Amando A Los Terroristas: Un Equilibrio Práctico

Posted on

ESJ-2018 0403-004

Amando A Los Terroristas: Un Equilibrio Práctico

Por Steven Ingino

En los últimos dos mensajes ( Orando Por la Muerte de Terroristas y En defensa de la pena de muerte ) hemos visto cómo Dios odia el pecado y castiga con rectitud a los que pecan contra él. También hemos visto que hay diferentes éticas para individuos y gobiernos. Ahora vamos a ver las implicaciones prácticas de estos dos reinos diferentes para la vida de un cristiano.

Los Cristianos Deberían Promover Gobiernos Que Traigan Justicia

Dios es un Dios de justicia. Él es un Dios que prohíbe tomar vida inocente. Cuando los hombres malvados se levantan, matando y decapitando a civiles inocentes, es responsabilidad de los gobiernos ordenados por Dios ir a la guerra para que haya paz. Como medio de Dios para llevar justicia, el gobierno debe detener a los terroristas y luchar contra el terrorismo. Toda guerra es trágica, pero aún más trágica es permitir que grandes injusticias y asesinatos en masa queden impunes. Génesis 9 dice que si matas a alguien hecho a la imagen de Dios, serás asesinado. Dios ha hecho naciones y gobiernos para ejecutar este mandato.

En este mundo caído, con dictadores malvados, holocaustos y terroristas, habrá momentos de guerra para reprimir el mal y traer justicia y paz. Los gobiernos no deben quedarse atrás mientras mujeres y niños inocentes son secuestrados, violados y vendidos como esclavos.

El estado no debe permanecer en silencio mientras miles de musulmanes, judíos, cristianos y ateos son quemados vivos, decapitados y masacrados por regímenes brutales y satánicos. Estas víctimas son todas personas creadas a la imagen de Dios, dignas de protección, justicia y amor expresadas a través de defensa e intervención. El Señor es un guerrero y usa gobiernos que defienden la justicia y la rectitud para traer paz a la tierra.

Obviamente, hay muchos debates al respecto. ¿Qué constituye una guerra justa? ¿Cuándo y cómo se involucra un gobierno? Estos son asuntos complejos, pero el punto es que Dios no es un pacifista, y el estado tiene la responsabilidad de hacer guerra cuando es necesario. Nosotros, como cristianos, debemos alentar la prevalencia de la justicia a través de la fuerza del gobierno.

Eso no es todo lo que los cristianos deberían hacer. A nivel individual:

Los Cristianos Deben Orar Y Promover La Salvación De Los Malhechores

Como seguidores de Cristo, sabemos más que nadie las realidades en duelo de la justicia y la misericordia de Dios. Sabemos que a Dios le apasiona la justicia. Él juzga el pecado y el mal. Él es un Dios de santidad, ira y justicia. Exige y ejecuta su ira en toda la Biblia.

Pero también sabemos que Dios es un Dios de amor y misericordia. Él nos ha perdonado, aunque no hicimos nada para ganar su perdón. Toda la ira de Dios ha sido alejada de nosotros. Aunque lo único que merecemos de Dios es el castigo eterno, Dios nos ha dado la vida eterna. Cristo ha absorbido completamente nuestra condenación eterna. Comprender la profundidad de nuestro pecado y cómo Dios nos ha perdonado, debería ser suficiente para orar por otros que están perdidos y se rebelan contra Dios. Pero eso no es todo. Porque también debería obligarnos a hacer todo lo que podamos para llevar a buen término esas oraciones.

Entonces, ore para que el evangelio avance. Ore para que los asesinos y terroristas se aparten del pecado y sigan a Cristo. Al mismo tiempo, ore con los mártires en el cielo (Apocalipsis 6) para que se haga justicia contra aquellos que hacen tal maldad. Finalmente, ore para que regrese el Rey de Reyes, que juzgará y librará la guerra final, cuando rescatará a S pueblo y los traerá sanos y salvos a su reino, cuando las naciones conviertan sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas, cuando habrá paz para siempre. Orar por la derrota militar de nuestros enemigos, y que puedan volverse a Cristo no son oraciones contradictorias. Un cristiano maduro ora ambas cosas.

Si no tiene problemas para promover la destrucción de ISIS y otros grupos terroristas, examínese a sí mismo para ver si realmente los ama y desea que lleguen a la fe salvadora en Cristo. ¿Está orando por su salvación? Si en el otro extremo, puede promover fácilmente la necesidad de orar por su salvación y abogar por compartir el Evangelio con ellos, examine su corazón para ver si realmente odia el mal y el pecado como Dios lo hace.

Esta selección está editada a partir de una serie de sermones de dos partes. Para leer la transcripción de los mensajes y explorar estos temas con mayor profundidad, haga clic aquí: ¿Es Dios un pacifista? (Parte 1) y aquí: ¿Es Dios un pacifista? (Parte 2) .

Un comentario sobre “Amando A Los Terroristas: Un Equilibrio Práctico

    Evangelio Real escribió:
    4 abril 2018 en 1:41 am

    Reblogueó esto en Evangelio Real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s