Por la Gracia de Dios

Posted on

ESJ-2017 0615-002

Por la Gracia de Dios

Por Mark Jones

Por la gracia de Dios . . . . .

Todo cristiano puede y debe confesar con el apóstol Pablo: "Por la gracia de Dios soy lo que soy" (1 Corintios 15:10). Este conocido versículo muestra que la gracia de Dios no es simplemente una tarjeta de "salir de la cárcel libre" que nos permite comportarnos de cualquier manera que deseemos.

Esta es la tragedia de mucho del pensamiento de hoy sobre la gracia de Dios. Note que Pablo continúa diciendo: "Y su gracia hacia mí no fue en vano. Por el contrario, he trabajado más duro que cualquiera de ellos, aunque no fui yo, sino la gracia de Dios que está conmigo "(1 Corintios 15:10). Afirma que trabajó más duro que otros sólo por la gracia de Dios. La gracia trabaja.

Debido a la gracia de Dios, no hay absolutamente ningún lugar para el orgullo en la vida cristiana.

Todo por Gracia

Dios otorga muchos dones a sus hijos. Todos son de gracia. Algunos de estos dones son títulos y privilegios; otros nos permiten ser diligentes para la obra del reino de Dios. Pero todo lo que hacemos, lo hacemos por la gracia de Dios. Spurgeon señala apropiadamente:

Cuando pongamos nuestro pie en el umbral de la gloria y pasemos por la puerta de la perla al pavimento dorado de la ciudad celestial, el último paso será tomado por la gracia de Dios, como fue el primer paso cuando nos volvimos a nuestro gran Padre en nuestros harapos y miseria. Abandonados por la gracia de Dios por un solo momento, pereceríamos. Dependemos tanto de la gracia para la vida espiritual como lo estamos en el aire que respiramos para esta vida natural.

Debido a la gracia de Dios, no hay absolutamente ningún lugar para el orgullo en la vida cristiana. Ninguno en absoluto. Hablando a los Corintios, Pablo dice: “Porque ¿quién te distingue? ¿Qué tienes que no recibiste? Y si lo recibiste, ¿por qué te jactas como si no lo hubieras recibido?” (1 Corintios 4:7).

Lo Que Crea la Gracia

Las Escrituras nunca parecen cansarse de advertirnos que la gracia de Dios debe inspirar en nosotros agradecimiento, alabanza y humildad. Así, Pablo explica a los romanos: “Porque en virtud de la gracia que me ha sido dada, digo a cada uno de vosotros que no piense más alto de sí que lo que debe pensar, sino que piense con buen juicio, según la medida de fe que Dios ha distribuido a cada uno.” (Romanos 12:3). Juan el Bautista también observa: “Un hombre no puede recibir nada si no le es dado del cielo.” (Juan 3:27).

La gracia mostrada a nosotros nos lleva a ejercer nuestra humildad ante Dios (de quien todo don viene, Santiago 1:17) y ante el hombre. No debemos mostrar envidia hacia los demás por los dones que Dios ha creído oportuno darles y no a nosotros, sino más bien tener gratitud de haber dado algo. Nuestros propios dones no deben provocar orgullo en nosotros mismos sino humildad hacia Dios, quien es el único que nos hace diferentes.

Aparte de la gracia de Dios, todos nuestros mejores esfuerzos son como paños menstruales ante un Dios santo (Isaías 64: 6). Él encuentra y crea en nosotros lo que le agrada porque es bueno. Si Dios mostró gracia a su amado Hijo, que fue hecho como nosotros en todos los sentidos, excepto sin pecado, ¿cuánto más necesitamos gracia? Tal gracia nos sostiene espiritualmente de la misma manera que el aire nos sostiene físicamente.

Este artículo está adaptado de God Is: A Devotional Guide to the Attributes of God por Mark Jones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s