Nuestro Dios Inmutable

Posted on

ESJ-2017 0209-001

Nuestro Dios Inmutable

Salmos 102:25-27; Malaquías 3: 6; Santiago 1:17

John F. Macarthur

Vivimos en un mundo donde la moralidad está en constante evolución. Los pecados, de los que alguna vez fruncía el ceño, se celebran ahora como liberadores y legítimos. Y aquellos que se consideran espirituales exigen un dios que es flexible y acomodado a nuestros cambiantes estándares morales.

Pero la Biblia enseña que Dios no es susceptible al cambio. Él es inmutable e incambiable. El Salmo 102:25-27 dice:

Desde la antigüedad tú fundaste la tierra, y los cielos son la obra de tus manos. Ellos perecerán, pero tú permaneces; y todos ellos como una vestidura se desgastarán, como vestido los mudarás, y serán cambiados. Pero tú eres el mismo, y tus años no tendrán fin.

En Malaquías 3: 6, Dios explicó las razones por las que Él no había destruido totalmente a los desobedientes hijos de Jacob: "Porque yo, el SEÑOR, no cambio; por eso vosotros, oh hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.” Santiago escribió: “Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces, con el cual no hay cambio ni sombra de variación.” (Santiago 1:17).

Dios no cambia. El cambio es para bien o para mal. Ambos son inconcebibles para Dios: no podría mejorar y no cambiaría para peor. No hay nada en Él que necesite cambiar.

El Carácter Inmutable de Dios

Cuando decimos que Dios no cambia, queremos decir que Él nunca cambia Su carácter o Su voluntad. Números 23:19 dice: “Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta.” Sin embargo, él puede optar por reaccionar de manera diferente a las variadas respuestas del hombre. Por ejemplo, Dios ordenó a Jonás que predicara a la ciudad de Nínive que serían destruidos. Pero en la predicación de Jonás, toda la ciudad se arrepintió. La Biblia dice: " Y vio Dios sus acciones, que se habían apartado de su mal camino; entonces se arrepintió Dios del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo.” (Jon. 3:10). En lugar de destruirlos, los bendijo. ¿Cambió Dios? No, fue Nínive quien cambió, y Dios respondió a su arrepentimiento con una bendición, que es consistente con Su naturaleza.

Génesis 6: 6 dice que cuando Dios miró el libertinaje de la raza humana en las civilizaciones antes del diluvio: “Y le pesó al SEÑOR haber hecho al hombre en la tierra,” Dios había hecho a la humanidad para ser bendecida y ser una bendición, pero la caída de Adán convirtió la bendición de Dios en una maldición.  La voluntad de Dios y su carácter no cambiaron. El recompensaría el bien y castigará el mal. Pero la humanidad había cambiado, y Dios estaba arrepentido por lo que sus criaturas sufrirían en el juicio. El no tiene gozo cuando cae el juicio (2 Pedro 3:9).

Cuando la Biblia dice que Dios se arrepiente, no significa que pensó que había cometido un error. La versión Reina Valera usa la palabra arrepintió. Eso no significa que cambió Su mente. La Biblia simplemente expresa en términos que podemos entender una actitud divina de dolor por el pecado. Significa que Dios respondió a la iniquidad del hombre con dolor y alteró su tratamiento de la humanidad de acuerdo con cómo se estaban comportando. Su voluntad nunca cambió. Él nunca varió de Su curso (ver Jeremías 13:17).

La inmutabilidad de Dios lo distingue de todo, porque todo cambia. Todo el universo está cambiando. Las galaxias mueren y comienzan. Incluso el sol se está quemando lentamente. Nuestro mundo está cambiando constantemente. Las estaciones cambian. Nos envejecemos y morimos, y desde el principio hasta el final, todo lo que sabemos es cambio.

Él es "el mismo ayer y hoy y por los siglos" (Hebreos 13:8).

La Bendición de la Inmutabilidad de Dios

Que Dios no cambie es una gran fuente de consuelo para los creyentes. Significa que Su amor es para siempre. Su perdón es para siempre. Su salvación es para siempre. Sus promesas son para siempre.

En Romanos 11:29, Pablo escribe: " porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables". Dios no cambia su promesa. “Si somos infieles, Él permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo" (2 Timoteo 2:13). Si nuestra fe baja, El no cambia hacia nosotros. La seguridad de la salvación, entonces, se basa en el carácter inmutable de Dios.

Para el cristiano, el conocimiento de que Dios es inmutable es reconfortante y emocionante. Nosotros le pertenecemos, y Él ha prometido proveer todas nuestras necesidades. Estamos seguros en nuestra relación con Él. Su amor por nosotros nunca disminuirá; Él ciertamente terminará la obra que Él comenzó en nosotros (Filipenses 1: 6).

Para un incrédulo, sin embargo, el conocimiento de que Dios no cambia puede ser aterrador. Dios ha dicho que el alma que peca morirá. Él no alterará Su decreto. Su Palabra dice que la paga del pecado es la muerte, y eso será igual de cierto en el juicio final como lo fue cuando fue escrito. Aunque Él puede expresar un sentido divino de dolor en la ejecución de Su juicio, Dios no es de ninguna manera vacilante, y Él no suavizará su postura sobre el pecado. La Biblia dice en el Salmo 119: 89, “Para siempre, oh SEÑOR, tu palabra está firme en los cielos.”

Adorando a Nuestro Dios Inmutable

Adoramos a un Dios inmutable. Si eso le hace parecer mucho más allá de su capacidad de comprender, eso es bueno. Si usted piensa en Dios como alguien bastante simple para que la mente humana entienda, su dios no es el Dios verdadero.

¿Cuál es su concepto de Dios? ¿Lo ve como un ser eterno, infinito, todopoderoso, inmutable y glorioso? ¿O, como muchos, tienden a minimizar la grandeza de Dios, prefiriendo pensar en Él como alguien que puede ser manipulado o engañado por la hipocresía humana, o un ser utilitario como un genio que puede estar obligado a hacer lo que queremos? Todos estos puntos de vista de Dios son completamente paganos.

Una visión de la firmeza de nuestro Dios inmutable trae una sensación de seguridad y estabilidad a nuestras vidas inestables. En un mundo lleno de incertidumbre, podemos vivir nuestras vidas plenamente aseguradas del amor inquebrantable de Dios por Sus hijos. Y eso resultará en vidas llenas de adoración.

(Adaptado de Worship .)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170209
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s