El Poder del Pensamiento Bíblico

Posted on

ESJ-2018 0314-001

El Poder del Pensamiento Bíblico

Por Nick Batzig

Sorprendentemente, ha resurgido el interés por el poder de pensamiento positivo de Norman Vincent Peale en nuestros días. El ministro de la Iglesia Reformada en América, famoso por darles a las personas una panacea para protegerse de todos los pensamientos y acciones indeseables, se hizo un hueco en la psicología y la religión estadounidense de mediados a fines del siglo XX. El presidente Trump ha ido tan lejos como para elogiar a Peale por ayudarlo a abrazar la idea de la autoestima. En la temporada más nueva de Jessica Jones de Marvel, un personaje lee El Poder del Pensamiento Positivo de Peal mientras viaja en el transporte público a través de un distrito incompleto de la ciudad. Irónicamente, esta escena, llena de sangre, no cumple con los criterios de lo que podríamos considerar como el cine negro. Sin embargo, la idea de que tiene la capacidad de pensar y hablar de todo lo indeseable parece haber hecho un nuevo avance en nuestra cultura.

Cada semana, me topo con memes y publicaciones en las redes sociales en las que alguien le expresa a alguien la idea de que son “maravillosos”, “hermosos”, “especiales” y “amados” (a menudo, con el adverbio “tan” prefijado al verbo “amado”). Cuando leo tales sentimientos, mi mente inmediatamente recurre al esbozo de SNL en el cual Stuart Smalley se da a sí mismo afirmaciones diarias : “Soy lo suficientemente bueno, soy lo suficientemente inteligente y doggótico, la gente como yo.”

Bromas aparte, hay un empate de pensamientos y palabras positivas. A nadie le gusta estar cerca de un cascarrabias. A nadie le gusta vivir con miedos y desánimo. A todos nosotros nos resulta refrescante pasar tiempo con los optimistas. Hay suficiente miseria, pena, tristeza y sufrimiento a nuestro alrededor. Sin duda, es mucho más agradable pasar tiempo con personas positivas.

Además, hay algo supremamente bíblico en pensar pensamientos correctos. El apóstol Pablo les dijo a los creyentes en Filipos: “Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.” Un poco más adelante en el mismo capítulo, escribió: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad.” (Filipenses 4:8). Sin embargo, esto no es lo mismo que el sentimentalismo sacarino que gotea de tu feed de Instagram. El contexto y el fundamento de las advertencias del Apóstol es la obra redentora de Jesús.

El problema con gran parte de lo que pasa como máximas espiritualmente enriquecedoras es que no está enraizado en la verdad de las Escrituras. La palabra de Dios nos da las siguientes descripciones para ayudarnos a pensar correctamente acerca de lo que somos por naturaleza:

“No hay justo, no no uno … nadie hace el bien”. (Salmo 14:1; 53:1; Rom. 3:10-12)

“ Todos nosotros nos descarriamos como ovejas” (Is. 53:6)

“¿Dónde más seréis castigados? ¿Continuaréis en rebelión? Toda cabeza está enferma, y todo corazón desfallecido. De la planta del pie a la cabeza no hay en él nada sano, sino golpes, verdugones y heridas recientes; no han sido curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite. (Isa. 1:5-6)

“Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?” (Jeremías 17:9)

“Y El os dio vida a vosotros, que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás” (Efesios 2:1-3)

“recordad que en ese tiempo estabais separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza, y sin Dios en el mundo” (Efesios 2:12).

Hay cientos de versículos similares que representan nuestra condición espiritual pecaminosa ante Dios por naturaleza. Uno puede entender fácilmente por qué un meme que dice: “Eres tan hermoso y vales mucho” es mucho más popular que uno que dice: “Todos somos hijos de ira por naturaleza.” El primero alimenta nuestra carne. El Segundo es una afrenta a nuestro orgullo pecaminoso y fariseísmo.

Dicho esto, las Escrituras nos dan descripciones asombrosas de cómo Dios ve a los que están unidos a su Hijo por la fe. La Escritura nos dice que “aun cuando estábamos muertos en nuestras ofensas” (Efesios 2: 5), Dios, que es rico en misericordia y amor hacia nosotros, nos hizo vivos junto con Cristo. Ahora somos “la niña de su ojo” (Zacarías 2:8) y “piedras de corona” (Zacarías 9:16). Los creyentes son “hijos e hijas del Rey” (Sal. 45:9; 82: 6; Gálatas 3:26), “la novia del Cordero” (Apocalipsis 19:9; 21:9), “Su gloriosa herencia “(Efesios 1:18), santos (Filipenses 1:1, 4:22; Col. 1:2, 1:4, 1:12, 1:26), los nobles (Salmos 16:3) y aquellos “de los cuales el mundo no es digno” (Hebreos 11:38).

En las Escrituras, hay una bella yuxtaposición de lo que somos por naturaleza y lo que somos por gracia. Visto desde un solo lado, terminaríamos viviendo en un pesimismo sin esperanza o en un optimismo ingenuo. Sin embargo, cuando te miras a ti mismo a través del lente bíblico de la Ley de Dios, descubres que, “eres un pecador peor de lo que alguna vez te atreviste a imaginar”; luego, cuando te miras a ti mismo a través del lente de Cristo, te das cuenta de que “eres más amado de lo que alguna vez te atreviste a esperar”. Hay un mayor consuelo en esa afirmación que en cualquier caparazón vacío de pensamiento positivo manufacturado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s