El Momento de la Verdad: Su Recepción

Posted on

ESJ-2018 0324-002

El Momento de la Verdad: Su Recepción

Por Steven Lawson

Durante el juicio de Jesús, Poncio Pilato formuló una pregunta que ha resonado a través de los tiempos: “¿Qué es la verdad?” Esa es la pregunta clave para hoy, cuando la idea de la verdad absoluta es cada vez más y más rechazada en nuestra cultura. Para ayudarnos a entender lo que está en juego, estamos examinando la conversación entre Jesús y Pilato en Juan 18. En el primer mensaje, vimos el rechazo de la verdad de Dios como lo que yace detrás de todo tipo de mal en la sociedad actual, y en el segundo post, miramos la realidad de la verdad. Esta publicación verá la recepción de la verdad. Revisemos nuestro pasaje:

“Jesús respondió: Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, entonces mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; mas ahora mi reino no es de aquí. Pilato entonces le dijo: ¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: Tú dices que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz. Pilato le preguntó: ¿Qué es la verdad?” ( Juan 18:36-38a )

La cuestión de la recepción de la verdad tiene que ver con la comprensión de lo que es necesario para que alguien reciba la verdad de Dios. Después de todo, tenemos una aversión natural a la verdad, como lo atestiguan las Escrituras:

Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá? ( Jeremías 17:9 )

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; ( Isaías 53:6 )

No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. ( Romanos 3:10-11 )

Como todos tenemos una aversión contra la verdad, ¿qué es necesario para que recibamos la verdad? ¿Por qué todos los que oyen la verdad no reciben la verdad? ¿Por qué algunas personas la rechazan y por qué otros la reciben? ¿Es una cuestión de inteligencia? Jesús nos dice en Juan 18:37 : “Todo el que es de la verdad escucha mi voz.” Solo aquellos que son de la verdad pueden recibir la verdad, que es la voz de Dios.

¿Qué es ser “de la verdad”? Ser de la verdad es nacer de la verdad. Es nacer de nuevo por la verdad. Ser verdadero significa ser soberanamente regenerado por el Espíritu y ser iluminado por el Espíritu Santo de Dios. Él ilumina nuestro entendimiento y nos permite ver la verdad, cuando antes estábamos en la oscuridad. Dios nos da ojos para ver la verdad. Él nos da una nueva mente para entender la verdad. Pone a su residente Maestro de la verdad: el Espíritu Santo, dentro de nosotros para guiarnos hacia toda la verdad.

“Todo el que es de la verdad escucha mi voz.” Esto habla del llamado eficaz de Dios. Habla de la atracción soberana y el llamado de Dios al Espíritu Santo, por el cual la verdad viene asaltando nuestras mentes y nuestros corazones. En un momento, vemos que antes éramos ciegos. Es la obra de Dios, el Espíritu Santo en el corazón, lo que le permite a uno escuchar la voz del Señor Jesucristo. Jesus dijo:

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen; y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno. ( Juan 10:27-30 )

Son las ovejas quienes escuchan la voz del Buen Pastor diciendo la verdad. Las cabras permanecen sordas a la verdad. Dependemos por completo del Dador de toda la verdad para enseñar toda la verdad.

¿Eres de la verdad? ¿Has nacido desde arriba? ¿Has nacido de Dios? ¿Has venido a creer en Cristo? ¿Has llegado a creer la verdad de lo que dice, que todos hemos pecado y hemos sido destituidos de la gloria de Dios? que la paga del pecado es muerte; que en la cruz del Calvario, Jesús murió en el lugar de los pecadores?

“Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros” ( 2 Corintios 5:21 ). Esa es la verdad. Para nosotros que creemos en Cristo, Su justicia nos es dada, y estamos vestidos desde la parte superior de nuestra cabeza hasta el final de nuestros pies con la perfecta obediencia de Cristo, esa es la verdad. Si invocas Su nombre, si comprometes tu vida con Él, si te niegas a ti mismo y tomas tu cruz y te conviertes en un verdadero seguidor de Cristo, Él te guiará hasta la casa de Su Padre. Y un día estarás delante del trono de Dios, cantando las alabanzas de Aquel que es el Autor de toda la verdad, quien es el Revelador de toda la verdad, y tú y yo llegaremos a comprender aún más plena y en mayor medida, la verdad que es en Jesucristo

A medida que vivimos en este mundo de mentiras y falsedades, y mientras las personas dicen: “¿Qué es la verdad?”, Quienes somos de la verdad sabemos que Jesús vino a este mundo para dar testimonio de la verdad. “Y conocerán la verdad y la verdad los hará libres.” Además de la verdad, siempre estarán sujetos al pecado y a Satanás. Solo la verdad es tan poderosa como para desbloquear esas cadenas y liberar a los prisioneros.

Un comentario sobre “El Momento de la Verdad: Su Recepción

    […] El Momento de la Verdad: Su Recepción — Read on evangelio.blog/2018/03/24/el-momento-de-la-verdad-su-recepcin/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s