Los Cuatro Terrenos: el Terreno Fértil

Posted on

ESJ-2017 0828-004

Los Cuatro Terrenos: el Terreno Fértil

Por John F. Macarthur
Lucas 8:8

Nuestro acercamiento al evangelismo no debe ser influenciado por la forma en que la gente responde al evangelio.

Cuando el evangelio se predica fiel y claramente, la aceptación del mensaje nunca es el resultado de la habilidad del mensajero o la comercialización del mensaje. Como hemos visto a lo largo de esta serie, todo depende de la receptividad del corazón humano: la calidad del terreno en el cual se siembra la semilla del evangelio.

El sembrador salió a sembrar su semilla; y al sembrarla, una parte cayó junto al camino, y fue pisoteada y las aves del cielo se la comieron. Otra parte cayó sobre la roca, y tan pronto como creció, se secó, porque no tenía humedad. Otra parte cayó en medio de los espinos; y los espinos, al crecer con ella, la ahogaron. Y otra parte cayó en tierra buena, y creció y produjo una cosecha a ciento por uno. Y al hablar estas cosas, Jesús exclamaba: El que tiene oídos para oír, que oiga. (Lucas 8:5-8)

La “tierra buena” está bien cultivada y produce la cosecha deseada. Jesús dice que esto simboliza a aquellos “que han oído la palabra con corazón recto y bueno, y la retienen, y dan fruto con su perseverancia.” (Lucas 8:15). Este es el corazón verdaderamente preparado. En Mateo 13:23, Jesús dice que el buen terreno representa a una persona “que oye la palabra y la entiende”. En Marcos 4:20, Él dice que es un símbolo de aquellos que “oyen la palabra, la aceptan y dan fruto” (énfasis añadido).

Él está describiendo a alguien con un corazón tan bien preparado que cuando la persona escucha el evangelio, la recibe con verdadero entendimiento y fe genuina. La expresión que Lucas usa (“[ellos] la retienen y dan fruto con su perseverancia”) sugiere un tenaz dominio de la verdad y perseverancia en la fe.

La perseverancia con el fruto es la señal necesaria de confianza genuina y salvadora en Cristo. Esta es una de las lecciones clave de toda la parábola: La marca de la fe auténtica es la resistencia. Jesús dijo: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos” (Juan 8:31). La fe temporal no es verdadera fe en absoluto.

El “fruto” mencionado en la parábola incluye, por supuesto, el fruto del Espíritu: “amor, gozo, paz, paciencia, bondad, bondad, fidelidad, mansedumbre y control de sí mismo” (Gálatas 5: 22-23). Abarca todo “el fruto de justicia que viene por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios” (Filipenses 1:11). Un corazón verdaderamente creyente producirá naturalmente adoración – “el fruto de labios que confiesan su nombre” (Hebreos 13:15). Y el apóstol Pablo habló de personas a quienes él había llevado a Cristo como fruto de su ministerio (Romanos 1:13). Todos estos son ejemplos de los tipos de fruto que Jesús tenía en mente cuando dijo que la buena tierra representa a las personas que “dan fruto con perseverancia”.

La expectativa es que ellos también den fruto abundantemente. Mateo y Marcos dicen “nos a treinta, otros a sesenta y otros a ciento por uno” (Marcos 4:20, Mateo 13:23). Cualquier cosa más de diez veces sería un inmenso retorno de la inversión del agricultor. Mientras Jesús enseña claramente lo que sabemos por experiencia -que los cristianos no son igualmente productivos-, al mismo tiempo sugiere que la abundancia de fruto es el resultado esperado de la fe. El fruto espiritual en nuestras vidas debe ser copioso y obvio, no tan escaso que sea difícil de encontrar. Después de todo, somos “creados en Cristo Jesús por buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas” (Efesios 2:10). Jesús dijo: ” Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo quita; y todo el que da fruto, lo poda para que dé más fruto.” (Juan 15:2). La fructificación -una cosecha divinamente forjada y abundante- es el resultado esperado de la fe salvadora.

Eso sólo puede ocurrir en un corazón limpio y bien cultivado.

El corazón de la persona necesita estar preparado, listo para “recibir con mansedumbre la palabra implantada” (Santiago 1:21), y luego nutrir esa semilla a plena fructificación. El Antiguo Testamento nos dice que Roboam, hijo necio de Salomón y heredero del trono, “Y él hizo lo malo porque no dispuso su corazón para buscar al SEÑOR.” (2 Crónicas 12:14). Además, para el pueblo de Judá y Jerusalén en el Antiguo Testamento, Dios le dio este mandato a través de Su profeta: “Romped el barbecho, y no sembréis entre espinos” (Jeremías 4:3). El contexto en el versículo cuatro deja perfectamente claro que Él les ordenaba preparar sus corazones para recibir la palabra. Ese es el deber de cada persona.

Pero aquí está el problema: no podemos lograrlo por nosotros mismos. Ya estamos irremediablemente impuros. Somos pecadores caídos, culpables, con corazones poco profundos, con malas hierbas y rebeldes. Dejados a nosotros mismos, simplemente nos endureceríamos más. Cada exposición a la luz se cocería aún más en la dureza, hasta que llegamos a ser tan impermeables a la Palabra de Dios como un sendero de concreto es a la semilla de pasto. “ya que la mente puesta en la carne es enemiga de Dios, porque no se sujeta a la ley de Dios, pues ni siquiera puede hacerlo, y los que están en la carne no pueden agradar a Dios.” (Romanos 8: 7-8).

Sólo Dios mismo puede arar y preparar un corazón para recibir la Palabra. Lo hace a través de la obra regeneradora y santificadora de Su Espíritu Santo, que convence al mundo “con respecto al pecado, la justicia y el juicio” (Juan 16: 8). Para los que creen, los despierta espiritualmente (Romanos 8:11). Él ilumina sus mentes a la verdad (1 Corintios 2:10). Él los limpia (Ezequiel 36:25). Él quita el corazón de piedra y les da un corazón nuevo (Ezequiel 36:26). Él habita en su pueblo y los motiva para la justicia (Ezequiel 36:27). Él registra la verdad de Dios en sus corazones (Jeremías 31:33, 2 Corintios 3: 3). Él vierte el amor de Dios en sus corazones (Romanos 5: 5). Nosotros, los que creemos en Cristo, dependemos totalmente de la obra del Espíritu que mora en nuestros corazones para mantenernos tiernos, receptivos y finalmente fructíferos.

Y debemos permanecer fielmente dependientes de Él.

Al igual que David, que oró: “Crea en mí un corazón limpio, oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Salmo 51:10), debemos acercarnos a Dios con confianza y sumisión, sabiendo que Él debe hacer el trabajo necesario en nuestros corazones que no podemos hacer nosotros mismos.

Finalmente, esta parábola es un recordatorio de que cuando proclamamos el Evangelio o enseñamos la Palabra de Dios a nuestros amigos y seres queridos, los resultados siempre variarán según la condición de los corazones de nuestros oyentes. El éxito o el fracaso no dependen de nuestra habilidad como sembradores. Algunas de las semillas que dispersamos caerán sobre terreno duro, superficial o de mala hierba. Pero no hay nada malo con la semilla. Si es fiel en esta tarea, algunas de las semillas que arroja encontrarán una tierra bien cultivada, y el resultado será un fruto abundante.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170823
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

3 comentarios sobre “Los Cuatro Terrenos: el Terreno Fértil

    gregoriopena escribió:
    28 agosto 2017 en 9:47 pm

    Hola ! Buenas noches solo para saludarlos y como no se a donde dirigirme lo hago por este medio:
    Soy su fiel seguidor y tengo un corto tiempo de no recibir en mi dirección los últimos posts.
    Que alguien me auxilie !!

    Armando Valdez respondido:
    28 agosto 2017 en 10:03 pm

    La verdad no se a que se deba. Pero puedes acceder a la pagina en facebook ( https://www.facebook.com/evangelio.blog/ ) o en twitter ( @valdezesqueda ).

    gregoriopena escribió:
    11 septiembre 2017 en 3:30 pm

    Muy agradecido, muy agradecido. Dios con todos !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s