La Importancia del Reino

Posted on

ESJ-2017 0914-001

La Importancia del Reino

Por Michael Vlach

Hay muchos grandes temas en la Biblia: “pacto”, “promesa”, “gloria de Dios”, “la santidad de Dios”, “salvación”, “ley”, “pueblo de Dios”, etc. Pero, ¿es ¿Es posible identificar un tema central de la Escritura que funciona como un eje o centro en el que se relacionan otros temas importantes? Los estudiosos continúan debatiendo este tema, y ​​algunos incluso piensan que la búsqueda de uno de esos temas centrales es equivocada. James Hamilton observa acertadamente, “Algunos concluyen que el mismo hecho de que se han propuesto muchos ‘centros’ demuestra que no hay centro.”[1]

Todos los temas mencionados son importantes y merecen un estudio serio, y no hay razón para enfrentar un tema contra otro. Sin embargo, este libro afirma que el reino de Dios es el gran tema central de la Escritura que abarca todos los otros temas bíblicos. Como Graeme Goldsworthy observa: “Al centrarse en el reino de Dios en realidad estamos ante un elemento clave que da la teología bíblica su coherencia.”[2]

Hay varias razones por las cuales el reino de Dios es el tema central y unificador de la Escritura. Primero, el reino es un hilo que va desde el primer capítulo de la Biblia hasta el último.[3] Génesis 1 comienza con Dios como Creador / Rey del universo y el hombre como portador de la imagen de Dios que se crea para “gobernar” y “someter” la tierra para fines y gloria de Dios (cf. Gn 1: 26-28). Entonces el último capítulo de la Biblia (Apocalipsis 22) muestra a Dios y al Cordero en el trono y al pueblo de Dios que gobierna sobre la nueva tierra:

Ya no habrá maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán …. y reinarán por los siglos de los siglos (Ap 22: 3, 5).[4]

Al comenzar la Biblia, el hombre está en la presencia de Dios con un reino sobre el cual gobernar (ver Génesis 3:8). Al final de la Biblia, la humanidad redimida está nuevamente en la presencia directa de Dios mientras el pueblo de Dios reina sobre la tierra por los siglos de los siglos.[5]

Así que el lenguaje del reino se encuentra al principio y al final. La historia comienza con Dios como Rey y el derecho del hombre a gobernar bajo Él. Entonces culmina con Dios en el trono y el hombre que reinaba bajo Él sobre una tierra nueva. Lo que sucede entre estas secciones es la caída del hombre, el plan de la promesa de salvación, y la llegada del Rey Jesús y la redención que Él trae. Después del período entre las dos venidas de Jesús habrá la restauración de todas las cosas por medio de las cuales Dios invierte la maldición y establece su reino sobre la tierra. En resumen, el programa del reino de Dios involucra cinco partes o desarrollos principales:

1. Creación

2. Caída

3. Promesa

4. Redención

5. Restauración

Las relaciones de estas cinco partes con el programa del reino se pueden ver a continuación:

PROGRAMA DEL REINO

1.Creación

2. Caída

3. Promesa

4. Redención

5.Restauración

(Gen 1-2)

(Gen 3)

(Gen 3:15-Mal)

(Evangelios-Epístolas)

(Apocalipsis)

El tema del reino en las cinco partes de la historia de la Biblia se puede resumir:

1. En primer lugar, el reino está presente con la creación ya que Dios el Rey de la creación encarga al portador de Su imagen, el hombre, gobernar y someter a Su creación.

2. En segundo lugar, la caída marca el fracaso del hombre para gobernar la creación de Dios: tanto los portadores de la imagen de Dios (los seres humanos) como la creación están bajo los devastadores efectos de la caída.

3. En tercer lugar, el plan de promesa garantiza que la simiente de la mujer finalmente tendrá éxito sobre el poder detrás de la serpiente (Satanás); la caída se invertirá y el hombre gobernará efectivamente sobre la creación.

4. En cuarto lugar, Jesús el Rey trae redención por Su expiación y Su muerte es la base para el reino y la reconciliación de todas las cosas.

5. En quinto lugar, con la restauración de todas las cosas plan de reino de Dios se cumple, ya que Jesús reina con éxito sobre la tierra; este reino se funde en el perfecto reino del Padre.

La historia de la Biblia muestra cómo el reino creado va al reino caído, que a su vez conduce al reino restaurado. Esta historia está centrada y anclada en Jesús el Mesías.

Segundo, el reino impregna la historia y la profecía del AT. Además del mandato del reino de Génesis 1: 26-28, Dios reunió a Su pueblo elegido Israel para convertirse en un reino (ver Éxodo 19: 5-6). Con el Pacto Abrahámico, Israel fue escogido para ser el medio para traer bendiciones a las familias de la tierra (ver Génesis 12: 2-3).[6]

Samuel-Reyes describe el ascenso y la caída del reino en Israel. Los profetas, que ocupan el centro del escenario mientras Israel estaba en decadencia, profetizaron acerca de los días futuros en que el reino sería restaurado a Israel con bendiciones a las naciones (véase Amós 9: 11-15). Daniel 2 y 7 revelan que el reino de Dios se establecerá repentina y dramáticamente después de cuatro imperios gentiles sucesivos.[7]

Gran parte del AT describe el establecimiento del reino de Dios en la tierra con la nación de Israel. Sin embargo, incluso con el declive y la caída de Israel, los profetas predicen un futuro reino en el que Dios restaurará el reino sobre la tierra. En el corazón del reino venidero será un Rey especial, Uno en quien el programa del reino encuentra su cumplimiento (ver Isa 9:6-7). Este Rey es Jesús el Mesías (ver Lucas 1:32-33) que es la pieza central y el punto focal de este reino glorioso.

Tercero, el reino de Dios era central en los ministerios de Juan el Bautista y Jesús:

En aquellos días llegó Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. (Mateo 3: 1-2).

Desde entonces Jesús comenzó a predicar y decir: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 4:17).

Tanto el precursor de Jesús como el mismo Jesús hicieron del reino el punto de atención de sus ministerios.[8] El reino fue también el mensaje de los doce apóstoles que recibieron su comisión de Jesús:

A estos doce envió Jesús después de instruirlos, diciendo: No vayáis por el camino de los gentiles, y no entréis en ninguna ciudad de los samaritanos. Sino id más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Y cuando vayáis, predicad diciendo: “El reino de los cielos se ha acercado.” (Mateo 10:5-7).

Juntos, Jesús, Juan el Bautista y los apóstoles fueron dedicados a proclamar el reino.[9] La creencia en Jesús el Mesías califica a uno para entrar en este reino (Juan 3:3).

Jesús instó a Sus oyentes a buscar el reino y su justicia (Mt 6:33) y a orar por su venida (Mateo 6:10). Las parábolas de Mateo 13 revelan “misterios” concernientes al reino de los cielos. La noche antes de Su muerte, Jesús menciona el reino de Dios cinco veces (ver Lucas 22). El Jesús resucitado pasó cuarenta días instruyendo a Sus discípulos acerca del reino de Dios (ver Hechos 1:3). La última pregunta que se hizo a Jesús antes de ascender al cielo fue: “Señor, ¿es que en este tiempo estás restaurando el reino a Israel?” (Hechos 1: 6). Hechos termina con Pablo proclamando el reino de Dios al liderazgo judío (Hechos 28: 17-31).

Cuarto, el enfoque de la escatología NT es en la segunda venida de Jesús y Su Reino. Jesús declaró que los eventos del tiempo del fin eran señales de que el reino de Dios estaba cerca (Lucas 21:31). Jesús dijo que la colocación en Su trono acompaña a Su segunda venida en compañía de Sus ángeles (Mateo 25:31). El regreso de Jesús en Apocalipsis 19 es seguido por un reinado de mil años mencionado en Apocalipsis 20: 1-6, seguido por la forma final del reino en el estado eterno (ver Ap 21-22: 5). Se podría argumentar que todo el libro de Apocalipsis describe cómo el reino de Dios reemplaza dramáticamente el reino de Satanás. Por lo tanto, la afirmación de que “reino” es el tema principal de la Escritura está bien apoyada.

RELACIÓN CON OTROS TEMAS CLAVE

El tema del reino se conecta armoniosamente con otros temas principales de la Biblia. Por ejemplo, “pacto” es un tema principal de la Escritura, y los pactos son los instrumentos a través de los cuales se desarrolla el programa del reino.[10] El Pacto con Noé promete la estabilidad de la naturaleza como la plataforma para Dios de llevar a cabo los propósitos de Su reino. El Pacto Abrahámico revela que Abraham será el padre de una gran nación, Israel, que servirá como plataforma para traer bendiciones a todas las naciones. El pacto Davídico muestra que el rey definitivo será un descendiente de David que gobernará y bendecirá al mundo entero de Israel. El Nuevo Pacto explica cómo Dios cambiará los corazones de Su pueblo y concederá Su Espíritu Santo para que siempre le obedezcan. Cada uno de estos pactos actúan juntos en armonía para garantizar que los propósitos del reino de Dios serán cumplidos. Dwight Pentecost esta en lo correcto en que “el programa reino de Dios” es “la ejecución de Sus pactos eternos e incondicionales.”[11]

A continuación, Walter Kaiser ha subrayado acertadamente la importancia del tema de la “promesa” en la Escritura. [12] El plan de promesa comienza después de la caída con la promesa de una “simiente” de la mujer que un día aplasta el poder detrás de la serpiente (Satanás) y revierte la maldición (cf. Gn 3,15). Este plan de promesa se estrechó y se hizo más específico a través de las líneas de Noé, Sem, Abraham, Isaac, Jacob, Judá y David. Finalmente, encuentra un cumplimiento específico en la última “simiente”, Jesucristo (ver Gál. 3:16). “Promesa” es una parte tan importante de los propósitos de Dios que lo he incluido en mi paradigma de cinco puntos de la historia: la creación, la caída, la promesa, la redención y la restauración. Algunos paradigmas omiten la “promesa” y saltan de la “caída” a la “redención”. Sin embargo, la “promesa” debe ser incluida ya que una parte importante de la historia de la Biblia son siglos de expectativa del Mesías. Sin embargo, este plan de la promesa también se encuentra bajo el paraguas del reino, ya que es a través de la prometida “”Simiente” (Jesús) que Dios salva Su creación.

Del mismo modo, la salvación y la redención de los portadores de la imagen de Dios es un tema importante. Jesús vino a salvar a los pecadores y Su ministerio expiatorio es un gran énfasis (ver Marcos 10:45). Sin embargo, tan importante como la salvación humana es, no es el tema primario de la Escritura. El programa del reino de Dios abarca no sólo la salvación humana, sino también todas las cosas. Los seres humanos son el punto culminante de la creación, ya que están hechos a imagen de Dios. Sin embargo, Colosenses 1: 15-20 discute la reconciliación de todas las cosas materiales e inmateriales en el cosmos debido a la cruz de Cristo.[13]

La cruz es la base para reconciliar tanto a la gente como a la creación. Hechos 3:19-21 confirma que la salvación de las personas está relacionada con la “restauración de todas las cosas”. Pedro les dijo a los líderes de Israel en esta sección que si “se arrepentían y convertían” ellos serían perdonados de sus pecados y luego participarían en los “tiempos de la restauración” (el reino) y la restauración de todas las cosas. En otras palabras, la salvación conduce al reino. Así, el programa del reino es más amplio que la salvación de las personas, ya que implica todas las cosas. Juan 3:3 indica que a menos que alguien nazca de nuevo no puede entrar en el reino de Dios. La salvación es el requisito para entrar en el reino de Dios. Cuando la gente cree se unen al lado derecho del programa del reino de Dios y están calificados para entrar en el reino cuando llegue.

Luego está la gloria de Dios, que algunos ven como el tema de la Escritura. Puede haber, sin embargo, una distinción entre un tema de la Escritura y el propósito para el cual Dios hace lo que hace. Dios hace todas las cosas para Su gloria y el programa del reino es el camino y medio por el cual Dios trae gloria a Sí Mismo. Dios es el majestuoso soberano del universo que manifiesta Su gloria a través de Su programa del reino.

No todo el mundo está de acuerdo en que el “reino” es el tema principal de la Escritura, y hay buenos cristianos que postulan apasionadamente otro tema. El objetivo aquí no es abarcar un tema contra otros, ya que todos encajan perfectamente. Tampoco es necesario un acuerdo sobre esta cuestión para que uno pueda beneficiarse de este libro. Incluso si uno cree que otro tema es más central, todos deben acordar que el reino es una parte crucial de los planes de Dios y un estudio exhaustivo de él es beneficioso. Los temas principales de la Escritura trabajan juntos en una armonía sinfónica. Sin embargo, el “reino” es un tema clave de la Biblia. Cuando uno sigue el tema del reino a través de la Escritura, él o ella está siguiendo la historia de la Biblia. [14] Dempster correctamente señala que las “muchas historias” en la Escritura “constituyen una sola historia. Y esta historia se trata de la recuperación de un dominio humano perdido el mundo a través de una dinastía de David.”[15] Cuando la historia llega a meta prevista de Dios los santos de Dios estarán gobernando la tierra nueva en un reino perfecto sin fin en presencia directa de Dios (Ap 22: 3, 5).

¿QUÉ ES UN REINO?

Ahora definimos el término “reino”. La palabra es malkuth en hebreo y en griego basileia.[16] Hay otros términos relacionados con el concepto de reino. Pero como cualquier término, el significado de “reino” y términos similares no se encuentra principalmente en la etimología o el origen de la palabra sino en su uso. El uso determina el significado.

Malkuth y basileia a menudo se traducen como “realeza”, “poder real”, “reinado”, y “reino.” El concepto de “reino” incluye al menos tres elementos esenciales:

1. Gobernante –Un reino implica un gobernante con una justa y adecuada autoridad y poder.

2. Ambito –Un reino implica un ámbito de súbditos para ser gobernados.

3. Gobierno –Un reino implica el ejercicio de gobernar. [17]

Los tres elementos son necesarios para un reino, incluyendo el gobierno activo. Como Pentecost señala: “es esencial para la palabra reino el ejercicio real de la autoridad en un ámbito sobre el cual uno tiene el derecho soberano a gobernar. Si el ejercicio de la autoridad no está a la vista, el concepto de reino no está presente.”[18] Por lo tanto,‘no puede haber un reino en el verdadero sentido sin el gobernante, el reino, y la función de reinar.’[19]

A veces, uno de estos tres elementos puede ser señalado y designado como “reino.” Por ejemplo, en Apocalipsis 1:6 los creyentes son referidos como un reino: “e hizo de nosotros un reino.” Sin embargo, Apocalipsis 5:10 coloca el reino actual en el futuro: “Y los has hecho un reino…y reinarán sobre la tierra.” Así que en Apocalipsis 1:6 los súbditos son referidos como un reino. Ellos son el núcleo del reino. Pero la función de gobernar no ocurre hasta que comience el reinado en la tierra.

También, en Lucas 19, el noble que representa a Jesús se dice que “fue a un país lejano a recibir un reino para sí y después volver” (Lucas 19:12). Aquí “reino” se refiere a la autoridad de recibir el reino. La autoridad del reino se otorgó en un país lejano, pero el reinado real del reino se produce cuando el noble vuelva a su reino de autoridad para recompensar a sus siervos y castigar a sus enemigos (ver Lucas 19:11-27).

Algunos han ofrecido una comprensión más general del reino alegando que es primordialmente la autoridad para gobernar y no necesariamente incluye un territorio, dominio o súbditos.[20] Sin embargo, la idea de un reino sin un reino es difícil de sostener. Un ámbito parece necesario para que exista un reino. Goldsworthy argumenta acertadamente contra una comprensión abstracta del reino, diciendo que un reino debe incluir tanto un reino como la función de gobernar:

Algunos han tratado de distinguir entre un reino y la dinámica de Dios gobernando y optar por uno u otro como el significado del reino. Considero esta distinción poco convincente. La Biblia no deja el reino en abstracto. Si Dios gobierna, él gobierna en algún lugar, aunque algún lugar esté en todas partes. No hay gobierno abstracto sin un ámbito.[21]

Por lo tanto, lo mejor es definir el reino de Dios como “el gobierno de Dios sobre Su creación.”[22]

***

[1] James M. Hamilton, Jr., God’s Glory in Salvation through Judgment: A Biblical Theology (Wheaton, IL: Crossway, 2010), 52. Hamilton sostiene afirma que “la salvación por medio del juicio” es el centro de la historia de la Biblia.

[2] Graeme Goldsworthy, “The Kingdom of God as Hermeneutic Grid,” in Southern Baptist Journal of Theology 12 (Spring 2008) 4. See also, Alva J. McClain, The Greatness of the Kingdom: An Inductive Study of the Kingdom of God (Winona Lake, IN: BMH Books, 1959), 4–5. John Bright también tiene razón cuando señala: “El concepto del Reino de Dios implica, en un sentido real, el mensaje total de la Biblia.” John Bright, The Kingdom of God (New York: Abingdon-Cokesbury Press, 1953), 7. Pentecost observa: “El gran tema del programa del reino de Dios se puede encontrar en toda la Biblia, desde Génesis hasta Apocalipsis. Es un tema que unifica toda la Escritura. J. Dwight Pentecost, Thy Kingdom Come: Tracing God’s Kingdom Program and Covenant Promises Throughout History (Wheaton, IL: Victor Books, 1990), 11.

[3] Richard Mayhue observa: “con las excepciones de Levítico, Rut, y Joel, el AT incluye explícitamente diversas menciones en 36 de sus 39 libros. Excepto Filipenses, Tito, Filemón, 1, 2 y 3 Juan, el NT menciona directamente el tema en 21 de sus 27 libros. En total, 57 de los 66 libros de la Biblia (86 por ciento) incluyen el tema reino “Richard L. Mayhue, “The Kingdom of God: An Introduction,” en The Master’s Seminary Journal 23 (Fall 2012): 168.

[4] Enfasis mío.

[5]Por lo tanto existe una estrecha relación entre el gobierno y reinado del reino del hombre en la presencia inmediata de Dios para Su gloria.

[6] Sailhamer señala: “Uno de los temas centrales en el mensaje del Pentateuco es el futuro rey y su reino eterno.” John H. Sailhamer, The Meaning of the Pentateuch: Revelation, Composition, and Interpretation (Downers Grove, IL: InterVarsity, 2009), 37.

[7] Stephen Dempster afirma: “De manera significativa, un concepto clave en la última sección narrativa del Tanaj que comienza con Daniel y termina con Crónicas es el término ‘reino’ (de Dios).” Stephen G. Dempster, Dominion and Dynasty: A Theology of the Hebrew Bible, New Studies in Biblical Theology, ed. DA Carson (Downers Grove, IL: InterVarsity, 2003), 48–49.

[8] Herman Ridderbos afirma: “El tema central del mensaje de Jesús … es la venida del reino de Dios.” Herman Ridderbos, The Coming of the Kingdom (Philadelphia, PA: Presbyterian and Reformed, 1962), xi. Schreiner afirma: “El reino de Dios es un tema central en el ministerio de Jesús.” Thomas R. Schreiner, New Testament Theology: Magnifying God in Christ (Grand Rapids: Baker, 2008), 79.

[9] Ibid. “Puede decirseacertadamente que toda la predicación de Jesucristo y sus apóstoles se refiere al reino de Dios.”

[10] Por ejemplo, Goldsworthy muestra como “pacto” encaja dentro del concepto reino: “Algunos preferirían pacto como un tema central en lugar del de reino. Pero el pacto es la formalización de una relación que transmite la pertenencia al reino.” Goldsworthy, “The Kingdom of God as Hermeneutic Grid,” 11.

[11] Pentecost, Thy Kingdom Come, 9.

[12] Vease Walter C. Kaiser, Jr., Toward an Old Testament Theology (Grand Rapids: Zondervan, 1978).

[13] La reconciliación universal no es la mismo que la salvación universal. Todas las cosas serán reconciliadas con Cristo, que incluye el juicio y el destino de los no creyentes.

[14] Pentecost dice que descubrió esto mientras trazaba el tema unido desde el Génesis hasta el Apocalipsis: “Este tema proporciona una estructura unificadora que junta toda la Biblia en una unidad, y por la cual toda la historia registrada que podría ser comprendida y relacionada” Pentecost, Thy Kingdom Come, 9. Estoy de acuerdo con su evaluación.

[15] Dempster, Dominion and Dynasty, 231.

[16] Malkuth se encuentra 91 veces en la Biblia Hebrea. El término mamlakah se traduce como “reino; soberanía; dominio; reinado” y se produce alrededor de 115 veces en el AT.

[17] McClain, The Greatness of the Kingdom, 17. Barrick menciona cuatro elementos: “En primer lugar, el derecho a gobernar; en segundo lugar, un gobierno; tercero, un ámbito a ser gobernado; y, en cuarto lugar, el ejercicio de la función de gobernar. Estos elementos determinantes ayudan a mantener una comprensión de la enseñanza bíblica más allá de una mera referencia al derecho de la realeza o limitarla a la persona del propio Rey.” Barrick, “The Kingdom of God in the Old Testament,” 176.

[18] Pentecost, Thy Kingdom Come, 14.

[19] McClain, The Greatness of the Kingdom, 17.

[20] Véase George Eldon Ladd, Crucial Questions about the Kingdom of God (Grand Rapids: Eerdmans, 1952), 79. Además, Yarbrough escribe: “en la medida en que la visión de Jesús del reino es informado por el Antiguo Testamento, es menos apto hablar de una región geográficamente limitada y más apto hablar de un “reinado” o “autoridad suprema” que existe sin límites físicos o políticos particulares.”. Robert W. Yarbrough, “The Kingdom of God in the New Testament: Matthew and Revelation,” in The Kingdom of God, ed. Christopher W. Morgan and Robert A. Peterson (Wheaton, IL: Crossway, 2012), 107.

[21] Goldsworthy, “The Kingdom of God as Hermeneutic Grid,” 7.

[22] McClain, The Greatness of the Kingdom, 19.

Un comentario sobre “La Importancia del Reino

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    16 septiembre 2017 en 11:09 am

    La importancia del Reino de Dios, es un tema con miles de enfoques. Es como querer ubicar el centro del Universo. Algo imposible para nosotros, pero, Dios, lo ejemplariza secillamente con nuestro sistema solar. Tiene su centro y su radio de acción, con leyes internas y externas para todos los que lo componen, y que obedecen desde su creación hasta su extinción. Para con el Reino de Dios, igualmente su centro se basa en las leyes, Los diez Mandamientos, rigen para todos los humanos. Y, Jesucristo, como el Verbo Perfecto, hecho carne vino para sustentarlos. A quienes les cubra la gracia de Dios, serán bendecidos para que permanezcan eternamente en la unidad perfecta de su Reino y con sus leyes incritas en el corazón de cada uno de ellos, y todas esas almas arrepentidas se incoporaran a la adoración que realizan los Arcángeles, Ángeles y Serafines al Rey de Reyes y Señor de Señores, y dirá Dios, “si en lo poco me serviste sobre lo mucho te pondré”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s