar dice que porque somos creados a la imagen de Dios, somos pequeños dioses. El mormonismo dice que Dios reveló nuevas escrituras a José Smith que reemplazan a la Biblia. El Catolicismo Romano dice que somos justificados por la fe, pero no por la fe solamente. Este mundo es una turbia locura de lo verdadero y lo falso. Para cada doctrina que sabemos que es verdad, parece haber cien farsantes.

No es de extrañar, entonces, que Juan nos diga que "probad los espíritus" y Pablo dice: "examinadlo todo" (1 Juan 4: 1, 1 Tesalonicenses 5:21). Es nuestra sagrada responsabilidad examinar cada doctrina para determinar si es verdadera o falsa. Pero, ¿cómo podemos distinguir la doctrina sana de la falsa? ¿Cómo podemos distinguir a los maestros de la verdad de los maestros del error? En nuestro artículo de apertura, dije que poner una doctrina a prueba es la mejor manera de determinar si es verdadera o falsa. Al probar la doctrina, aprendemos nuestra responsabilidad hacia ella: o nos aferramos a ella o la rechazamos. Estoy volviendo a esas pruebas hoy para explicarlas en mayor detalle. Proporcionan un modelo que es útil para probar cualquier doctrina.

Prueba 1: La Prueba de Origen

La primera prueba es la prueba de origen. La sana doctrina se origina en Dios; la falsa doctrina se origina con alguien o algo creado por Dios. El apóstol Pablo hizo todo lo posible para convencer a la iglesia de Galacia de que el evangelio que enseñó no era suyo, sino de Dios. “Pues quiero que sepáis, hermanos, que el evangelio que fue anunciado por mí no es según el hombre. Pues ni lo recibí de hombre, ni me fue enseñado, sino que lo recibí por medio de una revelación de Jesucristo.” (Gálatas 1:11-12). Incluso Jesús estaba claro que sólo enseñaba lo que Dios le había instruido enseñar: “Mi enseñanza no es mía, sino del que me envió.” (Juan 7:16). La verdadera doctrina se origina en el Dios verdadero (Tito 1: 2).

Así como la verdadera doctrina está marcada por su origen divino, la falsa doctrina está marcada por su origen mundano. Pablo advirtió a la iglesia de Colosas que evitase la doctrina que es " según los preceptos y enseñanzas de los hombres" y dijo a Timoteo que algunos "apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios" (Colosenses 2:22, 1 Timoteo 4: 1). Es así de simple: La enseñanza sana se origina con Dios y la falsa enseñanza se origina con hombres o demonios. Cuando se trata de doctrina, si el hombre la diseña, entonces no debemos afirmarla. Dios es el Padre de la verdad y Satanás es el padre de la mentira (Juan 8:44).

La prueba: ¿Esta doctrina se origina con Dios o ha sido fabricada por alguien o algo más?

Esto nos deja con una pregunta obvia: ¿Cómo podemos saber el origen de una doctrina? A veces su origen es obvio, pero más a menudo no lo es. Cuando no estamos seguros, podemos recurrir a nuestra segunda prueba.

Prueba 2: Prueba de Autoridad

La segunda prueba es la prueba de autoridad. La sana doctrina basa su autoridad dentro de la Biblia; la doctrina falsa basa su autoridad fuera de la Biblia. La Biblia es la revelación inerrante, infalible, suficiente, completa y autoritativa de Dios de sí mismo a la humanidad. Las doctrinas que se originan en la mente de Dios están registradas en la Palabra de Dios. Existe una correlación clara y necesaria entre el origen y la autoridad, entre Dios y su Palabra.

Podemos pensar aquí de esos nobles bereanos que “recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11). Ellos sabían que todas las doctrinas deben ser comparadas con la Palabra de Dios, su fuente de verdad. Asimismo, Pablo alabó a los Tesalonicenses por su cuidadosa evaluación y aceptación de su enseñanza porque entendieron su autoridad divina. “Por esto también nosotros sin cesar damos gracias a Dios de que cuando recibisteis la palabra de Dios, que oísteis de nosotros la aceptasteis no como la palabra de hombres, sino como lo que realmente es, la palabra de Dios, la cual también hace su obra en vosotros los que creéis." (1 Tesalonicenses 2:13). La sana doctrina se origina en la mente de Dios y está registrada en su auto-revelación autoritatativa: la Biblia.

La prueba: ¿Apela esta doctrina a la Biblia como su autoridad? ¿O apela a otros escritos u otra mente?

Pero sigue habiendo una preocupación, porque dos maestros pueden afirmar la autoridad de la Biblia mientras enseñan cosas muy diferentes. ¿Cómo podemos saber cuál es la interpretación correcta? Aquí es donde nos dirigimos a la tercera prueba.

Prueba 3: Prueba de Consistencia

La tercera prueba es la prueba de consistencia. La sana doctrina es consistente con toda la Escritura; la falsa doctrina es inconsistente con algunas partes de la Escritura. Hay una semejanza o familiaridad con la verdadera doctrina y una extrañeza o desconocimiento de la falsa doctrina. El hombre que escribió la carta a los hebreos advirtió a su congregación acerca de “doctrinas diversas y extrañas,” mientras que Pablo advirtió a Timoteo acerca de aceptar “doctrinas extrañas” (Hebreos 13:9; 1 Timoteo 1:3, 6:3). Ambos pretendían enfatizar que la doctrina debe compararse siempre con el cuerpo de verdad establecido y aceptado. Aquellos que conocen este cuerpo de verdad estarán en la mejor posición para identificar y refutar inmediatamente lo que es falso.

Esto está ligado a un principio teológico clave, "la analogía de la fe", que a menudo se explica con la frase "la Escritura interpreta la Escritura". Si la Biblia se origina en la mente infalible de Dios, debe ser consistente en todas partes. Debido a que no puede haber contradicción en la mente de Dios, no puede haber contradicción en la revelación de Dios. Lo que la Biblia enseña en un lugar no puede refutarse en otro. Por lo tanto, cualquier doctrina verdadera debe ser consistente con la totalidad de la Escritura. La doctrina nunca debe ser tratada de manera aislada, sino siempre a la luz de una correcta comprensión de toda la Biblia. Demasiados maestros falsos aíslan versículos o ideas que no pueden resistir el escrutinio de todo el Libro.

La prueba: ¿Es esta doctrina establecida o refutada por la totalidad de la Escritura?

Una vez que hemos probado la doctrina y la hemos encontrado verdadera, según estos tres criterios, también podemos ver su solidez por sus efectos sobre nosotros y los que nos rodean. Eso requiere dos pruebas más.

Prueba 4: La Prueba del Crecimiento Espiritual

La cuarta prueba es la prueba del crecimiento espiritual. La sana doctrina es beneficiosa para la salud espiritual; la falsa doctrina conduce a la debilidad espiritual. Después de instruir a Timoteo, Pablo le dijo: " Al señalar estas cosas a los hermanos serás un buen ministro de Cristo Jesús, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido." (1 Timoteo 4:6). Timoteo se había entrenado en la Biblia y la doctrina cristiana. Se había nutrido de las verdades a las que había estado expuesto desde que era un niño. Y nunca se había detenido. A través de este alimento continuo, este comedor continuo de la Palabra de Dios, él había crecido espiritualmente sano y fuerte. Había acumulado un profundo conocimiento de Dios y de su Palabra. Por eso Pablo lo consideró un "hombre de Dios" con una "fe no fingida" (1 Timoteo 6:11, 2 Timoteo 1: 5). La nutrición constante de Timoteo en la sana doctrina de la Palabra de Dios lo convirtió en el hombre que era.

La sana doctrina hace cristianos espiritualmente sanos, maduros y conocedores. La falsa doctrina hace cristianos espiritualmente insanos, inmaduros e ignorantes que podría no ser cristianos en absoluto.

Prueba 5: La Prueba de la Vida Piadosa

La quinta prueba es la prueba de la vida piadosa. La sana doctrina tiene valor por la vida piadosa, la falsa doctrina conduce a la vida impía. La verdad nunca se mantiene por sí misma, sino que siempre tiene implicaciones en la vida. La doctrina siempre está destinada a conducir a la doxología, la adoración y la vida con propósito. “Toda Escritura es inspirada por Dios,” dice Pablo, “y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16-17). La Escritura no debe ser conocida en un sentido abstracto, sino íntimamente. Debe informar no sólo nuestras mentes, sino también nuestros corazones y manos.

Pablo encargó a Tito de "enseñar lo que está de acuerdo con la sana doctrina", recordándole que esa doctrina esas “cosas son buenas y útiles para los hombres” (3:8, 2:1). “Lo que está de acuerdo” con la sana doctrina son sus implicaciones de largo alcance, los deberes que fluyen de ella. Por tanto, la sana doctrina tiene valor. Es provechosa en enseñarnos a vivir como debemos vivir. Nos equipa para hacer aquellas cosas que son buenas para nuestro prójimo y que traen honor y gloria a nuestro Dios. La verdad no ha sido comprendida hasta que ha sido vivida. La sana doctrina sana nos trae beneficio al enseñarnos a vivir de una manera que agrada a Dios. La falsa doctrina nos debilita al enseñarnos a vivir de una manera que deshonra a Dios.

Evaluación: Determinación de la Calidad

En este punto simplemente tomamos todas las pruebas de las tres pruebas y llegamos a una conclusión acerca de la calidad de la doctrina en cuestión. La sana doctrina se origina con Dios, está registrada en la Palabra de Dios, es consistente con toda la revelación de Dios, y conduce a la salud espiritual y, a la vida piadosa. La falsa doctrina se origina con hombres o demonios, es ajena a la Palabra de Dios, es inconsistente con toda la revelación de Dios, y conduce a la debilidad espiritual y, a la vida impía. Debe pasar todas las pruebas con el fin de ser sana. Si falla en una, falla en todas. Esta palabra "sana" se refiere a la salud y aparece a menudo en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, Pablo instruyó a Timoteo: “Retén la norma de las sanas palabras que has oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús.” (2 Timoteo 1:13). A Tito dijo: “enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina” (Tito 2:1).

La tarea del médico es evaluar a un paciente para declararlo apto o no apto. El paciente está en forma cuando todo su cuerpo está funcionando adecuadamente, libre de enfermedad. La tarea del cristiano es evaluar cada doctrina para declararla apta o inapropiada. John Stott lo dice característicamente bien: "La doctrina cristiana es saludable de la misma manera que el cuerpo humano es saludable. Porque la doctrina cristiana se asemeja al cuerpo humano. Es un sistema coordinado que consta de diferentes partes que se relacionan entre sí y que en conjunto constituyen un todo armonioso. Si por lo tanto nuestra teología está mutilada (con partes que faltan) o enferma (con partes distorsionadas), no es "sana" o "saludable." La doctrina que pasa las tres pruebas es doctrina sana. Es pura e inmaculada, verdadera según el estándar infalible de la verdad de Dios.

La evaluación: ¿Basándose en la evidencia, esta doctrina es sana o falsa?

Acción: Determine Su Responsabilidad

Habiendo examinado a fondo la doctrina y examinado sus efectos, somos capaces de determinar cómo responder a ella. La sana doctrina debe ser aceptada y afirmada; la falsa doctrina debe ser negada y rechazada. Cuando Jesús habló a los creyentes en Tiatira, él los elogió por aferrarse a la verdad y les dijo que "lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga" (Apocalipsis 2:25). Pablo describió al anciano como un hombre “reteniendo la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que sea capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen” (Tito 1:9).

Nuestra responsabilidad es clara: debemos aceptar y aferrarnos a lo que es verdadero, y debemos negar y rechazar lo que es falso. Del mismo modo, la iglesia debe dar la bienvenida a aquellos que enseñan la sana doctrina y reprender a los que no lo hacen. Si no prestan atención a la corrección, la iglesia debe rechazarlas, eliminarlas así como su influencia (1 Corintios 5:9).

Conclusión

En resumen, la verdadera doctrina (el contenido) se origina en Dios (origen), está basada en la Biblia (autoridad) y está de acuerdo con toda la Escritura (consistencia). Dado que esta doctrina es sana (calidad), es saludable (beneficio) y útil (valor) para nosotros, y somos responsables de mantenerla (responsabilidad).

La falsa doctrina (contenido) se origina con el hombre (origen), no está basada en la Biblia (autoridad) y contradice partes de la Escritura (consistencia). Debido a que esta doctrina es incorrecta (calidad), no es saludable (beneficio) es inútil (valor) para nosotros, y somos responsables de rechazarla (responsabilidad).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s