¿La Inmutabilidad de Cristo le Garantiza Poder Sobrenatural a Su Pueblo? (Hebreos 13: 8)

Posted on

ESJ-2017 1020-001

¿La Inmutabilidad de Cristo le Garantiza Poder Sobrenatural a Su Pueblo? (Hebreos 13: 8)

Por Jeremiah Johnson

Hace cuatro años, John MacArthur y los otros oradores en la conferencia Strange Fire presentaron una crítica integral de la iglesia carismática, exponiendo los abusos blasfemos del Espíritu Santo y la Palabra de Dios que impregna el movimiento. La respuesta a la conferencia fue abrumadora, pero muchos de esos errores aún dominan la doctrina y la práctica carismática. Nuestro objetivo es avivar las llamas de esta importante discusión al continuar pidiendo discernimiento y disciplina en los círculos carismáticos. –Personal de GTY

Muchas de las defensas comunes de la continuación de los dones apostólicos solo son realmente argumentos de silencio. “Muéstrame el versículo que dice que las lenguas cesaron para la iglesia.” “Muéstrame dónde dice que Dios dejó de hablar a su pueblo audiblemente o de realizar milagrosas sanidades.”

Sin embargo, algunos también abogan por la continuación de los dones de las Escrituras.. En su libro Carismatic Chaos, John MacArthur identifica un versículo familiar que muchos utilizan en sus intentos por mantener la puerta abierta para señales y maravillas hoy en día.

Muchos carismáticos usan el Hebreos 13:8 como un texto de prueba para su enseñanza. Lleva una promesa emocionante conocida y memorizada por muchos cristianos: “Jesucristo es el mismo ayer y hoy, sí y para siempre”. Charles y Frances Hunter razonan que “si [Jesús] se bautizó con la evidencia de hablar en lenguas ayer, entonces seguramente Él está haciendo lo mismo hoy y lo seguirá haciendo mañana “. [1] C Charles and Frances Hunter, Why Should “I” Speak in Tongues (Houston: Hunter Ministries, 1976), 13.

Los Hunters dicen que lo que sucedió “ayer”, durante el ministerio terrenal de Jesús y en la era apostólica, está sucediendo ahora. Revelación está sucediendo ahora; lenguas continúan; las sanidades continúan; todavía se producen milagros La interpretación carismática de Hebreos 13:8 es prácticamente estándar en todos sus escritos. Muchas iglesias pentecostales tienen el versículo impreso con letras grandes en el frente de sus auditorios. [2] John MacArthur, Charismatic Chaos (Grand Rapids: Zondervan, 1992), 99.

Michael Brown hace un punto similar en su libro Authentic Fire . Respondiendo a ejemplos de la posición cesacionista de que los dones de señales cumplían un propósito específico de revelación y que cesaron con la finalización del canon del Nuevo Testamento, afirma Brown,

El problema con estas posiciones es que no pueden apreciar que quien era Jesús permaneció siendo quien es (Hebreos 13:8) y que la mayoría (o, sin duda, muchas) de sus sanidades no tenían naturaleza reveladora, de “señal” asociada a ellos por los escritores evangélicos. [3] Michael Brown, Authentic Fire (Lake Mary, FL: Excel Publishers, 2014), 182.

Continúa argumentando varias motivaciones y razones detrás de la obra milagrosa de Cristo que podría legitimar una actividad similar en la iglesia de hoy. Pero ese argumento no toma en serio la inmutabilidad de Cristo, como explica John MacArthur:

La pregunta es, ¿la interpretación pentecostal y carismática de Hebreos 13: 8 resiste a la inspección de acuerdo con los sólidos principios hermenéuticos? El significado literal del versículo es simple. Jesucristo no cambia: ayer, hoy y para siempre. Si los carismáticos están hablando de la esencia de Cristo, entonces están en lo correcto. En términos de manifestación histórica, sin embargo, necesitan pensar en su posición.

¿Por qué debería “ayer” ir tan atrás como el ministerio terrenal de Jesús? ¿Qué pasa con los tiempos del Antiguo Testamento? Jesús no estaba aquí en un cuerpo humano, sino que estaba aquí como el Ángel del Señor (ver, por ejemplo, Génesis 16: 1-13; Éxodo 3: 2-4; Jueces 6:12, 14; 13: 21- 22; Zacarías 1: 12-13; 3: 1-2). ¿Qué pasa con los tiempos del Antiguo Testamento? Jesús es la Segunda persona de la Trinidad en el cielo (vea Salmos 2:7, Hebreos 10:5). Jesús no era “el mismo” en forma durante todos esos períodos. Tampoco sucedieron las mismas cosas. No hay indicación de lenguas durante el ministerio terrenal de Jesús, ni durante los tiempos del Antiguo Testamento. Obviamente, las lenguas no eran parte del ministerio de Jesús en el “ayer” antes de Hechos 2. [4] Charismatic Chaos , 99-100.

El argumento colapsa aún más bajo el peso de lo que el apóstol Pablo escribe en 1 Corintios, apuntando hacia nuestra futura glorificación.

Y en lo que se refiere a “para siempre”, ninguno de los dones es para siempre. Primera Corintios 13:8-10 dice claramente que los dones de la profecía, las lenguas y el conocimiento no durarán para siempre. Cuando se prueba con sólidos principios hermenéuticos, la interpretación carismática de Hebreos 13:8 no se sostiene. Los carismáticos forjan en el versículo un significado que no existe para justificar su afirmación de que las lenguas, los milagros y las sanidades están sucediendo hoy, tal como lo hicieron en el primer siglo. [5] Charismatic Chaos , 100.

Eso nos deja con una pregunta importante: ¿Qué significa Hebreos 13:8? ¿Qué nos enseña el Espíritu Santo sobre la naturaleza inmutable de Cristo?

En lugar de asignar un significado arbitrario a este versículo, necesitamos mirar el contexto para comprender lo que el escritor de Hebreos tenía la intención de comunicar.

Acordaos de vuestros guías que os hablaron la palabra de Dios, y considerando el resultado de su conducta, imitad su fe. Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos. No os dejéis llevar por doctrinas diversas y extrañas, porque buena cosa es para el corazón el ser fortalecido con la gracia, no con alimentos, de los que no recibieron beneficio los que de ellos se ocupaban. (Hebreos 13:7-9)

Con respecto a esos versículos, John MacArthur escribe:

Creo que el principal atractivo de este pasaje es para los judíos que habían escuchado y profesado el evangelio para no volver al legalismo. El Nuevo Pacto en Jesucristo tiene estándares, estándares muy altos, pero no involucran ceremonias, rituales, días santos y formalidades. Son internos, no externos.

Así como “aquellos guías que os hablaron la palabra de Dios,” y así como “Jesucristo es el mismo ayer y hoy,” entonces debemos estar en nuestra doctrina y prácticas. No debemos dejarnos “llevar por doctrinas diversas y extrañas.” Uno de los enfoques más sutiles de Satanás para el cristiano es alejarlo de la sana doctrina, lograr que se envuelva en creencias que son infundadas, inciertas y cambiantes. La mala doctrina resulta en una vida mal vivida. [6] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Hebrews (Chicago: Moody Press, 1983), 435.

En ese sentido, el escritor de Hebreos se hace eco de la advertencia de Pablo a los ancianos de Efeso acerca de los peligros de los falsos maestros: “Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos.” (Hechos 20:29-30). Él emitió una advertencia similar al final de su epístola a los romanos. “Y os ruego, hermanos, que vigiléis a los que causan disensiones y tropiezos contra las enseñanzas que vosotros aprendisteis, y que os apartéis de ellos.” (Romanos 16:17).

Los peores falsos maestros son los que se disfrazan de ortodoxia. Un declarado liberal, sectario o ateo es fácilmente visto por lo que es. Los mejores trabajadores de Satanás son los engañadores, que saben que recibirán una mejor audiencia del pueblo de Dios si su herejía está cubierta de ideas bíblicas. “Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz.” (2 Corintios 11:13-14). El objetivo principal de Satanás es la iglesia. No necesita pervertir el mundo, porque ya está pervertido, ya en su campamento. Esta es la razón por la cual el Nuevo Testamento está tan lleno de advertencias para que los cristianos tengan cuidado con la falsa enseñanza. Satanás desea destruir el poder de la verdad en la iglesia. [7] The MacArthur New Testament Commentary: Hebrews, 436.

En pocas palabras, Hebreos 13:7-9 es una advertencia para la iglesia primitiva -y para los creyentes a lo largo de la historia de la iglesia- de aferrarse al evangelio de Cristo y no sucumbir al atractivo de las mentiras engañosas de Satanás. En ese sentido, tal vez Hebreos 13:8 pertenece al movimiento carismático después de todo.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B171018
COPYRIGHT © 2017 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s