¿Cómo Estás Sufriendo?

Posted on

ESJ-2017 0921-002

¿Cómo Estás Sufriendo?

¿Estás sufriendo ahora mismo? ¿Estás cerca de alguien que enfrenta dificultades?

La Biblia dice que el sufrimiento no debe atraparnos desprevenidos. Pedro nos advirtió: “Amados, no os sorprenda el ardiente juicio cuando os venga a probar, como si te ocurriera algo extraño” (1 Pedro 4:12).

La mayoría de los cristianos que leen su Biblia y se sientan bajo una buena predicación reconocen que el sufrimiento es una experiencia de vida garantizada. Sin embargo, he descubierto que muchos creyentes no comprenden esto: cuando el sufrimiento entra en nuestra puerta, no sólo sufrimos lo que estamos sufriendo; sufrimos el cómo lo estamos sufriendo.

Eso suena como una declaración confusa, así que permítame descomprimirlo.

Nunca sufrimos de algo: una enfermedad, un accidente, una discapacidad, la pérdida de un ser querido, o lo que sea. Es siempre más profundo que eso, porque los seres humanos no viven la vida basada sólo en los meros hechos de su experiencia. Más bien, vivimos la vida basada en nuestra interpretación de esos hechos. Eso significa que traemos una lente interpretativa a nuestro sufrimiento que moldeará la forma en que interactuamos y respondemos al sufrimiento.

Cada cristiano, de alguna manera y de alguna manera, interpretará su sufrimiento. Lo que crees en esos momentos de interpretación es crítico no sólo para tu fe, sino también para la fe de aquellos con quienes estás sufriendo.

Las Trampas del Sufrimiento

He pastoreado y aconsejado a gente que sufre durante más de cuatro décadas. También he experimentado niveles significativos de dolor físico en los últimos dos años de mi propia vida. A través de estas experiencias y a través de su Palabra, Dios me ha revelado tres trampas muy naturales pero muy significativas a evitar cuando sufrimos.

1. La Trampa De La Duda

Cuando sufrimos, es tentador permitirnos dudar de la bondad de Dios. Interpretamos nuestro sufrimiento como una prueba de que Dios es menos que quien se ha representado a sí mismo en las Escrituras. Si él era amoroso, esto no sucedería. Si fuera generoso, eliminaría esto. Si él fuera un protector, esto no entraría en mi puerta.

¿Que pasa con usted? ¿Estás tentado a traer a Dios a la corte de tu juicio durante el sufrimiento?

2. La Trampa De La Preocupación

La forma en que muchos de nosotros trabajamos a través de nuestro sufrimiento es generando todos los escenarios posibles de “¿Y si yo tuviera” o “si tan sólo lo hiciera”? Ojalá pudiéramos rebobinar el reloj y reorganizar nuestras vidas. Nos mantenemos despiertos con preguntas que no tenemos respuestas, deseando el control que no es nuestro poseer.

¿Que pasa con usted? ¿Cómo ha luchado con el dolor y la preocupación durante el sufrimiento?

3. La Trampa De La Envidia

Cuando asumimos la carga del sufrimiento, estamos tentados a creer que Dios de alguna manera logró enviar el sufrimiento a la dirección equivocada. Seguramente esta dificultad no estaba destinada para mí, decimos. Permitimos que la envidia nos envuelva, comenzamos a anhelar la vida de otra persona, y nos resentimos a aquellos que parecen estarla pasando fácil.

¿Que pasa con usted? ¿A quién has envidiado durante el sufrimiento?

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s