La Visión Puritana de la Santidad

Posted on

ESJ-2017 0823-003

La Visión Puritana de la Santidad

Por: Dr. Joel R. Beeke

Los puritanos escribieron mucho acerca de cómo vivir una vida santificada. Poco de lo que predicaron y escribieron contiene algo único o extraño, medido por su herencia doctrinal. Lo que es especial acerca de la visión puritana de la santidad es su plenitud y equilibrio, más que su forma distintiva.

La definición clásica puritana de la santificación es bien conocida; Lo encontramos en The Westminster Short Catechism, preguntas 35 y 36:

“¿Qué es la Santificación? La santificación es obra de la gracia libre de Dios, mediante la cual somos renovados en el hombre entero según la imagen de Dios y estamos cada vez más capacitados para morir al pecado y vivir para la justicia.

“¿Cuáles son los beneficios que en esta vida acompañan o fluyen de la justificación, adopción y santificación? Los beneficios que en esta vida acompañan o fluyen de la justificación, adopción y santificación son:

  • Seguridad del amor de Dios
  • Paz de conciencia
  • Alegría en el Espíritu Santo
  • Aumento de gracia
  • Y perseverancia hasta el final

De estas dos preguntas es obvio que la santificación en la mente puritana abarca toda la vida cristiana – todo el proceso de ser conformado a la imagen de Jesucristo. Es un proceso que comienza en el momento del nuevo nacimiento, y se prende a lo largo de toda la vida del creyente hasta su último aliento. Los puritanos querían ver a la gente creciendo en una firme seguridad del amor de Dios, una gran paz de conciencia y auténtica alegría en el Espíritu Santo. Ellos dijeron que la manera de recibir estas bendiciones es a través de la santificación trabajada por el Espíritu. Ellos aconsejaron a su pueblo: Si no buscan la santificación, no sólo deshonran a Dios, sino que también empobrecen su propia vida espiritual.

¿Qué significaban en realidad la santificación? Aquí hay cuatro elementos en la visión puritana.

Renovación universal y moral

Primero, la santificación para los puritanos es una obra divina de renovación, que implica un cambio radical de carácter. Proviene de un corazón regenerado, que es algo más profundo de lo que cualquier psicoanalista o consejero podría alcanzar. Dios trabaja en el corazón, y del cambio de corazón viene un nuevo carácter.

Esta obra de renovación es (utilizando el lenguaje puritano) universal. Esto significa que toca y afecta cada área de la vida entera de la persona. Pablo nos dice en 1 Timoteo 4: 4-5 que todo debe ser santificado, cada esfera de la vida.

La santidad es una cosa interior que debe llenar nuestro corazón, nuestro ser central, y es una cosa externa que debe derramarse en cada detalle de nuestras vidas. 1 Tesalonicenses 5:23 dice: “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; Y pido a Dios que todo tu espíritu, tu alma y tu cuerpo sean preservados irreprensibles para la venida de nuestro Señor Jesucristo “. Muchos puritanos predicaron sobre ese texto. La santificación debe ser universal.

Pero la santificación es también moral, dijeron los puritanos. Con esto querían decir que produciría frutos morales, los mismos frutos que leemos en Gálatas 5: el amor, la alegría, la paz, la longanimidad, la dulzura, la bondad, la fe, la mansedumbre y la templanza. Si le hubieras preguntado a un Puritano, ¿qué significan realmente estos frutos cuando los unen todos juntos? Él habría dicho que representan el perfil moral del Señor Jesucristo mismo.

Eso es lo que el Espíritu hace en la santificación. Está modelando al creyente según el perfil de Cristo. Él está reproduciendo las cualidades de Cristo en la vida de Su propio pueblo. El pueblo de Dios son aquellos en quienes la “naturaleza de Cristo” (la suma total de todo lo que fue su vida humana) encuentra nueva expresión, aunque imperfecta. Ese es el concepto puritano de santificación.

El verdadero arrepentimiento

En segundo lugar, la santificación para los puritanos consiste en el arrepentimiento y la rectitud – la actividad de dos lados de pasar del pecado a la obediencia. El arrepentimiento, dijo el puritano, se está volviendo del pecado, y es una actividad de por vida. Debemos arrepentirnos todos los días de nuestras vidas, y al hacerlo, también debemos recurrir a la justicia.

El arrepentimiento, dijeron, es una obra de fe. Sin el Espíritu Santo no hay arrepentimiento. El concepto puritano del arrepentimiento es mucho más profundo que el mero remordimiento, o que decir: “Lo siento”. La idea puritana del arrepentimiento comienza ciertamente con remordimiento, pero profundiza en un cambio esencial de vida. El arrepentimiento es un giro real. Es un odio a las cosas que amaba antes, y un amor a las cosas que odiaba antes.

El arrepentimiento implica mortificación, dijeron los puritanos, y la vivificación. Por mortificación significaban poner la espada por el pecado; Matar el pecado; Poniendo el pecado a la muerte, como dice el apóstol en Romanos 6. Por vivificación, significaron vivir la justicia y darse más y más para practicar y exhibir el fruto del Espíritu.

Una guerra santa

Tercero, la santificación puritana es progresiva, operando a través del conflicto. Los puritanos dijeron que el conflicto es ineludible en la santificación, porque el pecado que mora permanece en el cristiano, para su gran dolor. Lo involucra en una gran guerra y muchas batallas. El pecado interno funciona desde el interior, dijeron los puritanos, mientras que el mundo ejerce una presión impía desde el exterior. El diablo, que juega el papel de líder de anillo, quiere tomar esas presiones externas y utilizarlas junto con la presión interna para recuperar el territorio perdido. Por lo tanto, aunque una persona conquistada por el Espíritu Santo busca expandirse y ganar el territorio de santificación universalmente en su vida, el diablo junto con el mundo y la vieja naturaleza permanente, forman una primera línea de batalla en el alma. Una guerra santa está furiosa.

Es por eso que Bunyan llamó a su libro, The Holy War. La santificación implica un conflicto conmigo mismo, con mi carne, con el mundo y con Satanás. Si un cristiano no está luchando con el pecado, los puritanos dirían que esa persona debe preguntarse si es cristiano en absoluto.

Un Puritano pintó este cuadro. Dijo que ser cristiano es caminar por un sendero estrecho y recto. A ambos lados del sendero hay setos. Detrás de esos setos, Satanás tiene todos los poderes del mal a su disposición. Él usa su ejército de demonios, e incluso nuestras inconsistencias internas, y nuestra tendencia a caer en retroceso. Él usa todas estas cosas como flechas, y cada paso que damos a lo largo de la peregrinación espiritual que dispara a través y sobre el seto, apuntando a nuestros pies, nuestro corazón, nuestras manos y nuestros ojos. Cada paso del camino es una batalla.

Aceptar una lucha

Thomas Watson dijo que el camino al cielo es “trabajo sudoroso”. Hay una batalla furiosa, pero la obra de la santificación, felizmente, avanzará. La santificación no está estancada. Los puritanos emplearon las palabras de Pablo de 2 Corintios 3:18, que seremos cambiados de una gloria a otra si andamos en el Espíritu. Así que el verdadero cristiano es aquel que acepta que habrá conflicto, pero al mismo tiempo descansa en la verdad de que la victoria final es suya. Puede que pierda muchas escaramuzas, pero la guerra será ganada, porque está en Cristo. El Espíritu Santo lo guiará, y él avanzará cada vez más.

Sin embargo, hay un obstáculo, dijeron los puritanos, porque el cristiano a menudo no será capaz de ver ningún progreso en sí mismo. Un puritano dijo que una mujer que limpia sus muebles puede pensar que ha limpiado todo el polvo, hasta que la luz del sol brilla en su habitación revelando todo el polvo restante. Así, cuanto más brilla el Sol de justicia en nuestros corazones, aunque crezcamos en santidad (y otros lo vean), veremos cada vez más los motivos de nuestro corazón.

La pregunta importante no es: “¿Me veo cada vez más santo?”, Pero- “Cuando miro hacia atrás en mi vida, diga hace tres o cinco años, ¿Cristo significa más para mí hoy de lo que lo hizo entonces? ¿Y pienso menos de mí hoy que entonces? ¿Está creciendo Cristo y yo estoy disminuyendo? ¿Estoy creciendo en la apreciación de Cristo y en la autodesvalorización? “Esta es la manera puritana de examinarnos a nosotros mismos con respecto a la santidad.

Otra forma puritana de evaluar el progreso en la santidad es preguntar cómo estamos luchando actualmente con la tentación. Si no estamos luchando contra las fuerzas que presionan sobre nuestra carne, estamos retrocediendo. Por lo tanto, para progresar, el creyente debe orar en el trono de la gracia: “Ayúdame a ser fuerte hoy, Señor. Ayúdame a ser puro hoy. Ayúdame a hacer la justicia hoy “. Este es el deseo constante del cristiano que está progresando en la santificación.

La persona interna, privada

Cuarta, la santificación puritana es imperfecta aunque invencible. En esta vida nunca es completa. Nuestro alcance siempre excederá nuestro alcance. Muchas personas no entienden a los puritanos en este momento. Piensan que son introspectivos, o que nos llevan a la esclavitud legalista, e incluso a la depresión espiritual. Esto no es verdad.

Los puritanos ciertamente tenían un concepto muy profundo de pecado y de rectitud, mientras que muchos de sus detractores modernos tienen un concepto terriblemente bajo de pecado y rectitud. Los puritanos sintieron la imperfección de su santificación, precisamente porque tenían el estandarte de justicia de Dios ante ellos. No se compararon con el prójimo, sino con la santa ley de Dios. La rectitud para el puritano era de carácter motivacional. Lo que vive dentro de ti es importante. Lo que haces y dices refleja quién eres dentro.

Un puritano dijo, lo que un hombre es en privado, eso es lo que un hombre es realmente a la vista de Dios. Quieren que nos preguntemos: ¿En qué piensas? ¿Lo que te motiva? ¿Estás realmente motivado por el amor a Dios? ¿Estás motivado por el samaritano a otros, amándolos, haciendo bien a ellos, y poniéndose a ustedes mismos para su beneficio y bienestar espiritual? Este es el corazón de una justicia puritana. Con este alto concepto de santidad naturalmente sentían profundamente sus imperfecciones. Tal vez esto no se expresa de manera más vívida que en las preguntas y respuestas del Catecismo Mayor de Westminster sobre los diez mandamientos. Léelos si lo deseas y observa cuán precisos son, cómo sondean el corazón y cómo insisten en que debes amar a Dios ya tu prójimo como a ti mismo.

Cuando, por lo tanto, usted lee acerca de cómo los puritanos se lamentaron a sí mismos, y cuando usted ve en sus diarios cómo se afligieron por su propia miseria, recuerde que se comparan con el Dios perfecto y su santa ley. Eran hombres y mujeres que verdaderamente sintieron el gemido de Pablo: “Me deleito en la ley de Dios según el hombre interior. . . ¡Oh miserable que soy! ¿Quién me librará? “Ellos sentían su necesidad de huir a Cristo cada día para ser lavados de nuevo. Y esa es la raíz de toda verdadera santidad. Tal santidad es invencible. Nunca morirá, sino que un día será perfeccionado en y con Cristo para siempre.

Traducido por: Sneider Ferreira

Déjanos saber tú comentario…

Dr. Joel R. Beeke es el presidente y profesor de teología sistemática y homilética en el Puritan Reformed Theological Seminary y un pastor en Heritage Netherlands Reformed Congregation en Grand Rapids, Mich.

3 comentarios sobre “La Visión Puritana de la Santidad

    pedro7idiart escribió:
    23 agosto 2017 en 8:40 pm

    Reblogueó esto en Reformado y Dispensacionalista.

    Carlos Elias escribió:
    23 agosto 2017 en 11:06 pm

    Tremenda enseñanza, hoy vemos principios bíblicos que se han tomado muy ligeros, si nos volvemos a la verdad del evangelio de verdad seremos transformados

    Juan Rubio escribió:
    30 agosto 2017 en 2:06 pm

    Excelente comentario. Estoy leyendo el libro del pastor Beeke “La espiritualidad puritana y reformada” y en verdad es uno de los mejores que he leido acerca del pensamiento de los puritanos, lo recomiendo ampliamente. Ojalá publicaran mas articulos de él. Gracias a Sneider Ferreira por su esfuerzo y que el Señor siga bendiciendo este ministerio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s