Sistemas de Escatología: el Sistema Amilenial, 1ª. Parte

Posted on

ESJ-2017 0911-005

Sistemas de Escatología: el Sistema Amilenial, 1ª. Parte

Por S. Lewis Johnson

Estamos estudiando la teología de los eventos futuros, o de la escatología, tratando de restaurar la cordura a la profecía. Ahora que hemos estado diciendo, en esencia, que queremos evitar dos tipos de error. Queremos evitar, por una parte, el fanatismo evangélico – el tipo de fanatismo manifestado cuando uno de nuestros principales maestros de la Biblia anunció que de acuerdo con el estudio de las Escrituras, se hizo evidente para él que Mussolini era el Anticristo. Y también uno de nuestros profesores más respetados en el Seminario, hace unos siete u ocho años atrás después de que Jerusalén fue tomado por Israel, anunció que probablemente no terminaríamos con las clases de seminario teológico más después de esa sesión en particular. El sólo nos ha demostrado en el Seminario que él no es un profeta. Él sigue siendo un maestro muy respetado y que amamos, pero ahora sabemos que no es un profeta.

Uno de los profesores premilenialistas destacados del siglo 17 y 18 del siglo era un hombre con el nombre de Albrecht Bengel. Era un buen luterano alemán. Fue premilenial. Desafortunadamente, sin embargo, estableció la fecha de la venida del Señor en 1846, y la mayoría de la gente se convenció de que eso no sucedió en ese momento.

Ahora tenemos, por un lado, el fanatismo evangélico, pero también tenemos en el otro lado, el cinismo liberal, y queremos evitar eso. Elmer Hamrehausen, profesor en Princeton Theological Seminary, dijo hace unos años que “La idea de un milenio en la tierra es mucho de cielismo sentimental, cual sea lo que signifique cielismo, [risas]. Creo que entiendo lo que quiere decir con eso. Y el profesor Reinhold Niebuhr, tal vez el más famoso teólogo estadounidense del siglo 20, dijo hace unos años, “No es prudente que los cristianos afirmen tener conocimiento de cualquiera de los muebles de los cielos o la temperatura si es el infierno” -bueno, creo que probablemente estaríamos de acuerdo con él allí – “o estar muy seguros sobre cualquier detalle del reino de Dios en el que se consuma la historia.”

Ahora en este último creo que no estaría de acuerdo, porque la Biblia tiene mucho que decir acerca de los detalles del reino de Dios en el que la historia se consuma. Nuestro Señor no desanimó el estudio de la palabra profética. Cuando los apóstoles le preguntaron: “¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel?,” Él no les dijo que no estudiaran las Escrituras que tienen que ver con el Anticristo o con la segunda venida o con la restauración del reino a Israel. Él simplemente dijo, “No os corresponde a vosotros saber los tiempos ni las épocas.” Es decir, el tiempo es lo que pertenecía al Padre que está en los cielos. Así que no debemos ser disuadidos por los extremistas de ninguna de los dos tipos. Queremos estudiar las Escrituras, y queremos escuchar lo que tienen que decir acerca del futuro.

Hay tres sistemas importantes de escatología y se definen según la relación del Segundo Adviento con el reino de Dios. Anduvimos la última vez sobre el primer sistema pos-milenial. Queremos comenzar nuestro estudio esta noche de un sistema más importante, el sistema del amilenarismo, y luego esperamos finalmente discutir el sistema de premilenarismo, también.

Bien, decimos que estos términos son términos que se usan en relación con lo referente a la segunda venida del Señor Jesús al reino de Dios. Los Posmilenaristas se llaman posmielanristas porque creen que el Señor Jesús volverá después de ‘pos,’ después del reino de nuestro Señor sobre la tierra.

Los amilenaristas se llaman amilenaristas, lo que significa que no hay milenio, en realidad se llaman amilenaristas porque no creen en un milenio en el sentido habitual del término milenio. Discutiremos los detalles más adelante. Hemos señalado que el amilenarismo se ha vuelto popular, porque los posmilenaristas, muchos de ellos, estaban desilusionados por los acontecimientos del siglo XX y, de hecho, el amilenarismo se ha llamado posmilenarismo desilusionado.

Y finalmente el premilenialismo se llama premilenarismo porque es la doctrina de que el Señor Jesús volverá antes del milenio.

Ahora hablamos primero del posmilenarismo y recordemos que el milenio en sí es un término que se deriva del latín, el milenio es un término que se deriva de las palabras latinas, mille que significa, mil, y annus que significa, un año, de modo que el milenio significa “un período de mil años”, y el posmilenarismo es la idea de que nuestro Señor volverá después del milenio.

Bien, miremos este diagrama particular en el que tratamos de señalar que el posmilenarismo cree que el período de la iglesia es el período de tiempo entre la cruz de nuestro Señor y la venida de nuevo, y durante ese período de tiempo, según los posmilenaristas , Satanás está atado. Él ha sido atado porque el Señor Jesús murió en la cruz en el Calvario, y derramó su sangre por los pecados de los hombres, y de esta manera ha atado a Satanás a través de la obra expiatoria. Durante este período, Satanás está atado.

El período de la iglesia se caracterizará por la justicia creciente que finalmente conducirá a un reino de, o un tiempo de justicia y paz sobre la tierra: el milenio. Así que tendremos un milenio. Después de esto, habrá por un breve tiempo, una pequeña temporada, la Gran Tribulación que será seguida por la segunda venida del Señor Jesús a la tierra, la resurrección de los que han muerto, el juicio del Gran Trono Blanco, la separación de los salvados de los perdidos después de la batalla de Armagedón, y luego habrá un nuevo cielo y una nueva tierra para que nuestro Señor venga después del milenio: el posmilenarismo.

Ahora bien, desde luego, se puede ver que el posmilenarismo se caracteriza por un extremo optimismo respecto al curso de la historia humana, que el período de la iglesia se producirá o culminará en un justo reinado de nuestro Señor sobre la tierra, pero no literalmente en un período de justicia y paz, es una expresión de extremo optimismo.

Ahora, puede parecer sorprendente para usted – ciertamente es sorprendente lo es para mí – que los hombres pueden realmente creer que este mundo en el que estamos viviendo se esta volviendo cada vez mejor y mejor. Pero hay gente que cree eso. Ahora puedo ver cómo alguien podría creer eso desde el punto de vista del progreso científico. Creo que estamos mejorando en el progreso científico, pero en lo que se refiere a la moral del mundo, en lo que se refiere a la naturaleza espiritual del hombre, me parece que toda la evidencia está en el otro lado.

Y cuando estaba hablando con mi esposa dirigiéndome hasta aquí sólo expresando mi asombro de que la gente realmente pudiera pensar que el mundo se está poniendo mejor y mejor, ella llamó mi atención a algo, como a menudo lo hace, llamó mi atención al hecho de que los ambientalistas probablemente no estarían de acuerdo con una afirmación de que el mundo se estaba volviendo mejor y mejor, ya que estamos a punto de contaminarnos a nosotros mismos la existencia.

Pero, sin embargo, Loraine Boettner, un buen cristiano, un cristiano muy bueno, y no lo dice en Gath, no lo publica en Ascalón a menos que los incircuncisos filisteos de los arminianos escuchen, sino una buen calvinista, Loraine Boettner, hace diecisiete años dijo, y ha escrito esto en un libro: “La perspectiva histórica y la simple observación de las condiciones del mundo debe dejar claro a todos que el mundo está mejorando.”

Y esto que viene de un teólogo calvinista excepcional es una declaración asombrosa. Pero entonces el Sr. Boettner es un posemilenarista. Él califica más adelante esto una página más adelante diciendo: “mientras que sostenemos que el mundo está volviéndose mejor, eso no significa que hay progreso constante.” Y finalmente él hace esta declaración asombrosa: “El mundo sobre las religiones paganas ha tenido claramente su día y se están desintegrando.”

Ahora tengo un amigo que es misionero en Túnez entre los mahometanos, y esta es una declaración que quiero estar seguro de escribirle en mi próxima carta para que él logre un gran estímulo [risas] y que sepa que las religiones paganas se están desintegrando, porque él ha estado ministrando allí por algún tiempo y todavía no ha descubierto esto. De hecho, ha descubierto precisamente lo contrario. Ha descubierto que el cristianismo que existe en Túnez, que era sólo un grupo de quizás veinte o veinticinco personas más algunos – esto va a salir en la grabación pero, sin embargo, voy a decirlo – algunos cabezas huecas del Concilio Nacional de las Iglesias que están también allí abajo, es decir, [risa] es la expresión total del cristianismo allí, y en lugar de que el Cristianismo venza, el cristianismo ha sido derrotado por los musulmanes en Túnez y hay otros también que tienen la misma experiencia. Y las estadísticas simples deberían decirnos que eso no es cierto porque tenemos más no-cristianos ahora en el mundo de lo que hemos tenido antes. Estas declaraciones no son verdaderas. Ahora ese es el profesor Boettner, y él es un es un buen hombre cristiano.

Ahora, un posmilenarista liberal ve las cosas un poco diferente. No busca que el milenio venga por la predicación progresiva del evangelio, como hace el señor Boettner. Un teólogo liberal quiere tomar toda la cuestión de traer el milenio en sus propias manos, y de esta manera Shirley Jackson Case dijo: “¿Todavía buscamos a Dios para introducir un nuevo orden por medios catastróficos? o ( y este es el mejor programa ) ¿asumiremos la responsabilidad de producir nuestro propio milenio, creyendo que Dios está trabajando en nosotros y en nuestro mundo para querer y actuar por su buena voluntad?” Así que el profesor Case va a traer el mismo milenio por sus propias actividades, pero todavía no ha tenido éxito. Eso es posmilenarismo y el posmilenarismo no nos ofrece mucha esperanza. Afortunadamente ya no hay muchos posmilenaristas por allí.

Queremos estudiar el sistema del amilenialismo. Ahora recuerde que el amilenarismo es la doctrina de que no hay milenio en el sentido acostumbrado. Así que busquemos unos momentos en la historia del amilenarismo.

Los amilenaristas tienen muy poco que señalar en los primeros siglos del cristianismo. Los primeros siglos del cristianismo en la evidencia que nos dan de las creencias relativas al milenio dan apoyo a una interpretación premilenial de la historia, pero no nos dan apoyo específico para la interpretación amilenial. Los amilenaristas, por tanto, al defender su sistema, generalmente se contentan con negar las afirmaciones de los premilenaristas de que la iglesia primitiva era premilenial. Un amilenarista simplemente declaró muy ampliamente en su libro sobre el amilenarismo: Jesús y los apóstoles eran amileniales en su escatología.

Por supuesto que es como diría un lógico, un petitio principi, una suposición de lo que está tratando de probar, y tenemos que, por supuesto, descartar ese tipo de declaración. Podría decirles que la Biblia apoya el premilenarismo, pero eso no probaría nada. Deberíamos ir a las Escrituras y señalarlas a partir de las Escrituras mismas. Y decir que Jesús y los apóstoles eran amilenaristas es decir lo que estamos tratando de descubrir del estudio de las Escrituras.

Veamos históricamente la cuestión del amilenarismo desde los apóstoles hasta Agustín. Creo que es de la mayor importancia en el estudio de cualquier tema comenzar con la historia de ese tema. Así que queremos comenzar con la historia de ese tema. Lo que aprendes inmediatamente de estos tres siglos, si recuerda la fecha de Agustín, su nacimiento fue 354 dC, y murió en el año 430 dC Lo que aprendes sobre los tres siglos desde los apóstoles hasta Agustín es que están casi desprovistos de cualquier testimonio del amilenarismo. Si la historia nos enseña algo, por medio de cualquier tipo de consenso, nos enseña que la gran mayoría de los primeros padres de la iglesia eran premileniales en su doctrina.

Ahora vamos a tomar dos o tres ilustraciones. En el caso de Bernabé, Barnabé escribió una epístola, fechada por algunos eruditos en la última parte del siglo I, por otros en la primera parte del siglo II, y en este testimonio, su epístola, llamada Epístola de Bernabé, hace referencia a la cuestión de un reino sobre la tierra. Su testimonio es disputado. Su testimonio no es muy claro. Su testimonio es disputado. Tradicionalmente, sin embargo los estudiantes de la Epístola de Bernabé generalmente lo han considerado como premilenial. Creo que el capítulo 15 de su epístola confirma eso. Pero si hay algún apoyo al amilenarismo en los dos primeros siglos, este es el único apoyo y se discute, y la gran mayoría de los estudiantes de la Epístola de Bernabé han afirmado que era premilenial.

Justin Mártir fue probablemente el primero de los apologistas cristianos. Justino Mártir vivió de 100 dC a 165, así que usted puede ver que él nació casi el tiempo en que Juan el apóstol murió, por lo tanto, él tiene muy estrechas conexiones con la iglesia apostólica. Justin Martir tenía unas perspectivas premileniales muy definidas.

Ahora, por supuesto, esto no significa que el premilenarismo sea necesariamente cierto. Justino Mártir tenía otras opiniones que no eran bíblicas. Creía en la regeneración bautismal. Habló de salvar a la gente a través del bautismo, como lo hizo Agustín, y como lo hicieron otros herejes que no tenían el conocimiento de la verdad que tenía Justino Mártir o Agustín. Así que cuando citamos a Justin Martir, le estamos citando no para afirmar que todo lo que dijo fue bueno, pero sus puntos de vista fueron definitivamente premileniales.

Ahora escuche lo que dice. Escribe un Diálogo con Trfón, un judío, en el que trata de defender el cristianismo ante Trifón. Y en su diálogo con Trifón él pregunta: “¿De verdad confiesas que este lugar Jerusalén será reconstruido, y esperáis que vuestro pueblo se reúna y se goce con Cristo, con los patriarcas y con los profetas, los hombres de nuestra nación y otros prosélitos que se unieron a ellos antes de que tu Cristo venga?”

Justino le respondió: “Yo y otros somos de esta opinión.” Ahora note que él dice que Jerusalén será reconstruida, su pueblo será reunido, se gozará con Cristo y los patriarcas y los profetas, los hombres de nuestra nación y otros prosélitos que se unieron, los cuales se han unido a ellos antes que tu Cristo venga.” Él dice: “Yo y otros somos de esta opinión, y creemos que tal cosa ocurrirá, como ustedes ciertamente son conscientes. Pero, por otro lado, les hago entender que muchos que pertenecen a la fe pura y piadosa y son verdaderos cristianos y piensan de otra manera.” Pero él concluyó: “Yo y otros que son cristianos con una mente correcta en todos los puntos, estamos seguros de que habrá una resurrección de los muertos y mil años en Jerusalén que luego será reconstruida, adornada, ampliada como los profetas Ezequiel e Isaías y otros han declarado.”

Ahora puedes ver un par de cosas en esto. En primer lugar Justino Mártir fue un premilenarista. Eso es lo que dice. Admite que hay otros que no aceptan el premilenarismo. No dice que sean amilenaristas; simplemente dice que no aceptan estas opiniones. Pero afirma que aquellos que son cristianos con la mente correcta en todos los puntos aceptan lo que acaba de exponer en su diálogo con Trifón.

Clemente de Alejandría y Orígenes son otros dos primeros hombres muy importantes. Clemente vivió en 155 dC a 220 dC y Origen vivió de un 185 a 254 dC Estos dos hombres vivieron en Egipto. Eran de persuasión egipcia y poseían la teología egipcia. Las tendencias de la espiritualización de las profecías surgieron en ambos hombres, surgieron en Clemente y se desarrollaron en Orígenes, y condujeron a una oposición a la doctrina del premilenarismo. Clemente de Alejandría y Orígenes son las primeras evidencias reales de la existencia de la oposición organizada a la doctrina premilenial que había sido la doctrina de la iglesia primitiva hasta este tiempo.

Ahora bien, cuando usted ha dicho esto, cuando se ha referido a estos hombres de quienes el testimonio de Bernabé es cuestionable, Justino Mártir admite que había algunas personas alrededor que no aceptaron el premilenarismo, y luego cuando llegas un par de cientos de años más tarde o ciento cincuenta años después de la época de Clemente y Orígenes, ustedes tienen hombres que niegan la enseñanza milenaria que apoyan totalmente al amilenarismo en todo ese período.

Ahora, cuando hablemos del premilenarismo, hablaremos del testimonio de varios hombres que afirman específicamente que eran premileniales. Así que creo que podemos resumir el período de tiempo desde los apóstoles hasta Agustín diciendo que durante los tres siglos no encontramos casi ningún testimonio de la doctrina del amilenarismo. Definitivamente es una doctrina que la historia no nos dice que se origine con nuestro Señor o los apóstoles, como Landis lo ha declarado tan atrevidamente.

Vayamos ahora a Agustín. Agustín fue probablemente el más grande de los primeros padres de la iglesia desde el punto de vista de una mente teológica. Nació en el siglo IV vivió hasta el siglo V, y es Agustín a quien debemos una gran parte de la enseñanza sobre la gracia que Lutero y Calvino popularizaron en la época de la Reforma Protestante. Agustín dice que fue primero un premilenarista, como leímos la semana pasada. Dijo que era un premilenarista, pero dijo que había abandonado el premilenarismo debido a las creencias de algunos de los premilenaristas que subrayaron la idea de los banquetes carnales. En otras palabras, confiesa que no abandona la doctrina debido a la enseñanza bíblica, sino más bien por los excesos de aquellos que creían en la doctrina premilenial.

Ahora todos sabemos, por supuesto, que este tipo de principios se refiere a nuestro propio testimonio cristiano. No hay pocas personas que han tropezado con las extrañas ideas que los evangélicos plantean y las razones extrañas que dan para esta fe cristiana, por lo que es evidente que algunos de los amigos de Agustín o conocidos o personas cuya existencia él sabía habían expresado ideas sobre la doctrina premilenial que era tan salvaje y fanática y extraña y sugirió una especie de paraíso mahometano que fue disuadido de continuar creer en el milenio.

¿Qué vino entonces a enseñar? Bueno, Agustín vino a enseñar que la atadura de Satanás referida en Apocalipsis capítulo 20 versículos 1 al 3 tuvo lugar en el ministerio terrenal del Señor Jesús. Ahora les voy a preguntar en este punto si ustedes regresan conmigo a Apocalipsis capítulo 20, y quiero leer los versículos 1 al 6 que serán nuestra lectura bíblica y, a la cual nos referiremos un número de veces más tarde. Apocalipsis capítulo 20 versículos 1 al 6. Este pasaje es famoso en discusiones proféticas debido a la mención del término, mil años. El término mil años se produce cinco o seis veces en estos versículos y no ocurre específicamente en ningún otro lugar.

1 A Y vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo y una gran cadena en su mano. 2 Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años; 3 y lo arrojó al abismo, y lo cerró y lo selló sobre él, para que no engañara más a las naciones, hasta que se cumplieran los mil años; después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo. 4 También vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les concedió autoridad para juzgar. Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la palabra de Dios, y a los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca sobre su frente ni sobre su mano; y volvieron a la vida y reinaron con Cristo por mil años. 5 Los demás muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años. Esta es la primera resurrección. 6 Bienaventurado y santo es el que tiene parte en la primera resurrección; la muerte segunda no tiene poder sobre éstos sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con El por mil años.”

Ahora Agustín, como resultado del cambio de mentalidad, enseñó que la atadura de Satanás referida aquí tuvo lugar en el ministerio terrenal del Señor Jesús. Él no asume, que ese capítulo le sigue al capítulo 19 en lo que se refiere el Segundo Adviento, ya que Agustín como muchos intérpretes han visto el libro del Apocalipsis como una serie de recapitulaciones de la enseñanza bíblica. De modo que en el capítulo 20 vamos de regreso al tiempo del ministerio temprano del Señor Jesús y cuando leemos “Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años,” debemos entender esto como referente a los efectos de la muerte de nuestro Señor Jesucristo en la cruz. Puesto que en la cruz venció a Satanás al morir por el pecado que era el dominio de Satanás sobre los hombres, fue entonces que ató al hombre fuerte, como el Señor Jesús sugirió, y Satanás fue atado desde ese tiempo en la enseñanza de Agustín.

Agustín también tenía opiniones definidas sobre el milenio. Él enseñó que el milenio del cual sigue a la atadura de Satanás, porque leemos sobre esto justo después, es la época presente en la que vivimos. Ahora pongámonos en el día de Agustín. El vivió alrededor del año 400 dC y si nos estuviese enseñando, diría que la atadura de Satanás a la que se hace referencia aquí ocurrió hace trescientos cincuenta años cuando el Señor Jesús murió en la cruz y murió por el pecado, y por tanto Satanás fue atado. Ahora estamos viviendo en la era milenaria. Es un período literal de tiempo para Agustín. Él tomó los mil años literalmente, contrario a muchos amilenaristas actuales actuales, pero él tomó los mil años como un período literal del tiempo.

Ahora también tenía la idea de que la historia humana está cubierta en gran parte por una serie de períodos de tiempo de mil años. Pensó que habría otro período de mil años después del milenio, pero sin embargo creyó en el milenio y evidentemente en su enseñanza – hay una pequeña pregunta sobre esto, pero la mayoría está de acuerdo – evidentemente pensó que el sexto milenio en la cual nuestro Señor logró esto realmente comenzó alrededor del año 350 aC, de modo que cuando nuestro Señor murió sólo quedaron seiscientos cincuenta años del período de mil años del milenio. Así que esperaba que puesto que vivimos vivimos en el milenio, esperaba que el Señor Jesús llegara alrededor del año 650 DC

Ahora no dice eso específicamente. Él no fijó fechas. Pero todo lo que dice acerca del período de mil años lleva a creer que eso es lo que estaba tratando de decir, aunque no lo diga en tantas palabras. Así que él vio Apocalipsis 20 entonces como una recapitulación de los capítulos anteriores, la atadura de Satanás ocurriendo en el tiempo de nuestro Señor, que ahora estamos viviendo en el milenio, que será alrededor de alrededor del año 650 dC y en ese momento la consumación tendrá lugar.

La primera resurrección para Agustín a la que se refiere aquí en el versículo 5, esta es la primera resurrección, Agustín lo tomó como el nuevo nacimiento del creyente. Así que cuando dice que vivieron y reinaron con Cristo por mil años, él se refiere al nuevo nacimiento de los individuos que han creído en Cristo. Al nacer de nuevo experimentan la primera resurrección y viven y oran con el Señor Jesús espiritualmente. Así que la primera resurrección es el nuevo nacimiento. La primera resurrección es el nuevo nacimiento, Satanás fue atado, el Señor, el milenio habrá terminado alrededor del año 650 DC. Ahora esa era la enseñanza de Agustín. Ahora era un gran hombre, pero lamentablemente para él vivió en una época en la que no tuvo el beneficio de todos nuestros grandes estudiantes proféticos del siglo XX.

La historia, por supuesto, derrocó la teoría de Agustín. Cuando llegaron los 650, los que creyeron con Agustín descubrieron que su teoría estaba equivocada. La atención pronto se fijó después en el año 1000 dC, como uno podría pensar inmediatamente, porque si Satanás estaba atado cuando el Señor Jesús murió, entonces ¿por qué no comenzar el período milenario entonces? Por alguna razón Agustín no lo había hecho, pero era para que otra persona hiciera esa distinción particular, y usted puede imaginar a alguien en el año 650 dC esperando a que el Señor Jesús venga, y cuando no volvió y miró la situación de nuevo y vino con una nueva teoría y anunciando una nueva serie de conferencias proféticas en las cuales él diría a su congregación cuando comenzó el milenio realmente, y cuando entonces el Señor Jesús vendría. Así que se estableció el año 1000 DC, y la creencia fue generalizada de que el Segundo Adviento ocurriría en el año 1000 AD

Pero en el año 1000 dC el Señor Jesucristo no vino, y entonces algunos pensaron en el año 1044, y nuevamente él no vino, y finalmente otra vez en el año 1065 hubo esperanza de que el Segundo Adviento ocurriría el Viernes Santo, cuando el Viernes Santo coincidió con el día de la anunciación la cual la iglesia había decidido el 25 de marzo, cuando Gabriel había hecho la anunciación a María la madre de nuestro Señor. Pero otra vez en el año 1065 el 25 de marzo, el Señor Jesús no vino. Y así se demostró que la escatología agustiniana estaba equivocada.

Pasamos ahora de Agustín a los tiempos modernos. Los Reformadores eran grandes admiradores de Agustín. Los reformadores aceptaron la escatología de Agustín. Es decir, no creyeron en un reino milenario literal sobre la tierra. Calvino aceptó la escatología agustiniana. Lutero aceptó la escatología agustiniana. Melanchthon aceptó la metodología agustiniana, y la Iglesia Católica Romana, por supuesto, aceptó la escatología agustiniana, porque lo habían sostenido durante todos esos siglos. En otras palabras, en la escatología, los Reformadores no se alejaron de la enseñanza de la Iglesia Católica Romana, sino que permanecieron dentro de las enseñanzas de la Iglesia romana en la escatología.

Ahora bien, se han producido variaciones, pero hablando en términos generales, al decir que estaban de acuerdo con la escatología agustiniana, estamos diciendo que no aceptaban el premilenarismo, que aceptaban una forma de milenio espiritualizado. Calvino tiene algunas palabras bastante interesantes que decir sobre el milenismo. Calvino era un gran hombre y como saben, yo amo a Juan Calvino. Cuando llegue al cielo, voy a preguntarle cómo podría cometer un error como este, pero sin embargo esto es lo que dice en sus Institutos. Dice: “No mucho después se levantaron los milenarios que limitaron el reino de Cristo a mil años. Su ficción es demasiado pueril para requerir o merecer refutación.” Así que pensó que era tan estúpido creer en un reino de Cristo de mil años sobre la tierra que ni siquiera se requería que él lo refutara. Él dice: “Tampoco la revelación que citan en favor de su error les proporciona ningún apoyo, porque el término de mil años allí mencionado no se refiere a la bendición eterna de la iglesia, sino a las diversas agitaciones que esperaban a la iglesia en su estado militante sobre la tierra. Aquellos que asignan a los hijos de Dios mil años para gozar de la herencia de la vida futura, no piensan qué deshonra han echado sobre Cristo y su reino.”

Ahora puede ver en esa última declaración que Calvino no entendió lo que era el milenio, porque pensaba que los premilenaristas creían que el milenio era el tiempo de la vida eterna. En otras palabras, lo que parece decir aquí es que los premilenaristas creían que la vida eterna duraría mil años en la tierra. Es evidente que nunca había estudiado realmente la cuestión, y eso es explicable por el hecho de que él y el resto de los reformadores no estaban interesados ​​en la profecía. Estaban contendiendo con la Iglesia Católica Romana por los medios por los cuales un hombre es declarado justo ante Dios. Y al igual que Charles Hodge, como mencioné la última vez, comienza su su sección sobre escatología diciendo: Realmente no sé nada sobre ello y luego invierte sus ochenta páginas probándolo, por lo que los Reformadores no estudiaron escatología excepto su forma amplia y por lo tanto no sabían nada al respecto, y lo demuestran por las cosas que han escrito sobre los premilenaristras, al menos en mi opinión.

Ahora quiero pasar a la descripción del amilenarismo moderno, o no. II en nuestro bosquejo. Berkoff, quizás el más simple y más claro de los teólogos amilenianos del siglo XX, admite que el sistema amilenial es puramente negativo. En el mismo término, “no hay milenio”, el amilenarista está diciendo simplemente que no estamos de acuerdo con los premilenaristas o los posmilenaristas. No creemos en un milenio.

Los puntos de vista principales se pueden dividir en dos clases. Hay una visión amplia del amilenarismo y una visión estrecha, y déjenme tratar de expresar esto. Hay dos sentidos entonces en los que utilizan el milenio. En el sentido amplio, los adherentes al amilenarismo niegan que habrá un período de justicia y paz en la tierra antes de que Cristo venga. Ahora eso, por supuesto, es lo que han sugerido los posmilenaristas. Los amilenaristas niegan que haya un período de tiempo llamado un milenio en el que habrá un período de justicia y paz en la tierra antes de que Cristo venga, y también niegan, por supuesto, un período de tiempo después de su segunda venida en la cual el Señor Jesús reinará en la tierra con sus santos. Así que los amilenaristas niegan un milenio antes de la segunda venida del Señor Jesús, como enseñan los posmilenaristas, y niegan un milenio después en el sentido en que los premilenialistas enseñan eso. Ese es el amplio sentido del amilenarismo.

El sentido estrecho del amilenarismo es que los amilenaristas enseñan que los mil años se refieren al reinado de los santos en el estado intermedio. Es decir, en su enseñanza sobre el milenio, cuando leen Apocalipsis capítulo 20, toman los mil años aquí para referirse al reinado de los santos que han nacido de nuevo y que han muerto y que han ido a estar con el Señor – el reinado de los santos en el estado intermedio. Ellos están con el Señor; es decir, en su estado intermedio cuando son espíritus con el Señor pero sin un cuerpo de resurrección. Enseñan que los mil años se refieren al reinado de los santos en el estado intermedio. En otras palabras, el milenio es un reino celestial en el que los cristianos que han muerto y han ido a estar con el Señor gobiernan y reinan con él. Ese es el sentido estrecho en el que los amilenaristas creen la enseñanza profética sobre el milenio. Bajo cualquier circunstancia niegan que hay un reino en la tierra en el cual el Señor Jesús gobierna y reina con sus santos.

Ahora permítanme hablar unos instantes de los diversos exponentes de esta perspectiva. Ahora no quiero hacer burla de los amilenaristas. Quiero tratar de ser tan cuerdo como sea posible en esto. Los principales defensores del amilenarismo no están de acuerdo unos con otros, y no deberíamos estar demasiado contentos con eso y pensar que eso es un punto a nuestro favor si somos premilenaristas, porque los premilenaristas no siempre están de acuerdo unos con otros como ustedes bien lo saben.

Si escuchas a tres personas que enseñan las Escrituras proféticas, no tardas en sentir que no están de acuerdo en cada punto, y usualmente te obligan a ir a las Escrituras tú mismo si estás interesado en averiguar lo que parece ser la verdad y decidir entre estas variantes de interpretaciones que se han ofrecido. Como ustedes saben por ejemplo, dentro del campo premilenial, hay quienes creen que el Señor Jesús vendrá por los santos antes del período de la tribulación. Entonces hay buenas personas cristianas que creen que el Señor Jesús vendrá en medio del período de la tribulación. Y luego hay buenos hombres cristianos que creen que el Señor Jesús vendrá al final del período de la tribulación, pero antes del milenio, y estas tres formas de creencia acerca del rapto de la iglesia son todas diferencias dentro del premilenarismo. Todos ellos son premilenaristas, pero difieren en el tiempo del arrebatamiento de la iglesia.

Y luego para complicar un poco más hay algunos que creen que cuando el Señor Jesús viene, vendrá durante el período de la Gran Tribulación, pero sólo una cierta parte de la iglesia son arrebatados – los que son fieles. Los infieles pueden ser la mayoría de ustedes; No sé – serán dejados para pasar por la tribulación. Eso se ha llamado la vista parcial del éxtasis. Así que usted ve, hay cuatro puntos de vista diferentes dentro del campo del premilenarismo. Por lo tanto, cuando señalo que los amilenaristas no pueden estar de acuerdo, no piensen que eso es necesariamente un punto a su favor, porque rápidamente les señalarán que tampoco estamos de acuerdo entre nosotros.

Ahora si pudiera hacer que todos estuvieran de acuerdo conmigo, podríamos resolver este problema, pero desafortunadamente no podemos hacerlo. En primer lugar, el profesor Berkoff. ¿Qué cree sobre el milenio? Bueno, él cree y es un amilenarista, por supuesto; todos estos hombres son amilenaristas. Todos ellos son teólogos del siglo XX con la excepción de Cleveot que fue un europeo y vivió en el siglo 19, pero cuya teoría es la teoría de Benjamin Breckenridge Warfield.

El profesor Berkoff cree que la época presente es la época del reino de Dios y será seguida inmediatamente por el reino eterno. Así que estamos viviendo en el reino de Dios en el tiempo presente. El período de tiempo entre las advertencias del Señor Jesús es el milenio, y estamos viviendo en el milenio. Es posible que no te hayas dado cuenta de eso, pero eso es lo que estás viviendo. Pensaste que porque vivías en Texas eso era bueno, simplemente no sabías lo bueno que realmente es. Estás viviendo en el milenio.

Floyd Hamilton, otro bien conocido teólogo reformado que es un amilenarista, cree que el milenio es un número simbólico. Se refiere a un período completo. Ellos no toman los mil años como mil años literales. Sólo es un número redondo que significa un período completo de tiempo, el período de tiempo entre las dos venidas del Señor Jesús, y el reinado es el reino espiritual de los espíritus desencarnados en el cielo con Jesucristo. De nuevo, el milenio mismo es el período de tiempo entre las dos venidas. El reino mismo, el reino, es el reino del ámbito espiritual de los espíritus desencarnados en el cielo con el Señor Jesús. Cuando usted muere, usted entra en el milenio y comienza a gobernar y reinar con el Señor Jesús.

George Murray es otro amilenarista. Él cree que la atadura de Satanás fue realizada por la obra expiatoria del Señor Jesús, pero el Sr. Murray es asociado con un montón de premilenaristas. Creo haber tenido un muy buen amigo que era buen amigo del Sr. Murray. Ahora, cada vez que alguien dice que durante la época presente Satanás está atado, puede estar seguro de que un estudiante de la Biblia va a tener preguntas en su mente. Porque cuando lee la Biblia, como mencioné la última vez, se da cuenta de que la Biblia dice que Satanás sigue como un león rugiente buscando a quien devorar. Y así llegas a la conclusión como sugerí la última vez que si Satanás está atado, está atado por una cadena muy larga que se extiende por todo este mundo en el que vivimos. Además, usted recuerda todos aquellos otros textos que hablan de las diversas maneras en que Satanás fue activo en la vida y ministerio de los apóstoles impidiendo que el Apóstol Pablo hiciera esto y así sucesivamente.

Ahora el señor Murray sabía todo eso, y sin duda había gente que dice que cuando dijo que Satanás estaba atado: “¿Cómo puedes creer eso cuando la Biblia dice que Satanás sigue como un león rugiente buscando a quien devorar?” en Apocalipsis capítulo 20 versículo 3 llegó a la conclusión de que, como esto dice que fue arrojado al abismo y encerrado para que no engañara más a las naciones, entonces encontró la explicación de que Satanás estaba atado sólo en este sentido , que ya no engaña a las naciones. No puede evitar que el evangelio vaya a ellos, de modo que no esté atado en otras formas, pero está limitado de esta manera y de esta manera solamente.

Anteriormente señala que sólo los judíos conocían el camino de la salvación y que otras naciones estaban en tinieblas. Pero en el momento de la muerte de nuestro Señor, Satanás estaba atado para que el evangelio salga ahora a todos, por lo que está limitado sólo en el sentido de que ya no puede engañar a las naciones. Por lo tanto, en la opinión del profesor Murray, los mil años es un período definido de tiempo que se extiende desde la primera a la segunda venida cuando los santos difuntos reinan con Cristo en el cielo y Satanás está impedido de engañar a las naciones, y este reinando en el cielo es la culminación del nuevo nacimiento, y la primera resurrección esté allí reinando con el Señor en el cielo.

Ahora, por supuesto, el Sr. Murray no puede explicar esos textos que dicen que todo el mundo está cegado por Satanás. Él no puede explicar esos textos como 2 Corintios capítulo 4 versículos 3 y 4 donde el Apóstol Pablo habla de que el evangelio está escondido. Él dice: “si todavía nuestro evangelio está velado, para los que se pierden está velado, en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios..” Ese texto dice que Satanás ha cegado las mentes de todos los que no creen. Así que la teoría del Sr. Murray no es bíblica, pero sin embargo eso es lo que él sostiene.

Albertus Peters es otro creyente en el amilenarismo. Él también toma los mil años como un período simbólico. Comenzó cuando el paganismo dejó de ser una amenaza para la iglesia. Así que en su teoría comenzó el milenio que comenzó con el ascenso de Constantino al trono del Imperio Romano, o si se incluyen las naciones del norte, dijo que comenzó en la época de Carlomagno y ha continuado desde entonces.

Cleveot y Warfield tenían diferentes puntos de vista, una visión ligeramente diferente. El milenio no se relaciona con la tierra en absoluto, según la visión de Warfield, sino el reinado de los muertos benditos con Cristo en el estado intermedio en el cielo. Amilenarismo en el sentido más estricto. El milenio está completamente separado del mundo, no tiene conexión con el mundo, no tiene ninguna conexión con Satanás engañando a las naciones. Bueno, se puede ver por qué Loraine Beottner, cuando termina su discusión del amilenarismo dice: “Una definición exacta de amilenarismo es bastante difícil de formular.”

Así que, en esencia, para resumir, éstas son las características esenciales del amilenarismo. Tenemos el tiempo de la cruz, este es el tiempo cuando Satanás está atado. Satanás está atado a través de este período de tiempo, el período de la iglesia. El milenio es Jesucristo reinando el cielo durante esta era con sus creyentes santos en el estado intermedio. Ellos son desencarnados, porque la resurrección no ha ocurrido aún, pero están disfrutando de un milenio en el cielo. Habrá una Gran Tribulación un breve período de tiempo antes del Segundo Advenimiento de nuestro Señor. Entonces vendrá la segunda venida del Señor Jesús. La resurrección de los santos, se les darán sus cuerpos; el juicio del Gran Trono Blanco justo después de la batalla final del Armagedón; y la rebelión de Gog y Magog, después de lo cual entraremos en los nuevos cielos y nueva tierra sin ningún período de reinado de un milenio de nuestro Señor con los creyentes en la tierra. Esa es la enseñanza amilenial.

El programa amilenial como se puede ver es un programa que es muy similar en algunas formas al programa premilenial. Excluyendo el hecho de que el milenio es un período de tiempo durante el presente cuando nuestro Señor reina en el cielo con sus santos, colocando el milenio aquí en la tierra, entonces el premilenarismo y el amilenarismo son bastante similares. Hay un período de la iglesia, hay un tiempo de Gran Tribulación. Al final de la Gran Tribulación, el Señor Jesús viene a la tierra, y en el sistema premilenial, el reino se lleva a cabo, y luego el Gran Trono Blanco juicio al final y un nuevo cielo y una nueva tierra. Pero el amilenarismo tiene entonces un programa de la era de la iglesia, un período de tribulación, un Segundo Adviento del Señor Jesús y la entrada al nuevo cielo y la nueva tierra.

Ahora quiero por sólo unos momentos, tenemos unos cinco o seis o siete minutos, quiero criticar algunas cosas en el esquema amilenial desde el punto de vista de Apocalipsis capítulo 20. Así que quiero que vaya a Apocalipsis capítulo 20 , y quiero hablar por un momento sobre, en primer lugar, los mil años en Apocalipsis 20 versículos 1 al 6.

Ahora recuerde, los amilenaristas toman los mil años en el Libro del Apocalipsis como un período simbólico de tiempo, no como un período real de tiempo en absoluto. Quiero que note ahora una o dos cosas en relación con esto. Leemos en el versículo 4: “También vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les concedió autoridad para juzgar. Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la palabra de Dios, y a los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca sobre su frente ni sobre su mano; y volvieron a la vida[b] y reinaron con Cristo por mil años.”

Ahora Juan, como puede ver en las tres primeras palabras, y yo vi, nos está dando una visión de las cosas que vio y nos está reportando las cosas que vio. Luego añade en el versículo 5: “Los demás muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años. Esta es la primera resurrección.” Ahora, dicho esto, él entonces nos da en el sexto versículo de una interpretación de la visión. “Bienaventurado y santo es el que tiene parte en la primera resurrección; la muerte segunda no tiene poder sobre éstos sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con El por mil años.” Tenga cuidado de notar esto: los versículos 4 y 5 se refieren a una visión; el versículo 6 contiene la interpretación de la visión.

Ahora bien, si queremos entender la visión como una visión simbólica y hay buenas razones para tomar las visiones en el Libro de Apocalipsis en forma simbólica, porque Juan nos dice en el versículo inicial del libro que nos da gran parte de su material en el Libro del Apocalipsis en forma simbólica. Si hay una buena razón para pensar que los dos primeros versículos tienen que ver con una visión, el versículo 6 tiene que ver con la interpretación.

Ahora lo llamativo es que un período de mil años, tomado simbólicamente por intérpretes amileniales, se encuentra no sólo en la visión, sino que también se encuentra en la interpretación. Ahora bien, si se trata de un número simbólico, es muy improbable que el mismo número se encuentre en la interpretación. Debemos encontrar una explicación del período de mil años. Pero el período de mil años se encuentra tanto en la visión como en la interpretación, sugiriendo que debemos tomar los mil años como un período literal de tiempo explicado en la interpretación.

En segundo lugar, para apoyar esto, quiero que usted note el cambio en los tiempos en la descripción de la visión y la interpretación para mostrar que el versículo 6 es una interpretación de los versículos 4 y 5. Ahora, al final del versículo 4 leemos, ellos vivieron y reinaron con Cristo mil años, en tiempo pasado. Juan describe la visión. Él habla de los vivos y reinantes, y los vivos y reinantes están en el pasado. Ahora, cuando llega a la explicación de lo que es, repite los mil años, pero al final del versículo 6 leemos y reinaremos con él mil años. En otras palabras, el pasado se ha convertido en un tiempo futuro, lo que sugiere que en la interpretación, no debemos mirar hacia algo en el pasado, sino que debemos mirar hacia algo en el futuro. Así pues, tenemos en la interpretación la retención de los mil años, lo que sugiere que debe entenderse literalmente. Tenemos el cambio del tiempo pasado al futuro para poder ubicar el tiempo del reinado en el futuro.

Ahora otra cosa antes de terminaro. En el capítulo 19 hemos tenido la segunda venida del Señor Jesús. El capitulo 19, versículo 11 dice: “Y vi el cielo abierto, y he aquí, un caballo blanco; el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y hace la guerra.” Y ustedes tienen la hermosa descripción de la venida de nuestro Señor como la palabra de Dios, y cuando él viene y él hiere a las naciones y él los regirá con una vara de hierro.

Ahora eso comienza en el versículo 11 con la pequeña palabra, y. Y vi el cielo abierto. Tenemos progresión en estas visiones. Versículo 17, Y vi a un ángel de pie en el sol. Y tenemos una descripción de los acontecimientos que tienen que ver con la batalla del Armagedón que sigue a la venida a la tierra. Entonces leemos en el versículo 1 del capítulo 20, y vi bajar un ángel del cielo. Estos “y” se conectan uno detrás del otro. Los llamamos en griego, “y” continuitivo, indicando que hay progresión cronológica. Y vi al ángel venir, y el atar de Satanás ocurre.

Entonces en el versículo 4 leemos: “Y vi tronos y se sentaron sobre ellos y la descripción del reino milenial. En otras palabras, tenemos la segunda venida de nuestro Señor, tenemos la batalla de Armagedón, tenemos la atadura de Satanás, y tenemos el reino de Dios sobre la tierra, y están conectados con, y, a lo largo de la cronología. Eso no sugiere, sino que el reino de nuestro Señor Jesús es un reino que debe seguir a este segundo advenimiento, en contra de la enseñanza amilenial, y no un milenio que ha precedido su venida. Más adelante leemos en el versículo 7, y cuando se cumplan los mil años, Satanás será desatado de su prisión.

Ahora, el cómo el amilenarista que cree que el Señor Jesús por su muerte en la cruz ató a Satanás para que las naciones ya no sean engañadas, podría entonces, y cómo se podría entender esto entonces que Satanás va a ser soltado después del milenio y entrará para engañar a las naciones no lo entiendo. Parece decir que la obra del Señor Jesús no estaba realmente terminada después de todo. Pero note la “y” otra vez. Y cuando los mil años terminen. Estas son visiones cronológicamente progresivas. Y así es evidente entonces que la interpretación amilenial de los mil años no soportará la investigación de la exégesis del texto. Nuestro tiempo ha terminado. En nuestro próximo estudio abordaremos otras debilidades del sistema. Terminemos con una palabra de oración.

[Oración] Padre, te estamos agradecidos por el estudio de las Escrituras. Sabemos que los grandes hombres de Dios han diferido sobre la interpretación del milenio, y nos damos cuenta de que nuestro cristianismo no depende de nuestra comprensión del milenio, sino de nuestra relación con Jesucristo.

Pero al estudiar las Escrituras vemos que gran parte de Tu palabra está dedicada a la descripción y explicación de estos grandes acontecimientos, y así es evidente que Tú estás interesado en nuestra lectura y estudio de las partes proféticas de la palabra. Líbranos de despreciar las Escrituras proféticas. Ayúdanos a estar sujetos al Espíritu y a aprender, porque sabemos que el conocimiento de la palabra es santificante.

Ve con nosotros mientras al partir de aquí. Por el amor de Jesús. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s