Viendo A Cristo En El Antiguo Testamento

Posted on

ESJ-2018 0325-001

Viendo A Cristo En El Antiguo Testamento

Por Abner Chou

LUCAS 24:25-27

Hace quinientos años, los reformadores declararon solus Christus, Cristo solamente. Ese fue el latido del corazón de la Reforma. E incluso medio milenio después, Solus Christus sigue siendo fuerte. Esto no debería sorprendernos. La doctrina de Cristo por sí sola no puede contenerse hasta quinientos años. Es la verdad eterna. En el pasado, los profetas (Génesis 3:15; Sal. 110: 1; Miq. 5:2; Zacarías 14: 4) y los apóstoles (Gálatas 6:14; Hebreos 1:1-4; 1 Pedro 1:13; 1 Juan 5:13) lo proclamaron. Al final, toda rodilla se inclinará ante Él (Filipenses 2:10-11). Todas las cosas son de él, por él y para él (Col. 1:16). Solo Cristo es una realidad omnipresente y duradera.

Por esta razón, todos estamos por Cristo. Después de todo, somos cristianos, y las Escrituras nos dicen que este título no debe tomarse a la ligera. En Hechos 11:26, los ciudadanos de Antioquía nombraron a los creyentes de la ciudad como “cristianos” por su predicación y enseñanza. El título “cristiano” no surgió porque los creyentes se llamaban a sí mismos sino porque ganaron la reputación de aquellos que siguieron a Cristo. Esto nos recuerda que debemos ganarnos el derecho de ser llamados cristianos. Como aquellos que nos precedieron, debemos proclamar a Cristo clara y audazmente.

Tal carga exige que declaremos a Cristo plenamente. No podemos exaltarlo simplemente del Nuevo Testamento; también debemos exaltarlo del Antiguo Testamento. Después de todo, el Señor mismo declara que Moisés y los profetas hablan de Él (Lucas 24:27). Aún más, los apóstoles usan repetidamente el Antiguo Testamento para explicar a Cristo (Hechos 2: 33-35, Hebreos 1:1-14, ver Salmo 2: 8, 110:1). El Antiguo Testamento es fundamental para nuestra comprensión de Cristo, por lo que es fundamental en la tarea de magnificarlo.

Además, tal carga exige que declaremos a Cristo fielmente. La Escritura nos llama a manejar correctamente la Palabra de Dios (2 Timoteo 2:15) y no torcer lo que se ha escrito (2 Pedro 3:16). La gente a veces cree que necesitamos leer a Cristo en cada versículo del Antiguo Testamento. [1] Sin embargo, no obedecemos a Cristo cuando malinterpretamos Su Palabra. Necesitamos honrar a Cristo no solo al declararlo a Él, sino también en la forma en que manejamos las Escrituras.

Jesús modela perfectamente esta tarea de predicar a Cristo plena y fielmente. A lo largo de su vida, nuestro Señor expone el Antiguo Testamento. Al hacerlo, podemos observar que Jesús es un maestro intérprete de las Escrituras. Incluso cuando tenía doce años, asombró a la gente con su visión del Antiguo Testamento (Lucas 2:41-51). Sus contemporáneos reconocieron que Él hablaba bien de las Escrituras (Lucas 20:39). Jesús fue un intérprete de la Escritura por excelencia. De hecho, la hermenéutica de nuestro Señor es la misma hermenéutica de la Escritura. Jesús, como el último profeta, lee el Antiguo Testamento en armonía con los profetas (1 Samuel 15:22; Oseas 6:6; Mateo 9:13; Hebreos 1:1-4) y Su lectura del Antiguo Testamento es la forma en que los apóstoles leen las Escrituras (Mateo 21:42, Romanos 9:33, Efesios 2:20, 1 Pedro 2:4). Por lo tanto, la hermenéutica de Cristo es la hermenéutica tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Él sabe exactamente cómo funciona la Escritura. Entonces cuando se trata de estudiar nuestra Biblia, no hay mejor persona para aprender que Cristo.

Y eso es precisamente lo que queremos hacer en este capítulo. Mi objetivo es que nos sentemos a los pies de nuestro Señor y aprendamos de Él a leer el Antiguo Testamento. Él nos mostrará las profundidades del Antiguo Testamento y que exaltarlo nunca llega a expensas de malinterpretar Su Palabra. Al final, nuestro objetivo es honrar a Cristo de principio a fin, tener una hermenéutica que proviene de Él para proclamarlo de una manera que lo honre. De esa manera, verdaderamente trataremos solo a Cristo y haremos honor al nombre “cristiano”.

La Forma En Que Jesús Leyó Su Biblia

Entonces, ¿cómo leyó Jesús su Biblia? Como intérprete maestro, ¿qué ideas tiene Él sobre el Antiguo Testamento? Lucas 24:25-27 proporciona una manera de resumir su hermenéutica:

Y les dijo: “¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer en todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo sufriera estas cosas y entrara en su gloria? “Luego, comenzando con Moisés y con todos los profetas, les explicó las cosas concernientes a sí mismo en todas las Escrituras.

En este punto, debemos aclarar lo que Jesús no hizo. Algunos leen estos versículos y suponen que Jesús se leyó a Sí mismo en cada versículo del Antiguo Testamento. Sin embargo, eso no es lo que dice el texto. Lucas declara que Jesús habló sobre “las cosas concernientes a sí mismo” en todo el Antiguo Testamento. En otras palabras, nuestro Señor presentó los textos relevantes sobre Sí mismo que se encuentran en todo el Antiguo Testamento. Jesús no se involucra en la interpretación creativa aquí.

En realidad, Lucas 24 nos muestra que nuestro Señor tenía una hermenéutica tradicional. Nuestro objetivo aquí es mostrar, a partir de este texto y otros, cómo Jesús leyó el Antiguo Testamento de forma literal, gramatical e histórica. Aún más, queremos ver cómo utilizó ese enfoque en toda su complejidad.

Con esto en mente, la primera lección que podemos observar de Lucas 24 es que nuestro Señor lee el Antiguo Testamento a la luz de la intención y la sofisticación de los profetas. Él interpreta el Antiguo Testamento literalmente en ese sentido. En Lucas 24, Jesús describe el Antiguo Testamento como lo que “los profetas han dicho”. Con eso, Cristo afirma que lo que los profetas querían decir es el significado del Antiguo Testamento. Esa es precisamente la razón por la que reprende a sus discípulos por no entender las Escrituras. Si Jesús creía que el Antiguo Testamento requería un significado diferente o más profundo, entonces no podría haber condenado a Sus discípulos. No podrían haberlo sabido mejor. Sin embargo, el punto de Jesús es que los discípulos deberían haberlo sabido mejor basándose en lo que los profetas dijeron originalmente. Jesús no cree que el Antiguo Testamento necesite un significado más completo. De hecho, nuestro Señor declara que el problema no es que el Antiguo Testamento es deficiente en su significado, sino que los discípulos necesitaban un corazón nuevo ya que eran necios y lentos para creer (Lucas 24:25). [2] Por lo tanto, Jesús cree que el significado del Antiguo Testamento es la intención del profeta solamente. Él realmente tenía una hermenéutica literal.

Esto se debe a que Jesús creía que los profetas sabían de lo que estaban hablando. Él declara repetidamente cómo los profetas hablaban de Él (Juan 5:39) y cómo el Antiguo Testamento lo anticipa (Lucas 24:44). Él declaró que David habló del Mesías e incluso se dio cuenta de su divinidad (Mateo 22: 41-46). Predicó que Isaías predijo el poder y la compasión del Señor (Lucas 4:17-19). Jesús entendió que los escritores del Antiguo Testamento tenían una compleja teología mesiánica. Aún más, Cristo sabía que la teología de los profetas incluía mucho más que la teología mesiánica. Él entendió que hablaron profundamente sobre varios asuntos de la vida y la piedad. Jesús usó el Antiguo Testamento para discutir cuestiones como la ira de Dios (Génesis 19:1-24, Mateo 10:15), el matrimonio (Génesis 2:24, Mateo 19: 5-6), el adulterio (Ex. 20:14; Mateo 5:27; 19:9), el divorcio (Deuteronomio 24:1-4; Mateo 19:7-8) y la escatología (Daniel 11:31; Mateo 24:15). Jesús no se leyó a Sí mismo en ninguno de estos textos. Más bien, apeló a lo que dicen los profetas porque cree que hablan con conocimiento y poder. Todo esto muestra que Jesús leyó el Antiguo Testamento literalmente. No reinterpretó un texto, sino que sabe cómo sacar lo que Dios originalmente dijo en toda su profundidad y autoridad. Eso es parte de lo que lo convierte en un intérprete magistral de las Escrituras.

Segundo, Lucas 24 también nos enseña que Jesús confirmó la intención del autor en el grado más preciso. Su hermenéutica de esta manera es gramatical, centrándose en el lenguaje y los detalles del texto. En Lucas 24:25, Jesús les recordó a Sus discípulos “todo lo que los profetas han dicho” (énfasis añadido). Con la palabra “todo”, nuestro Señor enfatizó la totalidad del Antiguo Testamento en amplitud y profundidad. Jesús ciertamente mostró tal precisión. Él usó la palabra “dioses” del Salmo 82:6 para defender a su deidad (Juan 10:34). Él mantuvo el tiempo de una frase para apoyar la resurrección (Mateo 22:32). Aludió a Isaías 53 con la frase “los muchos” (Marcos 10:45). Repetidamente, Jesús mostró que leía el Antiguo Testamento con miras a palabras y sintaxis individuales. Esa es una hermenéutica gramatical.

Sin embargo, lo que hace que Jesús sea un intérprete magistral es que su atención al detalle proporciona una visión notable de la forma en que los profetas tejen el Antiguo Testamento para producir teología. Ya mencionamos que Jesús afirmó que los profetas eran sofisticados por derecho propio. Esto desarrolla esa idea. Jesús estaba al tanto de cómo los profetas usaban ciertos detalles para conectarse y exponer sobre escrituras pasadas. Cristo, de hecho, sigue ese mismo razonamiento. Los profetas hablan de Israel como la vid (Isaías 5: 1-3, Jeremías 2:21, Os 10:1), y Jesús completa esa metáfora (Juan 15:1-9). Los profetas hablan de varios reinos como un gran árbol (Daniel 4:11-16, Ezequiel 17:23), y Jesús discute esa imagen (Mateo 13:31-32). Los profetas usan Levítico 18:5 para confrontar a Israel acerca de su desobediencia (Nehemías 9:29; Ezequiel 18: 9), y Jesús hace lo mismo (Lucas 10:28). Jesús conocía los detalles de las Escrituras y cómo se interconectan. Tal enfoque gramatical hace a Cristo excepcionalmente perspicaz.

Finalmente, Lucas 24 declara que nuestro Señor también tenía una hermenéutica histórica. Leyó las Escrituras de una manera que afirmó su historicidad. En Lucas 24:26, nuestro Señor habla de cómo el Antiguo Testamento establece la necesidad de que “que el Cristo padeciera todas estas cosas y entrara en su gloria.” Él cree que el Antiguo Testamento habla de los eventos reales que sucederán en la historia. Tal historicidad no se aplica meramente a las profecías concernientes a su ministerio. También afirma la realidad de Adán (Mateo 19:4-5), Isaías (Mateo 15:7), los ninivitas (Lucas 11:30), la reina de Saba (Lucas 11:31), Elías y Eliseo ( Lucas 4:25-27 ), Salomón (Lucas 11:31), David (Marcos 2:25), Abiatar (Marcos 2:26), Jonás (Mateo 12: 39-41), así como Abraham, Isaac, y Jacob (Mateo 22:32). La lectura de Jesús de las Escrituras está inmersa en la historia.

Por esa razón, la lectura de las Escrituras por parte de Jesús también está inmersa en la historia redentora o en el plan de Dios. Nuestro Señor es consciente de que la historia no es aleatoria, sino que es parte de la obra soberana de Dios. Consistentemente, mira el Antiguo Testamento mientras se mueve hacia lo Nuevo. Él habla de cómo “los profetas y la ley profetizaron hasta Juan” (Mateo 11:13). Él habla de cómo las generaciones incrédulas pasadas del Antiguo hacen clímax en la generación actual (Mateo 23:35, Lucas 11:51). Esto concuerda con la forma en que los profetas del Antiguo Testamento vieron la historia como parte del plan de Dios que se mueve hacia la culminación del tiempo (Nehemías 9:1-38; Sal. 68:1-35). Jesús considera la historia no simplemente como hechos del pasado sino como el plan de Dios continuo.

Por lo tanto, Lucas 24 nos muestra que Jesús leyó su Biblia en una forma literal-gramatical-histórica. Todo su ministerio atestiguó esta realidad. Dentro de esto, Jesús sabía cómo estos principios funcionaban para su propio fin. Permaneció en la historia de las Escrituras, comprendiendo que abarcaba el plan de Dios a medida que se trasladaba del Antiguo Testamento al Nuevo. Él afirmó los detalles de las Escrituras, entendiendo cómo los detalles entrelazan las Escrituras para producir teología. Todo esto lo llevó a abrazar la intención del autor, porque sabía cuán sofisticados eran los profetas. Simplemente tenía que sacar a la luz toda la fuerza del Antiguo Testamento. Eso es lo que lo hizo tan profundo. Esa es precisamente la razón por la cual aquellos que lo escucharon quedaron tan cautivados por su enseñanza (Juan 7:46) y nunca pudieron refutarlo (Marcos 12:34). Jesús nunca necesitó reinterpretar el Antiguo Testamento. Simplemente desató todos lo que los profetas habían empaquetado.

Nuestro Señor tuvo una visión magistral de la naturaleza del Antiguo Testamento. Él realmente entendió “todo lo que los profetas han dicho” (Lucas 24:25). Las ideas de Jesús muestran que el Antiguo Testamento no es solo un montón de historias aleatorias, meras historias o poemas confusos y profecías. Contiene una profunda teología establecida por los profetas para avanzar hacia el Nuevo Testamento; es la teología la que intencionalmente anticipa a Cristo de varias maneras.

Por lo tanto, no necesitamos idear nuestras propias formas de ver a Cristo en el Antiguo Testamento. Más bien, nuestro Señor nos muestra que el Antiguo Testamento ya nos lo muestra a nosotros. Solo necesitamos leer a los profetas cuidadosamente como lo hizo nuestro Señor.

A la luz de la hermenéutica y las ideas de Cristo, podemos ver cuatro formas principales en que el Antiguo Testamento magnifica a Cristo.

Las Profecías Del Antiguo Testamento Sobre Cristo

Primero, nuestro Señor nos recuerda que el Antiguo Testamento profetiza acerca de Él. Como acabamos de comentar, Jesús leyó el Antiguo Testamento “literalmente” en el sentido de que confirmó la intención de los profetas. Eso es porque Jesús creía que los profetas sabían de lo que estaban hablando. Creía que los escritores del Antiguo Testamento hablaban de Él (Juan 5:39) y tenían una teología mesiánica. En consecuencia, el Antiguo Testamento mismo predice intencionalmente a Cristo.

Esto ocurre desde el principio hasta el final del Antiguo Testamento. Génesis 3:15 declara que una Simiente saldrá de la mujer y que Él aplastará la cabeza de Satanás. Más tarde en Génesis, Jacob proclama que Judá poseerá el cetro real y que esta descendencia será el clímax de tal dominio. De hecho, su reinado restaurará la creación (Génesis 49:10-12). En Números, Balaam reafirma estas profecías. Él declara que un cetro surgirá y aplastará la cabeza de los enemigos de Dios (Números 24:17). Más tarde, David declara que esta Simiente será a la vez sacerdote y rey ​​al igual que Melquisedec (Salmo 110:1-4). También proclama que este rey sufrirá (Salmo 22:1) bajo la maldición de Dios para asegurar las promesas hechas tanto a Abraham (Sal. 22:23-29) como a David (Sal. 89:1-52). Isaías se basa en esto con las realidades del Siervo Sufriente (Isaías 52:13-53:12). Daniel también lo hace al describir las glorias de uno como el Hijo del Hombre (Daniel 7:9-13) que también está aislado para su pueblo (Daniel 9:26). Zacarías también afirma que este, que fue traspasado por su pueblo, restaurará a su pueblo tanto espiritualmente (Zacarías 12:10; 13:1) como a nivel nacional (Zacarías 14:1-10). Malaquías, el último libro del Antiguo Testamento, concluye con una exhortación a vigilar al mensajero que prepara el camino para este Rey (Mal. 3:1-2). Estas son solo una muestra de las profecías mesiánicas dentro del Antiguo Testamento (ver también Isaías 7:14; 42: 1-4; 61:1-3; Hos. 3:5; Mic. 5:2; Zac. 6:9-15; 9:9).[3] Todo esto muestra que el Antiguo Testamento está lleno de predicciones directas sobre el Mesías. Podemos aprender mucho sobre Cristo de la profecía.

Sin embargo, ¿cómo sabemos si un texto es una profecía mesiánica? A menudo, un profeta conectará su nueva predicción con un texto mesiánico más antiguo para indicar de quién están hablando. Por ejemplo, en los Salmos 72 y 110, los salmistas discuten cómo el rey aplastará la cabeza de sus enemigos (110:6) y cómo serán como una serpiente a sus pies (Salmo 72:9). Este lenguaje alude a Génesis 3:15, y con esto, el salmista indica que estos salmos también hablan de Cristo. [4] Del mismo modo, ciertos salmos (2: 8; 22:27; 72:8) y las profecías (Isaías 52:10; Miq. 5:4) usan la frase clave “los confines de la tierra”, que discute exclusivamente el dominio final del Mesías. De hecho, el Nuevo Testamento incluso conserva esta lógica. Debemos ser testigos de Cristo desde Jerusalén hasta “los confines de la tierra” (Hechos 1:8). Debido a que la frase es consistentemente sobre el Mesías (tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento), los profetas lo usan para mostrar que hablan de Él. Entonces podemos discernir cuándo los profetas dan una profecía mesiánica. Esto se debe a que los profetas dejaron indicadores de lo que pretendían. Sabían lo que estaban haciendo, y solo debemos leerlos cuidadosamente.

En esa línea, debemos recordar que los profetas escribieron la profecía no solo para predecir a Cristo, sino también con un propósito teológico. El contexto de estas profecías saca a relucir su teología. En contexto, la profecía de Miqueas sobre el lugar de nacimiento de Jesús en Belén muestra que Cristo será el nuevo David (Miq. 5:2) que levantará la línea Davídica caída (Miq. 1:4-5). En contexto, la profecía de Zacarías de que el Mesías regresará en el Monte de los Olivos y lo dividirá en dos (Zacarías 14:4) muestra cómo Él convertirá el lugar de la derrota (véase 2 Samuel 15:30) en el lugar de Su victoria definitiva (Zacarías 14:4-5). En contexto, el Salmo 22 no solo predice la muerte del Mesías sino que muestra las poderosas ramificaciones que tiene en el plan y la historia de Dios. La muerte y la resurrección del Mesías harán que Israel se arrepienta (vv.23-25), las naciones se acerquen a Dios (vv.27-28) y los muertos vivan (vv.26, 29). De hecho, el Salmo 22 no es simplemente una predicción de la muerte de Cristo, sino una teología del sacrificio de nuestro Señor. Al observar las profecías en contexto, vemos que no solo sirven para un propósito apologético, sino que también proporcionan una rica teología sobre el Mesías.

Por lo tanto, si estamos ocupados tratando de encontrar a Cristo en todas partes, podemos terminar no viendo la profundidad total de los textos que hablan genuinamente de Él. El Antiguo Testamento está lleno de profecía mesiánica y, por lo tanto, está lleno de profundas verdades acerca de Cristo. Necesitamos hacer justicia a eso. Al leer el Antiguo Testamento en su contexto, podemos asegurarnos de tener el contenido completo y profundo que los profetas nos brindan a través de sus profecías acerca de Cristo.

El Antiguo Testamento Muestra Que Cristo Participa En El Plan De Dios

La segunda forma en que el Antiguo Testamento magnifica a Cristo es al mostrar cómo Él participa en el plan de Dios. Jesús creía que los profetas tenían conocimiento del Mesías y sabían lo que estaban haciendo. Entonces, además de la profecía, los profetas a menudo registraron tensiones que indican la obra de la segunda persona de la Trinidad. Tales tensiones se disciernen a través de una hermenéutica literal-gramatical-histórica, el mismo enfoque que Cristo tomó.

Por ejemplo, Génesis 19:24 declara que Yahweh hizo llover fuego de Yahweh en el cielo. ¿Cómo pueden haber dos Yahweh, uno en el cielo y otro en la tierra? Esta tensión implica que la segunda persona de la Trinidad, Dios el Hijo, estuvo involucrada en la desaparición de Sodoma y Gomorra. Del mismo modo, en Génesis 32:24-30, el Ángel del Señor parece ser distinto del Señor (porque Dios lo envía), pero aún así es Dios mismo. Después de todo, Él habla como Dios (32: 29-30) y cambia el nombre de Jacob a Israel (32:28), un acto que Dios hace distintivamente (Génesis 1:5). Con eso, el Hijo parece estar involucrado en otorgar el nombre “Israel”. En Éxodo 14, el texto dice que Yahweh miró hacia abajo desde el cielo a través de la columna de nubes (Éxodo 14:24). El contexto ya establece la columna de nube como Yahweh mismo (Éxodo 13:21). ¿Cómo puede Yahweh mirar a través de Yahweh? Esto también indica que Dios el Hijo está guiando a Israel en la columna de nube. [5] Esto incluso ocurre en la Conquista. El capitán de los ángeles del Señor aparece ante Josué. Él es enviado por Dios (Jos 5:14) y por eso es distinto de Él, sin embargo, Él mismo es Dios, porque Él recibe adoración (Josué 5:15) y es el mismo que se apareció a Moisés en la zarza ardiente ( Ex. 3:5). La segunda persona de la Trinidad guía la Conquista. La misma tensión se produce para el Ángel del Señor en el período de los Jueces (Jueces 3:13-21) e incluso el período de los Reyes (2 Reyes 19:35). El Hijo orquesta el nacimiento de Sansón y la liberación de Ezequías de sus enemigos.

Estos ejemplos ilustran el peligro de leer mal el Antiguo Testamento. Al tratar de encontrar a Cristo donde Él no está, podríamos perder dónde se encuentra genuinamente. Con eventos como Sodoma y Gomorra, el nombramiento de Israel, el Éxodo y la Conquista, nuestro Señor desempeña un papel en algunos de los eventos más importantes de la historia. Él impulsa el plan de Dios. Por lo tanto, una lectura equivocada del Antiguo Testamento puede minimizar inadvertidamente cuán crítico es Cristo. Puede terminar haciéndolo menos central. En cambio, al tener una hermenéutica literal-gramatical-histórica, podemos distinguir las tensiones que indican cómo participa Cristo y, de hecho, es fundamental para el plan de Dios. Podemos destacar cómo el Antiguo Testamento demuestra que Cristo siempre ha sido el héroe a lo largo de toda la historia de la redención.

El Antiguo Testamento Se Prepara Para Cristo En Un Micro Nivel

En tercer lugar, Jesús nos recuerda que el Antiguo Testamento proporciona una teología que se relaciona con Él. Como observamos, Jesús tenía una hermenéutica gramatical que observaba cómo los profetas tejían detalles para formar teología. Esas verdades no solo dan forma a nuestras mentes y vidas, sino que, a veces, amplifican la persona y obra de Cristo.

Una buena forma de ver esto es recorrer diferentes partes de los Evangelios y observar cómo el Antiguo Testamento resalta la sustancia del ministerio de Jesús. Nuevamente, en estos casos, el Antiguo Testamento no predice que estos eventos sucederán. No son profecías per se, sino más bien nos dan verdades que tienen ramificaciones en la vida de nuestro Señor.

Esto comienza justo en el nacimiento de Cristo. Recordamos que Herodes intentó matar a los bebés varones, pero que Dios liberó a Cristo de esta masacre (Mateo 2:13-15). El Antiguo Testamento resalta el significado de este evento. El rescate es paralelo al rescate de Dios de Moisés de Faraón y muestra que Jesús es el nuevo Moisés que conducirá a Israel en un nuevo Éxodo (Mateo 2:15; Oseas 11:1). Este evento es una declaración divina de que Jesús es verdaderamente el verdadero gobernante y el libertador de su pueblo (Mateo 1:1).

La teología del Antiguo Testamento configura la forma en que vemos no solo el nacimiento de Cristo sino también su ministerio. Por ejemplo, nos ayuda a ver el significado de los lugares a los que va Jesús. Jesús entra en Jerusalén y sana a todos los cojos y ciegos (Mateo 21:14). Esto no es aleatorio En el Antiguo Testamento, David primero conquistó Jerusalén y declaró que los cojos y ciegos nunca entrarían a su pueblo (2 Samuel 5:8). Jesús completa esto al entrar en Jerusalén y curar a todos los ciegos y cojos. Él tiene una entrada verdaderamente triunfal.

Del mismo modo, el Antiguo Testamento también nos ayuda a ver el significado de las enseñanzas de nuestro Señor. Jesús declara que Él es la vid verdadera (Juan 15:1-4). Anteriormente, los profetas hablan de Israel como una vid decrépita, incapaz de producir fruto (Isaías 5: 2; Jer 2:21). La enseñanza de Jesús es épica a la luz del Antiguo Testamento. Jesús declara, por primera vez, que Israel podría ser fructífero para el Señor. Esto se debe a que Él es todo lo que Israel no es para que puedan ser todo lo que deberían ser en Él.

Además, el Antiguo Testamento nos ayuda a ver el significado de las actividades de nuestro Señor. Jesús se queda dormido en el bote yendo a la región de los gentiles (Lucas 8:23). Esto contrasta a Jonás, quien también se durmió en un bote mientras huía de ir a los gentiles (Jonás 1:5). El Antiguo Testamento pone de manifiesto la intencionalidad de las acciones de Jesús. Él cumple resueltamente la misión de Dios a las naciones donde Jonás falló. La teología del Antiguo Testamento demuestra que cada aspecto de la vida de nuestro Señor importa.

Y la teología del Antiguo Testamento ciertamente ancla y expone la teología de la muerte de Cristo. Alusiones a los Salmos (Sal. 22:1; ver Mt. 27:46), al siervo sufriente (Isaías 53:9-11, ver Marcos 10:45) y las tinieblas (Génesis 1:15; cf Mateo 27:45) demuestran que la muerte de nuestro Señor fue fundamentalmente una expiación penal sustitutiva. Jesús murió para satisfacer la ira de Dios contra el pecado. Al mismo tiempo, ciertos salmos (22, 69) también muestran que Jesús sufrió como el Rey de Israel. Él no fue una víctima, sino Aquel que llevó la maldición de Dios como el verdadero gobernante de su pueblo. Su muerte, de hecho, revirtió lo que Adán había hecho. En Lucas, Jesús le dice al ladrón en la cruz: “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43). La palabra “Paraíso” en griego en realidad se usa para traducir “Edén” en la traducción griega del Antiguo Testamento (Septuaginta, Génesis 2:8). La muerte de nuestro Señor nos devolverá finalmente a un estado edénico. La teología de los fundamentos del Antiguo Testamento nos informa de la naturaleza y de las inmensas ramificaciones de la muerte de nuestro Señor.

Lo mismo es cierto de su resurrección. El hecho de que Jesús fue resucitado el tercer día corresponde con la promesa de Oseas de que Dios revivirá a Israel en el tercer día (Oseas 6:2). De hecho, la declaración posterior de Oseas de “¡Oh muerte! ¿dónde está tu aguijón? “(Oseas 13:14) se convierte en parte de la teología de la resurrección de Pablo. La resurrección de Jesús en el tercer día no es aleatoria. Dios la diseñó para demostrar que Israel también será resucitado tal como Él lo fue. Aún más, la resurrección de Jesús en el primer día de la semana (domingo) es igualmente significativa. El énfasis del primer “día” en todos los Evangelios (Mateo 28:1, Marcos 16:2, Lucas 24:1, Juan 20:1) alude a Génesis 1 y al primer día de la creación. La resurrección de Jesús produce una nueva creación; Él hará que todo sea nuevo. En esa línea, el hecho de que Jesús sea confundido con un jardinero (Juan 20:15) tampoco es accidental. Así como Adán fue un jardinero, entonces Jesús es el nuevo Adán que gobierna sobre esta creación. El Antiguo Testamento muestra que cada detalle de la resurrección de Cristo es vital y profundo.

El Antiguo Testamento da forma a la vida entera de Cristo desde su nacimiento hasta su resurrección. [6] Esto muestra el peligro de leer el Antiguo Testamento fuera de contexto. Cuando hacemos eso, fallamos en conocer la amplitud y profundidad de su teología y, como resultado, no podemos ver el significado completo de la persona y la obra de Cristo en el Nuevo Testamento. Por lo tanto, al tratar de leer a Cristo en lugares que él no está, irónicamente disminuimos Su gloria. Esto debería llevarnos a estudiar el Antiguo Testamento con más cuidado. Al leer gramaticalmente el Antiguo Testamento, podemos ver cómo los profetas vinculan las Escrituras. Eso no solo nos da las verdades útiles para la vida y la piedad, sino que también establece una amplitud teológica y profundidad inmensa que nos prepara para ver la complejidad completa de la vida de nuestro Señor.

El Antiguo Testamento Se Prepara Para Cristo En El Nivel Macro

Finalmente, nuestro Señor tuvo una hermenéutica histórica, inmersa en la historia y su historia. Jesús sabía que el Antiguo Testamento era parte del plan de Dios que se movió al Nuevo Testamento. Los profetas mismos escriben con miras a este cuadro más grande. Por lo tanto, aunque un pasaje no puede hablar directamente de Cristo, participa en el contexto más amplio de un libro que es parte del plan de Dios que finalmente se conecta con Cristo. Comprender correctamente el Antiguo Testamento nos permite ver todo el peso de ese plan que culmina en el Salvador.

La mejor manera de ver esto es dar un paso atrás y mostrar cómo cada libro del Antiguo Testamento se vincula con el cuadro completo. De esa manera, podemos comenzar a formar conexiones a un nivel macro que conduzca a Cristo.

En Génesis, Dios comienza su creación y su plan para aplastar la cabeza de la serpiente (Génesis 3:15). La historia en Génesis avanza hacia este fin. El éxodo continúa diciendo que Dios libera a su pueblo para que sea una nación que lo proclama (Éxodo 19:6) y exhibe Su gracia (Éxodo 34:6-8). Al mismo tiempo, Levítico muestra que Israel también explicará la santidad de Dios y la manera en que los impíos pueden llegar a ser santos. Números mueve la agenda de Dios sobre Su Simiente cuando juzga y preserva a Israel en el desierto. A medida que se acercan a las naciones, Dios nuevamente proclama a través de Balaam acerca de Aquel que aplastará a sus enemigos (Números 24:16-17). Deuteronomio explica cómo Israel debe entender y explicar la ley de Dios: se trata de amor por Él (Deuteronomio 6:4). Además, Dios desarrolla su plan: cómo es necesario un nuevo pacto (Deuteronomio 30:6) y un profeta como Moisés (Deuteronomio 18:18). Al final del Pentateuco, el plan de Dios pasa a la Simiente, un segundo Moisés.

Los libros históricos revelan que la historia se mueve hacia esta Simiente. Dios conquista la tierra en Josué, y ahora surge la necesidad de un líder, como se evidencia en los Jueces (Jueces 17:6). Rut muestra que Dios continúa la línea de la Simiente en la línea de Boz y David (Rut 4:22). En consecuencia, en 1 y 2 Samuel, Dios levanta esta línea real y le da a David preciosas promesas del pacto Davídico (2 Samuel 7:1-14). Tanto David como Salomón muestran el poder de este pacto; realmente tiene el potencial de hacer las cosas bien (1 Reyes 4-5). Sin embargo, 2 Samuel y 1 y 2 Reyes demuestran que ningún hombre puede cumplir este pacto y actualizar la promesa de Dios. Del mismo modo, 1 y 2 Crónicas muestran que aunque Dios desea la mejor relación con su pueblo, Israel es rebelde y el rey no puede mediar en esta relación. En consecuencia, Israel termina bajo el juicio de Dios en el exilio. Sin embargo, Dios todavía está resolviendo su plan. En Ester, Dios protege a su pueblo e incluso les permite tener la victoria sobre sus enemigos. Mardoqueo incluso se describe en el esplendor de Salomón (6:14, 10: 3, 1 Reyes 1:42, 2:33) porque el plan de Dios todavía se mueve hacia un verdadero Rey que lo cumplirá todo. Sin embargo, Dios devuelve a su pueblo a la tierra, pero esto no marca el cumplimiento de la promesa de Dios. Por un lado, Esdras y Nehemías muestran que Dios continúa Su obra en el restablecimiento del templo y Jerusalén. Por otro lado, esa obra no se puede hacer. El templo es pequeño (Esdras 3:12), Jerusalén es débil (Neh 4:1-23; 11:1), el pueblo sigue siendo malvado (Esdras 10:1-44), y aún ningún rey se sienta en el trono de David. Con eso, los libros históricos del Antiguo Testamento muestran que el plan de Dios no está terminado; se mueve deliberadamente hacia el Nuevo Testamento.

La literatura de la sabiduría también revela el plan de Dios y anticipa a Cristo. Job, el primer libro escrito de todas las Escrituras, presenta la Biblia haciendo grandes preguntas sobre la rectitud de Dios en un mundo que salió mal. Job establece la historia completa de la Escritura y de Cristo al establecer la necesidad de la Palabra de Dios (Job 28:1-28) y el evangelio (Job 7:21; 9:33; 14:14). Los salmos no solo contienen profecías acerca de Cristo, sino que también nos preparan intencionalmente para adorar al próximo Rey de reyes (72:1-20; 98:1-9). Proverbios explica la sabiduría de la corte real que el Mesías cumplirá como el Rey supremo. Aún más, nos ayuda a saber cómo vivir sabiamente para honrarlo. Eclesiastés renueva nuestras mentes en lo que es valioso en esta vida y así nos prepara para valorar la obra de Cristo. Cantares trata sobre el amor verdadero, la pureza y el matrimonio que honran a Cristo. Igualmente, aunque no habla directamente de Él, participa en un tema bíblico de amor más amplio, que Cristo manifiesta para la iglesia (véase Efesios 5:22-33). En el nivel macro, la literatura de la sabiduría cultiva a personas que saben cómo valorar, comprender y honrar a su Rey en todos los aspectos de la vida.

Además de la literatura histórica y de sabiduría, los profetas mismos participan en la historia de la redención. De hecho, ellos no solo conocen el panorama general, sino que, por revelación, forman el plan general de Dios. Isaías discute el plan de salvación de Dios y cómo el Siervo Sufriente lidiará con el pecado (52:13-53:12) y establecerá el reino de Dios (11:1-9). Jeremías muestra que el plan de Dios para destruir y reconstruir naciones (1:10) gira en torno al verdadero profeta, sacerdote y rey, el Renuevo (23:5). Lamentaciones discuten el exilio y el dolor, y cómo el verdadero Rey Davídico sufrirá tal sufrimiento al final (3:1, 19, ver Sal. 69:21). Ezequiel discute la relación de Dios con Israel y cómo la gloria de Dios llenará la tierra a causa de la obra del Buen Pastor (34:1-31). Daniel discute la amplitud del plan de Dios y muestra que, al final, el único verdadero gobernante es el Hijo del Hombre (7:9-14).

Los Profetas Menores también detallan partes del panorama general que se conectan con Cristo. Oseas discute el amor de Dios y cómo eso impulsará un nuevo Éxodo, Moisés y David (1:11; 3:5; 11:1-11). Joel muestra el poder de Dios en el Día del Señor, lo que pone de manifiesto tanto el juicio de Dios como la restauración de Su pueblo. Esto incluye las bendiciones producidas solo por Cristo (2:23-29; ver Hechos 2:1-21). Amós reitera esto al mostrar que Dios es justo tanto en su trato con Israel como en el aumento de la dinastía Davídica para cumplir sus promesas a su pueblo (9:11-15). Abdías habla sobre el Día del Señor contra Edom y todas las naciones, que forma el contexto de la obra escatológica de Cristo (15-20, véase 1 Tesalonicenses 5:2-9). Jonás habla sobre el cuidado de Dios para los gentiles, que también informa el plan de Dios para su inclusión en Cristo (véase Lucas 8:23, Hechos 10: 5-23). Miqueas se ocupa de la supremacía de Dios en cuanto a que perdona los pecados y levanta al verdadero líder de Israel, un nuevo David nacido en Belén (5:2; 7:7-20). Nahum muestra la destrucción de Nínive como una señal de que el plan general de Dios establecido en Isaías se hará realidad (1:15). Habacuc trata de cómo los fieles tendrán fe en Dios, quienes vendrán para defender a Su Mesías (3:1-15). Sofonías muestra las ramificaciones de la obra escatológica de Cristo al hablar de cómo Dios finalmente refinará a su pueblo y cantará de alegría por ellos. Hageo lo hace también al hablar de cómo Israel debe ser fiel porque Dios los restaurará en la fiesta al final. Zacarías proclama que Yahweh recuerda Sus promesas, que incluyen el panorama general del plan de Dios y su figura central, el Mesías (6:9-15, 9:9, 12:10). Al final del canon e historia del Antiguo Testamento, Malaquías espera con ansias a “mi mensajero” (el nombre Malaquías) que preparará el camino para el Mesías, demostrando que el plan general presentado por los profetas se está trasladando a Cristo.

Hemos cubierto cómo cada libro del Antiguo Testamento se conecta con Cristo. En lugar de forzar a Cristo a cada versículo, podemos dar un paso atrás y ver cómo un libro en su conjunto contribuye al plan de Dios. [7] Eso nos proporciona el contexto completo de la persona y la obra de nuestro Señor, así como también cómo debemos vivir para Él. Esto nos recuerda lo que podemos perder si no estudiamos el Antiguo Testamento correctamente. Si aplanamos el significado del Antiguo Testamento, no veremos todo el peso del plan de Dios y cuán culminante es nuestro Señor. Jesús no se limitó a cumplir una agenda simple de Dios, sino que abarca una historia, naciones, individuos, promesas, pactos y todo el cosmos. Entonces, al entender correctamente el Antiguo Testamento, no solo nos beneficiamos de su teología sino que, a su vez, vemos la plenitud que solo Cristo cumple. Conocer el Antiguo Testamento con una hermenéutica apropiada demuestra que Cristo es el héroe épico.

Conclusión

Nosotros predicamos a Cristo En un mundo que proclama tantos otros héroes y soluciones, declaramos que el Único digno y el Único que puede (Apocalipsis 5:9). Esto es lo que hicieron los profetas y apóstoles. Esto es lo que recuperaron los reformadores. Ahora, debemos unirnos a aquellos que vinieron antes que nosotros. Esa es nuestra misión, e incluso nuestra identidad. Somos cristianos y todos somos acerca de Él.

Predicamos a Cristo fielmente. No formamos nuestro propio método para interpretar las Escrituras, sino rendirnos a lo que nuestro Señor ordenó, el mismo enfoque de los profetas y apóstoles, y por lo tanto el mismo método de la Escritura misma. Entendemos así lo que el autor pretende, en los detalles de lo que ha dicho, y sumergido en la historia y el plan de Dios. Que la hermenéutica es suficiente para ayudarnos a ver la teología profunda del Antiguo Testamento que da forma a nuestras vidas para magnificar a Cristo y muestra la totalidad de su gloria. Por lo tanto, no necesitamos leer a Cristo en cada texto. Más bien, honramos a Cristo al interpretar la forma en que Él ha ordenado.

Nosotros predicamos a Cristo completamente. No lo predicamos solo del Nuevo Testamento, sino también del Antiguo. Contemplamos la teología de Cristo de la profecía del Antiguo Testamento. Declaramos cuán crítico es Él en el plan de Dios al impulsar la historia de la redención desde el Antiguo al Nuevo. Exponemos las complejidades de su vida traídas por la teología del Antiguo Testamento. Exaltamos su papel culminante como Aquel que cumple el plan total de Dios revelado a través de toda la Escritura. No lo simplificamos, sino que presentamos su gloria total tal como la Escritura revela intencionalmente.

Nosotros predicamos a Cristo. Que seamos aquellos que le den la más plena gloria al proclamarlo, y de una manera que honre su Palabra. Esa es verdaderamente una hermenéutica centrada en Cristo.

****

[1] Véase Bryan Chapell, Christ-Centered Preaching: Redeeming the Expository Sermon (Grand Rapids: Baker Books, 1994), 279; Sidney Greidanus, Preaching Christ from the Old Testament: A Contemporary Hermeneutical Model (Grand Rapids: William B. Eerdmans, 1999), 203–5; David Murray, “David Murray on Christ-Centered Hermeneutics,” in Christ-Centered Preaching and Teaching , ed. Ed Stetzer (Nashville: Lifeway, 2013), 9; Graeme Goldsworthy, Preaching the Whole Bible as Christian Scripture: The Application of Biblical Theology to Expository Preaching (Grand Rapids: Eerdmans Publishing, 2000), 15–21. Para una crítica de esta perspectiva, véase Abner Chou, “A Hermeneutical Evaluation of the Christocentric Hermeneutic,” Master’s Seminary Journal 27 (2016): 113–39.

[2] D. A. Carson, Collected Writings on Scripture (Wheaton, IL: Crossway Books, 2010), 283.

[3] Véase Walter C. Kaiser, The Messiah in the Old Testament (Grand Rapids: Zondervan Publishing, 1995).

[4] Véase James Hamilton, “The Skull Crushing Seed of the Woman: Inner-Biblical Interpretation of Genesis 3:15,” in Southern Baptist Journal of Theology 10 (2006): 30–54.

[5] Véase Jeffrey. H. Tigay, Deuteronomy , JPS Torah Commentary (Philadelphia: Jewish Publication Society, 1996), 57. Tigay nota que los rabinos judíos tuvieron dificultades para reconciliar estas tensiones como también se ve en Deut. 4:37 donde Yahweh declara que Él personalmente sacó a Israel de Egipto, pero se dice que el Ángel de Yahweh hizo eso. Ver también James A. Borland, Christ in the Old Testament (Chicago: Moody, 1978).

[6] Véase G. K. Beale, A New Testament Biblical Theology: The Unfolding of the Old Testament in the New (Grand Rapids: Baker, 2011), 1–6, 29–248.

[7] Véase James M. Hamilton, God’s Glory in Salvation Through Judgment (Wheaton, IL: Crossway, 2010); Walter Kaiser, The Promise-Plan of God: A Biblical Theology of the Old and New Testaments (Grand Rapids: Zondervan, 2008); Paul R. House, “Examining the Narratives of Old Testament Narrative: An Exploration in Biblical Theology,” in Westminster Theological Journal 67 (2005): 229–45.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s