Hablando Sobre el Clima

Posted on Actualizado enn

ESJ-2017 0911-001

Hablando Sobre el Clima

Por Clint Archer

Hablar sobre el tiempo suele ser un cliché rompehielos o el tema de la charla banal con extraños. Pero el tiempo que hemos presenciado recientemente en el escenario mundial ha cautivado una conversación seria a escala mundial. Inundaciones, tormentas y terremotos frenéticos siempre han salpicado nuestras noticias, pero las imágenes que hemos visto este mes pasado se han sentido más como ser rociado con pimienta.

Adjetivos como la Categoría Cinco y Ocho Puntos-O han sido introducidos en el vocabulario familiar de nuestros hijos.

Nepal, China, Houston, Florida, México y otras regiones han sido requisados ​​como escenarios para el desempeño impredecible de la naturaleza, como una explosión de terror. Los personajes siniestros -Harvey e Irma- se pavonean y pisotean en sus mortales agitaciones, transformando la propiedad en detritos y las personas en refugiados.

El sentido del presentimiento trasciende nuestro reconocimiento común del poder y la impredecibilidad de la naturaleza.

Mientras que algunos culpan a un inútil Madre Naturaleza, otros culpan a Trump (véase la diatriba de la actriz Jennifer Lawrence ), y por supuesto las agencias de seguros y calvinistas por igual caen toda la debacle en un puro encasillado “Acto de Dios”, como si eso explica todo.

Últimamente parece que hay algo innegablemente antinatural sobre la Madre Naturaleza.

Pero incluso en las mentes de los cristianos que aprecian la doctrina de la soberanía de Dios en todos los asuntos bajo el sol, podría durar un sentido inquietante de que si Dios está dispensando juicio lo está haciendo con una escopeta en lugar de un rifle de francotirador.¿Qué pasa con todos los discípulos fieles de Cristo que están siendo expulsados ​​bruscamente de sus hogares y ciudades en el mismo atasco de evacuación que el resto de la humanidad?

Entendemos que los cristianos no son inmunes al sufrimiento que proviene de este sistema meteorológico maldecido por el pecado. Pero podemos consolarnos al saber que nosotros, como hijos de Dios, tenemos más que una simple gracia común. Estamos sujetos a los estragos de la Maldición y gemimos bajo ella junto con toda la creación (Romanos 8:23 ), pero sin embargo tenemos el privilegio de invocar a nuestro Padre, que tiene los huracanes en su mano, para preservarnos de una manera especial .

Esta es nuestra esperanza: 1 Timoteo 4:10 “…Porque por esto trabajamos y nos esforzamos, porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios vivo, que es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los creyentes.”

Dios preserva a los incrédulos de toda la extensión de lo que merecen en esta vida mientras nos preserva de lo mismo y de todo lo que merecemos en la próxima vida. Éstas son las buenas noticias.. No es que escapemos a la caída de los terremotos, huracanes e inundaciones en esta vida, sino que escapamos completamente de la inundación torrencial de la ira de Dios el día del juicio porque Jesús llevó esa justicia sobre sí mismo en la crucifixión.

Por lo tanto, en medio del trauma temporal que sufrimos junto con el resto del mundo, podemos aferrarnos confiadamente al conocimiento de que somos especiales para nuestro Dios.

El Profeta Malaquías pinta una hermosa imagen del amor de Dios por nosotros:

“Entonces los que temían al Señor se hablaron unos a otros, y el Señor prestó atención y escuchó, y fue escrito delante de El un libro memorial para los que temen al Señor y para los que estiman su nombre.” (Mal 3:16).

Esta masa acurrucada de santos temblaba de temor mientras vivían el juicio de Dios sobre un Judá apóstata. Pero Dios los escuchó. Sabía el nombre de cada uno. Él abrió un libro de recuerdo e inscribió cada uno de sus nombres y prometió librarlos como un hombre libra a su hijo, qué pictórica promesa de la aguda conciencia de Dios de la situación que sus preciosos están soportando.

Cualquiera que sea su opinión sobre el por qué de estos desastres -natural, antinatural o sobrenatural-, usted necesita saber que la eternidad nos espera a todos. Y Jesús es nuestro único refugio. Es sólo a través de su obra expiatoria que podemos invocar a Dios como nuestro Salvador, y ser aferrados a su seno como un niño sostenido por su padre.

La Iglesia mundial está en oración por todas las personas afectadas por estas catástrofes, y especialmente por los creyentes.

Un comentario sobre “Hablando Sobre el Clima

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    12 septiembre 2017 en 4:29 pm

    Isaías 24;5 – Y la tierra se contamino bajo sus moradores; porque traspasaron sus leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno.
    Las desgracias que estan enfrentando en estos momentos miles de personas por los fenómenos naturales, están contemplados en las Sagradas Escrituras. Y, nos dicen que en los tiempos postreros serán tiempos difíciles. Pero, antes que todo ello ocurra se aumentará la Ciencia y la maldad. En el nombre del progreso, se ha contaminado a tres de los cuatro principales elementos que conforman al planeta: al agua, al aire y a la tierra. Al fuego no se ha podido contaminar porque él está reservado para purificar todo lo que resta en su momento. Jesucristo, no vino por nuestros cuerpos, vino por nuestras almas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s