4 Bendiciones Increíbles de Ofrendar

Posted on

ESJ-2017 0720-001

4 Bendiciones Increíbles de Ofrendar

Por Jordan Standridge

En el momento en que el ser humano promedio alcance la edad de 20 años, habrá observado un millón de anuncios. 1,000,000. Piénselo. La mayoría de la gente verá casi cuatro millones de comerciales en su vida, y eso es sólo hablar de televisión por cable regular. Cuatro millones de veces se le dice que usted necesita cosas. Se le está diciendo cómo usar su dinero. Se le está diciendo lo que le traerá felicidad. Cada uno de nosotros está dispuesto a someternos a esto y muy rara vez cuestionamos los motivos de los anunciantes a pesar de que no tienen nuestro mejor interés en el corazón, simplemente quieren ganar dinero.

En la iglesia, es todo lo contrario. La gente se queja todo el tiempo de que las iglesias son "hambrientas" o "codiciosas". Muchas personas abandonan las iglesias si sienten que el pastor habla demasiado sobre el ofrendar. Pero Pablo nunca se negaba a hablar de ello. No sólo habló de ello, sino que lo pidió y agradeció a la gente sus dadivas. Pero, al final de Filipenses, vemos algo increíble. Pablo cree que los Filipenses se beneficiarán de darle.. No porque sea algo especial, sino porque cree que dar para el progreso del Evangelio traerá grandes bendiciones a la vida del creyente.

Usted y yo estamos llamados a dar. En el Nuevo Testamento, no hay una cantidad o porcentaje específico que debamos dar, sino que debemos dar con sacrificio y con gran alegría. Cada persona es llamada a dar en secreto y cada persona es responsable ante Dios por cada centavo que gastan durante su vida. Y aunque es demasiado fácil para tantos pastores dar reglas y decirle a la gente lo que pueden y no pueden comprar, Pablo usa un enfoque diferente. En Filipenses 4:14-19 él trata de persuadir a la gente a dar diciéndoles cuánto serán bendecidos. Él no le dice que no compre la casa adicional o que no vaya a esas vacaciones, pero él trata de animarle a estar dispuesto a sacrificar sus derechos debido a las grandes bendiciones que recibirá. Así que, aquí hay cuatro increíbles bendiciones en ofrendar.

1) Progresa el Evangelio

“…ninguna iglesia compartió conmigo en cuestión de dar y recibir, sino vosotros solos…” Fil 4:15

Pablo dice algo increíble aquí. Debido a que la iglesia en Filipos dio, se hicieron socios con él. Ellos participaron en el ministerio del Evangelio con Pablo. La idea de compartir aquí trae a Pablo y a los Filipenses juntos en esta obra. Cada misionero necesita un remitente y la iglesia filipense anhelaba escuchar cómo su dinero estaba promoviendo el Evangelio.

Recuerdo venir en vacaciones con mis padres a los Estados Unidos. Una iglesia, en particular, anunció a mi padre como misionero número 276 el domingo por la mañana. Si bien estoy seguro de que los $ 20 que recibió de la iglesia fueron útiles y estaba agradecido por ello, había un sentido en el que no eran scomplices por el Evangelio en Italia. Los filipenses aquí dieron sacrificialmente a Pablo, lo amaron y desesperadamente querían oír de él, pero sobre todo querían oír acerca de cómo el Señor lo estaba usando.

Es imprescindible que dé la mayoría si no todo su dinero a organizaciones cuyo objetivo principal es el progreso del Evangelio. Es por eso que recomiendo dar la mayor parte de su dinero a su iglesia local. Mientras esa iglesia sea bíblicamente sólida, entonces su deseo será avanzar el Evangelio. En las iglesias fieles, se han elegido ancianos que califican, y que pueden ser dignos de confianza con el dinero de la iglesia. Independientemente, dar a iglesias o ministerios del Evangelio y orar y ser un remitente activo le permitirá ser un participante activo en la obra del Evangelio.

2) Trae grandes beneficios

Filip 4:17 “sino que busco fruto que aumente en vuestra cuenta.”

Este es el corazón de un verdadero pastor. Uno que no es codicioso o un amante del dinero. Este es alguien que desesperadamente quiere que la gente a la que ama tenga una mente eterna y compre tesoros en el Cielo. Pablo está contento. Ya ha dicho eso en Filipenses 4:11. Con mucho o poco, ha aprendido el secreto del contentamiento. Esta lección que aprendió ha liberado su conciencia para poder hablar de un tema tan tabú como el dinero. Él es capaz de pastorear sus iglesias y decirles que den sin tener motivaciones equivocadas. Los pastores deben seguir su ejemplo aquí. Deben llamar a su gente para que dé, no por la forma en que podría beneficiar su ministerio o cuenta bancaria, sino porque el dar a los ministerios del evangelio aumenta la cuenta bancaria eterna de su pueblo.

Pablo dice que cuando usted da sacrificialmente al progreso del Evangelio usted invierte en el Cielo. Cuando renuncias a un poco de placer en la tierra, obtienes un enorme placer en el Cielo. Sobre la base de la declaración de Jesús, declara que nada en la tierra puede igualar la recompensa más pequeña que recibiremos en la eternidad. Un inversionista inteligente siempre elegirá la eternidad por encima de esta vida.

3) Le agrada a su Salvador

“…fragante aroma, sacrificio aceptable, agradable a Dios.” (Fil. 4:18).

Dios se complace cuando invertimos en cosas eternas. Cada vez que compres tesoro en el Cielo, le estás diciendo a Dios que valoras estar con Él más de lo que valoras el tesoro en la tierra. Usted está declarándole a Él y al mundo que lo rodea que usted cree en Él, en el Cielo y en la eternidad, y que Dios ama cuando sus hijos expresan su fe.

Podemos identificarnos con Pablo cuando dice en Filipenses 1:23 que estar con Cristo en el Cielo es mucho mejor. En realidad, invertir en el Evangelio es una señal segura de que estamos de acuerdo con la declaración que hace Pablo en el primer capítulo. En otras palabras, cuando invertimos en la eternidad ponemos nuestro dinero donde está nuestra boca. Pablo nos dice que no sólo nos beneficia, sino que agradamos al Señor que vea a Sus hijos ansiados por estar con Él y no valorar tanto esta vida.

Cuando usted da a la iglesia usted está diciendo que quiere que otros se unan a usted en la adoración a Dios. Usted cree que toda lengua en la tierra debe adorar a Dios, que Él es digno de ello, y que sus recursos y tiempo deben ser dedicados a animar a los que les rodean a dejar de adorarse a sí mismos y glorificar al Único que lo merece. Un hijo sabio dará porque está consciente de que el Señor está observando, que el Señor es dueño de todo lo que tiene, y que se complace cuando sus hijos dan su dinero para que otros puedan escuchar el Evangelio y unirse a ellos para adorar a su Señor.

4) Promete más de Cristo

“Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Fil. 4:19).

Santiago 1:9 nos dice que el hermano de las circunstancias humildes es la gloria en su elevada posición. Un pobre que tiene a Cristo tiene más que todas las riquezas del mundo combinadas. Al igual que el hombre que vendió todo lo que tenía para comprar el campo con el tesoro, el Evangelio proporciona humildes seres humanos con riquezas más allá de la imaginación. El don es Cristo mismo. El que está dispuesto a perder su vida encuentra la vida eterna, y la vida eterna es la vida con Cristo Jesús.

El que da su tiempo, su dinero y su vida, sabe que no tiene nada excepto Cristo. El que es codicioso y desesperado para aferrarse a sus tesoros es aquel que no está satisfecho con lo que Cristo puede ofrecer. Pablo dice que cuando das, Dios provee las necesidades de tus hijos dándoles más de Cristo mismo. El mayor tesoro de Dios es Su Hijo, y lo único que necesitamos como Sus hijos es más de Cristo. Jesús se refiere a sí mismo como el pan de vida, que cuando comamos de él o bebamos de él, nunca volveremos a tener hambre ni sed. Y, a medida que nos disciplinamos en esta vida, y cuando lo elegimos sobre cualquier cosa que esta vida pueda ofrecer, recibiremos, a cambio, más de Sí mismo. A medida que Él se convierte en el afecto de nuestro corazón, Él satisface nuestras pasiones y el pecado se vuelve menos atractivo.

Muchas personas han dicho que para sentir verdaderamente que usted es una parte de una iglesia, usted debe dar a la iglesia. Nunca se sentirá como parte de lo que Dios está haciendo en su iglesia hasta que comience a poner algo de piel en el juego. Puede ser espantoso dar, puede sentir como si estuvieras dañando de alguna manera tu futuro, pero si estás pensando eternamente, entonces sabrás que estás invirtiendo en algo que tiene la garantía eterna de Dios sobre él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s