Cinco Verdades que Todo Hijo Debe Conocer Sobre el Matrimonio

Posted on

ESJ-2017 0927-001

Cinco Verdades que Todo Hijo Debe Conocer Sobre el Matrimonio

Por Josh Mulvihill

Sandy se acercó a mí con lágrimas en los ojos y pidió hablar en privado. Comenzó la conversación diciendo: "Necesito orientación", luego se detuvo para componerse. Sandy explicó que su hijo estaba planeando mudarse con su novia. Su hijo dijo que tenía el "derecho a ser feliz" y no estaba buscando la aprobación de Sandy, sólo su ayuda. Todo lo que quería era un par extra de manos para moverse. Parecía una petición razonable para él, pero no para Sandy.

Sandy se sintió atrapada entre mostrar compasión por su hijo y condonar algo con lo que no estaba de acuerdo. "¿Qué hago?", Me preguntó. "Creo que lo que está haciendo está mal, pero no sé qué hacer. Nunca imaginé que viviría con alguien antes del matrimonio. "[1]

El escenario anterior ya no es raro. Los hijos crecen en una cultura que fomenta la convivencia, los encuentros sexuales casuales, el divorcio y la redefinición del matrimonio. Los padres rara vez piensan que sus hijos abrazarán estos mensajes culturales. Nadie quiere pensar que su hijo -que oró fervientemente, buscó al Señor, memorizó versículos de la Biblia, fue a la iglesia y amó a Jesús- podría abrazar una idea que lo conduzca a un camino alejado de Cristo.

"Nunca imaginé." Las palabras de Sandy se quedaron conmigo. Es inquietante imaginar que su hijo cohabite o vive en desobediencia voluntaria a Dios. Por incómodo que sea, sin embargo, usted debería. ¿Por qué? De manera que hagas tu parte para ayudar a tu hijo a tomar decisiones sabias, que honren a Dios. He pensado en lo que necesitaría enseñar a mis hijos para ayudarles a establecer convicciones bíblicas y evitar un resultado similar, y les animo a hacer lo mismo.

Este no es un pequeño desafío, especialmente cuando un interminable aluvión de voces está tratando de redefinir el matrimonio y decirle a nuestros hijos que sigan sus sentimientos. La realidad es que los hijos toman sus propias decisiones.

Ellos decidirán someterse a la autoridad de Dios o vivir según sus propios deseos. Quiero poder decir que hice todo lo que pude para apuntar a mis hijos a Cristo. No quiero ser culpable de no capacitar a mis hijos para vencer la tentación sexual o "comunicar el significado e importancia del evangelio del matrimonio".[2]

Permita que esta advertencia lo motive a la acción piadosa y le recuerde la importancia de su papel en nutrir la fe de su hijo. Nuestro objetivo es ayudar a nuestros hijos a desarrollar fuertes convicciones bíblicas, y vivir de acuerdo a ellos, para que los mensajes culturales no capten sus afectos e influyan en sus decisiones.

El primer paso para lograr este resultado es enseñar cinco verdades bíblicas sobre el matrimonio que todo joven necesita saber. Enrolle las mangas, siéntese con su hijo, abra la Biblia y permita que el Espíritu Santo haga su obra a través de la Palabra viva y activa de Dios en el corazón de su hijo.

El matrimonio es creado por Dios

Cada niño necesita tener una convicción establecida sobre esta verdad: Dios diseñó el matrimonio, por lo tanto Dios dispuso definir el matrimonio.[3] Entender lo que es el matrimonio comienza con comprender de dónde vino.

Génesis 2:22 es un versículo que puede ayudar a los jóvenes a entender el origen del matrimonio. Antes de leer este pasaje a su hijo, pregúntele si Adán y Eva estaban casados y, de ser así, ¿quién realizó la boda?

La respuesta: Dios lo hizo, ¡porque Dios creó el matrimonio! Génesis 2:22 dice: “Y de la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre.” Mucha gente lee este pasaje y lo esquivan, sin darse cuenta de la importancia de estas palabras. Nos dice que el matrimonio existe porque Dios trajo unio dos personas. El matrimonio fue la idea de Dios. Dios hizo que Adán se durmiera, y luego tomó una costilla, creo la mujer, y la trajo al hombre. Las palabras "la trajo al hombre" son la manera de la Biblia de decir, "ahora te declaro marido y mujer." La primera ceremonia de bodas en la historia del mundo fue oficiada por Dios.[4]

Si no está convencido, Génesis 3 debería ayudar. En este capítulo se nos dice que Eva comió el fruto que había tomado y también "dio a su marido" (v.6). Entonces se nos dice que "el hombre y su esposa se esconden" (versículo 8). La Biblia reconoce a Adán y Eva como esposo y esposa inmediatamente después de Génesis 2:22. [5]

La primera prioridad de Dios, después de la creación del mundo, fue la creación del matrimonio. El matrimonio era de primera importancia en la lista de tareas pendientes de Dios. Y debe ser de primera importancia para que lo hagamos bien con nuestros hijos.

Si no está convencido, Génesis 3 debería ayudar. En este capítulo se nos dice que Eva comió el fruto que había tomado y también "dio a su marido" (v.6). Entonces se nos dice que "el hombre y su mujer se escondieron" (versículo 8). La Biblia reconoce a Adán y Eva como esposo y esposa inmediatamente después de Génesis 2:22. 5 La primera prioridad de Dios, después de la creación del mundo, fue la creación del matrimonio. El matrimonio era de primera importancia en la lista de tareas pendientes de Dios. Y debe ser de primera importancia para que lo hagamos bien con nuestros hijos.

Una de las verdades más críticas que todo niño debe creer profundamente es que el matrimonio es la creación de Dios, y eso significa que Dios tiene la autoridad para determinar qué es el matrimonio y que no. Esto protege contra el intento de la cultura de erosionarel fundamento y redefinir la institución. Como veremos más adelante con más detalle, el relato en Génesis no es sólo una descripción de una clase de matrimonio, sino la prescripción de Dios para todos los futuros matrimonios.

El matrimonio es para la gloria de Dios

Si Dios creó el matrimonio, entonces la pregunta natural que sigue es: ¿por qué? Debe tener un propósito para ello. ¿Qué significa el matrimonio? Haga esta pregunta a su hijo.

La mayoría de la gente se casa con la esperanza de que su matrimonio logrará algo. Pueden casarse por compañerismo, felicidad, seguridad financiera, intimidad física y emocional, o hijos. El problema es que estas razones (mientras que son buenos deseos) tienen todo que ver con ellos y poco que ver con Dios. Una sociedad sin Dios ha hecho del matrimonio una entidad sin Dios. La sociedad ha hecho del matrimonio una relación centrada en el hombre, basada en las necesidades, que enfatiza los sentimientos románticos de amor de una persona a otra.

Esta perspectiva puede influir fácilmente en nuestros hijos. Si el matrimonio no tiene nada que ver con Dios, entonces todo tiene que ver con la pareja casada. El matrimonio se convierte en la felicidad de la pareja, el romance y la aventura. Si el romance falla o la aventura se desvanece, entonces la pareja comienza a pensar que tal vez el matrimonio ha terminado. Tal vez fue un error para empezar. Cuando la gente cree que el matrimonio es fundamentalmente sobre ellos, su orientación es buscar su propia felicidad.

Toda esta perspectiva está equivocada, y nuestros hijos necesitan oír esto alto y claro. El matrimonio tiene todo que ver con Dios y poco que ver con ellos. Colosenses 1:16 declara que "todas las cosas fueron creadas por medio de él y para él". Esto incluye el matrimonio. El matrimonio es de Dios y para Dios. Fue dado por Dios al hombre como un regalo, y -como todos los regalos- el matrimonio tiene el potencial de tomar el lugar del dador y ser usado de manera equivocada. Cuando un matrimonio existe únicamente para el placer o la felicidad de una persona, se ha convertido en algo que Dios nunca quiso que fuera. El matrimonio fue creado para ser centrado en los demás, no centrado en sí mismo. El matrimonio eventual de su hijo debe ser desinteresado, no egoísta. El matrimonio debe ser motivado por el deseo de agradar a Dios.

Esfuércese para asegurarse de que su hijo no permita que la felicidad se convierta en el motivo de conducción para el matrimonio o la base por la cual su hijo toma decisiones en un futuro matrimonio. La gran ironía es que su hijo será más feliz y su matrimonio será más saludable cuando su hijo viva para agradar a Dios. Enseñe a su hijo a tomar decisiones que honren a Dios haciendo lo que él requiere. Esto incluye:

cosas grandes, como citas de nvoiazgo y casarse sólo con un cristiano.

cosas mundanas, tales como aprender a perdonar cuando es perjudicado y comunicarse de una manera que sea agradable a Dios (Ef.4:29 es un gran pasaje para que cada niño lo memorice).

cosas fundamentales, como (para las niñas) aprender a manejar un casa o (para niños) aprender a dirigir una familia espiritualmente.

Agradar a Dios significa hacer todas estas cosas y más.

En última instancia, el matrimonio existe como un medio para mostrar el evangelio para la gloria de Dios. Hablaremos mucho más sobre esto en el próximo capítulo, así que me concentraré aquí en lo que significa ayudar a nuestros niños a aprender a glorificar a Dios. Glorificar a Dios es vivir de tal manera que el carácter de Dios sea revelado y que la alabanza por su nombre aumente. El matrimonio está destinado a hacer eso. Cada matrimonio es comisionado con la tarea de contar la historia de la cruz. Enséñele a su hijo que, mientras la gente ve un matrimonio sacrificado, centrado en los demás y servicial, les recuerda el amor sacrificial de Jesús por nosotros. Y esto glorifica a Dios.

El matrimonio es bueno

Se nos dice que algunos en la iglesia de Efeso "prohibían casarse " y enseñaban que la soltería era una forma más grande de la espiritualidad. Pablo combatió esta mentalidad estética respondiendo que “Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias;” (1 Timoteo 4:3-5). El matrimonio es bueno, y su trabajo es fomentar con entusiasmo el matrimonio con su hijo. Prácticamente, esto significa que usted debe hablar positivamente sobre el matrimonio con su hijo de la misma manera que la Biblia habla positivamente sobre el matrimonio.

Las opiniones negativas del matrimonio son comunes. Usted necesita protegerse contra esas opiniones que se apoderan del corazón de su hijo. John Piper escribe: "Nunca ha habido una generación cuya visión general del matrimonio sea lo suficientemente alta. . . . Algunas, como la nuestro, tienen actitudes tan bajas, casuales, de aceptación o de abandono hacia el matrimonio que hacen que la visión bíblica parezca ridícula para la mayoría de las personas.” [6] He observado tres maneras en que los niños desarrollan percepciones negativas del matrimonio.

Ejemplo negativo debido a un matrimonio conflictivo. Los matrimonios desmoronados dejan a los niños preguntarse si el matrimonio funciona. ¿Por qué casarse, se preguntan, si el matrimonio terminará mal y causará dolor? Es tentador permanecer soltero y obtener todos los beneficios percibidos del matrimonio sin el compromiso. Si un matrimonio disuelto ha tocado su hogar, usted puede tener que trabajar más duro sobr ello. La experiencia es un maestro poderoso, si la experiencia de un niño es negativa, entonces la percepción del matrimonio puede ser fácilmente la misma. Recuérdele a su hijo que su experiencia de matrimonio, buena o mala, no determina su valor. Para eso, miramos a la Escritura.

Actitud negativa expresada en quejas. Una visión negativa del matrimonio se desarrolla con el tiempo cuando la mayoría de lo que el niño oye acerca del matrimonio viene en forma de quejas y sarcasmo. Es fácil quejarse de un cónyuge sin siquiera darse cuenta, y los niños absorben esto. Por ejemplo, ¿ha oído a alguien referirse al matrimonio como "el grillete"? ¿Es de extrañar que los niños piensen mal del matrimonio cuando las personas casadas se refieren a ella como una pena de prisión? En Proverbios 5:18, un niño es instruido por su padre para “regocijarse en la esposa de su juventud.” La palabra clave es regocijo. A los cónyuges se les manda expresar la alegría entre sí. Su hijo debe escuchar alabanza para su conyugue viniendo de sus labios, no quejas.

Enseñanza negativa sobre el sexo. En un esfuerzo bien intencionado de enseñar a los niños las limitaciones y el propósito del sexo, los padres pueden dejar de comunicar su belleza y alegría dentro del contexto del matrimonio. Haga que su objetivo sea pintar un fuerte contraste entre el sexo que es bueno y piadoso y el sexo que es inmoral.

Tenga cuidado de no dar siempre ejemplos negativos del sexo, hablar con una perspectiva negativa sobre el matrimonio, o enseñar una visión negativa del matrimonio. En su lugar, continúe dándose a la tarea de elevar y celebrar el matrimonio en su casa para que el matrimonio sea deseable para su hijo.

El matrimonio es la norma esperada

Las estadísticas revelan que la cohabitación está en aumento y que los jóvenes se casan más adelante en la vida que las generaciones anteriores. Esto me dice que un gran número de jóvenes cree que es mejor permanecer soltero en lugar de casarse. Algunas personas tienen el llamado de Dios en sus vidas a permanecer solos (1 Corintios 7:7). Bíblicamente, la soltería es un don, así como el matrimonio lo es. Si ese es el plan de Dios para su hijo, debe ser recibido con gusto e intencionalmente abrazado por el Señor. Hablaré más sobre esto en el capítulo 10.

La mayoría de los jóvenes deben planear casarse en el tiempo de Dios. Puede comunicar esta expectativa bíblica a su hijo leyendo y discutiendo Génesis 2:18. Dios llamoa la existencia el modelo del matrimonio cuando dijo: "No es bueno que el hombre esté solo" (Génesis 2:18). Esta declaración está dirigida a todas las personas, incluyendo a su hijo.

Ayude a su hijo a reconocer que los anhelos por los niños o por el sexo son anhelos de matrimonio, el contexto en el que Dios ha diseñado para que ambos se produzcan. La mayoría de la gente tiene deseos sexuales dados por Dios y, según la Biblia, la existencia de estos deseos en nuestros hijos puede ser el estímulo de Dios para que se casen. En 1 Corintios 7: 9 se dice que es mejor casarse que pecar sexualmente. A menos que Dios le haya dado a su hijo la habilidad de controlar impulsos físicos, es bueno para él o ella casarse.

El matrimonio es un pacto

Vivimos en un tiempo en que la infidelidad es común y el compromiso es condicional. Por lo tanto, es fundamental que nuestros hijos tengan una fuerte convicción bíblica sobre este punto: que nada los separará de un futuro cónyuge sino la muerte. Ese es el concepto bíblico de un pacto, y podría ser la diferencia entre el matrimonio de un hijo adulto que termina en divorcio o que dura hasta la muerte de un cónyuge. Usted puede ayudar a que el matrimonio de su hijo se a prueba del infidelidad o de divorcio, enseñando a su hijo que el matrimonio es una promesa hecha e irrompible.

En la Biblia, el matrimonio se llama un pacto, una promesa muy seria e inquebrantable que se basa en la promesa de Dios para nosotros. Vemos esto en Malaquías 2:14 cuando el profeta dice: “Porque el Señor ha sido testigo entre tú y la mujer de tu juventud…ella es tu compañera y la mujer de tu pacto.” ¡Dios ama asistir a las bodas!

Él asistirá a la boda de su hijo, no como observador pasivo, sino como testigo. Cuando una novia y un novio intercambian votos, lo hacen ante Dios. Esto significa que el matrimonio no es simplemente un acuerdo humano sino una relación bajo Dios. ¿Cuándo una pareja se convierte oficialmente en marido y mujer? ¿Es cuando consuman el matrimonio? La respuesta tiene que ser no, porque entonces estaríamos casados con alguien con quien tuviésemos físicamente intimidad. ¿Es cuando el gobierno registra oficialmente la licencia de matrimonio? Una vez más la respuesta tiene que ser no. Si el matrimonio se establece mediante un trozo de papel, entonces se puede disolver de la misma manera.

Jesús enseña que el matrimonio está sellado por Dios: une al esposo y la esposa (Marcos 10: 8-9). Creo que esto sucede cuando se intercambian los votos.

Este es un punto importante, porque lo que está sellado por Dios no puede deshacerse humanamente. Los pactos son serios. Nada sino la muerte debe separar al marido de la esposa. Debido a esto, el matrimonio de toda la vida debe abordarse cuidadosamente.

Los niños crecen en una cultura que les dice que la convivencia y los encuentros sexuales casuales son buenos. Viven en un momento en que la cultura estadounidense intenta redefinir el matrimonio. Como el hijo de Sandy al principio del capítulo, los niños están en peligro de abrazar estos poderosos mensajes. Estas cinco verdades, cuidadosamente enseñadas y consistentemente modeladas, son el comienzo de una base sólida para un matrimonio centrado en Cristo. Ayudarán a nuestros hijos a rechazar las afirmaciones falsas de la cultura ya desarrollar convicciones bíblicas.

Conversaciones valientes

1. ¿Te ves casado algún día? ¿Por qué sí o por qué no?

2. ¿Has estado alguna vez en una boda? Si es así, ¿qué simboliza una boda?

3. Lea Génesis 2:22. ¿De dónde vino el matrimonio? ¿Adán y Eva se casaron o cohabitaron? Si estaban casados, ¿quién realizó la boda?

4. Lee Génesis 3: 6-8, enfatizando las palabras "marido" y "mujer".

5. Dios creó el matrimonio con un propósito. ¿Cuál es un propósito para el matrimonio, según Colosenses 1:16?

6. Lee 1 Timoteo 4:4-5 y Proverbios 5:18. ¿Cómo describen estos dos pasajes el matrimonio? Como resultado, ¿cuál será nuestra visión del matrimonio?

7. La Biblia nos dice en Génesis 2:18 que no es bueno que el hombre esté solo. Digamos que con su nombre en lugar de la palabra hombre: No es bueno para ______ estar solo. Esto significa que puede ser el plan de Dios para que usted se case.

8. Lea 1 Corintios 7:7. ¿Qué quiere decir Pablo cuando habla de querer que todos sean "como yo"?

9. Según Malaquías 2:14, el matrimonio es un pacto. ¿Qué es un pacto y por qué es importante esto?


Notas

[1] . Si te estás preguntando qué le dije a Sandy, le dije que ayudara a su hijo a mudarse, pero dejara claro que lo que estaba haciendo no era agradable a Dios. Las relaciones son las arterias que llevan el evangelio a nuestros hijos. Separe la relación y afectará nuestra habilidad para influenciar a nuestros hijos con el evangelio. En este caso, mantener la relación era crítica, y eso permitía ayudar a su hijo a mudarse.

[2] . “The Birds and the Bees: The Gospel and Your Child’s Sexuality (Part 2),” The Ethics & Religious Liberty Commission of the Southern Baptist Convention, June 2, 2014, http://www.erlc.com/resource-library/articles/the-birds-and-the-bees-the-gospel-and-your-childs-sexuality-part-2.

[3] . Adaptado de los comentarios hechos por Troy Dobbs, pastor de Grace Church of Eden Prairie.

[4] . Cada vez que un padre da a su hija en matrimonio, él imita a Dios el Padre, quien dio a Eva a Adán.

[5] . La pareja recién casada tenía una buena la luna de miel en Génesis 3. Habla sobre un comienzo díficil de un matrimonio. Lo bueno es que si el matrimonio de Adán y Eva pudo sobrevivir a las mentiras de Satanás y la caída del hombre, ¡todo matrimonio tiene una oportunidad de luchar!

[6] . John Piper, This Momentary Marriage: A Parable of Permanence (Wheaton, IL: Crossway Books, 2012), 19.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s