10 Marcas Seguras de Humildad

Posted on

ESJ-2017 0615-001

10 Marcas Seguras de Humildad

Por Tim Challies

¿ Hay algún rasgo más odioso que el orgullo o más precioso que la humildad? ¿Hay algún rasgo cuya presencia tanto honremos en los demás y cuya ausencia excusemos tan fácilmente en nosotros mismos? Verdaderamente, el orgullo es el principal de los pecados y la humildad la más alta de las virtudes. Sin embargo, el cristiano tiene el gozo de ver al Espíritu Santo de hacer morir el orgullo y traer a la vida la belleza de la humildad. Aquí están 10 marcas seguras de que usted está creciendo en humildad.

Una persona humilde piensa poco de sí mismo. Job insiste en que Dios “salva al humilde,” que significa, literalmente, “humilde de ojos” (Job 22:29). Una persona verdaderamente humilde, en momentos de introspección honesta, piensa menos de sí mismo de lo que los demás piensan de él. Él se hace eco de David, quien insiste: “Yo soy un gusano y no hombre" (Salmo 22: 6).

Una persona humilde piensa mejor de los demás que de sí mismo. “Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria,” dice Pablo, “sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo” (Filipenses 2:3). Una persona humilde piensa mejor de los demás que de sí mismo porque puede ver su propio corazón y el pecado que acecha allí mejor de lo que él puede ver en el corazón de cualquier otra persona. Aunque conoce el alcance de su propia depravación, asume lo mejor de los demás. Mientras se busca a sí mismo por cada vestigio de pecado, busca a todos los demás por cada vestigio de gracia.

Una persona humilde tiene una baja evaluación de sus disciplinas espirituales. Así como los gusanos se crían en la fruta más dulce, el orgullo se reproduce en los más santos deberes. El hombre humilde estudia la Palabra de Dios y ora con fervor, pero luego se arrepiente de su estudio trivial y de sus débiles oraciones. Él sabe que incluso sus mejores momentos todavía están estropeados por el pecado y sus mejores esfuerzos son todavía tan débiles. Él continúa en las disciplinas cristianas, pero pone su confianza en su Salvador, no en sus deberes.

Una persona humilde se queja de su corazón, no de sus circunstancias. Incluso cuando se enfrenta a la dificultad, su mayor dolor es el estado de su corazón. Cuando un hipócrita ama alardearse de su bondad, el alma humilde está siempre consciente de su maldad. Aun Pablo, que tenía el inmenso privilegio de ser llevado hasta el tercer cielo, gritó: "¡Miserable de mí!" Cuanto más crece el conocimiento en un cristiano, más se da cuenta de su ignorancia, de su falta de fe, y cuanto más clama por la gracia de Dios.

Una persona humilde alaba a Dios en tiempos difíciles. Él alaba a Dios incluso en tiempos de gran dificultad y se niega a condenar a Dios por traer tales circunstancias dolorosas. Con Abraham dice: "¿No hará el Juez de toda la tierra lo que es justo?" Con Job, él siempre se niega a acusar a Dios de cualquier mal, porque es el Señor quien da y el Señor que lo quita.

Una persona humilde magnifica a Cristo. Él siempre asegura que él da gloria a Cristo. Él desvía toda alabanza lejos de sí mismo y hacia su Salvador. Él toma la corona de honor de su propia cabeza y la pone sobre la de Cristo para que sea engrandecido. Él ama a Cristo de una manera tan sincera que le dará todo, incluyendo el honor y la alabanza.

Una persona humilde acepta la reprensión del pecado. Una persona pecadora, arrogante es demasiado alta para agacharse para tomar una reprensión, pero la persona piadosa ama y honra a quien lo reprende. Como dice Salomón: “No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; reprende al sabio, y te amará”(Proverbios 9:8).

Un cristiano humilde puede soportar el oprobio de un enemigo y la reprensión de un amigo.

Una persona humilde se contenta con ser eclipsada por otros. Él está dispuesto a tener su nombre y sus logros eclipsados ​​por otros para que Cristo pueda ser magnificado y Dios pueda ser glorificado. Él deliberadamente lucha contra el feo pecado de la envidia, diciendo a menudo: "Que yo mengue y que Cristo crezca." Un cristiano humilde se contenta con ser apartado si otro puede tomar su lugar y traer mayor gloria a Dios.

Una persona humilde acepta la condición que Dios ve mejor para él. Mientras un hombre orgulloso se queja de que no tiene más, un hombre humilde se pregunta por qué tiene tanto. Un cristiano mira su pecado y se maravilla de que su condición no es mucho peor. No importa sus circunstancias, su enfoque no está en sus grandes dificultades sino en su pequeña santidad. Sabe que incluso la peor de las circunstancias es mucho mejor de lo que merece.

Una persona humilde se inclinará hacia la persona más baja y las tareas más bajas. Dará tiempo a la persona más baja y dará atención a las tareas más indeseables. Prefiere un hisopo de las llagas de Lázaro que disfrutar de los tesoros del rico. No insiste en que es demasiado noble o demasiado santo para cualquier persona o cualquier tarea, sino voluntariamente "se asocia con los humildes" (Romanos 12:16).

Jerry Bridges escribió una vez, "la humildad no es un complemento opcional para el super-espiritual; es para que todos los creyentes lo practiquen en nuestra vida cotidiana ". ¿Estás comprometido a crecer en humildad? Honestamente evalúese a sí mismo a la luz de estas 10 marcas y ore a Dios por su gracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s