Una Visión Bíblica del Divorcio ( 3ª. Parte ): Objeciones Comunes

Posted on

ESJ-2017 0908-001

Una Visión Bíblica del Divorcio ( 3ª. Parte ): Objeciones Comunes

Por Dave Dunham

En los posts anteriores dentro de esta serie he establecido que creo que la Biblia permite el divorcio en tres casos: negligencia del apoyo material (comida y ropa), negligencia del afecto físico (derechos conyugales) y adulterio. Estos fueron los votos del pacto comunicados en la ceremonia de la boda, y son los motivos para el divorcio articulados en el Antiguo Testamento. Estos argumentos no son ni negados ni socavados por la enseñanza del Nuevo Testamento, y de hecho tanto Jesús como Pablo los apoyan. Hay muchos, sin embargo, que no están de acuerdo con esta interpretación y opinión sobre el divorcio. Tienen algunas críticas comunes, incluso legítimas. En este post quiero tomar un momento para aclarar mi posición a la luz de estas críticas y proporcionar bíblicamente respuestas fieles a estas críticas.

Pero Dios Odia el Divorcio

Cada vez que surge el tema del divorcio, es común que los cristianos hagan referencia, aunque no tengan conocimiento exacto, Malaquías 2:16, “Porque odio el divorcio”, dice el Señor. Frecuentemente, entonces, la gente declarará “Dios odia el divorcio”. El texto real de Malaquías 2:16 probablemente es mejor traducido, como “el hombre que odia y se divorcia a su esposa”[1] que apunta hacia el divorcio pecaminoso.  Es este hombre quien “cubre su vestidura con violencia”. Debido a que está terminando un matrimonio, desgarrando lo que Dios ha unido, es un hombre de violencia. Esto es claramente distinto del bondadoso alivio que Dios da a las víctimas de los votos rotos del pacto. Dios ofrece alivio a aquellos cuyo matrimonio ya está roto, pero este texto tiene algo más en mente.

Además, aunque Dios “odia” el divorcio, todavía lo permite. El divorcio es el reconocimiento del fin de un matrimonio, que siempre es malo. El divorcio no es como se supone que es. Sin embargo, Dios lo permite, porque mientras odia el divorcio, también odia la traición, el abuso y la ruptura de los votos. No es la forma en que se supone que debe ser, y sin embargo, en un mundo roto Dios permite escapar de la violación de un pacto de matrimonio.

Pero Debemos Perdonar

El perdón es lo que marca al cristiano como diferente de todos los demás. Creemos que como Dios en Cristo nos perdonó, también somos llamados a perdonar a otros (Efesios 4:32). Dentro de la unión del matrimonio hay mucho perdón que debe transpirar. Reconocemos que cuando dos pecadores dicen “acepto” no se convierten súbitamente en una unión perfecta. El pecado ocurrirá dentro del matrimonio y debemos pedir perdón regularmente, dar perdón, y dejar que el amor cubra una “multitud de pecados” (1 Pedro 4: 8). Esto, sin embargo, no significa que el divorcio nunca se permite.

Es importante señalar que el perdón y la reconciliación son dos cosas diferentes. Podemos perdonar a alguien, o estar en un espíritu de perdón hacia ellos, pero la Biblia regularmente enfatiza la importancia del arrepentimiento. Jesús nos enseña:

¡Tened cuidado! Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. (Lucas 17:3, véase también Mateo 18:15)

“Si se arrepiente”, Jesús le dice, entonces “perdónalo”. Perdonar no es sólo barrer las cosas bajo la alfombra. No da derecho a que alguien en una relación matrimonial se convierta en una víctima, dejarse pisotear o un objeto de abuso. Ellos deben estar listos para perdonar, pero el perdón no se extiende aparte del arrepentimiento genuino.

En esa misma nota, el arrepentimiento no es sólo palabras, sino que se demuestra en “dad frutos dignos de arrepentimiento;” (Mateo 3: 8). Un cónyuge en patrones repetidos de violación del pacto, o impenitente después de tal violación no se arrepiente y a la pareja se le permite la opción de divorciarse. El perdón y la reconciliación no son lo mismo; el arrepentimiento es la clave para salvar esa brecha.

Resumen: Dios no permite todo divorcio, pero su desaprobación de algunos tipos de divorcio no significa que todo el divorcio es inaceptable. Más bien, Dios permite el divorcio para las víctimas de un matrimonio roto. Malaquías 2:16 trata con aquellos que odian a sus esposas y buscan el divorcio no aprobado por Dios. Dios también nos llama a perdonar, pero el perdón y la reconciliación no son la misma cosa y por lo tanto el perdón no significa que el divorcio nunca es permitido.

________________________________________________

[1] Esta es en realidad la interpretación más tradicional, con el ahora común “Odio el divorcio” como una salida más reciente de esa tradición. Este es un texto muy difícil en el hebreo para traducir, pero la traducción del ESV parece hacer la mejor justicia al contexto. Para más información sobre esto ver C. John Collins, “Malaquías 2:16.”

Un comentario sobre “Una Visión Bíblica del Divorcio ( 3ª. Parte ): Objeciones Comunes

    fossy2015 escribió:
    8 septiembre 2017 en 7:50 pm

    Muy equivocado en su interpretación del texto, el contexto habla también y su exégesis es errónea, el amor de Dios revise el texto y utilice las reglas de hermenéutica para su interpretación. Saludos..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s