El Misterio del Evangelio

Posted on

ESJ-2017 1113-004

El Misterio del Evangelio

Por Albert Mohler

El contenido esencial de la predicación cristiana, dice Pablo, es el misterio del evangelio. Él escribe que la predicación de la Palabra de Dios se ve en “es decir, el misterio que ha estado oculto desde los siglos y generaciones pasadas, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos” (Col 1:26). ¿Un misterio? Alrededor de Asia Menor y el mundo antiguo en este momento, había religiones de misterio y cultos de misterio, y había algunos que pensaban, especialmente desde la perspectiva romana, que el cristianismo era solo otra de ellas. Después de todo, tenía su misterio. Y Pablo dijo: “Culpable de los cargos”. Sin embargo, esto no es un misterio del conocimiento esotérico. Esto no es un gnosticismo de los intelectuales elitistas. No, este es un misterio que Dios escondió hasta que pudiera revelarse públicamente en la encarnación de Jesucristo, en su muerte, sepultura y resurrección. ¡Esto es un misterio!

Hay algo profundamente misterioso en la predicación cristiana, tanto en términos de su comunicación como en términos de su contenido. Después de todo, lo que predicamos no es lo que el mundo espera oír. No es un mensaje que escucharán en ningún otro lado. Ninguna sabiduría humana, ninguna escuela de filosofía, ningún vendedor secular, ni un locutor comercial de televisión que venda sus CD alguna vez se le ocurrirá esto por sí mismo. Eche un vistazo a lo que se vende en las librerías y quién organiza las grandes conferencias. Te darás cuenta de que si puedes decirle a la gente cómo comprar una propiedad y sacar provecho de su renovación, puedes vender tus mensajes. Si puede decirle a la gente cómo perder peso, puede vender casi cualquier cosa. Si puede decirle a la gente cómo volverse guapo y sabio, criar niños que se porten bien y que sus mascotas le agraden, se convertirá en un orador muy popular. Podría poner sus DVD y CD juntos y escribir libros que se venderían en librerías y se venderían en televisión.

Pero si predicas el evangelio, quizás descubras que no es tan popular. Pero es poderoso y misterioso. ¿Por qué? Porque era un misterio que Dios se escondió de las generaciones anteriores para poder mostrarlo públicamente en el tiempo del Señor Jesucristo.

Mire la declaración de Pablo en los versículos 26-27: “es decir, el misterio que ha estado oculto desde los siglos y generaciones pasadas, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, 27 a quienes Dios quiso dar a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria.” Como Pablo sabía personalmente, la predicación verdadera a menudo conduce a un motín. Pero la verdadera predicación del evangelio es la predicación del misterio de Dios. Estaba escondido, pero ahora se revela a los gentiles. Los gentiles habían comprendido la manera de Dios tan correctamente como alguien que usa una tabla Ouija. Pero fuera de esa oscuridad, de esa confusión, de esa depravación pecaminosa, de ese atraso, y de esa ignorancia había salido la luz resplandeciente del Evangelio, que es un misterio. Es el misterio de los misterios: Cristo en nosotros, la esperanza de gloria.

Hay gloria, y esta gloria incluso puede venir a nosotros, pero no es nuestra. Hay una gloria que debemos buscar, pero no es gloria para nosotros mismos, sino la gloria de Cristo. Y esa gloria es más evidente no solo cuando Cristo es predicado como una verdad abstracta y objetiva, sino cuando Cristo se convierte en nosotros la esperanza de gloria. La preocupación de Pablo no era solo que sus oyentes llegaran a una correcta comprensión cognitiva del evangelio, aunque eso era esencial. Su preocupación era que el evangelio sería recibido por fe y que las vidas se transformarían. La maravillosa presentación sinfónica del evangelio de Pablo en el libro de Romanos nos ayuda a entender cómo los pecadores se vuelven santos, cómo somos justificados por la fe y cómo somos adoptados como hijos e hijas del Dios Altísimo.

Pablo entendió que esto era un misterio. Y si es un misterio para los judíos, es aún más un misterio para los gentiles. De hecho, en esos pasajes centrales de Romanos, Pablo ayuda a explicar cómo es que la rama del olivo silvestre ha sido injertada en Israel. Es un misterio, y si no te emociona predicar esto, ¡no estoy seguro de qué te emocionará! El evangelio es simplemente el mensaje más transformador, más poderoso y más explosivo que existe. Si tiene problemas para encontrar algo para predicar, le garantizo que no está predicando el evangelio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s