4 Libros que Hicieron a un Sacerdote Dejar la Iglesia

Posted on

ESJ-2017 0909-001

4 Libros que Hicieron a un Sacerdote Dejar la Iglesia

Por Nicholas Davis

El año 2017 es el año de Martin Lutero, o al menos debería serlo. Hace casi 500 años, el 31 de octubre de 1517, Lutero clavó (o “envió”, ya que algunos historiadores debaten este punto) sus 95 tesis a la puerta de la Iglesia del Castillo de Wittenberg.

Aun así, Lutero no se convirtió en un protestante de pleno derecho de la iglesia católica medieval en ese momento. Le tomó unos ocho años (1513-1521) desafiar y desarrollar una comprensión más sólida del evangelio.

¿Alguna vez se ha preguntado qué estaba leyendo Martin Lutero durante este momento crucial de su vida? Tal vez sólo soy un nerd, pero pensé que al menos alguien más podría estar interesado en lo que Lutero estaba leyendo durante su lenta, pero constante, transición de la iglesia medieval y adentrarse en el mundo de la reforma.

Recuerde, la meta de Lutero no era inventar o comenzar una iglesia enteramente nueva. Su objetivo era reformar la iglesia y llamarla al arrepentimiento y a la fe en la palabra de Dios.

He aquí cuatro libros que Martin Lutero leyó y que lo hizo cuestionar todo:

1. Los Salmos

Lutero pasó mucho tiempo estudiando y enseñando a través de los Salmos en la Biblia. Comenzó a darse cuenta de que la Biblia enseña que generalmente no somos pecadores, que somos totalmente pecadores. Aquí, Lutero tuvo los comienzos de lo que los teólogos más tarde se referirían a la “depravación total”, lo que significa que somos pecadores en nuestros pensamientos, palabras y hechos.

2. Romanos

Después de esto, Lutero dio una conferencia a través de la carta de Pablo a los romanos. Se encontró con Romanos 1:17, “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.” La última parte de este versículo es una cita directa de Habacuc 2: 4.

Lutero empezó a ver algo que nunca había visto antes. Empezó a ver la doctrina de la imputación -que somos declarados justos ante Dios no por nuestra propia justicia, sino por la justicia de otro.

Él comenzó a entender que la justicia de Dios que le causaba tanto terror como sacerdote (porque le decía que era impío e indigno), era en realidad la justicia de Dios que le dijo que era santo y digno. Dios da este derecho por fe solamente Es una justicia que se recibe como un regalo y no se gana.

3. Gálatas

No fue hasta que Lutero comenzó a dar conferencias a través de Gálatas que él comenzó a darse cuenta de que la fe no nos justifica ante Dios. La fe es simplemente un instrumento que Dios usa. La fe es un instrumento por el cual abrazamos a Jesucristo tal como él nos es ofrecido en el evangelio.

La fe es, como John Murray dijo una vez, “extrospectiva”. Mira hacia fuera -no hacia adentro- para abrazar al Dios que se da a sí mismo. En otras palabras, la fe es sólo una mano vacía. Justifica porque se aferra al Jesús que justifica (Romanos 3:26).

4. Hebreos

El último libro que convirtió a un sacerdote medieval en un verdadero reformador fue la carta a los Hebreos. Lutero comenzó a abrazar una comprensión completamente diferente de cómo el Antiguo y el Nuevo Testamento se relacionan entre sí. Él se dio cuenta de que la ley no es simplemente el Antiguo Testamento y el evangelio es el Nuevo Testamento, sino que el evangelio de Dios puede ser visto como predicado a través tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.

El mismo Jesús del mismo evangelio fue ofrecido libremente tanto a judíos como a gentiles por igual, en toda la Biblia. Claro, hubo una proclamación mayor y más completa de ese mensaje, tal que salió a todo el mundo en lugar de sólo a Israel y sus vecinos cercanos, pero sin embargo, ¡el evangelio fue predicado!

En resumen, leer y estudiar la Biblia es lo que finalmente hizo que Martín Lutero “protestara” a la iglesia medieval. Lutero estaba convencido de que la Biblia valía la pena escucharla. Así que este año celebramos el aniversario de una “recuperación de la brillante luz del evangelio”. A Dios solo sea toda la gloria ( Soli Deo Gloria ).

Un comentario sobre “4 Libros que Hicieron a un Sacerdote Dejar la Iglesia

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    10 septiembre 2017 en 11:57 am

    Con referencia a la fe, escrito esta: Hebreos 11:1 – es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
    Efesios 2:8,9 – es un Don de Dios, no porque o merecemos, lo hemos ganado, o somos dignos de tenerlo. No es de nosotros mismos; es de Dios. No se obtiene por nuestro poder o nuestr libre albedrío. Simplemente es dada a nosotros por Dios, junto con su gracia y misericordia, según su santo plan y o propósito, y no por eso, él recibe toda la gloria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s