La Muerte Es Una Transición Agradable

Posted on

ESJ-2018 0314-002

La Muerte Es Una Transición Agradable

Por Cameron Buettel

Apocalipsis 20: 11-15

Todos somos acosados ​​por un asesino insaciable y sediento de sangre. Este asesino nunca falla, tiene una tasa de éxito del 100 por ciento. Nada puede protegernos de su atención; nada puede mitigar su implacable matanza.

La muerte misma nos visitará a todos. No hay avances científicos, avances tecnológicos ni medicamentos milagrosos que ofrezcan un escape de la destrucción de la muerte. Solo Dios puede llevar hombres vivos al cielo, y lo hace con tanta moderación que sabemos de memoria los nombres de aquellos a quienes ha permitido eludir la tumba.

De alguna manera, aquellos bendecidos con longevidad conocen más el aguijón personal de la muerte que la mayoría. A menudo han perdido un cónyuge, padres y muchos amigos cercanos, nadie permanece indemne por mucho tiempo. Sin embargo, te visita, el dolor de la muerte y la pérdida te obliga a replantearte una posición sobre tu inevitable desaparición. La mayor parte del mundo se aferra a la esperanza ciega y, a menudo sin fundamento, de que su querido difunto “esté en un lugar mejor.”

Eso es comprensible. Frente a la marcha imparable de la mortalidad, el hombre pecador se aferrará a cualquier esperanza que pueda encontrar, incluso algo tan vacío como la familiar mentira de que la muerte es una transición placentera. Esa idea omnipresente no se basa en la evidencia o la experiencia. La gente simplemente lo cree porque la alternativa es demasiado impensable de soportar. Nadie quiere exacerbar el dolor y la sensación de pérdida que ya sienten.

Presunción Mortal

Nadie quiere suponer que un amigo o miembro de la familia que falleció recientemente en sus pecados pasará la eternidad en el infierno. Es comprensible que no queramos especular sobre la condenación, especialmente con respecto a los seres queridos.

Pero no debemos cometer el mismo error en la dirección opuesta. No debemos suponer que nuestros seres queridos están en el cielo solo porque queremos que estén allí. Ese es un autoengaño peligroso, uno que diluye la enseñanza clara de las Escrituras y corrompe el evangelio de Cristo.

A raíz de la muerte de Nelson Mandela, muchos líderes cristianos se apresuraron a publicar sus lamentaciones de pérdida y presunciones de recompensa eterna por el ícono de los derechos civiles caídos. En respuesta, Conrad Mbewe, un pastor reformado de Zambia, emitió la siguiente advertencia :

Mi principal preocupación es con la facilidad con la que muchos cristianos evangélicos han usado las palabras “Descansa en paz”, ya que se han despedido de Madiba. Yo también soy un evangélico. Tomo mi Biblia en serio e interpreto literalmente. En mi comprensión de la Biblia, las únicas personas que descansarán en paz en la eternidad son aquellas que se han arrepentido de sus pecados y han puesto su confianza en Jesucristo como su única esperanza de aceptación con Dios. La Biblia dice: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.” (Juan 3:36).

Tengo un amigo que una vez trabajó en la Alta Comisión de Zambia en Sudáfrica. Él escribió un libro titulado, ¿Por qué Dios Guarda Silencio Acerca de Mandela? Fue una forma ingeniosa de hacer la pregunta: “¿Por qué Mandela guarda silencio acerca de Dios?” Notó que aunque Mandela no vilipendió la religión en general y el cristianismo en particular, tampoco dijo nada que demostrara su fe en Dios y especialmente en su Hijo Jesucristo. Sí, Mandela tenía antecedentes metodistas. Sin embargo, cualquier evangélico sabrá que crecer en la iglesia no lo hace a uno cristiano. Usted debe dirigirse personalmente a Dios en arrepentimiento y poner su confianza en Jesucristo. Sobre este asunto, Mandela brilló por su silencio.

Como siempre sucede con aquellos que mueren sin ninguna evidencia concreta de fe salvadora, es tonto especular sobre lo que no sabemos. No debemos leer el arrepentimiento y la fe en las vidas pasadas de los muertos. No debemos imaginar que el fruto espiritual del difunto florezca después de una inspección adicional.

Además, no debemos ignorar las cosas que sí sabemos. En la prisa por llevar a sus amigos y héroes a la santidad, los creyentes a menudo encubrían las vidas que esperan celebrar. Pero no hay beneficio espiritual para tal ignorancia voluntaria. Pretender que los seres queridos perdidos vivieron vidas mejores de lo que lo hicieron podría ayudarnos a dormir mejor, pero deshonra al Señor y devalúa su estándar de justicia.

Si has estado en un funeral últimamente, probablemente hayas escuchado al menos uno de esos errores cometidos, ¡probablemente los dos! Pero Jesús no compartió el tonto optimismo de la mayoría de los clérigos hoy. Él dijo:

Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. (Mateo 7:13-14)

El infierno está muy poblado con personas que no esperaban estar allí. Ya sea a través de la rebelión o el autoengaño, pasarán la eternidad separados de Dios en tormento que debería hacernos estremecer. Cristo hizo ese mismo punto en el evangelio de Lucas.

Y yo os digo, amigos míos: no temáis a los que matan el cuerpo, y después de esto no tienen nada más que puedan hacer. Pero yo os mostraré a quién debéis temer: temed al que, después de matar, tiene poder para arrojar al infierno; sí, os digo: a éste, ¡temed! (Lucas 12:4-5)

La realidad bíblica es que la muerte no es una transición agradable para las hordas de personas que terminan en el infierno. La Escritura nos dice que todos tendremos nuestro día en el tribunal celestial de Dios donde tendremos que dar cuenta de las vidas que hemos vivido. Porque “Y así como está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio,” (Hebreos 9:27).

La Muerte Conduce Al Juicio

El libro de Apocalipsis pinta una imagen vívida y aterradora del Día del Juicio.

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y no se halló lugar para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos; y otro libro fue abierto, que es el libro de la vida, y los muertos fueron juzgados por lo que estaba escrito en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades entregaron a los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno según sus obras. Y la Muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda: el lago de fuego. Y el que no se encontraba inscrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego. (Apocalipsis 20:11-15)

El apóstol Juan deja muy claro que la muerte representa la transición más horrorosa imaginable para la mayoría de las personas. John MacArthur ofrece el siguiente comentario sobre este aterrador pasaje de las Escrituras.

Los libros contienen el registro de cada pensamiento, palabra y obra de cada persona no salva que haya vivido alguna vez. Dios ha mantenido registros perfectos, precisos y completos de la vida de cada persona, y los muertos serán juzgados por las cosas que fueron escritas en los libros, de acuerdo con sus obras. Las obras de los pecadores se medirán según el estándar santo y perfecto de Dios, que Jesús definió en Mateo 5:48: “Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.” En su primera epístola, Pedro escribió: “como aquel que os llamó es santo[a], así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque Yo soy santo” (1 Pedro 1:15-16). A los Gálatas Pablo escribió: “Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo el que no permanece en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.” (Galatians 3:10)— una verdad también enseñada por Santiago: “Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos.” (Santiago 2:10). Ningún prisionero ante el tribunal de la justicia divina podrá reclamar la obediencia perfecta a los santos estándares de Dios que Él requiere. Todos “pecaron y no alcanzan la gloria de Dios,” (Romanos 3:23), y están “muertos en vuestros delitos y pecados,” (Efesios 2:1). [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Revelation 12–22 (Chicago, IL: Moody Publishers, 2000), 253.

A la luz de Apocalipsis 20: 11-15, la pregunta que la humanidad debe hacerse es, si el Señor conoce perfectamente todos nuestros pensamientos, palabras y obras, y la profundidad de nuestra depravación, ¿cómo podemos escapar de Su justa ira?

La justicia de Dios exige el pago por los pecados de cada persona. Cristo pagó ese castigo por los creyentes: “Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros.” (Isaías 53:5-6). “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero),” (Gálatas 3:13). “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El” (2 Corintios 5:21). “y El [Cristo] mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados.” (1 Pedro 2:24). Pero los incrédulos, al no tener la justicia de Cristo imputada a ellos (Filipenses 3:9), ellos mismos pagarán la pena por violar la ley de Dios: destrucción eterna en el infierno (2 Tesalonicenses 1: 9). [2] MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Revelation 12–22 , 253.

Podemos pasar la eternidad siendo castigados por nuestra letanía de crímenes contra Dios, o poner nuestra confianza en Cristo como nuestro sustituto que lleva el pecado. Y la muerte solo será una transición agradable para este último.

La responsabilidad recae sobre nosotros como cristianos para consolar a los afligidos y afligir a los que se sienten cómodos. Aquellos que presumen sobre la vida eterna sin haberse arrepentido de sus pecados y confiar en Cristo deben ser advertidos de su inminente perdición. Por el contrario, aquellos que se desesperan ante el pensamiento sin esperanza del juicio seguro de Dios pueden ser consolados en el conocimiento de la obra sustitutiva de Cristo como nuestro Salvador y justo Redentor.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180314
COPYRIGHT ©2018 Grace to You

Un comentario sobre “La Muerte Es Una Transición Agradable

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    15 marzo 2018 en 6:45 am

    Buenos dias, Dios les bendiga.
    Por desobediencia fuimos condenados a muerte en el paraiso. Por Amor Dios nos brinda una oportunidad de vida en el mundo. Por decisión personal elegimos si creer o no creer. Jesucristo mientras vivamos en el mundo es nuestro abogado ante Dios Padre, pero, en el gran Juicio será nuestro Fiscal y los libros de Dios sustentaran las causas por lo que recibiremos la Gracia o la Condenación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s