Eliminando el Malestar Apologético | 1ª. Parte

Posted on

ESJ-2017 0720-002

Eliminando el Malestar Apologético | 1ª. Parte

Por Fred Butler

He pasado mucho tiempo la última década o más escribiendo sobre apologética y evangelismo. Mi estudio se ha centrado particularmente en la teología y la metodología de la apologética a nivel personal. Creo que valdría la pena reflexionar sobre nuestra propia teología apologética, por así decirlo, y afinar nuestro pensamiento en esta esfera.

Comencemos con un poco de trasfondo

Permítanme comenzar con algunas observaciones introductorias que esperanzadamente apuntarán la dirección que deseo tomar mi corta serie.

Hablando históricamente, la apologética se ha desarrollado a lo largo de dos trayectorias separadas que divergen entre sí respecto de lo que los cristianos creen acerca del conocimiento que los hombres tienen de Dios.

Tomismo Clásico

La primera es la apologética clásica que alcanzó su cenit de desarrollo bajo Tomás de Aquino. Los clasicistas emplean el uso de construcciones filosóficas tomadas principalmente de Aristóteles, cuyos escritos, extrañamente, llegaron a los cristianos occidentales a través del trabajo de los apologistas islámicos. Aquino influyó fuertemente en la forma de la teología católica romana. Los clasicistas creen que todos los hombres tienen un conocimiento mediato de Dios.

Este artículo, 24 pruebas tomísticas , destaca un conocimiento mediato de Dios. Bajo la tesis 22, la primera oración dice: "Que Dios existe no lo sabemos por intuición inmediata, ni lo demostramos a priori, sino ciertamente a posteriori, es decir, por cosas que se hacen, argumentando del efecto a la causa.” El escritor sugiere que el intelecto humano sólo adquiere conocimiento sobre las cosas materiales, o cosas que sólo nuestros sentidos físicos pueden experimentar. Las cosas espirituales, por otra parte, están excluidas, porque no son experimentadas por nuestros sentidos.

El apologista clásico, entonces, para probar a Dios al incrédulo, construirá un argumento acumulativo para Dios. Comenzando con lo que la gente sabe de sus sentidos acerca de la realidad, el apologista construye argumentos acumulativos que se mueven de efectos experimentados a causas finales. El Dios de la Biblia, concluye, es la única causa final en el universo.

Presuposicionismo

La otra ruta apologética es el presuposicionalismo. Los calvinistas reformados holandeses cultivaron el presuposicionalismo en los años 1700 y 1800. El teólogo Cornelius Van Til, mejoró la metodología en los Estados Unidos durante el siglo XX. Varios de sus estudiantes, como Greg Bahnsen y John Frame, lo llevaron a nuestros tiempos modernos. El filósofo presbiteriano, Gordon Clark, enseñó una perspectiva ligeramente diferente del presuposicionalismo.

En lugar de tener un conocimiento mediato de Dios, los presuposicionalistas creen que los hombres tienen un conocimiento inmediato de Dios que es intuitivo. Ellos creen eso porque es exactamente lo que las Escrituras enseñan sobre la humanidad. En otras palabras, debido a que la humanidad es la creación especial de Dios, todos los hombres nacen como portadores de la imagen de Dios (Génesis 1:27). Eso significa que el conocimiento de Dios como creador soberano está impreso en los corazones de todos los hombres, por así decirlo.

La humanidad, entonces, no necesita que Dios les sea demostrado. Todas las personas saben intuitivamente que Él existe. Además, Romanos 1:18s y Romanos 2, pinta un cuadro claro de que el conocimiento del hombre sobre Dios es interno e intuitivo. Los hombres no pueden ser considerados responsables de su rebelión contra él si ese no es el caso.

Para el presuposicionalista, el apologista cristiano no tiene que probar la existencia de Dios a un incrédulo. Él ya sabe que Dios existe. Es cuestión de que el incrédulo se aparte de su pecado y se someta a su creador como Señor y Salvador, cuando la verdad del Evangelio es llevada a la persona. Por lo tanto, el presuposicionalismo defiende la totalidad del cristianismo como una cosmovisión, acoplando a los incrédulos en el nivel fundamental de su cosmovisión.

Enfocando nuestros pensamientos sobre el asunto

Ahora. Con esa breve introducción, permítanme cambiar los engranajes al impulso general de mis artículos.

Gran parte de lo que se denomina "apologética evangélica" en el mundo cristiano es de la raya en lo Clásico. Su metodología falla, en mi opinión, en dos puntos significativos.

–En primer lugar, la apologética cristiana se coloca en una categoría filosófica, eliminándola de la guía exegética de la Escritura. La revelación de la Escritura no es el motor que conduce el esfuerzo apologético, es más un vagón de cola.

–En segundo lugar, la apologética está inadecuadamente separada del evangelismo. Son tratados como disciplinas semi-relacionadas en la proclamación del Evangelio. El cristiano debe primero convencer a un incrédulo de que Dios existe, el cristianismo es verdadero, etc., antes de darle el Evangelio.

Ha sido mi observación que los ministerios clásicos orientados instruyendo a los cristianos en el campo de la apologética ignoran intencionalmente esos dos factores vitales. De hecho, un número de maestros apologéticos populares irán tan lejos como para decirles a sus audiencias que la Biblia debe ser la última cosa que un cristiano trae a la discusión con un incrédulo. Otros profesores hacen a la apologética dependiente de que un cristiano tenga una familiaridad con la jerga filosófica complicada o las llamadas "pruebas" empíricas como la existencia de Dios y la resurrección de Jesucristo.

Me considero un presuposicionalista, y es a mis amigos presuposicionalistas que me gustaría abordar algunas preocupaciones.

Creo que el presuposicionalismo es un enfoque apologético más bíblicamente robusto de lo que la mayoría de los cristianos conocen. El presuposicionalismo comienza por "presuponer" la verdad del cristianismo, en lugar de compartimentar argumentos individuales y pedir al incrédulo que ratifique la validez de cada prueba de fe.

El enfoque en una cosmovisión global es lo que hace que la metodología sea superior en contraste con las diversas expresiones del Tomismo clásico. Un presuposicionalista aborda la realidad de que TODOS los pecadores sin excepción saben que el verdadero Dios existe. Luego llama al pecador a arrepentirse de sus "presuposiciones" erróneas que dan forma a su cosmovisión y suprimen la verdad de Dios.

Me gustaría pensar que mi presuposicionalismo es inmune al enredo con las trampas filosóficas, pero no lo está.

He notado una tendencia entre los presuposicionales en línea a sentirse tan empobrecidos con el bagaje filosófico como sus contrapartes no presuposicionales. Las conversaciones sobre las leyes universales de la lógica, los absolutos morales y otras "afirmaciones de verdad" similares son útiles en su mayor parte. Sin embargo, esos temas requieren un cierto entendimiento de la filosofía y la capacidad intelectual para desafiar a los incrédulos con ese conocimiento.

Además, todo el encuentro evangelístico puede convertirse rápidamente en un lodazal de debate innecesario e improvisado que el cristiano tiene que salpicarse con el incrédulo. Y, la actitud de darse golpes de pecho a menudo exhibida por muchos jóvenes defensores presuposicionalistas contra la gente que toman un enfoque de apologético diferente no ayuda con el avance de su causa.

Sólo para que sea claro, ciertamente creo que puede haber un lugar para presentar argumentos filosóficos cuando compartimos nuestra fe con los no cristianos. Además, aprecio cómo el presuposicionalismo coloca a los incrédulos a la defensiva, moviendo el encuentro evangélico de regatear sobre cómo interpretar la evidencia para desafiarlos a defender sus afirmaciones fundamentales de "verdad" sobre la realidad, la vida y cómo deben vivir las personas.

Lo que estoy diciendo, sin embargo, es que nuestro enfoque no debe permanecer centrado exclusivamente en cuestiones filosóficas. Cuando los presuposicionalistas acentúan excesivamente la filosofía, están haciendo que el presuposicionalismo sea más difícil de lo que necesita ser. El promedio de los asistentes a la iglesia no tiene ni idea acerca de las leyes de la lógica y el argumento trascendental para la existencia de Dios. Comenzar con esas áreas también cambia nuestra presentación de las páginas de la Escritura, algo que queremos evitar.

Pedro escribe en su primera epístola que debemos separar a Cristo como Señor. Una parte de ese proceso de santificación debe moldear nuestra metodología y práctica en la apologética. Afinar los golpes y suavizar los bordes. Quiero que mi metodología y práctica encajen de una manera que honre al Señor. Nuestra metodología apologética necesita fluir del texto bíblico y realmente ser evangelizadora de manera significativa.

Permitiendo que este breve artículo sirva de introducción, quiero proporcionar un esquema explicando lo que he aprendido del presuposicionalismo. Mostraré cómo he hecho personalmente la metodología práctica en mi propia caminata cristiana comenzando con el siguiente post.

2 comentarios sobre “Eliminando el Malestar Apologético | 1ª. Parte

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    20 julio 2017 en 9:55 pm

    Con referencia a la Apologetica, me ubico en la parabola del sembrador, porque se aplica sobre un área divida en cuatro partes. En tres cuartas partes de esa área las semillas dispersadas no daran fruto. Las cuatro partes reciben igual cantidad y calidad de semilla, pero, por sus condiciones naturales solo es la parte fértil la semilla germinara, crecera, sus raíces se fortaleceran, creceran y daran los frutos esperados. Quien, pues, puede determinar en cual de las cuatro partes estamos ubicados para recibir la buena semilla que dispersa el Supremo Sembrador?

    Apologética Exegética y Teológica | 2ª. Parte « escribió:
    7 agosto 2017 en 4:28 pm

    […] apologética describiendo una teología básica, trabajable y exegética. Como noté en mi introducción, creo que la metodología apologética es inútil a menos que pueda ser aplicada prácticamente por […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s