Cristo Lo Hizo Todo

Posted on

ESJ-2017 0503-002

Cristo Lo Hizo Todo

Por Stephen Nichols

Ubicado a lo largo del río Rin, Heidelberg fue sede del Capítulo General o Asamblea de la Orden Agustina en mayo de 1518. Staupitz, el vicario general de la orden, aprovechó este momento para que Lutero hablara de la crisis causada por las Noventa y Cinco tesis. Lutero respondió redactando un nuevo conjunto de tesis, las Veintiocho Tesis para la disputas de Heidelberg. Aunque son mucho menos conocidas que las tesis clavadas a la puerta de la iglesia, estas tesis son el texto más importante durante este período de desarrollo de Lutero. En un punto de su vida, Lutero declararía: " Crux sola est nostra theologia ", diciendo: “La sola cruz es nuestra teología.” Esa singular expresión cristaliza lo que Lutero estaba señalando en las 28 Tesis de Heidelberg. Antes de enumerar las tesis, Lutero escribió un breve párrafo introductorio como prefacio. El prefacio es esencial para entender el trabajo en su conjunto. Lutero comienza notando que él desconfía "completamente de nuestra propia sabiduría", y así confía en y extrae de “San Pablo, el vaso e instrumento especialmente elegido de Cristo, y también de San Agustín, su intérprete más digno de confianza.”

La expresión latina ad fontes, “a las fuentes,”, sirvió como grito de guerra del Renacimiento. Significaba volver a los originales, o los manantiales. Esto se puede ver en el renacimiento de la arquitectura greco-romana y el arte. Puede verse en el deseo de leer a Platón y Aristóteles directamente, en lugar de leer capas de interpretaciones medievales de Platón y Aristóteles. En teología, significaba leer la Biblia, y Agustín también, en lugar de leer capas de comentarios sobre las fuentes primarias. El Ad fontes del Renacimiento se refleja en la contraparte sola Scriptura de la Reforma. El breve prefacio de Lutero declara las fuentes de su enseñanza –Pablo y Agustín. También admite -y tenemos que verlo- que los oyentes y lectores de las veintiocho tesis tendrán que determinar cuan "bien o mal" Lutero las dedujo de Pablo y Agustín. La fuente de Lutero, sin embargo, era la fuente. Fue la "fuente" la que le llevó a ver cuán equivocada era la práctica de la penitencia en octubre de 1517. Cuanto más Lutero miraba a las fuentes, más error veía en la iglesia de su tiempo.

Después del breve prefacio de párrafos vienen las veintiocho tesis. Comparan y contrastan lo que Lutero llama un "teólogo de la gloria" y un "teólogo de la cruz". Típicamente, asociamos la gloria, especialmente la gloria de Dios, con las cosas buenas. En este caso, sin embargo, Lutero ve a un teólogo de la gloria como algo malo. Un teólogo de gloria es el mismo que el falso profeta que declara la paz en la tesis 92 de las Noventa y Cinco Tesis. En la tesis de Heidelberg 21, Lutero escribe: "Un teólogo de la gloria llama mal al bien y al bien mal". Al usar el término gloria, Lutero habla de la idea vana de que la humanidad tiene su propia gloria o de que la humanidad tiene la capacidad de agradar Dios y cumplir justicia. Esta idea lleva al teólogo de la gloria a despreciar la gracia de Dios. La gracia divina es lo bueno que un teólogo de la gloria llama malo. En resumen el teólogo de gloria se regocija en la capacidad humana y en la justicia de las obras. En contraste con el teólogo de la gloria está el teólogo de la cruz. El teólogo de la cruz comienza con nosotros, más específicamente con nuestra miseria. La tesis 18 dice: "Es cierto que el hombre debe desesperarse por completo de su propia habilidad antes de estar preparado para recibir la gracia de Cristo". En consecuencia, la tesis 25 nos informa: "Él no es justo quien hace mucho, sino quien, sin trabajo cree mucho en Cristo ".

El teólogo de la gloria en realidad va más allá de lo peor llamado malvado a la gracia. El teólogo de la gloria, el que confía en la capacidad humana y confía en la acumulación de méritos y obras, realmente desprecia a Cristo. Luego, en la última de las Vigésimas Ocho Tesis, Martín Lutero escribe lo que bien puede ser la frase más hermosa que escribió: "El amor de Dios no encuentra, sino crea, aquello que le agrada". El amor De Dios nunca encontrará nada agradable en nosotros, porque todos somos pecadores que somos injustos y completamente desagradables al Dios Santo. Y así, Dios nos hace justos. Él nos vuelve a crear.

Muchos años después, en 1545, Lutero reflexionó sobre su conversión y ofreció un relato extraordinario de este acontecimiento, que depende de la comprensión de la diferencia entre lo activo y lo pasivo. Así, Lutero nos dice:

Mientras tanto, ya en ese año había vuelto a interpretar el Salterio de nuevo. Confiaba en que yo era más hábil, después de haber dado conferencias en la universidad sobre las epístolas de san Pablo a los romanos, a los Gálatas y a los Hebreos. De hecho, me había cautivado con un ardor extraordinario por comprender a Pablo en la Epístola a los Romanos. Pero hasta entonces no era la sangre fría en el corazón, sino una sola palabra en el capítulo 1: "En ella se revela la justicia de Dios" que se había interpuesto en mi camino. Porque yo odiaba esa palabra "justicia de Dios", la cual, según el uso y la costumbre de todos los maestros, me habían enseñado a entender filosóficamente acerca de la justicia formal o activa, como la llaman, con la cual Dios es justo y castiga al pecador injusto.

Aunque viví como un monje sin reproche, sentí que era un pecador ante Dios con una conciencia extremadamente perturbada. No podía creer que él fuera aplacado por mi satisfacción. Yo no amaba, sí, odiaba al Dios justo que castiga a los pecadores, y en secreto, si no blasfemo, sin duda murmuraba mucho, yo estaba enojado con Dios, y dije: "Como si no fuera suficiente, esos miserables pecadores, eternamente perdidos por el pecado original, son aplastados por toda clase de calamidades por la ley del decálogo, sin que Dios agregue dolor al dolor por el evangelio y también por el evangelio que nos amenaza con su justicia e ira! Así rabié con una conciencia feroz y preocupada. Sin embargo, golpeé impunemente a Pablo en aquel lugar, deseando ardientemente conocer lo que San Pablo quería. Por fin, por la misericordia de Dios, meditando día y noche, presté atención al contexto de las palabras: "En ella se revela la justicia de Dios, como está escrito: El justo por la fe vivirá." Allí empecé a entender que la justicia de Dios es aquella por la cual el justo vive por un don de Dios, a saber, por la fe. Y este es el significado: la justicia de Dios es revelada por el evangelio, es decir, la justicia pasiva con la cual el Dios misericordioso nos justifica por la fe, como está escrito: "El justo por la fe vivirá.”

Aquí sentí que había nacido de nuevo y había entrado en el paraíso mismo a través de puertas abiertas. Allí se me mostró una cara totalmente diferente de toda la Escritura. Entonces recorrí la Escritura de memoria. También encontré en otros términos una analogía, como la obra de Dios, que es lo que Dios hace en nosotros, el poder de Dios, con el cual nos hace sabios, la fortaleza de Dios, la salvación de Dios, la gloria de Dios . Y exalté mi palabra más dulce con un amor tan grande como el odio con el cual antes había odiado la palabra "justicia de Dios". Así, ese lugar en Pablo fue para mí la verdadera puerta del paraíso.

Este es el evangelio. Esta es la doctrina de la justificación por la fe solamente. La clave aquí es que Lutero es pasivo. Cristo toma su pecado. Cristo cumple la justicia, en Su obediencia en Su vida y en Su muerte en la cruz. Este fue el descubrimiento de Lutero. Cristo lo hizo. Lo hizo todo.

Este fragmento se adapta a la contribución de Stephen Nichols en The Legacy of Luther .

Un comentario sobre “Cristo Lo Hizo Todo

    Carlos escribió:
    4 mayo 2017 en 9:31 am

    Soberbio… Que gusto poder leer esta información tan refrescante … Gracias !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s