El Gran Motivo y Fin de la Salvación

Posted on

ESJ-2017 0525-003

El Gran Motivo y Fin de la Salvación

Por Paul Washer

22 Por tanto, di a la casa de Israel: “Así dice el Señor Dios: ‘No es por vosotros, casa de Israel, que voy a actuar, sino por mi santo nombre, que habéis profanado entre las naciones adonde fuisteis.23 Vindicaré la santidad de mi gran nombre profanado entre las naciones, el cual vosotros habéis profanado en medio de ellas. Entonces las naciones sabrán que yo soy el Señor’ —declara el Señor Dios— ‘cuando demuestre mi santidad entre vosotros a la vista de ellas. ‘”

Ezequiel 36: 22-23

Entre las cuestiones más importantes de la religión cristiana están estas: ¿Qué podría mover a un Dios justo y santo para hacer el bien a personas malvadas y actuar para su redención? ¿Cómo puede ser amigo de los pecadores cuando Sus ojos son demasiado puros para contemplar el mal?[1] El Juez de toda la tierra hará lo correcto?[2]

Quien haya considerado seriamente la teología (es decir, la persona y los atributos de Dios) y la depravación radical de la humanidad caída debe reconocer inmediatamente que no hay afinidad entre el carácter y las obras de Dios y las de los seres humanos. Dios es bueno, justo y amoroso. La humanidad caída es malvada, injusta, egoísta y carente de amor. Si una visión tan baja del hombre es impactante para nosotros, debemos darnos cuenta de que las Escrituras son aún más claras en su denuncia de la humanidad:

[Los hombres] 29 estando llenos de toda injusticia, maldad, avaricia y malicia; colmados de envidia, homicidios, pleitos, engaños y malignidad; son chismosos,30 detractores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de lo malo, desobedientes a los padres, 31 sin entendimiento, indignos de confianza[v], sin amor, despiadados; (Romanos 1:29-31).

10 como está escrito:

No hay justo, ni aun uno;
11 no hay quien entienda,
no hay quien busque a Dios;
12 todos se han desviado, a una se hicieron inutiles;
no hay quien haga lo bueno,
no hay ni siquiera uno.
13 Sepulcro abierto es su garganta,
engañan de continuo con su lengua,
veneno de serpientes[f] hay bajo sus labios;
14 llena esta su boca de maldición y amargura;
15 sus pies son veloces para derramar sangre;
16 destrucción y miseria hay en sus caminos,
17 y la senda de paz no han conocido.
18 No hay temor de Dios delante de sus ojos. (Romanos 3:10-18).

A la luz de la evaluación de la Escritura del hombre caído, la mente bíblicamente entrenada no pregunta cómo Dios puede ponerse contra los hombres, condenarlos o incluso confiarlos a la separación eterna. Más bien, pregunta cómo Dios puede amar a los hombres, justificarlos y llevarlos a una íntima relación consigo mismo sin poner en duda Su propia virtud o integridad. Después de todo, una persona pone en duda su moralidad por las relaciones que permite y la compañía que mantiene.

Lo siguiente ilustra el problema. Una persona puede ser juzgada mal por sus malas acciones. Por ejemplo, Hitler ha caído en la historia como el epítome del mal humano debido a sus atroces crímenes contra la humanidad. Sin embargo, una persona que no ha cometido tales actos todavía puede ser considerada malvada por su asociación con los que lo hacen. Por ejemplo, un hombre que no ha cometido las atrocidades de Hitler, pero las conoce y aún considera que Hitler es un amigo y trata de salvarlo de las consecuencias de esas atrocidades sería considerado malvado. Aunque él sería inocente de cualquier implicación directa con las malas acciones, demuestra su mal por su asociación y amistad con el que las ha cometido.

¿Por qué, entonces, un Dios santo y justo que odia el mal y es rechazado por ello es movido a buscar una relación con gente malvada y salvarlos de las consecuencias de su pecado? Antes de considerar la respuesta de la Escritura, debemos desmentir una opinión contemporánea popular y blasfema: que Dios fue movido a salvar a la humanidad por alguna necesidad divina o anhelo de relación.

Es angustioso que tantos hayan caído tan lejos que ya no pueden ver cuando una opinión es una contradicción directa de las Escrituras y el pensamiento cristiano histórico. Una de las doctrinas más importantes y alentadoras con respecto a los atributos de Dios es Su autosuficiencia. No tiene necesidad de nada; menos aún, necesita una relación con el hombre. El cristianismo en Occidente ha exaltado el valor del hombre más allá de toda medida, de modo que ahora prácticamente mantiene a la humanidad por encima de Dios como el fin de todas las cosas y posee un valor más allá de toda estimación. Nos hemos convencido de que el cielo no sería el cielo sin nosotros, y Dios no estaría completo si la humanidad se perdiera. Sin embargo, las Escrituras calculan el valor total de las naciones como "una gota en un cubo" y "como grano de polvo en la balanza” (Isaías 40:15). Para responder a la noción de que Dios tiene una necesidad que sólo el hombre puede cumplir, el apóstol Pablo presenta la siguiente refutación: “El Dios que hizo el mundo y todo lo que en él hay, puesto que es Señor del cielo y de la tierra, no mora en templos hechos por manos de hombres” (Hechos 17:24).

Dios no tiene ninguna falta y por lo tanto no hay necesidad de nada o de alguien fuera de Sí mismo para mantener o mejorar Su existencia. Además, Dios no tiene necesidad de relación, ya que el Padre, el Hijo y el Espíritu han existido en perfecta comunión uno con el otro durante toda la eternidad. El Dios infinitamente generoso no creó el mundo por alguna necesidad divina, sino de Su superabundancia.

EL AMOR DE DIOS

Ahora nos dirigiremos a las Escrituras para responder a la pregunta que tenemos ante nosotros: ¿Qué movió a Dios a salvarnos? La primera respuesta que consideraremos está en 1 Juan 4:8. En cierto sentido, esta respuesta no debería ser una sorpresa para los cristianos, y sin embargo, en otro sentido, siempre debe sorprenderle y asombrarle: “Dios es amor” Dios amó a la humanidad caída, porque Dios es amor. Esta simple declaración no se limita a enseñar que Dios ama, aunque en sí mismo es una verdad extraordinaria, sino que Él es amor, que el amor de Dios es mucho más que una decisión, disposición, u obra. Es un atributo de Dios, una parte de su propio ser o naturaleza. Debido a que es Él, libre y desinteresadamente se entrega a otros para su beneficio o bien. Por lo tanto, el amor de Dios hacia las personas es el resultado de lo que El es y no tiene nada que ver con algún valor o mérito que se encuentra en los objetos de Su amor. No salvó a la gente a causa de ellos, pero a pesar de ellos. El amor de Dios fluye de Él por Su propia virtud y voluntad. Alguna virtud o mérito -evidente o latente, inherente o derivado- en el carácter o hechos del hombre no lo atrae a Él. La lógica es simple: Dios salva a los hombres malos porque los ama, y Él los ama porque Él es amor.

Esta verdad del amor inmerecido e incondicional de Dios está maravillosamente ilustrada en Deuteronomio, donde Dios explica la base o motivación para su elección de Israel. Moisés recuerda al pueblo, “El Señor no puso su amor en vosotros ni os escogió por ser vosotros más numerosos que otro pueblo, pues erais el más pequeño de todos los pueblos; mas porque el Señor os amó y guardó el juramento que hizo a vuestros padres, el Señor os sacó con mano fuerte y os redimió de casa de servidumbre, de la mano de Faraón, rey de Egipto.”(7:7-8).

Israel le pregunta: "¿Por qué me has amado?" Y Dios responde: "Te amé porque te amé". Así, el amor de Dios por Israel y por toda la humanidad caída no tiene nada que ver con quiénes son ni con lo que han hecho; más bien, tiene todo que ver con lo que Dios es y lo que Él ha determinado. Dios ama a las personas pecaminosas y caídas porque Él es amor, y Él ha decidido poner Su amor sobre ellas.

La verdad del amor de Dios a pesar de la completa falta de mérito de la humanidad caída se ilustra más en el libro de Ezequiel. Allí, Dios describe la naturaleza miserable, incluso repulsiva, de Israel -y de todos nosotros- antes de Su obra redentora en nuestras vidas:

y di: “Así dice el Señor Dios[a] a Jerusalén: ‘Por tu origen y tu nacimiento eres de la tierra del cananeo, tu padre era amorreo y tu madre hitita. ‘En cuanto a tu nacimiento, el día que naciste no fue cortado tu cordón umbilical, ni fuiste lavada con agua para limpiarte; no fuiste frotada con sal, ni envuelta en pañales. ‘Ningún ojo se apiadó de ti para hacer por ti alguna de estas cosas, para compadecerse de ti; sino que fuiste echada al campo abierto, porque fuiste aborrecida el día en que naciste.

‘Yo pasé junto a ti y te vi revolcándote en tu sangre. Mientras estabas en tu sangre, te dije: “¡Vive!” Sí, te dije, mientras estabas en tu sangre: “¡Vive!” (Ezequiel 16:3-6).

En este texto, Dios describe al pueblo de Israel -y toda la humanidad caída- como un hijo de linaje vergonzoso e innoble nacimiento: nacido de una raza enemiga, sucio y abortado, abandonado en un campo abierto y retorciéndose en su propia sangre. Ni siquiera la persona más tierna se habría movido para salvar a una criatura tan grotesca en un estado tan miserable. Sin embargo, Dios, siendo rico en misericordia, por su gran amor con el cual nos amó, aun estando muertos en nuestras transgresiones, nos hizo vivir junto con Cristo.[3]

La gloria del evangelio no es que Dios salve a criaturas dignas cuya belleza atraen Su amor y hace imposible que Él viva sin nosotros. La gloria del Evangelio es que Dios salva a los pecadores viles y miserables que se han ensuciado completamente a sí mismos, evocando el desprecio y el abandono de todos excepto de un Dios que es amor.

LA GLORIA DE DIOS

Hemos dado una breve repaso de Ezequiel 36:22-28 para considerar el amor inmerecido de Dios como una motivación primaria para Su obra salvadora entre pecadores no merecedores. Ahora volveremos al texto para encontrar la gran motivación detrás de todas las obras de Dios: la promoción de Su propia gloria. En resumen, Dios salva a las personas por Su propio bien y según Su propio beneplácito. El lenguaje de estos versículos puede parecer extraño, incluso ofensivo, no sólo para la mente secular, sino también para un cristianismo contemporáneo que está empapado en el humanismo.

La primera verdad destacada que se nos llama la atención es que Dios no está motivado para salvar a Israel debido a cualquier virtud en Israel. Dos veces en este breve texto, Dios señala que Israel no había hecho más que profanar o violar el honor de Su nombre entre las naciones. El apóstol Pablo llega a decir que el nombre de Dios fue blasfemado entre los gentiles debido a las prácticas idólatras de Israel y las malas acciones.[4] Dios no encontró en Israel una razón para salvar sino para condenar.

Si tales cosas se pueden decir acerca de la nación de Israel, ¿cuánto más se aplican a las naciones paganas de todo el mundo? Si los judíos, que tenían la ley y los testimonios de Dios, fueran totalmente vacíos de virtud y mérito, ¿cuánto más es el pagano oscurecido y endurecido? El fracaso de los judíos elimina su jactancia, así como la del mundo entero.[5] Por lo tanto, todos debemos estar con nuestras manos sobre la boca como se lee nuestro veredicto:

No hay justo, ni aun uno;
11 no hay quien entienda,
no hay quien busque a Dios;
12 todos se han desviado, a una se hicieron inútiles;
no hay quien haga lo bueno,
no hay ni siquiera uno (Romanos 3: 10-12).

Si Dios no encuentra razón alguna para salvarnos, ¿por qué lo hace? La respuesta la encontramos en el texto: “No hago esto por tu bien … sino por causa de mi santo nombre,” una y otra vez, “la santidad de mi gran nombre … y las naciones sabrán que yo soy el Señor.” Dios ha determinado salvar a un pueblo para sí mismo de en medio de las naciones, y Él ha determinado hacerlo por Su propia gloria, por Su gran nombre y para Su alabanza, para que todos sepan que El solo es Dios. Como Dios declara por medio del profeta Jeremías:

8 “Los limpiaré de toda la maldad que cometieron contra mí, y perdonaré todas las iniquidades con que pecaron contra mí y con las que se rebelaron contra mí. 9 “Y la ciudad será para mí un nombre de gozo, de alabanza y de gloria ante todas las naciones de la tierra, que oirán de todo el bien que yo le hago, y temerán y temblarán a causa de todo el bien y de toda la paz que yo le doy[a].” (Jeremías 33:8-9).

Aquí Dios nos comunica claramente su motivo para la salvación de su pueblo: porque toda la bondad que Él les muestra, Él ganará para sí alabanza, gloria y reverencia de todos los que oigan de ella.

Es importante señalar que la pasión de Dios por Su propia gloria es un tema que se desarrolla a lo largo de todo el curso de la revelación divina. Las Escrituras enseñan que la creación del universo, la caída del hombre, la nación de Israel, la cruz de Cristo, la iglesia y el juicio de las naciones tienen un gran y último propósito: la gloria de Dios. En otras palabras, Dios hace todo lo que Él hace para revelar la plenitud de todo lo que Él es a Su creación, y para que Él pueda ser estimado, adorado y disfrutado como Dios. Algunos de los teólogos más eminentes de la historia de la iglesia aceptan cordialmente esta interpretación del texto. Charles Hodge escribe: "Los hombres se han esforzado por encontrar una respuesta satisfactoria a la pregunta: ¿Por qué Dios creó el mundo? ¿A qué fin estaba diseñado cumplir? … El único método satisfactorio para determinar la cuestión es apelando a las Escrituras. Se enseña explícitamente que la gloria de Dios, la manifestación de sus perfecciones, es el fin último de todas sus obras.”[6] Jonathan Edwards escribe: “Así vemos que la gran fin de las obras de Dios, que se expresa de manera diversa en La Escritura es, ciertamente, UNO; y este fin es más adecuada y completamente llamado: la gloria de Dios.”[7]

La pasión de Dios por Su propia gloria es la enseñanza clara y simple de la Escritura, sin embargo, muchas personas, a veces incluso los cristianos sinceros, preguntan si es correcto que Dios actúe para Su propia gloria. Para responder a esta pregunta, necesitamos considerar solamente quién es Dios. Según las Escrituras, Él es infinitamente más grande que toda Su creación combinado. Por lo tanto, no sólo es justo, sino también necesario que Él tome el lugar más alto y haga de Su gloria la gran razón o el principal fin de todo lo que Él hace. Es correcto que Él tome el centro del escenario y haga todas las cosas para que Su gloria (es decir, la plenitud de quien Él es) sea conocida a todos, hasta el fin de que Él pueda ser glorificado (es decir, estimado y adorado) por sobre todo. Que El evite esa preeminencia sería para él negar que Él es Dios. Para cualquier persona que no sea Dios buscar tal preeminencia sería la forma más grosera de idolatría. Una vez más, este es el consenso común tanto del teólogo como del predicador. AA Hodge escribe: “Puesto que Dios mismo es infinitamente más valioso que la suma de todas las criaturas, se deduce que la manifestación de su propia excelencia es … el extremo más alto y el más digno concebible.”[8], escribe Charles Spurgeon, “Dios debe tener el motivo más alto, y no puede haber mayor motivo concebible que Su propia gloria.”[9]

Una segunda verdad que debemos entender es que Dios no busca Su propia gloria sin el mayor bien de Sus criaturas. De hecho, el mayor bien que Dios podría lograr para Sus criaturas y la más grande bondad que Él podría mostrarles es glorificarse a Sí mismo, dirigir y hacer todas las cosas para mostrar la plenitud de todo lo que Él es ante ellos. Si Dios es de infinito valor, esplendor y belleza, entonces se deduce que el regalo más valioso, más espléndido y más hermoso que Él podría dar a sus criaturas es la revelación de sí mismo. Con respecto a esta preciosa verdad, Louis Berkhof escribe: "Al buscar la expresión de sí mismo para la gloria de su nombre, Dios no ignoró el bienestar, el bien supremo de los demás, sino que lo promovió …. El fin supremo de Dios en la creación, la manifestación de Su gloria, por lo tanto, incluye, como fines subordinados, la felicidad y la salvación de sus criaturas, y la recepción de la alabanza de los corazones agradecidos y admiradores.”[10]

Hemos aprendido que Dios se glorifica a Sí mismo al dirigir y trabajar en todas las cosas para que Él revele la plenitud de todo lo que Él es a Su creación. Esto es especialmente cierto con respecto a la cruz de Cristo y la salvación que Él realizó a través de ella. En esta única cosa, la plenitud de los atributos de Dios se revela de la manera más grande posible para que Dios sea estimado, adorado y disfrutado en la mayor medida posible por los ángeles y los redimidos. ¿Por qué Dios ha dado a Su Hijo para la salvación de los impíos? No busques la razón en una humanidad caída que está arruinada de valía y desprovista de mérito. ¡Mira a Dios! ¡Él ha realizado esta gran obra de salvación por el nombre de Él y la alabanza de Su propia gloria! Si esto nos molesta, entonces debemos entender que si Dios no hubiera actuado por Su propio bien, Él no tendría ninguna razón para actuar por el nuestro.

Esta verdad no sólo debe inspirar temor, sino que también tiene grandes implicaciones prácticas, especialmente con respecto a nuestra salvación. Es por esta razón que Dios nunca falla en la obra de salvación que Él ha comenzado en la vida del creyente. El que comenzó una buena obra en nosotros siempre la perfeccionará porque Su reputación está en juego.[11] La salvación es una obra de Dios, y sin duda Su mayor logro. El fracaso en este esfuerzo singular traería una plaga a Su gloria. Esta verdad está maravillosamente ilustrada en el relato de Moisés de la rebelión de Israel y su intercesión en favor de ellos.

Después del informe de los espías y de la negativa de Israel a entrar en la Tierra Prometida, Dios amenazó su aniquilación total. Ante el juicio divino, Moisés intercedió con el siguiente argumento:

15 Pero si tú destruyes a este pueblo como a un solo hombre, entonces las naciones que han oído de tu fama, dirán: 16 “Porque el Señor no pudo introducir a este pueblo a la tierra que les había prometido con juramento, por eso los mató en el desierto.” 17 Pero ahora, yo te ruego que sea engrandecido el poder del Señor, tal como tú lo has declarado, diciendo: 18 “El Señor es lento para la ira y abundante en misericordia, y perdona la iniquidad y la transgresión; mas de ninguna manera tendrá por inocente al culpable; sino que castigará la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y la cuarta generación.” 19 Perdona, te ruego, la iniquidad de este pueblo conforme a la grandeza de tu misericordia, así como has perdonado a este pueblo desde Egipto hasta aquí. (Números 14:15-19).

El argumento de Moisés surge de su pasión por la gloria de Dios, y su lógica es magnífica: Si Dios rechazó completamente a Su pueblo y fracasó en traerlos a la Tierra Prometida, las naciones atribuirían el fracaso a la incapacidad de Dios. De la misma manera, Dios no abandonará Su obra de salvación en el creyente individual, sino que El que inició la buena obra la llevará a la terminación hasta ese último día.[12] La perseverancia y compromiso indefectible de Dios por la salvación de Su pueblo tiene Su gloria como Su objetivo.

Y las naciones sabrán que yo soy el Señor (Ezequiel 36:23).

“Y la ciudad será para mí un nombre de gozo, de alabanza y de gloria ante todas las naciones de la tierra, que oirán de todo el bien que yo le hago, y temerán y temblarán a causa de todo el bien y de toda la paz que yo le doy.” (Jeremías 33: 9).

Porque desde la salida del sol hasta su puesta, mi nombre será grande entre las naciones, y en todo lugar se ofrecerá incienso a mi nombre, y ofrenda pura de cereal; pues grande será mi nombre entre las naciones —dice el Señor de los ejércitos. (Mal. 1:11).

****

1 . Habacuc 1:13

2 . Génesis 18:25

3 . Efesios 2: 4-5

4 . Romanos 2:24

5 . Romanos 3:19

6 . Charles Hodge, Systematic Theology, ed. Edward N. Gross (Grand Rapids: Baker, 1988), 1:565, 567.

7 . Jonathan Edwards, Dissertation on the End for Which God Created the World, en The Works of Jonathan Edwards (Edinburgh: Banner of Truth, 1974), 1:119.

8 . AA Hodge, Outlines of Theology (Edinburgh: Banner of Truth, 1972), 245.

9. CH Spurgeon, The Metropolitan Tabernacle Pulpit: Containing Sermons Preached and Revised (Pasadena, Tex.: Pilgrim Publications, 1969–1980), 10:304.

10. Louis Berkhof, Systematic Theology (repr., Edinburgh: Banner of Truth, 1998), 136–37.

11. Filipenses 1:6

12. Filipenses 1:6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s